CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-OCT-01

El acuerdo | Los estragos del desacuerdo p2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Esaú y Jacob. Conocemos el famoso episodio del plato de lentejas.  Ya Jacob se ha apoderado de la primogenitura y, de paso, le ha robado la bendición a su hermano mayor. ¿Ahora en qué estamos? En que Esaú busca a Jacob para quitarle la vida. Jacob hubo de huir de Canaán a Mesopotamia.

 

A partir de ese momento, Esaú guardó un profundo rencor hacia su hermano por causa de la bendición que le había dado su padre, y pensaba: Ya falta poco para que hagamos duelo por mi padre; después de eso, mataré a mi hermano Jacob.

Génesis 27:41.

 

Dos seres humanos que nacieron juntos del mismo vientre, a la misma hora y, como diría Walter Mercado, bajo el mismo signo zodiacal, no pudieron ponerse de acuerdo, a despecho de la más optimista predicción astrológica.  Es una historia compleja dentro de la cual, Esaú formó un pueblo, los edomitas, por Edom, que quiere decir: De vello rojo; Jacob formó otro pueblo que es Israel, y los libros históricos de la Biblia están llenos de relatos de sangre y destrucción entre estas dos etnias por el desacuerdo de Esaú y Jacob.  Cuando Israel regresaba de Egipto para entrar otra vez en la Tierra Prometida, mandó Moisés a decir al rey de Edom, gobernante de los descendientes de Esaú: Soy Israel, tu hermano, que vengo de las pesadas cadenas de Egipto, porque el Señor me va a recuperar la tierra.  Déjame pasar por tu país hacia el mío. ¿Qué le contestó el rey de Edom? No pasarás por mi tierra.  Le promete Moisés: Todo lo que comamos en el camino, y todo el daño que causemos, lo restituiremos. Ante la negativa de Edom, Israel tuvo que hacer un gran rodeo para llegar a Canaán otra vez,  quinientos años después de los hombres llamados Esaú y Jacob ¿por qué razón? Por el desacuerdo. Porque un desacuerdo presenta genera división hacia el futuro.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 271-273)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment