CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-MAR-02

El tesoro de la amabilidad | Lo que no es la amabilidad P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

No es halagar al prójimo

Algunos  piensan que la amabilidad consiste en decirle al prójimo con voz engolada: “Yo te amo”,  y pasarle la mano por la espalda, desde donde esta comienza hasta donde termina su dulce nombre, friccionándolo en una forma que a veces resulta fastidiosa. Estas son costumbres de una subcultura “evangelicoide” que nosotros hemos heredado.  Pero la Biblia es muy clara al respecto:

 

Yo no sé adular a nadie si lo hiciera, mi Creador me castigaría.

Job 32:22

 

En medio del dolor, el despojo,  la ruina,  la pobreza,  la miseria, el luto, el abandono de su mujer y  la enfermedad, Job es un hombre íntegro, se conserva en su ley, y razona: “Yo no trataré de arreglar mis problemas adulando a nadie para que me ayude”. En contraste con Job, cuando pasamos por algún  fracaso, tendemos a  volvemos adulones con los demás porque tratamos de que nos tengan misericordia. Jamás debemos olvidar que “el halago recibe mal pago”

 

La zalamería es falsedad

Proverbios es –ni para qué recalcarlo- un libro que habla muchísimo de estos temas, como del diario vivir en general. Aquí un ejemplo:

 

Como baño de plata sobre vasija de barro son los labios zalameros de un corazón malvado.

Proverbios 26: 23

 

Imagínese  una vasija de barro recubierta de plata y tendrá una idea de lo que  es  la zalamería, algo simplemente exterior, un disfraz.  Algunos piensan que son amables sólo porque son zalameros, pero la Biblia  dice que, en el fondo,  tienen corazones malvados. Amabilidad es cordialidad pero zalamería es hipocresía.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Fruto Eterno, página 151-152)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment