CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Author: Casa Roca

VI-DIC-01

Opio del pueblo o vid verdadera P4

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

¿Era Marx un adicto al “opio del pueblo”? Sin duda, no. Lo que plantea no es activismo religioso, sino vitalismo espiritual. Miembro de una familia de judíos conversos, sus raíces espirituales le permitían armonizar los conceptos de fe y vida. Sin embargo, como Fausto, terminó vendiéndole el alma a Mefistófeles; y, bajo su influencia,  concibió al estado como una vid y a los proletarios como las ramas, pero prescindiendo de la savia espiritual.

 

Se creó así una “religión de los trabajadores”, supuestamente llamada a reemplazar al cristianismo, y que  adoró al estado como su dios; pero, en la milenaria Rusia, tierra santa de este nuevo mesianismo, la utopía de un “paraíso comunista” solo fue un corto infierno de setenta años. Muy pronto, los devotos ortodoxos volvieron a santiguarse de derecha a izquierda ante sus tradicionales iconos.

 

Yo sería capaz de transcribir completo este auténtico sermón de Marx que no aceptarían los marxistas de hoy, pero es muy denso y prolongado. No quisiera, sin embargo, pasar por alto algunos conceptos en él emitidos, que parecen más de un pastor luterano, interesado en propiciar algún tipo de ’comunismo espiritual’, que del autor de ‘El Capital’. Por ejemplo: “Así, penetrados con la convicción de que esta unión es absolutamente esencial, estamos deseosos de encontrar este regalo excelso, este rayo de luz que desciende de mundos más altos para animar nuestros corazones… Una vez que hayamos capturado la necesidad de esta unión, la base de ella  es nuestra necesidad de redención, nuestra naturaleza inclinada hacia el pecado, nuestra razón vacilante, nuestro corazón corrupto, nuestra iniquidad en la presencia de Dios, son claramente visibles para nosotros y no tenemos necesidad de investigar adicionalmente”.

 

Los católicos romanos comentarían este discurso de Carlos Marx, meneando la cabeza, con su gracioso refrán: “el diablo haciendo hostias”.  A mí, personalmente, su lectura me ha llevado de la admiración a la incredulidad, de la afirmación a la duda, de la risa al llanto, del aplauso a la bronca. Y me he preguntado, profundamente inquieto: ¿en qué momento una potestad de las tinieblas vino sobre Alemania, donde Lutero había hecho posible el milagro divino de  la Reforma, para tomar posesión de almas selectas y convertirlas en títeres de su perversa acción? Fue, en verdad, un contra-ataque brutal.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, páginas 182-184)

Read More
VI-NOV-05

Opio del pueblo o vid verdadera P3

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

Cuando buscaba datos para este libro, vino a mi memoria vagamente el recuerdo de algo que leí hace muchos años. Se trata de un ensayo de Carlos Marx, precisamente titulado: ’La unión de creyentes con Cristo’, de acuerdo a Juan 15:1,14, el texto que nos ocupa ahora mismo. Quiero compartir con mis lectores los aspectos fundamentales de esta ‘perla en la ostra’, que cobra enorme importancia por llevar la firma del mismo personaje que, finalmente, apostató de su creencia original para abrazar el más crudo ateísmo. Leamos:

 

“Cuando consideramos la historia de los individuos y consideramos la  naturaleza del hombre, es cierto que siempre vemos una chispa de divinidad en su pecho, una pasión por lo que es bueno, luchando por conocimiento, anhelo y verdad. Pero las chispas de lo eterno son extinguidas por las llamas del deseo, el entusiasmo por la virtud es ahogado por la voz tentadora del pecado… La lucha por el conocimiento es suplantada por una base que lucha por los bienes materiales, el anhelo por  la verdad es extinguido por el dulce elogio del poder de las mentiras; y, entonces, ahí está de pie el hombre, el único ser en la naturaleza que no cumple  a cabalidad su propósito, el único miembro de la totalidad de la creación que no es digno del Dios que lo creó. Pero ese Creador benigno no puede aborrecer su obra; Él quería levantar al hombre hacia Él y envió a su Hijo, a través de quien proclamó para nosotros:

 

«Ustedes ya están limpios por la palabra que les he comunicado.  Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí».  (Juan 15:3,4)

 

“En ninguna parte expresa Él más claramente la necesidad de unión con Él mismo que en la hermosa parábola de la vid y las ramas. Las ramas no pueden llevar fruto por sí mismas; por eso Cristo dice: -Sin mí nada pueden hacer”

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, páginas 181-182)

Read More
VI-NOV-04

Opio del pueblo o vid verdadera P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

Muchas de las afirmaciones del Dios-Hombre  sobre sí mismo que ya han sido analizadas en este libro, tienen un sentido puramente simbólico, como lo hemos visto en capítulos anteriores. Por ejemplo:

 

EL CORDERO: significa que Jesús asume el lugar que tomaba el  animal utilizado como expiación por los pecados en la religión judía. Los sacrificios provisionales de la antigüedad eran solo un anticipo del suyo, que fue definitivo.

 

EL PAN: informa que Jesús es quien nos alimenta espiritual, psíquica y físicamente, pero no significa  que él sea  un enorme bloque de harina cocida en forma humana como para el ‘Libro de Récords Guinnes’.

 

LA LUZ: se trata de la luz espiritual, no de la física, aun cuando esta última es producida indudablemente por aquella. No implica que Jesús de Nazaret se haya vuelto una enorme linterna que camina,  habla y acciona.

 

Algo similar ocurre con esta nueva auto-definición del Dios-Hombre: “Yo soy la vid”, la cual no significa, informa ni implica que Jesús de Nazaret se ha transformado en un vegetal. De ser así, la frase complementaria “ustedes son las ramas”, rebajaría a los creyentes de categoría dentro de los reinos de la naturaleza.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, páginas 180-181)

Read More
VI-NOV-03

Opio del pueblo o vid verdadera

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

“El hombre justo es el que vive para la próxima generación”.

Dietrich Bonhoeffer

 

«Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador». (Juan 15:1)

 

Estoy  absolutamente convencido de que la Biblia es inerrable, pero no creo que su texto sea totalmente literal. Me identifico con C.S. Lewis cuando advierte que, por el hecho de que Jesús dice que seamos como palomas, él no está dispuesto a pasársela todos los días poniendo huevos. Yo suelo utilizar cuatro claves distintas, que pueden ser  complementarias, para escudriñar cada texto bíblico.

1) CLAVE LITERAL: El texto es tal como está escrito. No acepta ninguna clase de interpretaciones adicionales a lo que dice por sí mismo. Es de simple sentido común.

2) CLAVE HISTÓRICA: en qué época, para qué gentes, bajo qué cultura se emitió el texto que estoy considerando. Puede no ser aplicable hoy, aunque ofrezca lecciones valiosas.

3) CLAVE SIMBÓLICA: el texto  tiene un sentido figurado, alegórico, metafórico, etc. Por lo tanto, no puede tomarse al pie de la letra, sino averiguar qué significado tiene y qué enseñanza deja.

4) CLAVE VIRTUAL: el texto  me permite desentrañar, guiado por el Espíritu Santo, lo que me dice en forma personal, o bien a mi grupo en  particular. Se establece a través de  tres preguntas:

¿Qué dice?

¿Qué significa?

¿Qué aplicación tiene para mí?

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, páginas 179-180)

Read More
VI-NOV-02

La obediencia |Bendiciones de la obediencia P4

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Bendición de la canasta familiar.

Las promesas transmitidas por Moisés son realmente minuciosas.

 

 

Benditas Serán tu canasta y tu mesa de amasar.”

Deuteronomio 28: 5.

 

No dice: Cuando haya escasez, tu provisión bajará. No dice: La carestía te tocará. En toda época y, con mayor razón, en la escasés, benditas serán tu canasta y tu mesa de amasar. Significa que no te faltará el mercado y también significa que lo que hagas en casa, recibirá bendición. Tú mesa de amasar. La llave de la obediencia abre la canasta familiar y llena la despensa.

 

“Bendiciones del hogar y el camino.”

Deuteronomio 28: 5.

Siendo benditos en nuestro hogar, al emprender un viaje, el Señor nos dice: Bendito cuando salgas de este lugar donde te encuentres. Al llegar al lugar donde vas serás bien recibido también. El Señor bendecirá el camino por donde vayas y abrirá puertas de oro y bronce a tu paso. Solo que esas puertas se franquean con la llave de dos vueltas: oyendo y cumpliendo. El cristiano tiene la característica de que, cuando llega a su hogar, los seres queridos se congratulan: Siquiera viniste, hombre. ¡Qué alegría verte! Tu buen humor, tu conversión edificante, tu calor humano nos embellece la vida. Y cuando sales de tu hogar para tomar el camino, los obstáculos serán allanados y tu viaje será grato.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 261-262)

Read More
VI-NOV-01

La obediencia |Bendiciones de la obediencia P3

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Bendición de la descendencia.  Las bendiciones de Dios para los obedientes, se extienden de generación en generación.

Bendito será el fruto de tu vientre.”

Deuteronomio 28: 4a.

 

Hay personas que no han entendido bien las Sagradas Escrituras.  Bendito el fruto de tu vientre ¿cómo? Si obedecieres.  Las bendiciones son hereditarias, el Señor bendice a Abraham y lo hace de generación en generación por toda su descendencia. Casi cuatro mil años después de esa promesa, usted ve la descendencia de Abraham: 37 millones de judíos, casi 300 millones de árabes y tres mil millones de cristianos. Hay aquí una genética espiritual que funciona en nuestros hijos, porque la obediencia bendice la descendencia.

 

Bendición de frutos y animales.   La prosperidad agropecuaria está claramente descrita en la Palabra de Dios.

 

Tus cosechas, las crías de tu ganado, los terneritos de tus manadas y los corderitos de tus rebaños.”

Deuteronomio 28: 4a.

 

 

Benditos, dice. La gente se preocupa razonablemente con las plantaciones y los ganados, pero su éxito no consiste solamente en el esfuerzo humano, sino fundamentalmente la bendición agrícola y zoológica llega sobre las propiedades campesinas de quien obedezca la voz del Señor.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 260-261)

Read More
VI-OCT-06

La obediencia |Bendiciones de la obediencia P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Bendición rural. Frente al colosal progreso urbano, el campo sigue siendo importantísimo.

 

“Y bendito en el campo”.

Deuteronomio. 28: 3b.

 

Cuando comenzó el auge industrial, las ideas de Marx y de Engels impulsaron el fin de las sociedades pastoriles para entrar a las industrializadas urbanas. Los campos se desmantelaron, y todos los países que llegaron a progresar a través de la industria se quedaron sin agricultura y sin ganadería, con la evidente excepción de los Estados Unidos de América, que no sólo progresaron en lo propiamente industrial, sino industrializaron el campo. Por eso, tienen la agricultura y la ganadería más desarrollada del mundo, lo que hoy se conoce como Agropoder. Los futurólogos afirman que en los próximos 300 años, gobernará la tierra los que tengan los alimentos; y a pesar de que en los Estados Unidos solamente el 10% de la población está dedicado al campo, se cultiva, en primer lugar, para que cada norteamericano coma dos veces -son 300 millones los habitantes-; luego para almacenar la reserva estratégica de guerra, y, por último, para la exportación. Pero hay algo censurable: Lo que les sobra no lo dan para los pobres, sino lo lanzan al mar. Sin duda, el Señor tomará cuenta de tan cínico abuso. Con todo, el principio por el cual fueron prosperados, nació de los protestantes que llegaron a las playas del Atlántico norte, después de una travesía penosa, y lo primero que hicieron fue arrodillarse y proclamar: Esta tierra es para Cristo. Y, según algunas tradiciones, procedieron a leer esta Escritura en la cual se promete: Bendito tú en el campo. Se dice que en el próximo siglo, el mundo necesitará enormes despensas campesinas. Allí es donde Colombia tiene su oportunidad más grande, si el Señor nos da la paz que tanto anhelamos. Podemos ser una potencia en el siglo XXI, si le pedimos a Dios que ésto se cumpla. Pero, para poderlo hacer, es necesario comprometernos nosotros mismos a cumplir lo que el Señor nos exige.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 259-260)

Read More
VI-OCT-05

La obediencia |Bendiciones de la obediencia P1

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Hemos recibido ejemplos explícitos de los terribles efectos que produce la desobediencia.  Ahora, quienes quieran  recibir bendición, ya tienen la fórmula: Oír y cumplir, darle la doble vuelta a la llave. Vendrán sobre ti todas estas bendiciones.  Muchos cristianos viven corriendo, supuestamente tras las bendiciones para caerles encima y tomarlas por viva fuerza, si se dejan.  La Biblia no dice eso, sino que las bendiciones vienen sobre nosotros.  Aprendamos a leer las Escrituras.

 

¿Qué más dice? Y te acompañarán.  La Palabra de Dios afirma que las bendiciones vienen a nuestro lado, acompañándonos, no que vamos detrás de ellas para tratar de alcanzarlas.  Las bendiciones de la obediencia están enumeradas en este capítulo de Deuteronomio. Tú las recibirás si oyes, y cumples la llave de dos vueltas, que se llama obediencia.  Enumeremos tales bendiciones.

 

Bendición urbana.  En gran parte la sociología, y últimamente la ecología, creen que la ciudad es una maldición, algo malsano.  La Biblia por el contrario bendice las ciudades.

 

Bendito serás en la ciudad, y bendito en el campo.

Deuteronomio. 28: 3a.

 

Hay más gente citadina que gente campesina al borde del tercer milenio; la mayor parte de la humanidad se hacina en las megápolis.  El más grande auge humano se da precisamente en las ciudades, y el fenómeno tiende a crecer.  Quienes maldicen la ciudad cometen un grave error, pues hay una bendición urbana en la Palabra de Dios. Cuando Jeremías está despidiendo al pueblo que irá cautivo a Babilonia, una ciudad muy corrompida, cuna de la religión satánica, meca de la idolatría, capital de la rapiña, del sexo desordenado, de toda la corrupción humana, recomienda encarecidamente: Bendigan la ciudad a la cual son transportados.  No tenemos ni para qué hablar de lo que sucedió en Sodoma; y sin embargo, la Biblia dice que Lot todos los días oraba por esa ciudad.  El rey Salomón, el más sabio de los antiguos, nos llama la atención sobre una cosa que nunca debemos olvidar los cristianos: Por la bendición de los justos, la ciudad es engrandecida.  Hacemos lo contrario,  hablamos mal de nuestras ciudades.  ¡Qué ciudad tan mala! ¡Qué huecos en las calles!  Que los basureros, que las zonas de miseria, que los niños debajo de los puentes… No bendecimos la ciudad donde habitamos.  Ojalá aprendiéramos a utilizar la doble vuelta de la llave de  obediencia para bendecir a las ciudades, pues así las sacaríamos de su maldición y las engrandeceríamos delante de Dios.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 257-259)

Read More
VI-OCT-04

La obediencia | Los estragos de la desobediencia P5

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Saúl contra Samuel. Hagamos una composición histórica de lugar.  Con el fin de que los enemigos de Israel desaparecieran, y el pueblo pudiera prosperar en la Tierra Santa de modo que tomara la franja de territorio en manos ajenas, el Espíritu Santo le ordena al rey Saúl por intermedio de Samuel: Mata a todos los amalecitas, no dejes vivo ninguno, y mata todo el ganado, los bueyes, los asnos, las vacas y las ovejas de los amalecitas.  No dejes ni una pezuña para usted.  Pero Saúl, tan parecido a nosotros, interpretó a su acomodo las órdenes de Dios, y ¿qué le sucedió? Del campamento enemigo, mató a muchos hombres y destruyó gran parte del ganado, pero se reservó cosillas: Dejó vivos a varios de los de Amalec, reservó algunos corderos, bueyes, y vacas con el pretexto de que le sirvieran para elevar sacrificios al Señor.  Parece una cosa lógica ¿verdad?  Pero ¿qué opina al respecto el profeta Samuel?

 

-Y entonces, ¿qué significan esos balidos de oveja que me parece oír? -le reclamó Samuel-. ¿Y cómo es que oigo mugidos de vaca?  -Son las que nuestras tropas trajeron del país de Amalec -respondió Saúl-. Dejaron con vida a las mejores ovejas y vacas para ofrecerlas al Señor tu Dios, pero todo lo demás lo destruimos. 

1 Samuel 15:14-15.

Hasta aquí se obedeció la orden de Dios parcialmente.  Saúl se reservó algunas cosas para dárselas al propio Dios que le dio la orden de acabar con todas.  Interpretar las órdenes de Dios es de lo más grave que un creyente puede hacer.

 

Samuel respondió: ¿Qué le agrada más al Señor: Que se le ofrezcan holocaustos y sacrificios, o que se obedezca lo que él dice? El obedecer vale más que el sacrificio, y el prestar atención, más que la grasa de carneros. La rebeldía es tan grave como la adivinación.

Vers. 22-23 a.

 

Si eres desobediente es como si consultas el tarot,  lees el horóscopo, usas los cuarzos y cosas así, desobedeces las instrucciones de Dios. Y por este pecado, Saúl fue cortado del pueblo.  En la batalla final intentó suicidarse arrojándose sobre su espada tan torpemente que quedó medio vivo y, cuando se desangraba lentamente, un joven amalecita fue quien lo remató, uno de los sobrevivientes del ejército enemigo, lo cual nos ofrece una gran lección: El que complace al enemigo será víctima del él.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 255-257)

Read More
VI-OCT-01

El tesoro de la amabilidad

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alégrense!  Que su amabilidad sea evidente a todos. El Señor está cerca.

Filipenses 4:4-5

 

Esta epístola está dirigida a una iglesia que surgió de manera dramática: en la ciudad macedonia de Filipos, Pablo y  su compañero Silas –llamado en latín Silvano-  enfrentaron a un espíritu de adivinación que dominaba a una hechicera; y, como resultado de ello, fueron a dar a la cárcel. Allí, mientras  cantaban alabanzas a Dios, se produjo un seísmo, las puertas se abrieron, los presos quedaron en libertad y el carcelero, muy   asustado,  bajo el sabio consejo de   Pablo y  Silas,  terminó por convertirse al cristianismo, junto con su familia. Hay historias antiguas según las cuales, este carcelero fue el primer pastor cristiano en Filipos. De ser así,  una iglesia que había nacido bajo tan especiales circunstancias, es la destinataria de la  epístola a los filipenses.

 

El fruto del Espíritu, del cual nos venimos ocupando, es un tema capital del cristianismo. Hasta ahora hemos  hablado del amor, la alegría, la paz y la paciencia; nos corresponde, pues, dentro de la enumeración hecha por San Pablo, la amabilidad.  En antiguas versiones se decía “benignidad”,  una palabra que no significa exactamente lo que en el griego se quiso transmitir y que veremos ahora a espacio.

 

El Espíritu Santo, en este pasaje de Filipenses,  está ligando en forma indisoluble dos conceptos: alegría y amabilidad. “Alégrense”, dice, y “que su amabilidad sea evidente”.  Alegría y amabilidad siempre van juntas, no se pueden separar  amabilidad y alegría; y, claro, si miramos las cosas en sentido práctico, no cabe duda alguna de que el que es amable es alegre y el que es alegre es amable.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Fruto Eterno, páginas 147-148)

Read More