CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-ABR-02

Cuando Marx y Freud se abrazaron | Complejidad VS Simplicidad P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Me impactó en mi adolescencia un académico sueco que, al comentar el Premio Nobel de Literatura otorgado a Juan Ramón Jiménez en 1956, dijo a la BBC de Londres que el gran poeta andaluz había dominado como nadie ‘el difícil arte de la sencillez’. Difícil arte ciertamente, en el cual las parábolas de Jesús habrían sido declaradas fuera de concurso.  Fastidian los aires prepotentes de quienes creen que Dios ha hablado al hombre para que éste no lo entienda. El gran problema del cristianismo evangélico es, precisamente, su poder desintegrador. La maraña denominacional ha creado tal trama de contradicciones en sí misma que hoy el creyente desprevenido no sabe francamente a qué atenerse. La iglesia A dice que algo es blanco, la B afirma que ese algo es negro, la C pontifica que todo es gris.

 

En la orfandad de liderazgo que se vive, contrista ver apagarse vidas que han sido teas en la caverna. Billy Graham, por ejemplo, un actualista que permaneció durante largos años siempre vigente, empleando en  forma adecuada los medios del progreso para llevar la luz del evangelio a las almas angustiadas, ha sido hombre sencillo. Una revisión de sus mensajes clásicos sería refrescante para los amigos de las novedades. Auténtico comunicador, el doctor Graham nunca quiso ser original, no empleó frases rebuscadas ni conceptos abstractos, pero nadie ha convertido más almas que él en cien años de historia cristiana.

 

Algo parecido podría afirmarse de Bill Bright, el fundador de la Cruzada Estudiantil y Profesional, poderoso instrumento de evangelización. Hoy, cuando él se apresta, en medio del dolor colectivo, a ir ‘al encuentro del Amado’ – como lo dice con labios sonrientes – sus ‘cuatro llaves’ siguen siendo elementos simples y directos para golpear los corazones y llevarlos al arrepentimiento, la conversión y el encuentro personal con Jesucristo.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, páginas 156-157)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment