CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-SEP-04

El acuerdo | Los estragos del desacuerdo p1

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Caín y Abel. Los dos iníciales hermanos que existen sobre la tierra son los protagonistas del primer inicial desacuerdo.  La primera contienda, comenzó en la primera familia con los primeros hermanos.  Allí ya se cumplía lo que dijo Dostoievski en su novela Los Hermanos Karamazov: «Los hermanos son semilleros de discordias».  Satanás divide el primer hogar que hay sobre la tierra y trae inmediatamente luto sobre los primeros padres. La única familia de duelo sobre la tierra, es la única familia que existe. ¿Por qué? Por el desacuerdo.  Caín y Abel, a pesar de ser hermanos, no estaban de acuerdo sino en desacuerdo, y ellos nos dan esa maldita herencia.  Satanás inaugura el primer sepulcro en el primer cementerio.  El emperador de la muerte gana su primera batalla. El desacuerdo produce muerte.

 

Agar y Sara.  Conocemos bien esta historia: Sara no podía tener hijos, Abraham era muy viejo y ella ya no menstruaba. Aunque Dios les había prometido descendencia, ellos se desalentaron en la demora y, por consejo de Sara, el viejo entró en la tienda de su esclava egipcia Agar, a cumplir esa penosa obligación. Y de allí nació el joven Ismael.  Este creció, fue destetado, y circuncidado y, poco tiempo después nació Isaac, según la promesa.

 

Pero Sara se dio cuenta de que el hijo que Agar la egipcia le había dado a Abraham se burlaba de su hijo Isaac.  Por eso le dijo a Abraham: -¡Echa de aquí a esa esclava y a su hijo¡ El hijo de esa esclava jamás tendrá parte en la herencia con mi hijo Isaac. Este asunto angustió mucho a Abraham porque se trataba de su propio hijo.  Pero Dios le dijo a Abraham: No te angusties por el muchacho ni por la esclava.  Hazle caso a Sara, porque tu descendencia se establecerá por medio de Isaac.  Pero también del hijo de la esclava haré una gran nación, porque es hijo tuyo. 

Génesis 21:9-13.

 

Los pueblos que salieron de los lomos de Abraham han vivido 4.000 años de desacuerdo.  Estas dos señoras, doña Sara y doña Agar, no se pusieron de acuerdo respecto de sus hijos, padres de palestinos y judíos.  Desdichadamente ellas tuvieron una relación muy traumática, y por eso, sus dos hijos crecieron separados: Isaac como tronco de los hebreos, Ismael como padre de los árabes.  ¿Qué habría pasado si estos dos pueblos hubieran sido uno sólo? ¿Cómo sería esta humanidad si los hijos de Abraham hubieran estado unidos desde el principio?.  La pelea de dos ilustres matronas hace cuatro milenios, trajo guerras, contiendas y divisiones que siguen hoy todavía en la Tierra Santa.  Cuatro mil años de consecuencias. Indudablemente, el desacuerdo origina guerras.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 270-271)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment