CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Visión Integral

VI-DIC-04

El fin de una era | Lógica & milagros

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

Para no anquilosarse en el segundo milenio, hay que entender el paso que de la edad moderna a la postmoderna se está dando de un tipo de cultura a otro, y, discernidas las diferencias, dar énfasis a lo correcto y desechar lo inconveniente dentro del contexto postmoderno.  Rechazar totalmente el cambio es tan absurdo como aceptarlo por completo.  El cristianismo ha tenido siempre flexibilidad en la cultura e inflexibilidad en la ortodoxia.  Eso lo ha mantenido en pie por dos milenios.  Actualismo futurizante.  En este orden de ideas, hay esfuerzos -no todos lógicos- por conciliar la ciencia y la fe.  El investigador español Eugenio Danyans ha intentado interpretaciones científicas a los hechos de Dios: Jonás y el gran pez, el día largo de Josué, los poderes del arca de la alianza, el carro de fuego de Elías, los seres vivientes de Ezequiel, los hijos de Dios como posibles cosmonautas, y otros fenómenos, son confrontados por este autor con datos científicos y tecnológicos no conflictivos con la sana doctrina.  Por el contrario, él se apresura a declarar:

 

Soy cristiano convencido, profeso la llamada religión evangélica; en el seno de la iglesia a la cual pertenezco como miembro comulgante ejerzo el ministerio de la predicación, por lo que, conciente de la responsabilidad espiritual que pesa sobre mí, deseo que en todo momento prevalezcan los principios sagrados e inamovibles de la fe cristiana, sustentando siempre la ortodoxia más rigurosa en cuanto a doctrina se refiere.

 

Hoy en día, quienes consideraron simple mito la formación de Eva de un costado de Adán, ¿qué piensan de la clonación? ¿No pudo el Dios eterno proveerle un duplicado clónico a Adán? Si la reproducción humana in vitro es posible, ¿no pudo el Absolutamente Otro gestar la vida humana de su Hijo en el útero de una virgen?. Si una puerta tiene, según la ciencia lo revela, tres cuartas partes de vacío y sólo una cuarta parte de sólido, ¿no pudo Jesús resucitado cruzar una aunque estuviera cerrada?  Si un do de pecho de Caruso rompió vidrios, ¿no podía una multitud gritar al unísono y derribar un muro? Si una pequeña cantidad de masa produce una enorme cantidad de energía -como Einstein lo demostró- ¿es inexplicable la multiplicación de los peces y los panes?  Sí, tal como Freud lo dilucidó, existe la somatización -convertir en enfermedad una dolencia síquica- ¿a qué extrañarse de que  Jesús, para restaurar a un  paralítico,  primero le perdone sus pecados -sanidad interior- y, como consecuencia, le ordene tomar sobre los hombros su propia camilla e ir a casa -sanidad física-?. Si es posible, como algunos aventuran ya, reanimar un dinosaurio a partir del ADN, ¿cuál dificultad tendría el Todopoderoso para resucitar a los muertos?  Ahí está la triada esencialista: vitalismo, actualismo, solucionismo.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 181-182)

Read More
VI-DIC-03

El fin de una era | Transición

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

Nos hallamos en un mundo en transición y, por lo tanto, muertos ya todos los teólogos modernos, experimentamos un vacío en la conducción del pensamiento cristiano.  La Iglesia Evangélica tiene estómago de rumiante, con panza, redecilla, libro y cuajar, lento para engullir, regurgitar y digerir.  Al inicio de un nuevo milenio, permanece estática, con la mano sobre el arado y la vista puesta atrás, meditando sobre la forma de reeditar los anacrónicos métodos importados por los misioneros, sin percatarse de cómo las cosas cambian constantemente a su alrededor.  Lo único que no cambia es Dios, el Inmutable que maneja todas las mutaciones y quiere futurizarnos continuamente a través de ellas. Muchos se preguntan si el mensaje de Jesús no ha perdido, acaso, vigencia y relevancia en esta sociedad completamente secularizada.  Es necesario dar un salto audaz de la iglesia preterizada a la iglesia futurizante. Pero ya hay esbozos, líneas, trazos en ese sentido.  Llama la atención lo que ha planteado el profesor Antonio Cruz, doctor en Ciencias Biológicas y pastor cristiano, en su obra Postmodernidad:

 

De ahí que hoy en los albores del siglo XXI, los seres humanos continúen necesitando a Dios a pesar de todas las apariencias.  Como escribe González-Carvajal ‘tal vez sea necesario ahondar un poco bajo la superficie, pero al final descubriremos que también el hombre actual tiene sed de Dios y languidece lejos de sus fuentes’ porque en realidad, las grandes preguntas de la condición humana siguen ahí sin que nadie aporte soluciones satisfactorias.

 

La cruz permanece recortada en el horizonte de la historia como el eterno interrogante que todo hombre debe responder sin evasivas.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 180-181)

Read More
VI-DIC-02

Opio del pueblo o vid verdadera P5

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

En el contexto de la guerra espiritual, Federico Nietzsche y Carlos Marx, para citar dos casos protuberantes, se alistaron, tal vez sin quererlo,  como lugartenientes de Mefistófeles y, bajo el fondo musical de Wagner,  fueron puntas de lanza  para la gran saga  del totalitarismo nazi que bajó el telón de su trágico final en el Holocausto. Dicho todo esto sin olvidar que los reformadores pioneros arrastraban un lastre de antisemitismo, heredado de la propia tradición religiosa de la que provenían.

 

¿Por qué Alemania tuvo oídos sordos y no escuchó al Marx cristiano que pedía a gritos “una unión vital con Cristo” como solución a los problemas de la sociedad? ¿Por qué los oídos del ‘super-hombre’ se abrieron, en cambio, para escuchar al Nietszche apóstata; y, luego, topa Europa fue hipnotizada por el Marx poseso? Yo prefiero  la primera versión marxista.

 

“Si la rama pudiera sentir, cuán alegremente miraría al labrador que la atiende, que cuidadosamente la libra de sus malezas y la ata firmemente: a la vid, de la cual saca su alimento y savia para formar más retoños hermosos… Pero, si pudiera sentir, la rama no solamente miraría hacia arriba al labrador, sino que se acomodaría cariñosamente hacia la vid, se sentiría estrechamente relacionada con ella y con las ramas que han brotado de ella. Entonces, amaría a las otras ramas tan solo porque el Labrador les sirve y la Vid les da fortaleza. Así, la unión con Cristo consiste en la más íntima comunión con Él, en tenerlo ante nuestros ojos y en nuestros corazones, y en estar impregnados del más alto amor por Él, al tiempo que tornamos nuestro corazón hacia nuestros hermanos, a los que Él ha atado tan cercanos a nosotros, y por quienes también se sacrificó.

 

Supongo que el lector está, igual que yo, perplejo. Lo que se conoce como ‘marxismo’ es hoy una pieza exótica del museo sociológico de la humanidad, una simple curiosidad para investigadores especializados. Los variados socialismos  de hoy no son  ramas de esa vid que se ha secado y pronto será arrojada al fuego. En cambio, la vid del primer Marx sigue viva -porque es eterna- y sus vástagos se multiplican cada día. Como el anti-profeta barbudo lo expresara bellamente: “Pero este amor por Cristo no es árido, no solamente nos llena con la más pura reverencia y el más sincero respeto por Él, sino causa también que nosotros mantengamos sus mandamientos,  nos sacrifiquemos por los demás y seamos virtuosos solamente por amor a Él. Una vez el hombre haya obtenido esa unión con Cristo, aguardará los golpes del destino con calmada compostura, oponiendo valientemente las tormentas de la  pasión  y podrá resistir intrépidamente la furia de los inicuos, por cuanto ¿quién podrá oprimirlo, quién lo podrá robar de su Redentor?”

 

¡Viva la clave marxista!

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, páginas 184-186)

Read More
VI-DIC-01

Opio del pueblo o vid verdadera P4

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

¿Era Marx un adicto al “opio del pueblo”? Sin duda, no. Lo que plantea no es activismo religioso, sino vitalismo espiritual. Miembro de una familia de judíos conversos, sus raíces espirituales le permitían armonizar los conceptos de fe y vida. Sin embargo, como Fausto, terminó vendiéndole el alma a Mefistófeles; y, bajo su influencia,  concibió al estado como una vid y a los proletarios como las ramas, pero prescindiendo de la savia espiritual.

 

Se creó así una “religión de los trabajadores”, supuestamente llamada a reemplazar al cristianismo, y que  adoró al estado como su dios; pero, en la milenaria Rusia, tierra santa de este nuevo mesianismo, la utopía de un “paraíso comunista” solo fue un corto infierno de setenta años. Muy pronto, los devotos ortodoxos volvieron a santiguarse de derecha a izquierda ante sus tradicionales iconos.

 

Yo sería capaz de transcribir completo este auténtico sermón de Marx que no aceptarían los marxistas de hoy, pero es muy denso y prolongado. No quisiera, sin embargo, pasar por alto algunos conceptos en él emitidos, que parecen más de un pastor luterano, interesado en propiciar algún tipo de ’comunismo espiritual’, que del autor de ‘El Capital’. Por ejemplo: “Así, penetrados con la convicción de que esta unión es absolutamente esencial, estamos deseosos de encontrar este regalo excelso, este rayo de luz que desciende de mundos más altos para animar nuestros corazones… Una vez que hayamos capturado la necesidad de esta unión, la base de ella  es nuestra necesidad de redención, nuestra naturaleza inclinada hacia el pecado, nuestra razón vacilante, nuestro corazón corrupto, nuestra iniquidad en la presencia de Dios, son claramente visibles para nosotros y no tenemos necesidad de investigar adicionalmente”.

 

Los católicos romanos comentarían este discurso de Carlos Marx, meneando la cabeza, con su gracioso refrán: “el diablo haciendo hostias”.  A mí, personalmente, su lectura me ha llevado de la admiración a la incredulidad, de la afirmación a la duda, de la risa al llanto, del aplauso a la bronca. Y me he preguntado, profundamente inquieto: ¿en qué momento una potestad de las tinieblas vino sobre Alemania, donde Lutero había hecho posible el milagro divino de  la Reforma, para tomar posesión de almas selectas y convertirlas en títeres de su perversa acción? Fue, en verdad, un contra-ataque brutal.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, páginas 182-184)

Read More
VI-NOV-05

Opio del pueblo o vid verdadera P3

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

Cuando buscaba datos para este libro, vino a mi memoria vagamente el recuerdo de algo que leí hace muchos años. Se trata de un ensayo de Carlos Marx, precisamente titulado: ’La unión de creyentes con Cristo’, de acuerdo a Juan 15:1,14, el texto que nos ocupa ahora mismo. Quiero compartir con mis lectores los aspectos fundamentales de esta ‘perla en la ostra’, que cobra enorme importancia por llevar la firma del mismo personaje que, finalmente, apostató de su creencia original para abrazar el más crudo ateísmo. Leamos:

 

“Cuando consideramos la historia de los individuos y consideramos la  naturaleza del hombre, es cierto que siempre vemos una chispa de divinidad en su pecho, una pasión por lo que es bueno, luchando por conocimiento, anhelo y verdad. Pero las chispas de lo eterno son extinguidas por las llamas del deseo, el entusiasmo por la virtud es ahogado por la voz tentadora del pecado… La lucha por el conocimiento es suplantada por una base que lucha por los bienes materiales, el anhelo por  la verdad es extinguido por el dulce elogio del poder de las mentiras; y, entonces, ahí está de pie el hombre, el único ser en la naturaleza que no cumple  a cabalidad su propósito, el único miembro de la totalidad de la creación que no es digno del Dios que lo creó. Pero ese Creador benigno no puede aborrecer su obra; Él quería levantar al hombre hacia Él y envió a su Hijo, a través de quien proclamó para nosotros:

 

«Ustedes ya están limpios por la palabra que les he comunicado.  Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí».  (Juan 15:3,4)

 

“En ninguna parte expresa Él más claramente la necesidad de unión con Él mismo que en la hermosa parábola de la vid y las ramas. Las ramas no pueden llevar fruto por sí mismas; por eso Cristo dice: -Sin mí nada pueden hacer”

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, páginas 181-182)

Read More
VI-NOV-04

Opio del pueblo o vid verdadera P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

Muchas de las afirmaciones del Dios-Hombre  sobre sí mismo que ya han sido analizadas en este libro, tienen un sentido puramente simbólico, como lo hemos visto en capítulos anteriores. Por ejemplo:

 

EL CORDERO: significa que Jesús asume el lugar que tomaba el  animal utilizado como expiación por los pecados en la religión judía. Los sacrificios provisionales de la antigüedad eran solo un anticipo del suyo, que fue definitivo.

 

EL PAN: informa que Jesús es quien nos alimenta espiritual, psíquica y físicamente, pero no significa  que él sea  un enorme bloque de harina cocida en forma humana como para el ‘Libro de Récords Guinnes’.

 

LA LUZ: se trata de la luz espiritual, no de la física, aun cuando esta última es producida indudablemente por aquella. No implica que Jesús de Nazaret se haya vuelto una enorme linterna que camina,  habla y acciona.

 

Algo similar ocurre con esta nueva auto-definición del Dios-Hombre: “Yo soy la vid”, la cual no significa, informa ni implica que Jesús de Nazaret se ha transformado en un vegetal. De ser así, la frase complementaria “ustedes son las ramas”, rebajaría a los creyentes de categoría dentro de los reinos de la naturaleza.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, páginas 180-181)

Read More
VI-NOV-03

Opio del pueblo o vid verdadera

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

“El hombre justo es el que vive para la próxima generación”.

Dietrich Bonhoeffer

 

«Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador». (Juan 15:1)

 

Estoy  absolutamente convencido de que la Biblia es inerrable, pero no creo que su texto sea totalmente literal. Me identifico con C.S. Lewis cuando advierte que, por el hecho de que Jesús dice que seamos como palomas, él no está dispuesto a pasársela todos los días poniendo huevos. Yo suelo utilizar cuatro claves distintas, que pueden ser  complementarias, para escudriñar cada texto bíblico.

1) CLAVE LITERAL: El texto es tal como está escrito. No acepta ninguna clase de interpretaciones adicionales a lo que dice por sí mismo. Es de simple sentido común.

2) CLAVE HISTÓRICA: en qué época, para qué gentes, bajo qué cultura se emitió el texto que estoy considerando. Puede no ser aplicable hoy, aunque ofrezca lecciones valiosas.

3) CLAVE SIMBÓLICA: el texto  tiene un sentido figurado, alegórico, metafórico, etc. Por lo tanto, no puede tomarse al pie de la letra, sino averiguar qué significado tiene y qué enseñanza deja.

4) CLAVE VIRTUAL: el texto  me permite desentrañar, guiado por el Espíritu Santo, lo que me dice en forma personal, o bien a mi grupo en  particular. Se establece a través de  tres preguntas:

¿Qué dice?

¿Qué significa?

¿Qué aplicación tiene para mí?

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, páginas 179-180)

Read More
VI-NOV-02

La obediencia |Bendiciones de la obediencia P4

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Bendición de la canasta familiar.

Las promesas transmitidas por Moisés son realmente minuciosas.

 

 

Benditas Serán tu canasta y tu mesa de amasar.”

Deuteronomio 28: 5.

 

No dice: Cuando haya escasez, tu provisión bajará. No dice: La carestía te tocará. En toda época y, con mayor razón, en la escasés, benditas serán tu canasta y tu mesa de amasar. Significa que no te faltará el mercado y también significa que lo que hagas en casa, recibirá bendición. Tú mesa de amasar. La llave de la obediencia abre la canasta familiar y llena la despensa.

 

“Bendiciones del hogar y el camino.”

Deuteronomio 28: 5.

