CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-ABR-01

Cuando Marx y Freud se abrazaron | Complejidad VS Simplicidad P1

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

En mi libro El Reto de Dios he planteado el esencialismo, que consiste en desechar todo lo accesorio en aras de lo fundamental. Si algo caracteriza a la sociedad posmoderna es su complejidad. La cultura humana ha acumulado tantos elementos contradictorios entre sí, que hoy no sabemos dónde se encuentra el hilo conductor de un asunto. Existen múltiples ideas para desarrollar cada propósito. Las asesorías, dependiendo de dónde procedan, ofrecen al hombre necesitado de una solución múltiples opciones, algunas disparatadas, otras obvias, pero todas analizables por igual.

 

¿Qué hacer?, es la pregunta clave. El médico con la diagnosis, el abogado con el código, el ingeniero con el teodolito, el economista con la divisa, el jardinero con el abono, el pescador con la red, el financista con el interés, el sastre con la tijera, el cocinero con el adobo, la bruja con el brebaje, el pastor con los versículos, el confesor con las penitencias, el judío con la ley, el juez con el martillo, el futbolista con el balón, el niño con el juguete, todos presumen poseer salidas para todo.

 

Nos hemos complicado en un laberinto de especializaciones donde cada uno de nosotros supone tener siempre para cada problema la última solución, para cada pregunta la última respuesta; o bien, donde cada cual vive en su cubículo reducido y particular, encerrado en lo suyo, ensimismado, sin preocuparse poco ni mucho de lo que otros, en otros cubículos, encerrados en sus particulares mundillos, pueden estar experimentando.

 

Hace falta la simplificación de todas las cosas, el esencialismo de cada profesión. Pero, por supuesto, no se pueden confundir los términos ni las definiciones. Por ejemplo, no es igual lo simple que lo simplista. Simple significa sin gracia, plano, monótono. Un hombre simple es un ingenuo, alguien sin sagacidad. Lo suyo es simpleza. Simplista es el que reduce todo a fórmulas obvias. Simplismo tampoco es simplicidad. Simplicidad es el arte de desenredar los ovillos, de hacer fácil lo difícil, de volver sencillo lo complejo.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, páginas 155-156)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment