CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Darío Silva-Silva

VI-JUN-05

La Soledad Compartida

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

LA COMPAÑÍA

A veces se pasa por alto una verdad incuestionable: lo primero que Dios decide respecto al hombre no es que se reproduzca, sino que tenga compañía. El texto sagrado no deja dudas al respecto:

 

“Luego Dios el Señor dijo: No es bueno que el hombre esté solo” (Génesis 2:l8a).

 

De donde se desprende que el matrimonio, en el plan de Dios es, antes que nada, un pacto de compañía, un remedio contra la soledad. En la pareja humana se hace posible la “soledad compartida”, de que habló el poeta checo Ranier María Rilke, un ideal que se cumple cuando “dos soledades mutuamente se limitan, se toleran y se reverencian”.

 

El matrimonio no es un simple dormir juntos; es, sobre todo, soñar y despertar juntos, desayunar juntos, reír y llorar juntos, juntos disfrutar la prosperidad y soportar la estrechez; y, de vez en cuando, inevitablemente, reñir y reconciliarse. ¿No hacemos lo mismo, a cada paso, con el propio Dios?

 

LA AYUDA

Si fuésemos lógicos en la lectura bíblica, veríamos que la segunda intención clara de Dios es que el hombre tenga alguien que le ayude, una colaboradora eficiente, en la administración de los bienes que se le han encomendado.

 

“Voy a hacerle una ayuda adecuada” (Génesis 2:18b).

 

Dicho en términos de hoy, el matrimonio es una sociedad limitada en la cual el hombre,  representante legal del Gran Empresario Universal, marcha hombro a hombro con su socia, la mujer, en el ejercicio de la mayordomía sobre los recursos, las finanzas y las posesiones puestos a su disposición generosamente por el Dueño de todo y de todos. Es deplorable que la idolatría del dinero haya llegado al extremo de que, en los Estados Unidos de América, los contrayentes firmen, antes de realizar las bodas, el llamado “contrato prenupcial”, en cuyas cláusulas se especifican con pelos y señales los bienes materiales para que quede claro qué es lo tuyo, y qué es lo mío, como si naturalmente todo no fuese lo nuestro.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Sexo en la Biblia, páginas 209-211)

Read More
VI-JUN-04

La Soledad Compartida

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El acto por medio del cual se entregan el uno al otro un hombre y una mujer es la expresión del  impulso de unidad que guía las acciones humanas. Nadie puede vivir solo; por eso el cristianismo es colectivista, no individualista,  se muestra adverso a la “yoidad”, reemplaza toda forma de exaltación del ego: egocentrismo, egoísmo, egolatría, narcisismo por el esfuerzo heroico de amar al prójimo como al propio ego. Somos miembros los unos de los otros, ovejas de un rebaño con Jesucristo como pastor. En tal orden de ideas, Adán separado de Eva y Eva separada de Adán se fusionan en el supremo acto de unión del hombre y la mujer, que es entregarse el uno al otro para integrarse, para descubrirse (conocerse, dice la Biblia) en el cónyuge, que es como descubrir al hombre, o que es propiamente conocer al hombre.

 

El sexo, pues, ha sido creado por Dios  y es un vehículo de realización a través del cual se nos manda a procrear, deleitarnos con nuestra pareja y guardar la pureza personal. La espiritualización radical termina cuando el enamorado experimenta el complejo de Otelo y  siente celos o los provoca, o cuando sus sentidos –vista, oído, olfato, gusto y tacto- le gritan que no se acostará con un espíritu. Los espíritus no se acuestan, pero generan el sentimiento que hace al alma desear y al cuerpo poseer. Un joven de semblante preocupado me abordó para comentarme que, por un servicio de consejería cristiana a través de Internet, se le había dicho que era pecado desear a la novia. Mi comentario fue sencillo: -Hay tres verbos que tú debes conjugarle a tu chica: Te amo, te necesito, te deseo, en ese orden; si falta uno de los tres, estás en graves problemas. Si no desearas a tu novia serías un anormal; canaliza tu natural deseo hacia la meta del matrimonio. Exigirle a un muchacho que no sienta apetito sexual, más que una tontería o una crueldad, es un esperpento.

 

El único parámetro dispuesto por Dios para que el ejercicio del sexo tenga su aprobación es el matrimonio, en el cual son identificables, entre muchas, seis bendiciones: compañía, ayuda, procreación, pureza, deleite y unidad espiritual. El adulterio vuelve añicos ese prisma. El caso del rey David y Betsabé, expuesto a lo largo de 2 Samuel 11 y 12, es bien significativo. Luego de asesinar a Urías por medios indirectos, y pagar con la muerte del hijo de la unión aborrecible su pecado, David y Betsabé se arrepintieron (Salmo 51) y fueron perdonados y bendecidos por Dios con el nacimiento de Salomón. En algunos grupos eclesiásticos de hoy estos antepasados directos de Jesús serían escarnecidos, vejados, tratados con inclemencia y hasta expurgados del Cuerpo. Inexplicablemente algunos dan prelación a la justicia sobre la misericordia y terminan prefiriendo el adulterio al divorcio.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Sexo en la Biblia, páginas 208-209)

Read More
VI-JUN-03

La Soledad Compartida

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Ningún factor humano ha sufrido tantas distorsiones religiosas como el erotismo, su función y desarrollo, por ser precisamente el vehículo del amor que tiene chispa espiritual, fuerza motriz síquica y explosión corporal. La reivindicación del erotismo será posible si se comprende que el espíritu por si solo no puede expresar amor, el alma por si sola percibe el amor pero no lo concreta, el cuerpo por si solo únicamente animaliza el amor. El ser humano integral ama en su espíritu, siente el amor en  su alma y lo expresa en su cuerpo. La disgregación de los elementos constitutivos del hombre trino y uno –espíritu, alma y cuerpo- hace de él un amador incompleto y, por lo tanto, insatisfecho y acongojado, de quien Albert Samain ha dicho que, más allá del orgasmo, “el hombre es un animal triste”.

 

En la frontera modernidad-posmodernidad, Erich Fromm es a la psicología lo que Paul Tillich es a la teología. En su Arte de Amar, el pensador judeo-alemán habla de lo que llama “separatidad”, que es la vida conciente de sí misma en sí misma. El hombre está dotado de razón y, por lo tanto, se sabe y se siente a si mismo como un ser separado que necesita integración y unidad con Dios y con sus semejantes.

 

Esa conciencia de sí mismo como una entidad separada, la conciencia de su breve lapso de vida, del hecho de que nace sin que intervenga su voluntad, de que morirá antes que los que ama, o estos antes que él, la conciencia de su soledad y “separatidad”, de su desvalidez frente a las fuerzas de la naturaleza y de la sociedad, todo ello hace de su existencia separada y desunida una insoportable prisión. Se volvería loco  si no pudiera liberarse de su prisión y extender la mano para unirse en una u otra forma con los demás hombres, con el mundo exterior”

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Sexo en la Biblia, páginas 206-207)

Read More
VI-JUN-02

La Soledad Compartida

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

“Amar no es mirarse uno a otro; es mirar juntos en la misma dirección” – Saint-Exupéry

 

Entendido el hombre como una tricotomía –espíritu, alma y cuerpo- se percibe que el catolicismo romano es una religión del alma, por el alma y para el alma; en tanto la llamada iglesia evangélica quiere organizar una religión del espíritu, por el espíritu y para el espíritu. El primer sistema, al enfatizar lo psíquico, es más bien mental y se inclina al humanismo; el segundo, al resaltar lo espiritual, ha pasado por alto que el hombre es también un  ser anímico y, por lo mismo, sentimental, sensible y sensitivo, con necesidades psicológicas y fisiológicas muy concretas. La antropología católica y la evangélica por igual rebajaron así al cuerpo humano a algo indigno, un intruso o un estorbo en la persona ideal, despojándolo de la importancia que le es propia. Convendría a los dos bandos recapacitar en la portentosa precisión de Justino Mártir:

 

“El cuerpo es la casa del alma,

el alma es la casa del espíritu”.

 

Los tres componentes del ser humano no deben disociarse, forman un todo integral: el espíritu trasciende; el alma comprende (mente), aprehende (emociones) y distiende (voluntad); el cuerpo, por su parte, tiende, enciende y suspende el impulso interior. Valdría la pena preguntarse qué es más torpe: una religión del alma o una religión sin alma. La iglesia es un  edificio construido de piedras vivas, lo cual significa seres espiritual-psíquico-somáticos en plenitud de actividad. Muchos grupos eclesiásticos no son espacios para la libertad sino reductos de la prohibición: prohibido reír, prohibido jugar, prohibido enamorarse, prohibido divertirse, prohibido sentir. ¡La crucifixión del alma! No hay redención sin Getsemaní, es cierto; pero no hay cristianismo sin resurrección. El Gólgota es un gran accidente, necesario e inevitable; pero en la tumba vacía por la resurrección se ha ahogado para siempre el gemido existencial de Adán.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Sexo en la Biblia, páginas 205-206)

Read More
VI-JUN-01

El Rompecabezas de las Sectas | El Camino

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El hombre actual está perplejo.  Varado en el epicentro de una encrucijada, rodeado de vendedores ambulantes de baratijas espirituales.  Tiene muchas preguntas sin respuesta y muchas respuestas sin pregunta.  A partir del doctor Einstein muchos confundieron relatividad con relativismo.  Nada es absolutamente absoluto.  Todo es relativamente relativo.  Se desdibujaron los perfiles acusados y nítidos.  El bien y el mal.  La virtud y el pecado.  La verdad y la mentira.  El varón y la mujer.  Lo alto y lo bajo.  La luz y las tinieblas. El cielo y el infierno.  Dios y Satanás.  Nada es relativamente absoluto, pues todo es absolutamente relativo. Un humorista definió el relativismo con esta frase relativa: ‘Nada está bien ni mal, sino todo lo contrario’.  Cada uno, a partir de sí mismo, busca su propio camino de ida y regreso.

 

Seis mil millones de soledades andan sobre la faz redonda del planeta, a tientas y a locas, buscando cada uno su camino particular, sin teodolito ni cordel.  Todo ha fracasado,  hasta la ciencia y la religión.  El hombre del siglo XXI tocó techo, alcanzó su ‘curva de Peter’, su nivel de incompetencia.  Ni siquiera hay eso que en los viejos tiempos llamaban esperanza.  Nada es nada, ya que todo es todo.

 

Hace dos y medio milenios, Judá, un pueblo de dura cerviz, vivió una coyuntura similar, y Dios le envió a sus más grandes profetas para amonestarlos de su parte, pero entonces, como ahora, se hizo caso omiso a la reprensión.  A causa de su sordera espiritual, los judíos fueron deportados a Babilonia y esclavizados por largos decenios.  Detenidos en nuestros atajos actuales, los humanos hemos de preguntar por el buen camino, y andar por El, para hallar descanso.  Pero observamos muchos atajos, variadas sendas, ofertas espirituales a granel.

 

El sabio de los sabios, Salomón, acuñó este proverbio:

Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte.

Proverbios 14:12

 

Un descendiente suyo, que misteriosamente era Dios mismo, Jesucristo de Nazaret, habló largamente con amigos íntimos horas antes de su encarcelamiento, juicio y pena capital.  Un racionalista que lo acompañaba, Tomas el Dídimo, dialogó con él, angustiado:

 

Dijo entonces Tomás:

—Señor, no sabemos a dónde vas, así que ¿cómo podemos conocer el camino?

—Yo soy el camino,  la verdad y la vida – le contestó Jesús —. Nadie llega al Padre sino por mí

Juan 14: 5-6

 

Al día siguiente, desde los balcones de la procuraduría imperial, Poncio Pilato fue el eco automático del inconsciente colectivo al lanzar la pregunta que todos hemos de contestar tarde o temprano: — ¿Qué haré de Jesús, llamado el Cristo? Un poco después de aquella escena, al ser izado en la cruz sobre la cima del mundo, el Divino Reo se convirtió en el puente de comunicación entre Dios y los hombres, uniendo la tierra y el cielo por sobre el horrendo abismo de la muerte y el pecado.  Finalmente, sus labios exánimes compendiaron en dos simples palabras la eternidad: Consumatum est. Todo lo he hecho, todo lo he cumplido, todo lo he terminado, todo lo he completado.

Señor Jesús: ¿Qué nos queda por hacer si ya lo hiciste todo por nosotros? Solo contestar afirmativamente tu pregunta: Pedro, ¿ me amas?

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, páginas 142-144)

Read More
VI-2017-05-04

El Rompecabezas de las Sectas | La Iglesia Local

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Al margen de lo anterior, las religiones monoteístas son fuertes en Estados Unidos y es claro que el cristianismo en sus tres ramas: católicos, ortodoxos y protestantes, son la inmensa mayoría de la nación. En este libro se dice protestantes como una designación genérica que incluye todo lo que se conoce como la Iglesia Cristiana Evangélica, además de las denominaciones históricas. Al fin y al cabo, la primera iglesia protestante fue precisamente la de Martín Lutero y se llamó Iglesia Evangélica de Alemania. El protestantismo, por cierto, es la mayoría de la mayoría. Por otro lado, el judaísmo en sus distintas ramificaciones; tanto los asquenazitas, procedentes de Alemania, Polonia y Rusia en forma mayoritaria, como los sefarditas, oriundos del Mediterráneo, han tenido mucho éxito en tierras del Tío Sam, donde siguen practicando sus tradicionales y variados ritos: hasidim, ortodoxos, reformados, conservadores, reconstruccionistas y hasta judíos humanistas y secularistas, que nos dan ejemplo de unidad en lo fundamental, aun cuando mantienen sus diferencias litúrgicas y culturales.

 

El Islam cuenta también con asentamientos sólidos en Norteamérica, aunque no han prosperado tanto como en la Europa Occidental, especialmente Francia, donde ya sus fieles son más de cuatro millones. Es importante destacar cómo las autoridades norteamericanas protegen a los islámicos contra brotes de sectarismo que los rodean hoy en día, como una reacción primaria por el doloroso impacto septembrino.  Es evidente que Estados Unidos, a través de sus autoridades legítimas, sabe diferenciar un musulmán pacifista de un vulgar terrorista. La libertad de cultos se refugia bajo un paraguas constitucional y legal, garantía de que el pluralismo no podrá ser erradicado. Dios sostenga por siempre este lugar bendito donde todos podemos practicar y promulgar lo que creemos en ambiente de paz de armonía, y nos libre de alguna forma de gobierno talibán en occidente.

 

Fue la Reforma Protestante, sin lugar a dudas, la que engendró la democracia. Para Estados Unidos, por esa razón, la esencia misma de su formación nacional reposa sobre esos dos grandes fundamentos: cristianismo y democracia. A la larga, no existe lo uno sin lo otro.  Por eso, el agudo autor de la teoría que estuvo en boga a finales del pasado siglo sobre el fin de la historia, Francis Fukuyama, justamente un japonés americano, afirmó palmariamente:

 

El  principio del reconocimiento universal tuvo su origen en la doctrina cristiana de la igualdad de todos los seres humanos ante Dios, lo cual explica el alto grado de correlación entre la democracia estable y la cultura cristiana en el mundo de hoy.

 

La democracia moriría en una sociedad poscristiana, como la que algunos pretenden. Si hubiera poscristianismo hubiera democracia. Hubo precristianismo a.C.; hay cristianismo d.C.; pero el poscristianismo es una imposibilidad. Por cuanto Cristo vive para siempre y quienes creen en él forman su cuerpo, si ese cuerpo muriera Cristo mismo moriría. Solo habría poscristianismo si hubiera poshumanidad.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, páginas 141-142)

Read More
VI-2017-05-03

El Rompecabezas de las Sectas | La Iglesia Local

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Es muy triste reconocer que la Iglesia Local tuvo su origen en una rebelión espiritual contra el piadoso pastor chino Watchman Nee, cuyos libros siguen siendo bestsellers y el propio autor justamente admirado entre evangélicos.  El Pequeño Rebaño de Nee surgió por el deseo explicable de crear una iglesia autóctona que respondiera a las necesidades de la sociedad amarilla y se emancipara de la cultura misionera norteamericana.

Andando el tiempo, un inescrupuloso individuo llamado Witness Lee, tomó algunas ideas de su antiguo pastor y, trasladado a Norteamérica, fundó la secta conocida como Iglesia Local, a base de retorcidas interpretaciones de la Biblia y de las prédicas del pastor Nee.  Aparte de promover la utopía de una sola congregación por cada ciudad, la Iglesia Local ha mezclado elementos del cristianismo con prácticas orientales, como el mantra, para anular y masificar a sus adeptos.

 

La descripción de estos movimientos espirituales solo tiene por objeto alertar a los lectores sobre el subterráneo mover de ideas perturbadoras que en cualquier momento pueden salir a flote y sorprender tanto a los ingenuos como a cristianos desavisados, sobre todo aquellos que se dejan llevar fácilmente por las novedades.  Insistir sobre la ortodoxia cristiana – lo que hemos creído todos en todo lugar y en todo tiempo – es un ejercicio protector en coyunturas tan difíciles como las actuales.

 

Así ya no seremos niños, zarandeados por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de enseñanza y por la astucia y los artificios de quienes emplean artimañas engañosas.

Efesios 4:14

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, páginas 140-141)

Read More
VI-2017-05-02

El Rompecabezas de las Sectas | Oriente en Occidente

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

MEDITACIÓN TRASCENDENTAL. Su fundador es el Maharishi Mahesh Yogi, que traduce ‘gran sabio practicante del yoga’. Angustiado de ser en la India uno del montón (allí abundan fakires, yogis, gurúes y swamis), emigró a Occidente para usufructuarse de la curiosidad por lo exótico propia de sus habitantes. Fundó en Londres una técnica sicológica y terapéutica de desarrollo de la personalidad, alejada de cualquier concepto de religiosidad’. Pero el yoga es exactamente, gimnasia religiosa, por medio de la cual se abren las ventanas de la siquis hacia el mundo extrasensorial donde los demonios trabajan a sus anchas.

La descripción esquemática de estos movimientos espirituales no pretenden decir la última palabra sobre ellos. Hay libros que tratan el tema en profundidad; éste no lo hace, se limita a esbozar el fenómeno en medio de los flujos y reflujos de la marea espiritual que se perciben en la hora presente. El autor se ha limitado a resumir aquellas sectas que contienen el mayor número de elementos característicos del nuevo tipo de oferta que llega desde las tinieblas a la mente y el corazón del hombre aterrorizado y decepcionado de las religiones clásicas. No debe olvidarse que Estados Unidos en su diversidad incontrolable ha vivido catástrofes derivadas del fanatismo religioso que no se pueden esconder: las cacerías de brujas en Salén por los puritanos pretendía servirle a Dios matando a mujeres no siempre endemoniadas sino, más bien, esquizofrénicas.

El guyanismo es una tendencia que no desaparece totalmente. Deriva del seudopastor Jim Jones, quien ordenó el suicidio de sus adeptos en Guyana, después de haber mostrado comportamientos obscenos. No solo sostenía relaciones sexuales con mujeres, sino se esforzaba por buscar parejas masculinas que no mostraran las más mínimas tendencias homosexuales.
El mansonismo tampoco murió con su fundador el líder hippie Charles Manson, de prácticas satánicas. Este hombre, junto con sus seguidores, cometió asesinatos rituales, entre ellos, el de la actriz Sharon Tate, esposa del director Roman Polanski.

Este movimiento supervive en colonias de delincuentes juveniles en varios países. Hoy la opinión pública se conmueve con el caso del llamado clan Trevi-Andrade, en cuyo seno, al parecer, sucedieron cosas que son objeto de investigación judicial. Y, en medio de todo ello, se detectan grupos cristianoides, manejados propiamente por lobos con pieles de ovejas.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, páginas 138-140)

Read More
VI-2017-05-01

El Rompecabezas de las Sectas | Oriente en Occidente

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

TAOÍSMO. Con algunas similitudes a la fronda hinduista, ostenta cierta originalidad que facilita la sincresis. Tao significa camino y su doctrina predica que cada hombre debe buscarse él propio, valiéndose de sus medios particulares de percepción y conocimiento. Existen tantos taos como personas, tantas religiones como creyentes.

HARE KHRISNA. Grupo fundado por Swami Prabhupada, que no se diferencia mayormente de las otras sectas hinduistas. Sus miembros lucen trajes de color azafrán, cabezas rapadas pero con una simpática coleta, son vegetarianos y venden velitas de incienso en las esquinas de las ciudades. Como todos los hinduistas son indolentes ante la angustia ajena, porque no pueden interferir el karma.

MISIÓN DE LA LUZ DIVINA. Dirigida por el famoso Maharaha Ji, un hombrecillo más ancho que alto, pues mide apenas 1.32 metros de altura y pesa más de 90 kilos. Es un alcohólico empedernido y sufre frecuentes depresiones. Su revista ‘Y es divino’ publicó estas palabras asombrosas:

Queridos hijos de Dios, ¿por qué lloráis? ¿No habéis aprendido la lección que vuestro Maestro os enseñó? El Maestro perfecto no muere nunca. Maharaha Ji está aquí, entre vosotros. Reconocedle, obedecedle, adoradle.

NUEVA ACRÓPOLIS. Se promueve como una escuela de filosofía clásica que enseña varios sistemas: indio, tibetano, egipcio, griego, precolombino, etc. Sus cursos se basan, sobre todo, en temas paranormales. No se le conocen prácticas delictivas, pero sus erudiciones conducen claramente al esoterismo, el ateísmo o el agnosticismo, según el caso.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, páginas 138)

Read More
VI-2017-04-04

Apocalipticismo y Esperanza | Una Escatología Planetaria

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Todo el planeta Tierra, en el plan divino, está sometido a una predestinación del regreso, a un volver a ser lo que Dios quiso que fuera, y que se frustró con la caída. Después de la catástrofe edénica, el proto-evangelio ya nos anuncia una escatología que, a través del Dios Humanado, trae a la tierra las claves que aseguran la plena restauración del propósito divino para el hombre. Tales claves -las llaves del Reino- han de descifrarse, y así viene ocurriendo desde hace veinte siglos, actualistamente, en la medida de cada necesidad coyuntural que el Espíritu Santo administra dentro del devenir humano. La escatología no se refiere con exclusividad a sucesos de una época futura más o menos determinada o determinable, sino es continuo devenir, como el conocimiento humano de Dios. Conozcamos al Señor; vayamos tras su conocimiento. Oseas 6:3.

 

Podría decirse que Dios es para nosotros, por ahora, el Gran Quiensabe. Desde el principio, el Yo Soy el que Soy gradualiza su revelación a la criatura hecha a Su Imagen y conforme a Su Semejanza, queriendo que éstas se restablezcan plenamente en aquella. Y, en ese permanente ejercicio de Su Voluntad, Él se refleja ante nosotros en el Yo Soy Siendo que nos permite intuir al Yo Soy el Seré.  El Inmutable parece cambiar ante nuestra humana y deficiente percepción de su naturaleza.

 

Ahora vemos de manera indirecta y velada, como en un espejo; pero entonces veremos cara a cara.  Ahora conozco de manera imperfecta, pero entonces conoceré tal y como soy conocido. 1 Corintios 13:12.

 

De esta manera, la teología de la esperanza se reduce a un cotidiano acontecer, en el cual yo soy el creyente que yo fui, pero lo estoy siendo por lo que llegaré a ser finalmente en Cristo. Ahora bien, hay un edificio formado por esos yo soys que somos los creyentes, las piedras vivas descritas, precisamente, por Pedro.

 

También ustedes son como piedras vivas, con las cuales se está edificando una casa espiritual. 1 Pedro 2:5a.

 

Tal casa, la Iglesia, es un ella es, que es un ella siendo, hacia un ella será, escatológicamente hablando. Y, por acción de la Iglesia, en último término, la gente que habita este planeta sería una humanidad que fue, pasando por una humanidad que estaría siendo hacia la meta de una humanidad que debe ser. Pero, separada de Dios como se encuentra, apenas se asemeja a algo así como el ‘homínido’ de Theilard, quien pensó que si el hombre quiere alcanzarse a sí mismo, deberá penetrarse del valor beatificante y de la esperanza eterna de la Santa Evolución.

 

En tales términos, venimos a ser una caricatura de hombre, es decir un ser que fue lo que no debió ser, un ser no siendo lo que debe ser, o un ser siendo lo que no debe ser. Igualmente, toda la naturaleza, afectada por la caída del hombre, ha perdido su primigenia identidad y su verdadero propósito, que deberán ser restaurados junto con la restauración del hombre mismo.

 

La creación misma ha de ser liberada de la corrupción que la esclaviza, para así alcanzar la gloriosa libertad de los hijos de Dios. Romanos 8:21.

 

La naturaleza también está incluída en el plan escatológico, pues la naturaleza es con el hombre porque la naturaleza es para el hombre. Ahí tenemos la ecología cristiana.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 156-158)

Read More