Siendo benditos en nuestro hogar, al emprender un viaje, el Señor nos dice: Bendito cuando salgas de este lugar donde te encuentres. Al llegar al lugar donde vas serás bien recibido también. El Señor bendecirá el camino por donde vayas y abrirá puertas de oro y bronce a tu paso. Solo que esas puertas se franquean con la llave de dos vueltas: oyendo y cumpliendo. El cristiano tiene la característica de que, cuando llega a su hogar, los seres queridos se congratulan: Siquiera viniste, hombre. ¡Qué alegría verte! Tu buen humor, tu conversión edificante, tu calor humano nos embellece la vida. Y cuando sales de tu hogar para tomar el camino, los obstáculos serán allanados y tu viaje será grato.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 261-262)

Read More
VI-NOV-01

La obediencia |Bendiciones de la obediencia P3

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Bendición de la descendencia.  Las bendiciones de Dios para los obedientes, se extienden de generación en generación.

Bendito será el fruto de tu vientre.”

Deuteronomio 28: 4a.

 

Hay personas que no han entendido bien las Sagradas Escrituras.  Bendito el fruto de tu vientre ¿cómo? Si obedecieres.  Las bendiciones son hereditarias, el Señor bendice a Abraham y lo hace de generación en generación por toda su descendencia. Casi cuatro mil años después de esa promesa, usted ve la descendencia de Abraham: 37 millones de judíos, casi 300 millones de árabes y tres mil millones de cristianos. Hay aquí una genética espiritual que funciona en nuestros hijos, porque la obediencia bendice la descendencia.

 

Bendición de frutos y animales.   La prosperidad agropecuaria está claramente descrita en la Palabra de Dios.

 

Tus cosechas, las crías de tu ganado, los terneritos de tus manadas y los corderitos de tus rebaños.”

Deuteronomio 28: 4a.

 

 

Benditos, dice. La gente se preocupa razonablemente con las plantaciones y los ganados, pero su éxito no consiste solamente en el esfuerzo humano, sino fundamentalmente la bendición agrícola y zoológica llega sobre las propiedades campesinas de quien obedezca la voz del Señor.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 260-261)

Read More
VI-OCT-06

La obediencia |Bendiciones de la obediencia P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Bendición rural. Frente al colosal progreso urbano, el campo sigue siendo importantísimo.

 

“Y bendito en el campo”.

Deuteronomio. 28: 3b.

 

Cuando comenzó el auge industrial, las ideas de Marx y de Engels impulsaron el fin de las sociedades pastoriles para entrar a las industrializadas urbanas. Los campos se desmantelaron, y todos los países que llegaron a progresar a través de la industria se quedaron sin agricultura y sin ganadería, con la evidente excepción de los Estados Unidos de América, que no sólo progresaron en lo propiamente industrial, sino industrializaron el campo. Por eso, tienen la agricultura y la ganadería más desarrollada del mundo, lo que hoy se conoce como Agropoder. Los futurólogos afirman que en los próximos 300 años, gobernará la tierra los que tengan los alimentos; y a pesar de que en los Estados Unidos solamente el 10% de la población está dedicado al campo, se cultiva, en primer lugar, para que cada norteamericano coma dos veces -son 300 millones los habitantes-; luego para almacenar la reserva estratégica de guerra, y, por último, para la exportación. Pero hay algo censurable: Lo que les sobra no lo dan para los pobres, sino lo lanzan al mar. Sin duda, el Señor tomará cuenta de tan cínico abuso. Con todo, el principio por el cual fueron prosperados, nació de los protestantes que llegaron a las playas del Atlántico norte, después de una travesía penosa, y lo primero que hicieron fue arrodillarse y proclamar: Esta tierra es para Cristo. Y, según algunas tradiciones, procedieron a leer esta Escritura en la cual se promete: Bendito tú en el campo. Se dice que en el próximo siglo, el mundo necesitará enormes despensas campesinas. Allí es donde Colombia tiene su oportunidad más grande, si el Señor nos da la paz que tanto anhelamos. Podemos ser una potencia en el siglo XXI, si le pedimos a Dios que ésto se cumpla. Pero, para poderlo hacer, es necesario comprometernos nosotros mismos a cumplir lo que el Señor nos exige.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 259-260)

Read More