CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-OCT-05-01

El carpintero es la puerta

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Haz tu corona de amor como Cristo

con el oro de la humildad

y los diamantes del sacrificio.

Gonzalo Arango

 

«Yo soy la puerta; el que entre por esta puerta, que soy yo, será salvo. Se moverá con entera libertad, y hallará pastos». Juan 10:9.

 

Las puertas bíblicas han ejercido sobre mí una fascinación tan grande que, incluso, escribí todo un libro sobre el tema. En él analizo, con curiosidad intelectual y  sin grandes pretensiones, las principales puertas que las Sagradas Escrituras abren y cierran delante de nosotros, todas de profundo significado:

 

Las puertas de la ciudad

Las puertas del templo

Las puertas humanas.

Las puertas domésticas.

 

En las ciudades antiguas, las puertas cumplían funciones diversas: permitían acceso y salida de personas, animales y mercaderías;  brindaban seguridad ciudadana y, también, servían como cortes de justicia, bajo cuyo amparo se reunían los ancianos de la comunidad para dirimir controversias, realizar intercambios comerciales, acordar matrimonios, etc.

 

El arquitecto fenicio Hiram, contratista del rey Salomón para la construcción del templo, fue especialmente cuidadoso en  el diseño de las puertas del sagrado edificio, cada una con  destinación específica y estratégica  ubicación geográfica, que se ha prestado, en no pocos casos, para  elaboradas supersticiones masónicas. ‘Masón’ traduce literalmente ‘albañil’ y los misteriosos practicantes de esta forma de  ocultismo, agrupados en logias,  se auto-califican como “constructores de templos”.

 

Durante el exilio, el profeta Ezequiel tiene una visión sobre el nuevo y definitivo templo, en el cual las puertas están dotadas de un maravilloso simbolismo espiritual; pues, obviamente se trata de un edificio no hecho por albañiles con elementos materiales, sino construido por espíritus con bases y estructuras sobrenaturales.

 

Obsérvese que en la reconstrucción de las murallas de Jerusalén, el gran líder Nehemías le presta especial atención, recursos humanos y económicos  a la reconfección de las puertas, que habían sido “consumidas por el fuego” (Nehemías 2:17). De hecho, les dio a familias especiales el honor de restaurarlas.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, página 197-199)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment