CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-SEP-03

El poder de la paciencia | Paciencia en toda situación P1

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Ya hemos visto que la perseverancia y la paciencia, aunque no son lo mismo exactamente, trabajan de acuerdo. El propio apóstol Pablo lo aplica así, en forma precisa:

 

Y ser fortalecidos en todo sentido con su glorioso poder. Así perseverarán con paciencia en toda situación.

Colosenses 1:11

 

Se liga aquí, una vez más, la perseverancia con la paciencia, y se añade: “en toda situación”; no hay opción posible al respecto, no se debe perseverar con paciencia  en algunas situaciones que podemos seleccionar a nuestro gusto. Perseverancia y paciencia corren juntas en toda clase de pistas. Para decirlo precisamente: perseverancia con paciencia suman constancia. El reto es ser paciente, perseverante y constante en toda situación.

 

 

Paciencia en la esperanza

La epístola de Santiago es una enseñanza pragmática de cristianismo; dejando a un lado la teoría, conduce directamente a la vida cotidiana para  adiestrarnos en el manejo de las complejas situaciones con las que tropezamos a menudo. Sobre nuestro tema, en esta carta hallamos una precisa conclusión:

 

Por tanto, hermanos, tengan paciencia hasta la venida del Señor. Miren cómo espera el agricultor a que la tierra dé su precioso fruto y con qué paciencia aguarda las temporadas de lluvia. Así también ustedes, manténganse firmes y aguarden con paciencia la venida del Señor, que ya se acerca.

Santiago 5:7,8

 

Todo se reduce al pasaje que acabamos de leer: ¿para qué debemos aprender paciencia? ¿Por qué Dios nos exige paciencia? Muy sencillo, hay una sola razón fundamental: es para que esperemos la venida del Señor. Paciencia en la esperanza bienaventurada. Ahora bien, si usted no tiene fe no puede ser paciente, la falta de fe trae falta de paciencia y no hay nada que muestre más la fe como la paciencia. Hay quienes  imaginan mil cosas erróneas sobre esta virtud; por ejemplo, que paciencia es indiferencia o ineficiencia.

 

Algunos dicen: “Yo me sentaré aquí a esperar con paciencia que el Señor me mande sus bendiciones;   no moveré ni un dedo porque yo soy una persona muy paciente”. ¡Mentiroso!  Realmente es un haragán, un perezoso, un holgazán. La paciencia es activa y no  pasiva, como algunos piensan. Por eso, precisamente,  trabaja con la constancia y con la perseverancia al unísono

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Fruto Eterno, páginas 144-145)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment