CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Darío Silva-Silva

El fuego de la fidelidad | La fidelidad de Dios P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La fidelidad de Cristo.

 

Este punto es verdaderamente para meditarlo. Jesús de Nazaret es el único ser humano que ha permanecido perfectamente fiel e invariable:

 

Por eso era preciso que en todo se asemejara a sus hermanos, para ser un sumo sacerdote fiel y misericordioso al servicio de Dios, a fin de expiar los pecados del pueblo.

Hebreos 2:17

 

¿Qué dice? Sobre todo, ¿qué significa? Dice y significa que, para ser fiel con los hombres, se hizo un hombre. ¡Increíble! “Tengo que ser como ellos para poder ser fiel con ellos”, pensó. Jesucristo es esencialmente fiel como Dios porque Dios es fiel; pero también es fiel como Hombre, ¿para qué? Para expiar nuestros pecados.  Nuestra redención viene de la fidelidad de Jesucristo. Su fidelidad  ha borrado mi culpabilidad.  Por su bendita sangre fue expiada mi culpa, ya  no debo nada,  tengo seguridad eterna, gracias a su fidelidad de Hombre con el hombre.

 

La fidelidad del Espíritu Santo.

 

En Gálatas 5:22, que es nuestra escritura marco, está bien claro que el Espíritu Santo es el que nos induce a practicar la fidelidad, el que nos hace dar fruto de fidelidad en nuestra conducta. Observemos bien: la fidelidad del Padre -fidelidad divina- se hace fidelidad humana perfecta a través del Hijo, para que el Espíritu Santo haga fructificar fidelidad a los creyentes.  Dios mismo es nuestro ejemplo de fidelidad, y Jesucristo dijo: “Sed perfectos como vuestro Padre Celestial es perfecto”; como quien dice, se nos exige  esforzarnos por alcanzar una fidelidad perfecta. El objetivo es perfección fiel.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Fruto Eterno, página 196)

Read More

El fuego de la fidelidad | La fidelidad de Dios P1

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Bien optimistas -como debe ser siempre- desarrollemos un nuevo acápite que versará sobre la fidelidad de Dios. Analizaremos el tema, como lo hemos venido haciendo, en las tres personas de la Santísima Trinidad.

 

La fidelidad del Padre.

 

La Biblia está llena de relatos sobre la fidelidad de Dios. De hecho, todo el sagrado libro –de pasta a pasta, es decir, de Génesis a Apocalipsis- es un testimonio escrito de la fidelidad divina. Miremos, por ejemplo,  lo que dice Pablo en una de sus cartas más reconocidas:

 

Fiel es Dios, quien los ha llamado a tener comunión con su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.

1 Corintios 1:9

 

Es tan obvio, cuando estamos hablando de Dios, decir que él es fiel. Si no fuera fiel no sería Dios, así de simple es el asunto. ¿Cómo no ha de tener fidelidad la Deidad? Absurdo que no la tuviera, si en la propia esencia de Dios está la fidelidad, El es Dios y por lo tanto es fiel. Es fiel por una sola razón: porque es Dios; y, siendo invariable, tiene que ser necesariamente fiel.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Fruto Eterno, página 195)

Read More

El fuego de la fidelidad | Los niveles de la fe P3

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Tercer nivel: la fe como fruto.

 

Este es propiamente el tema que nos ocupa. En Gálatas 5:22, donde se registra la enumeración de las características del fruto espiritual encontramos, como ya lo hemos visto: amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad y ahora sigue, cabalmente, fidelidad. La palabra que  utiliza  el griego del Nuevo Testamento en este caso es  Pistis, muy rica en su significado; y, aunque, primariamente, se relaciona con la fe, el sentido que tiene en este contexto es, sin duda, el de “fidelidad”.

 

La palabra pistis” implica, más o menos: “Principio interior que me da seguridad en Dios, en lo que dice y en lo que hace”.  Es una certeza que yo tengo en mi caminar por la vida, sabiendo que Dios me protege todo el tiempo, que puedo confiar en él, que él es fiel conmigo; y, por lo tanto,  yo seré fiel con él. Fidelidad es fe mutua.

 

La ecuación es: Fe+fidelidad=Pistis. La fidelidad muestra la fe; no hay fe sin fidelidad. Quienes no se han dado cuenta todavía a qué Dios adoran, en qué Dios creen, en cuál Dios depositan su pistis, en el Salmo 91 hallarán toda la fidelidad de Dios retratada. Después de enumerar las más evidentes bendiciones que se derivan de la fe: protección de trampas y plagas, terrores nocturnos, flechas y pestes, calamidades hogareñas, piedras del camino, leones y víboras, fieras y serpientes, la conclusión es terminante:

 

Yo lo libraré, porque él se acoge a mí;

lo protegeré, porque reconoce mi nombre.

Él me invocará, y yo le responderé;

estaré con él en momentos de angustia;

lo libraré y lo llenaré de honores.

Lo colmaré con muchos años de vida

y le haré gozar de mi *salvación.

Salmo 91: 14-16

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Fruto Eterno, página 194-195)

Read More

El fuego de la fidelidad | Los niveles de la fe P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Segundo nivel: la fe como don.

 

Aquí entramos directamente  al terreno de los carismas. El apóstol escribe a los corintios y les informa que el Espíritu Santo entrega soberanamente a los creyentes una donación de poder sobrenatural; y, a renglón seguido, transcribe la lista de los carismas, entre los cuales figura el “don de fe”, una dotación para conseguir imposibles. Y, muchas veces, nosotros ni nos damos cuenta lo sencillo que es practicar la fe; por el contrario,  nos parece que es un ejercicio muy difícil. Ello ocurre porque la mentalidad religiosa es un “disco duro” resistente y nos dice que nuestro esfuerzo personal hace las cosas. Pero no es verdad, si nos atenemos a una enseñanza directa de Jesús:

 

Porque ustedes tienen tan poca fe —les respondió—. Les aseguro que si tienen fe tan pequeña como un grano de mostaza, podrán decirle a esta montaña: “Trasládate de aquí para allá”, y se trasladará. Para ustedes nada será imposible.

Mateo 17:20

 

Algunos imaginan que necesitan una montaña de fe para mover un grano de mostaza; suponen, erróneamente, que la fe de Moisés,  de Eliseo,  de Elías, o de Pablo eran enormes; pero Jesús dice que un grano de fe basta para realizar lo imposible. Cada uno de nosotros suele tener una montaña al frente, un obstáculo al parecer insalvable: hay montañas sentimentales, montañas de dinero, montañas de enfermedad, etc. Todos enfrentamos alguna montaña; y, por eso, yo te pido que, ahora mismo,  cierres tus ojos y pienses en la  tuya. Tú sabes qué es: si es una enfermedad, un sentimiento, un problema económico, sin importar lo que sea tu montaña, intenta una breve oración de poder para removerla. Solamente piensa esto: para conseguir algo por medio de la fe, debemos acercarnos a Dios pensando dos cosas: Dios es y Dios puede. Eso dice la epístola a los Hebreos en forma muy precisa.

 

Pues bien, si tú crees que Dios es y Dios puede, utiliza ese pequeño grano de mostaza, y ora así: “Amado Padre Celestial, yo me acerco a ti creyendo que tú eres y que tú puedes todo. Tengo al frente esta montaña que no me deja caminar, que me obstaculiza, que me impide ser feliz y tener éxito. Tomo la autoridad entregada por tu hijo Jesucristo a todos los creyentes y,  bajo el poder del Espíritu Santo, le hablo a mi montaña, y le digo: Quítate de enfrente, no me estorbes más, arrójate al mar, ahora mismo, para siempre, en el nombre de Jesucristo, amén”.

 

Ese ejercicio, por sí solo, tal vez  no produzca un efecto  inmediato. Dios me libre de inducirlos a un mecanicismo supersticioso y mágico, al estilo de la llamada “súper fe”, que está en  boga entre evangélicos marginales. Y entonces, ¿para qué practicar tal oración? Para crear en nosotros mismos, al contactar al Padre Celestial, un ambiente psicológico adecuado hacia la solución del problema. Eso es legítimo; pero, además, no creas que el Padre se hará el sordo ante este tipo de oraciones, de las cuales están llenas las páginas de la Biblia. Solo pruébalo y pronto te sorprenderás -como a mí me ha ocurrido- del enorme poder que tiene una técnica así de simple.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Fruto Eterno, página 192-194)

Read More

La otra cara de América | Actualismo creativo P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Lo prioritario, pues, no es echar cábalas para tratar de adivinar a qué hora, con cuantos minutos, de qué día, de qué año volverá Nuestro Señor, puesto que El mismo nos advirtió que es imposible para nosotros fijar tal agenda con precisión.  Deberíamos, más bien, ocuparnos laboriosamente en salirle al paso a los nuevos peligros que acechan en la posmodernidad, cuando el cristianismo es presentado como un fósil religioso que debe sustituirse.

 

Si cada denominación se bajara de su pequeña torre particular y todas subieran a la atalaya del profeta Ezequiel a otear el horizonte cargado de nubes y presagios inquietantes, volvería a escucharse la antigua voz que clama su advertencia.  Nunca olvidemos que las iglesias son solo agencias de salvación abiertas al público por Jesucristo según las necesidades del ‘consumidor’ y que cuando éste se hastía de ofertas raras y pide otro almacén para suplir sus necesidades, el Fundador en persona cierra la agencia inservible y abre otra, con técnicas de mercado actuales y osadas capaces de de captar nuevas clientelas.

 

Excusada la terminología comercial, tal vez adecuada para la mentalidad mercantilista de nuestro tiempo, es hora de reflexionar si acaso la Iglesia Evangélica no es una agencia atiborrada de artículos en desuso, o del todo inservibles, que no atrae compradores ni siquiera si les ofrece rebajas y estímulos especiales.

 

¿Lenguaje crudo?  Sin duda, pero indispensable. Con amorosa franqueza, en esta hora crucial de la iglesia, el que perciba contratiempos inminentes debe alzar su voz.  La torre de Ezequiel es para velar en el muro de la ciudad, desde donde él vocifera sus admoniciones

 

A ti, hijo de hombre, te he puesto por centinela del pueblo de Israel.  Por lo tanto, oirás la palabra de mi boca, y advertirás de mi parte al pueblo.  Cuando yo le diga al malvado: “¡Vas a morir!”, si tú no le adviertes que cambie su mala conducta, el malvado morirá, por su pecado, pero a ti te pediré cuentas de su sangre.  En cambio, si le adviertes al malvado que cambie su mala conducta, y no lo hace, él morirá por su pecado pero tú habrás salvado tu vida.

Ezequiel 33: 7-9

 

El  Espíritu Santo está en el asunto, dejemos soplar su viento y que él transporte la semilla de su nueva revelación, dentro de la cual, la iglesia de habla hispana jugará un papel preponderante.  Gracias a Dios por ese designio que enriquecerá el patrimonio secular del Cristianismo.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, página 207-208)

Read More

La otra cara de América | Actualismo creativo

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Si aterrizáramos en la situación actual, estaríamos menos preocupados por averiguar si ya nació el anticristo, cual es su nacionalidad, cuántos años tiene hoy, en qué escuela aprende a leer y escribir, o si ya se graduó de Ph.D, mucho más nos detendríamos en otras cosas realmente importantes;  por ejemplo, el crecimiento de la fe islámica entre hispanoamericanos.  Para citar un caso concreto, en Panamá los fieles de Alá y Mahoma su profeta son iguales en número a los cristianos evangélicos.  En los propios Estados Unidos los medios de comunicación, tanto hispanos como anglos, destacaron ampliamente el caso de inmigrantes ecuatorianos, venezolanos y de otras procedencias que han abrazado la fe mahometana.

 

Curiosamente Panamá fue el refugio del sha de Irán Resza Pahlevi, a quien la revolución de Ayatola Khomeini obligó al exilio hasta el final de sus días.  Cuando él hizo presencia en la tierra de Balboa, estudiantes izquierdistas protestaron airadamente, exhibiendo pancartas de respaldo al régimen integrista iraní, como si Marx no hubiera dicho, razonablemente, que ‘la religión es el opio del pueblo’.

