CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-NOV-01

El carpintero es la puerta P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El ser humano constituye un edificio cuya parte visible es psico-física: el alma y el cuerpo, pero cuyo habitante es invisible: el espíritu. El edificio humano tiene, por lo tanto:

 

PUERTAS MATERIALES: los órganos de los sentidos. La piel, los ojos, los oídos, la nariz y la lengua son puertas sensoriales.

 

PUERTAS PSICOLÓGICAS: mente,  emociones y  voluntad. Pensar, sentir y obrar es abrir puertas intelectivas, sensitivas y volitivas.

 

PUERTAS ESPIRITUALES: los carismas, que se abren al mundo sobrenatural son puertas misteriosas de la revelación divina que el hombre puede abrir con autorización de Jesucristo.

 

Los israelitas señalaron con la sangre del cordero pascual las puertas de sus casas y, gracias a ello, el ángel exterminador pasó de largo sin causarles daño. Aquella fue una acción profética sobre lo que ocurre hoy con las casas de los redimidos, cuyas puertas están marcadas con la bendita sangre del Cordero de Dios como sello de completa seguridad.

 

«Tomarán luego un poco de sangre y la untarán en los dos postes y en el dintel de la puerta de la casa donde coman el cordero».

Éxodo 12:7

 

«La sangre servirá para señalar las casas donde ustedes se encuentren, pues al verla pasaré de largo. Así, cuando hiera yo de muerte a los egipcios, no los tocará a ustedes ninguna plaga destructora».

Éxodo 12:13

 

Las puertas han tenido a través de las edades un significado religioso evidente. Con motivo de la tan comentada, lamentada e incomprendida guerra de Irak, pasó casi inadvertido un detalle. Los invasores re-descubrieron un tesoro arqueológico de la vieja Mesopotamia: la puerta de Ishtar, que fue erigida hace muchos milenios para honrar a la diosa de la fertilidad.

 

Durante su acto de posesión, el presidente boliviano  Evo Morales  se vistió de sacerdote aborigen; y su perfil, como transpuesto de otro siglo, fue plasmado en imágenes digitales posmodernas, recortado en el horizonte andino y teniendo como marco solemne la ‘Puerta del sol’, misterioso acceso de los incas al mundo de los espíritus.

 

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, página 199-200)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment