CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

DE TÚ CASA

VI-SEP-02

Apocalipticismo y Esperanza | Señales y Advertencias

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Este razonamiento no elimina el factor profético de la escatología, sino lo mira como culminación de un proceso ininterrumpidamente actualista que se halla en marcha y  nunca se detiene.  En esta óptica, la profecía es diaria.  Más aún, continúa.  Cada átomo de tiempo aquí y ahora contiene un elemento escatológico. ¿Profecía actualista?. La escatología cristiana no es sólo un estudio del futuro, sino algo que viene del pasado, pues se gesta en la cruz misma del calvario, florece en la resurrección y atraviesa las edades  -milenio a milenio, siglo a siglo, año a año, mes a mes, día a día; aún más, hora a hora, minuto a minuto y segundo a segundo- construyendo el futuro.  Como quien dice, construyéndose a sí misma.  Actualismo futurizador.

 

Lástima que los grandes textos escatológicos, y comenzando por Apocalipsis, hayan sido manoseados por neófitos que literalizan lo simbólico, simbolizan lo literal, vuelven histórico lo virtual o virtual lo histórico;  refunden y confunden lo judío con lo cristiano y lo cristiano con lo gentil, originando un caos de imprecisiones, que siempre son desmentidas por el rigor divino dentro de la historia, pero sirven a un propósito satánico de confusión.

 

En todo caso, hay que procurar un equilibrio que no elimine el sano y profundo examen de tales textos a la luz de las señales dadas por Jesucristo para el tiempo final, y para el tiempo más allá del tiempo, cuando habrá, sin dudas, nuevos cielos y nueva tierra.  Pero convendría examinar también, y sobre todo, las advertencias:

 

Tengan cuidado de que nadie los engañe.

Mateo 24:4.

Pero en cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre.  Mateo 24:36.

Por lo tanto, manténganse despiertos, porque no saben qué día vendrá su Señor.

Mateo 24:42.

El día en que el siervo menos lo espere y a la hora menos pensada el Señor volverá.

Mateo 24:50.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 158-159)

Read More
VI-SEP-01

Dios Como Hijo del Hombre

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La idea de la deificación humana tomó fuerza durante el siglo XIX. Incluso el Libertador Simón Bolívar -producto típico de la Revolución Francesa, liberal y masón- llegó a sugerir que en Jesucristo se había dado “la asunción del hombre en Dios”. Otros hablaron de la “cristificación” que consistiría en un auto-deificarse el ser humano, tal y como, supuestamente, Jesús de Nazaret lo había logrado. La mal llamada “nueva era”  insiste hoy en posibilidades similares. Sin embargo, «Nadie ha subido jamás al cielo sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre». (Juan 3:13)

 

El gran misterio es la humanización de Dios, no la divinización del hombre; y no consiste, de ningún modo, en que el efecto-hombre se convierte en su causa-Dios, sino en que el Creador se hace criatura. No se olvide que Jesús es hijo adoptivo de José; lo cual significa, en otras palabras, que Dios se hace adoptar como Hijo del hombre para que el hombre pueda ser adoptado como hijo de Dios. Esa es la clave.

 

La única diferencia esencial entre Jesús de Nazaret y los demás hombres, sus hermanos, es que él fue tentado, como todos sin excepción, pero permaneció impecable. Sobre este tópico resulta apropiada la aclaración de Charles Ryrie: «Cristo no pudo pecar: no significa meramente que Cristo pudo no pecar.

 

» Objeción: Si Cristo no podía pecar, no pudo haber sido tentado en realidad  y, por tanto, no pudo ser un sumo sacerdote capaz de compadecerse  (Hebreos 4:15).

» Respuesta: La realidad de la prueba no se basa en la naturaleza moral del que es tentado; y la posibilidad de compadecerse no depende de corresponder exactamente en el resultado del problema planteado, con el resultado que tuvo en otra persona.

» Resultados: 1. La tentación probó la impecabilidad de Cristo. 2. También hizo de Él un sumo sacerdote que pudiese compadecerse”.