 

Nadie discute que el sha cometió excesos durante su mandato, incluso baños de sangre inocente, para perpetuarse en el trono.  Torturas, prisioneros políticos y otras violaciones empañaron las cosas positivas que este monarca había realizado por su pueblo.  Nadie podría desconocer, con un mínimo de objetividad, su reforma agraria que entregó las tierras de la corona a los campesinos, o sus leyes que quitaron el velo (chador, dicen en lengua parsi) a las mujeres, en  Irán bellísimas, empezando por la emperatriz Farah Diba y su antecesora Soraya.

 

Fue el sha quien, además, proclamó allí la libertad religiosa, prohibió la poligamia, abolió leyes como las que ordenaban cortar las manos a los ladrones, creó la Universidad de Teherán y dio muchos otros aportes no menores a la civilización de un pueblo legendario que tuvo en la antigüedad, especialmente bajo los Daríos, un auge extraordinario del cual dan fe hasta las mismas Sagradas Escrituras.

 

Hay un Islam ilustrado con el cual se puede tener tolerancia en la distancia, e incluso intentar diálogos no ecuménicos sino informativos.  En mi país,  por ejemplo, yo he participado en encuentros de nivel intelectual, como el realizado en 1995 en la Universidad Javeriana, regentada por la Compañía de Jesús, donde pude compartir mi fe con respeto y valor en medio de un rabino ortodoxo, un sacerdote católico–romano y un imán islámico.  Esa reunión fue aplaudida por quienes la conocieron a través de los medios de comunicación y, por cierto, el cristianismo genuino salió boyante, como siempre sucede cuando atendemos la voz del apóstol:

 

Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes.  Pero háganlo con gentileza y respeto, manteniendo la conciencia limpia, para que los que hablan mal de la buena conducta de ustedes en Cristo, se avergüencen de sus calumnias

1 Pedro 3: 15b–16a

 

Obsérvese cómo Pedro recomienda que nos preparemos adecuadamente para responder con respeto, gentileza y limpia conciencia ante cualquiera que  indague sobre lo que creemos y vivimos.  En la América Latina los evangélicos no hacen presencia en claustros educativos, donde los islámicos, por contraste, se presentan con el pretexto cultural e informativo y conquistan a no pocos niños y jóvenes pertenecientes a familias de tradiciones cristianas para el ejército de Mahoma.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, página 205-206)

Read More

La otra cara de América | La nueva guerra P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Se sabe que existen laboratorios dedicados a la producción de ántrax, tularemia y fiebre amarilla. Sin pasar por alto que la peor epidemia se origina en la mezcla letal de terrorismo y narcotráfico y que la guerra más destructiva se llama drogadicción, no se olvide que armas tóxicas y biológicas pueden estar listas para usarse en cualquier momento, ya que el avance científico y tecnológico no solo beneficia a los buenos sino sirve también para los fines de los malvados.  Sin embargo, conviene recordar que, a través de la historia, desde cuando se escribió el Apocalipsis, ha habido varias manifestaciones que parecieron indicar el arribo de los ángeles portadores de la ira divina para el tiempo final.

 

En cada época los escatólogos atribuyeron la llegada de pestes, plagas y guerras al cumplimiento de las profecías.  El cólera, la peste negra, la peste bubónica, el pián, la viruela, la tuberculosis, la sífilis, el moderno sida y, en general las epidemias han sido recibidas como portadoras del castigo profetizado; pero el tiempo ha seguido su marcha; la eternidad como un abismo se ha tragado milenios, siglos, años, meses, semanas, días, minutos y segundos; y hoy nosotros estamos aquí, atónitos ante lo que nos rodea, invadidos de santo pavor.

 

En momentos como éste convendría volver a lo que siempre enseñaron los sabios hombres de Dios: vivir como si el Señor viniera hoy mismo, prepararnos como si tarda en venir.  Lo único que tenemos absolutamente seguro es que no sabemos ni el día ni la hora.  Con profundo respeto por quienes piensan de otra manera, mi escatología es muy sencilla: como quiera que pasen las cosas, a la luz de las Escrituras no puedo ser tribulacionista, ni siquiera semitribulacionista.  Por lo tanto, todas las mañanas al levantarme, abro la persiana de mi habitación con la esperanza de que el Señor venga ese mismo día.

 

Cuando vivimos amparados por la esperanza bienaventurada, cuando amamos la venida de Cristo en vez de temerla, nuestra vida adquiere contenido. Que el Señor me encuentre atareado en sus cosas hoy.  Hoy es el único día real y viable.  Hoy, con sus dificultades y éxitos.  Hoy, con mi seguridad de salvación.  Hoy en Cristo.  No es ilegítimo, ni pecaminoso, especular un poco sobre las cosas que pasan, pero es malo hacerlo bajo obsesión y, sobre todo, peligroso convertir las especulaciones en dogmas.  Ya hemos tenido suficiente desencantos.  No agreguemos uno más ahora.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, página 204-205)

Read More

La otra cara de América | La nueva guerra

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

De otro lado, para entrar a un terreno escabroso, es indudable que tragedias como la tantas veces comentada en este libro lucen un tinte apocalíptico cuyas implicaciones no pueden soslayarse.  Durante el siglo XX la iglesia cristiana evangélica observó este asunto a través del lente dispensacionalista.  La influencia de Ciro Scofield en América Latina fue inmensa, debido especialmente a la Misión Centroamericana que tuvo en él a su principal motor.  Pero, más que al propio Scofield, es a sus intérpretes a quienes debemos el actual marco teórico de la escatología.

 

El fracaso de todos los vaticinios que se habían dado sobre el año dos mil ha traído nuevas realidades a la iglesia.  Atrás quedaron todas las señales mal leídas y los arbitrarios o caprichosos enfoques de no pocas Casandras cristianas.  Pero ahora, con la posibilidad de la guerra bacteriológica, las cosas parecen retomar un curso catastrófico. ¿Traerá el bombardeo químico y biológico las plagas de Apocalipsis? La primera consideración a tomar en cuenta nos dice que tal tipo de guerra no es nueva, solo que sus medios de producción se han sofisticado.

 

El sulfuro con brea era empleado ya por los viejos espartanos para producir gas dióxido-sulfuroso.  En Bizancio la soldadesca usaba contra sus enemigos un raro compuesto que, al ser incinerado, evacuaba humos altamente tóxicos.  Griegos y romanos fueron expertos en contaminar con productos venenosos de origen químico los pozos del enemigo.  Sin ir demasiado lejos en el tiempo, es bien conocida la acción de los ingleses en la India, al repartir entre la población local cobijas contaminadas con viruela.  Franceses y alemanes se intercambiaron bombas de gases lacrimógenos durante la I Guerra Mundial.  Bélgica fue víctima de un bombardeo alemán con cloro en 1915.  Los propios alemanes desarrollaron otros ingeniosos productos para la guerra química: los gases fosgeno y mostaza.

 

Para salirle al paso a este problema, la Liga de las Naciones adoptó el llamado Protocolo de Ginebra que prohibió en forma terminante, después de la primera guerra, el uso de armas de este tipo; pero ya en 1936 a 37, los italianos no tuvieron reatos de conciencia para efectuar la primera violación de tal norma al usar el gas mostaza contra los etíopes.  El primer gas nervioso conocido en la historia fue producido por los alemanes en 1936: el tabún; luego perfeccionaron el sarín tan lejos como en 1939.

 

Todavía se recuerda en Estados Unidos el accidente de la planta de producción de gases nerviosos en Dugway que envenenó a más de seis mil ovejas.  El agente naranja, conocido herbicida, se desarrolló para defoliación de cosechas y, por extensión, como arma química.  En 1983 la propia ONU detectó que Irán ya usaba armas químicas en su guerra con el vecino Irán.  El mismo país empleó gases venenosos contra la población de la etnia kurda.

 

El peligro mayor, con todo, es la guerra propiamente biológica a la cual cualquier persona puede estar expuesta sin saberlo y sin poder evitarlo.  Sus características les permiten a los terroristas actuar sigilosamente, huir sin dejar huella y matar a muchas personas.  Por eso, fueron explicables las alarmas que sonaron por todo el mundo con motivo de la irrupción del ántrax.  Este, sin embargo, es una enfermedad bastante conocida es países del tercer mundo y tan antiguo como las primeras narraciones bíblicas en las cuales se le da el nombre, todavía usual en América Latina, de carbunco.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, página 202-203)

Read More

La otra cara de América | Antiyanquismo P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Vino luego el marxismo con su idea, no del todo ecuánime, de que los países pobres son pobres porque los ricos los explotan, y los ricos son ricos con la plata de los pobres.  Al ponerse de moda el comunismo como reacción ante el capitalismo, no hubo prácticamente un solo líder regional de cualquier actividad (las letras, el arte, la religión, la docencia, la política) que no se afiliara en el llamado antiimperialismo, que ha llegado a extremos violentos.  Recientemente, con motivo de los tristes sucesos del 11 de septiembre, el escritor colombiano Plinio Apuleyo Mendoza comentaba:

 

Odiar a los Estados Unidos porque es un país rico y poderoso y atribuirle todos los males, desde nuestra pobreza hasta el debilitamiento de la capa de ozono, es ciertamente una estupidez, pero una estupidez difundida en el mundo, pues va desde los populistas y los revolucionarios latinoamericanos hasta la izquierda radical o la extrema derecha de Europa, para no hablar de los integristas musulmanes.

 

Hay, pues, un viejo prejuicio antiamericano, que se extiende al terreno de las misiones evangélicas; para muchas mentes primarias, aquellas son solamente agencias del expansionismo yanqui.  Es necesario reconocer que ha habido alguna injerencia política de misioneros no dedicados a su verdadera tarea, pero tal afirmación generalizada es una exageración monda y lironda, porque las iglesias evangélicas en América Latina han estado siempre al lado de los pobres, solucionándoles sus problemas de la mejor manera posible, y ha sido más bien el catolicismo romano el que oficialmente ha apoyado al norte. Por eso fueron debidamente desvinculados de sus toldas los teólogos de la liberación.

 

Ahora, con algo de tardanza, dadas las nuevas circunstancias en que se mueve la IV Guerra Mundial, las cosas empiezan a cambiar.  El comentarista cubano Carlos Alberto Montaner ha dicho bien:

 

Políticamente era más rentable callar o sumarse a la demagogia antiamericana que explicar, pacientemente, que  a lo largo de la historia no ha existido una potencia más benigna con el resto del planeta o más generosa y abierta con los millones de extranjeros que allí han ido a buscar refugio tras escapar de sus particulares pesadillas.  Supongo, en fin, que ahora, muy tardíamente, habrá que comenzar a desmontar el antiyanquismo.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, página 201-202)

Read More

En busca del arquetipo | Integralismo

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Objetivamente hablando, uno no está de acuerdo en todo con todos los pensadores cristianos de todas las épocas, exceptuando a quienes redactaron las Sagradas Escrituras; pero hay doctrinas esencialistas de cada autor que nos identifican con él:

 

* Lutero, la justificación por la fe.

* Calvino, la soberanía de Dios.            

* Armiño, la libertad humana.

* Wesley, la santidad de la conducta.

*Simpson, la inerrancia bíblica.

* Moody, el poder del Espíritu Santo.

* Scofield, la planificación divina.

 

En este orden de ideas, el esencialismo de la teología moderna y la neo-ortodoxia debe ser redescubierto.  Hay en verdad muchas ideas descabelladas en textos producidos tal vez apresuradamente para enfrentar problemas coyunturales, pero un pescador atento y minucioso hallará preciosas perlas en ostras liberales.  Por ejemplo:

 

* El Absolutamente Otro, la definición de Karl Barth para Dios, resume bien el vitalismo espiritual, según nosotros lo entendemos.

* La Teología Sistemática, de Paul Tillich, es un método idóneo para el actualismo teológico que hemos propuesto.

* La fe útil para todo y la razón supeditada a ella, de Emil Brunner, no es otra cosa que el solucionismo bíblico tal y como en este libro lo entendemos.

 

Las anteriores observaciones no nos liberalizan teológicamente, pues seguimos buscando con diligencia una teología integral.  En ella, lo relativo no debe absolutizarse, ni lo absoluto relativizarse.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 221-222)

Read More