 

El apóstol Pablo recela de las genealogías, pero nadie puede retirarlas del texto sagrado; si el Espíritu Santo las puso allí algún objeto tienen, pues ni una tilde sobra en la Palabra de Dios. En el Antiguo Testamento son prolijas y, a veces, aburridas de leer, pero gracias a ellas conocemos los remotos orígenes de las sociedades humanas. Conviene destacar cómo en el linaje de Jesús de Nazaret figuran sobresalientes pecadores: asesinos, perjuros, prostitutas, polígamos, idólatras, adúlteros, incestuosos…

 

¡Oh, misterio del amor de Dios, cuya Segunda Persona no quiso ser de mejor familia que ninguno de los vástagos del desventurado Adán! .En realidad, no podía hacerlo, si es que había de ser hombre verdadero. Quizás por eso, el título que prefirió durante su ministerio terrenal fue, precisamente, el de Hijo del Hombre.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, páginas 157-159)

Read More
VI-AGO-05

Dios Como Hijo del Hombre

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Se trata, pues, de un hombre con todo lo que tal condición implica. De hecho, una revisión cuidadosa de su biografía, dada en los libros del Nuevo Testamento, arroja completa luz al respecto. En primer lugar, es evidente que nació de una mujer, lo cual informa Pablo (Gálatas 4:4). Todo el  que es parido de un vientre femenino es, necesariamente, un ser humano. Además, no cabe duda de que crecía física e intelectualmente, como lo atestigua el famoso médico de Antioquia: «Jesús siguió creciendo en sabiduría y estatura, y cada vez más gozaba del favor de Dios y de toda la gente». (Lucas 2:52)

 

Soportaba, sin lugar a dudas, todas las limitaciones propias de la naturaleza humana y compartía los problemas ordinarios que todos enfrentamos sin remedio. Su famoso encuentro con la mujer samaritana no deja dudas al respecto (Juan 4:6,8) Veamos algunas cosas significativas:

 

  • Se cansaba: “Fatigado del camino” (v.6)
  • Sentía hambre: “Sus discípulos habían ido al pueblo a comprar comida”. (vv.7,8)
  • Padecía sed: “En eso llegó a sacar agua una mujer de Samaria y Jesús le dijo: —Dame un poco de agua” (vv.7,8)

 

Hay otros relatos en los cuales la humanidad de Jesucristo es patente, a menos  que quien los recibe sufra de sordera, en cuyo caso es innecesario cualquier intento de convicción. Hay que  lograr, antes, que los oídos se abran a la evidencia. Ciertamente, “no hay peor sordo que el que no quiere oír”. He aquí dos datos irrefutables:

 

—Primero: Se airaba. Un día entró al templo con un látigo en la mano, expulsó a los mercaderes religiosos, regó por el piso el dinero de los negocios piadosos y volcó la estantería estrepitosamente. (Juan 2.15). La ira es, ciertamente, una emoción humana, que llega a ser pecado solo cuando no hay justicia plena en su motivación.

—Segundo: Lloraba, lo cual hizo, para citar un ejemplo ya analizado en este libro, cuando se detuvo ante la tumba de su amigo Lázaro. (Juan 11:35). No se diga que el llanto no es algo propio del ser humano, aunque alguien pudiera argumentar que existen también, las llamadas “lágrimas de cocodrilo”.

 

Jesús de Nazaret es, pues, un hombre integral  dotado de espíritu, alma y cuerpo, como queda  claro en varias porciones bíblicas que resuelven el tema satisfactoriamente. Hemos visto que  tenía un cuerpo físico (soma) que se cansaba, sentía sed y hambre;  estaba dotado de un alma (psyche), que lo hacía llorar y airarse, y que,  también, lo llevaba a la depresión: “Es tal la angustia que me invade que me siento morir”. (Mateo 26:38).

 

Para completar el cuadro, estaba dotado de un espíritu humano, lo cual es evidente cuando, en el momento de su muerte en la cruz, le entrega su espíritu (pneuma) al Padre (Lucas 23:46). Ahora bien, la clave reina de su humanidad es que pudo morir.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, páginas 156-157)

Read More
VI-AGO-04

Dios Como Hijo del Hombre

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Los escritores del Nuevo Testamento le salieron al paso, con gran diligencia,  a toda pretensión deshumanizadora del Hijo de Dios. El apóstol Juan, por ejemplo, escribe su primera epístola para refutar a quienes veían en Jesús un ángel o un eón despojado de humanidad aunque pareciera o apareciera en forma humana: él  mismo, personal y directamente, lo vio, lo oyó y lo palpó a través de sus órganos de los sentidos. «Lo que ha sido desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros propios ojos, lo que hemos contemplado, lo que hemos tocado con las manos, esto les anunciamos respecto al Verbo que es vida» ( 1 Juan 1:1)

 

Más adelante, el propio Juan entrega una clave infalible para identificar a los falsos profetas, que en su época abundaban y hoy constituyen un fenómeno que ha pasado rápidamente de epidemia a endemia y ya va para pandemia. ¡Hay que vacunarse  de inmediato! El apóstol trae la jeringa lista en la mano: «Queridos hermanos, no crean a cualquiera que pretenda estar inspirado por el Espíritu, sino sométanlo a prueba para ver si es de Dios, porque han salido por el mundo muchos falsos profetas. En esto pueden discernir quién tiene el Espíritu de Dios: todo profeta que reconoce que Jesucristo ha venido en cuerpo humano, es de Dios». (1 Juan 4:1,2)

(La clave maestra que descifra al profeta auténtico es reconocer que el Cristo ha venido en cuerpo humano).

 

Los enemigos de Jesús no encuentran límites: unos atacan su divinidad y otros, su humanidad, sin darse cuenta de que, en muchos casos, los unos terminan refutando a los otros sin remedio. En efecto, hay quienes al negarle a Jesús su humanidad le reconocen su divinidad; y quienes, al no aceptarlo como divino, terminan  reconociéndolo como humano.

 

Este último es el caso de Ernesto Renán en su popular Vida de Jesús, que intenta un relato escueto de lo que el autor considera científicamente comprobable sobre el Nazareno. Con el rigor analítico propio de la crítica histórica positivista, el especulador francés despoja al personaje examinado de todo contenido milagroso y divino, pero concluye su ensayo con una afirmación que no puede pasar inadvertida: «Jesús no será superado. Su culto se rejuvenecerá sin cesar; su leyenda provocará infinitas lágrimas, sus sufrimientos enternecerán los mejores corazones; todos los siglos proclamarán que entre los hijos de los hombres no ha nacido ninguno más grande que Jesús».

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, páginas 154-155)

Read More
VI-AGO-03

Dios Como Hijo del Hombre

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Curiosamente, ninguna de las dos genealogías menciona a Joaquín ni a Ana, considerados por cierta tradición oral como padres de la virgen María. Para evitar “irse por las ramas”, conviene atender a san Pablo cuando le recomienda a Timoteo no prestar atención a “genealogías interminables” que “provocan controversias”. (1 Timoteo 1:4)

 

Ahora lo importante es establecer en forma clara la humanidad de Jesucristo. Deja graves preocupaciones intelectuales el hecho de establecer que Él es Dios y aceptar, al mismo tiempo,  que pueda ser un hombre con todo lo que tal condición implica. Un hombre limitado no puede ser Dios; el Dios ilimitado no puede ser hombre. Cómo será de grave la cosa que, incluso las mitologías, llamaron solo ‘semidioses’ a algunos seres humanos extraordinarios, especialmente los héroes.

 

Alguien preguntaría: ¿se hace criatura el creador? Entonces, Edison podría ser una bombilla, Graham-Bell un teléfono, Goodyear un neumático, Gillette una afeitadora y Darío Silva-Silva un  libro. Es una broma, claro, pero esa clase de puerilidades y otras similares suelen   escucharse en un mundo gobernado por el más crudo materialismo, donde suelen confundirse los conceptos de inventor y creador.

 

Con todo, es necesario reconocer que ha habido muchos comentaristas, desde los tiempos iniciales del cristianismo, empeñados en demostrar que Jesús de Nazaret es un ser sobrenatural sin ninguna característica natural. No pocos han afirmado que Él es Dios pero no Hombre.

 

Los antiguos gnósticos fueron —y los que hoy subsisten son— enconados negadores de la “humanización de Dios”. Para ellos, el cuerpo es esencialmente malo y, por lo tanto, un “espíritu superior”, —en este caso Dios mismo—, no podría tener esa clase de habitación. Pero, un poco antes de la encarnación de Jesucristo, los esenios ya insinuaban al cuerpo humano como “templo del Espíritu”, lo cual vino a concretarse en el misterio de la encarnación.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, páginas 153-154)

Read More
VI-AGO-02

Dios Como Hijo del Hombre

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El Logos se ha hecho hombre para llevar la creación a su perfección. (Teilhard de Chardin)

 

«Y Jacob fue el padre de José, que fue esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo». (Mateo 1:16)

 

Después de andar durante tres años continuos al pie de Jesús, como testigo ocular directo de todas sus sorprendentes acciones, nuestro viejo conocido, el alcabalero Mateo, quien estaba al servicio del imperio y se fue sin vacilaciones detrás del Divino Transeúnte, se ha dedicado a la profesión de cronista. Como buen judío, está empeñado en demostrar el carácter mesiánico del personaje que un día lo escogió como uno de los doce miembros de su staff apostólico. Para él, lo neurálgico de todo este asunto consiste en comprobar que Jesús es aquel “hijo de David” anunciado por los viejos profetas.

 

Su primera preocupación investigativa se centra, pues, en la genealogía, disciplina tan arraigada en las tradiciones de su pueblo. Para Mateo es absolutamente necesario demostrar el linaje davídico de Jesús de Nazaret, para lo cual elabora un árbol genealógico que parte de Abraham y se ramifica a través de David,  los deportados de Babilonia y los repatriados a la Tierra Santa, hasta desembocar en  ‘el Renuevo’ que es Jesús.

 

Otro cronista, este no judío sino gentil, el médico  Lucas, natural de Antioquia, ‘exagera’ la búsqueda genealógica de Jesús hasta los tiempos anteriores a Abraham,  en la propia civilización antediluviana, yendo al árbol primigenio de toda la especie humana que es Adán. Como buen griego, Lucas, obviamente, tiene interés en demostrar que el Mesías es universal y no limitado  al pueblo de Israel.

 

Las discusiones sobre las diferencias que aparecen en las dos genealogías evangélicas aludidas carecen de importancia. La crítica seria ha encontrado que Mateo toma la línea de José y Lucas la de María, lo cual hace que los antepasados no coincidan en todos los casos, aunque muchos de ellos sean comunes, siendo los esposos nazarenos parientes muy cercanos entre si y ambos descendientes de David

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, páginas 151-152)

Read More
VI-AGO-01

La Obediencia

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El libro de Deuteronomio se atribuye a Moisés, quien, antes de ir a la presencia de Dios, decidió colocar por escrito alguna serie de recomendaciones a sus connacionales, recordándoles cómo Dios los bendeciría si ellos permanecían en obediencia. La parte final del tratado, su colofón, no es de Moisés sino, al parecer de alguno de sus colaboradores, probablemente Josué, quien relata los últimos días del gran legislador hebreo. De este testamento espiritual extractaremos algunas lecciones valiosas.

     

Si realmente escuchas al Señor tu Dios, y cumples fielmente todos estos mandamientos que hoy te ordeno, el Señor tu Dios te pondrá por encima de todas las naciones de la tierra.  Si obedeces al Señor tu Dios, todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te acompañarán siempre.

Deuteronomio 28:1-2.

 

Tendremos ahora la llave de la obediencia. El tema es impopular. Todos, dicen las Sagradas Escrituras, somos rebeldes por naturaleza. Dicho de manera elemental, en palabras sencillas: La rebelión es el pecado original y, por eso, todos nacemos con la inclinación a ser rebeldes. El trabajo de Jesucristo consiste, a través del Espíritu Santo, en llevarnos otra vez a la obediencia, al plan original de Dios. Esta llave abre puertas de bendición sobre la vida humana, pero es una llave de dos vueltas: La primera, escuchar a Dios; la segunda, cumplir fielmente sus mandamientos. Oír la Palabra y llevarla a la conducta. La llave de doble vuelta es, pues, la obediencia. Todo el arte de la vida exitosa depende de esas dos acciones: Escuchar y practicar, pues ciertamente la obediencia es una ciencia.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 239-240)

Read More
VI-JUL-04

El Silencio | La Reacción del Creyente

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El poder del silencio.  En el amor de la pareja humana encontraremos exacto lo que nos dijeron nuestros antepasados coloquialmente: El silencio es más elocuente que la palabra.  En el refranero español encontramos otras verdades: El que calla otorga, lo cual es relativo, pues cuando hay que hablar, hay que hablar. Jesús habló cuando debía hablar. También se ha dicho con mucha razón, en el mismo refranero, que en boca cerrada no entran moscas.

 

Hay que equilibrar el  hablar y el callar, hay que balancearlo en nuestra vida, recordando que el que mucho habla, mucho yerra. Aún en la música, los compositores clásicos incorporan, como parte de la partitura, los silencios. El silencio hace parte de la música. El silencio, un gran tema humano y sobre todo espiritual, ha sido ahogado en medio de la verborrea generalizada. Si los dirigentes y los dirigidos por igual hablaran menos, se entenderían mejor. Actuarían más y acertarían más. Y, por eso, en medio de las crisis yo prefiero, salvo cuando sea para proclamar la verdad, callarme la boca. No atices el incendio, no contribuyas con tus palabras a que esta sociedad se nos siga desmenuzando irremediablemente entre las manos. Recuerda lo que dijo Amós al comenzar este capítulo: El prudente en el mal tiempo calla. Aprende a usar la llave del silencio en forma adecuada y eficaz.

    

 Mis queridos hermanos,  tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse. Santiago 1:19.

 

Si usted es pronto para oír y se demora en hablar, demorará en enojarse, porque la ira sale más fácilmente a través de las palabras. ¡Qué técnica extraordinaria! Tardo para hablar, tardo para airarse, pero pronto para oír, pues por un misterio genético, biológico o anatómico, Dios nos ha dado dos orejas y una boca. ¿Qué significa eso? Que debemos oír el doble de lo que hablamos, que debiéramos hablar la mitad de lo que debemos callar.  Para que los lectores saquen una lección práctica, los invito a usar la llave del silencio diariamente. ¿De qué manera? Durante la oración personal cierra los ojos, inclina el rostro y guarda unos segundos de silencio. Pídele a Dios que actúe sobre tu vida, tu familia, tus finanzas, tu iglesia, tu país, etc. A través de la llave maravillosa del silencio, si lo haces cumplidamente, Dios honrará tu actitud y abrirá la puerta de una completa bendición sobre tu vida.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 235-237)

Read More
VI-JUL-03

El Silencio | La Reacción del Creyente

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El poder del silencio.  He aquí una Escritura profundamente misteriosa.

 

Cuando el Cordero rompió el séptimo sello, hubo silencio en el cielo como por media hora.  Apocalipsis 8:1.

 

Imaginemos un silencio de media hora en el cielo.  Los machistas afirman que esa es señal segura de que en el cielo no hay mujeres.  Media hora de silencio en el cielo ¿por qué razón? ¿qué significa eso? Para buscar ¿qué efectos?  Aquí hay sabiduría.  Después de esa media hora de silencio en el cielo, se desatan los ángeles que derraman la ira de Dios sobre la tierra.  Siempre que Dios va a obrar se produce un gran silencio, pues Dios actúa cuando el hombre calla.

 

La palabra y el silencio. Nunca me cansaré de decir que el cristianismo es cuestión de balance y equilibrio. No hay nada más desagradable que el cristiano extremista o fanático, porque eso va en contra de lo que se ha predicado desde los tiempos del apóstol San Pablo: Donde está el Espíritu de Dios, allí hay libertad. Y siempre el Espíritu Santo se encarga de colocar el fiel de la balanza. En síntesis, no se trata de estar todo el tiempo callado, ni de estar todo el tiempo hablando. El silencio y las palabras son alternativos. La llave de la palabra y la llave del silencio son complementarias, pero no simultáneas. Como diría Perogrullo, obviamente uno no puede usar al mismo tiempo la voz y el silencio. No se puede hablar mientras se calla, y no se puede callar mientras se habla. La elocuencia es muy buena, pero la charlatanería es muy mala.

 

No hay que hablar todo el tiempo de todas las cosas y con todas las personas. Eso no es sabiduría ni prudencia, ni eso encaja en el contexto espiritual. El silencio es una llave que abre y cierra puertas espirituales sobre la vida humana. Aún en el amor de la pareja, el silencio juega un papel muy importante. Cuando leo el Cantar de los Cantares concluyo en que Salomón no era carnal cuando escribió ese libro. El amor de la pareja humana es establecido por Dios, ordenado por Dios y bendecido por Dios. El gran poeta chileno, Pablo Neruda, tiene cosas que parecen sacadas del Cantar de los Cantares, y con Neruda podemos tener fronteras ideológicas, pero no fronteras líricas. En sus 20 poemas de amor y de dolor él dijo algo tan hermoso que vale la pena transcribir pues es concerniente para los matrimonios y aún a los novios.

 

Me gustas cuando callas porque estás como ausente

Y me oyes desde lejos y mi voz no te toca,

Parece que los ojos se te hubieran volado

Y parece que un beso te sellara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma,

Emerges de las cosas llenas del alma mía;

Mariposa de ensueño te pareces a mi alma

Y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante,

Y estás como quejándote, mariposa en arrullo,

Mujer hecha de música y silencio

Déjame que me calle con el silencio tuyo

Déjame que te hable también con tu silencio,

Claro como una lámpara, simple como un anillo.

Eres como las noches callada y constelada.

Tu silencio es de estrella tan lejano y sencillo

Me gustas cuando callas y estás como distante

Distante y sibilina como si hubieras muerto;

Una palabra entonces, un gesto, una sonrisa,

Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 233-235)

Read More
VI-JUL-02

El Silencio | La Reacción del Creyente

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El silencio en la tribulación. El libro de las Lamentaciones es una escritura amarga, muy poética y profundamente espiritual. ¿Qué es lo que ha sucedido? Jeremías vio cumplido todo lo que profetizó.  Los ejércitos de Nabucodonosor vinieron como langosta bélica.  La ciudad de Jerusalén, donde el profeta se ha quedado a vivir, está desolada, no ha quedado en ella piedra sobre piedra.  El templo destruido; los edificios gubernamentales, incendiados; la gente llevada cautiva a Babilonia.  Jerusalén es convertida en una morada de animales salvajes, de chacales y liebres, de ratas y topos.  Hay hedor de los cadáveres, pues los babilonios incluso masacraron a niños recién nacidos pasándolos a filo de espada. Cosa terrible el juicio de Dios sobre la ciudad. Allí está Jeremías en medio de esta caótica situación, y ¿qué dice?

 

Bueno es esperar calladamente a que el Señor venga a salvarnos. Lamentaciones 3:26.

 

En medio de tanto dolor, de tantas cenizas, de tantas ruinas de la ciudad deleitosa convertida en un montón de escombros, el profeta exalta el poder del silencio. Jeremías observa que su palabra se ha cumplido.  El hizo el trabajo de Dios, pero está muy triste, lamentándose. Por eso su libro es terrible.  No obstante la columna vertebral de Lamentaciones dice: Es bueno esperar en silencio.  En medio de la tribulación hay que guardar silencio, entiende Jeremías. Como ilustración, examinaremos algunos versos de este poeta angustiado.

 

 Yo soy aquel que ha sufrido la aflicción bajo la vara de su ira.  Me ha hecho andar en las tinieblas; me ha apartado de la luz.  Una y otra vez, y a todas horas, su mano se ha vuelto contra mí.  Me ha marchitado la carne y la piel; me ha quebrantado los huesos.  Me ha tendido un cerco de amargura y tribulaciones.  Me obliga a vivir en las tinieblas, como a los que hace tiempo murieron.  Me tiene encerrado, no puedo escapar; me ha puesto pesadas cadenas.  Por más que grito y pido ayuda, él se niega a escuchar mi oración.  Ha sembrado de piedras mi camino; ha torcido mis senderos.  Me vigila como oso agazapado; me acecha como león.  Me aparta del camino para despedazarme; ¡me deja del todo desvalido! Con el arco tenso, me ha hecho el blanco de sus flechas.  Me ha partido el corazón con las flechas de su aljaba.  Soy el hazmerreír de todo mi pueblo; todo el día me cantan parodias.  Me ha llenado de amargura, me ha saturado de hiel.  Me ha estrellado contra el suelo; me ha hecho morder el polvo. Me ha quitado la paz, ya no recuerdo lo que es la dicha. Y digo: La vida se me acaba, junto con mi esperanza en el Señor.   Lamentaciones 3:1-18.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 229-231)

Read More