CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

La Generosidad

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Hay quienes dicen que en realidad San Pablo escribió a los Corintios tres cartas.  La razón por la cual hay una que no figura en la Biblia, al parecer que era una carta bastante dura del apóstol, llena de sentimiento y reclamos.  Se supone tal cosa porque la que aparece aquí como número 2, se refiere a otra que se extravió finalmente.  Pero eso carece de importancia.  No figura en las Escrituras,  porque el Espíritu Santo no lo quiso así.  No es necesario especular.  Debemos atenernos a lo que está escrito. Punto.

  

 Ya conocen la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que aunque era rico, por causa de ustedes se hizo pobre, para que mediante su pobreza ustedes llegaran a ser ricos. 2ª. Corintios 8:9.

  

 Para continuar con nuestra particular serie sobre las llaves del reino, tendremos ahora una muy especial.  La incomprensión de esta herramienta hace que la vida de la gente no disfrute toda la riqueza que Dios ha provisto en todos los aspectos.  Esta es la llave de la generosidad.

 Algunos piensan que el dinero, por ser material, no debe ser tema de la enseñanza cristiana.  Tales personas están equivocadas y, por sus incomprensiones, puede observarse al pueblo de Dios empobrecido, atravesando a menudo por grandes penurias.  Mi pueblo se ha perdido porque le faltó conocimiento, dice el profeta antiguo.

  

 Analicemos cuidadosamente los puntos de este capítulo y llévenlo a la práctica, para recibir la generosidad de Dios.  El versículo citado ¿qué es lo que muestra?  Que el primer ejemplo de generosidad es Jesucristo.  Pero ¿qué es lo que dice Pablo allí? Jesucristo, al ser rico, el dueño de todos los tesoros, de cuanto existe, visible e invisible; el Señor del Universo, el rey de la creación, se hizo pobre, ¿para qué?  Para que nosotros fuéramos enriquecidos. ¿Enriquecidos espiritualmente? Sí. Pero también enriquecidos materialmente.

  

 ¿En qué consiste la generosidad de Dios? En darse a sí mismo.  No sólo da cosas, sino da su Persona completa en la cruz.  Piense por un momento lo que significa esta frase: Jesucristo se dio a sí mismo. ¿Quién podría abrir de una manera más amplia la llave de la generosidad que nuestro Señor?  En la Biblia hay cosas que pasan inadvertidas pero son altamente significativas: Los Evangelios contienen más advertencias contra el dinero y su abuso que sobre cualquier tema.  Uno de cada cuatro versículos de los Evangelios sinópticos: Mateo, Marcos y Lucas, es sobre el dinero.  Uno de cada seis versículos de todo el Nuevo Testamento trata sobre el dinero. ¿A qué se debe esa insistencia de Dios? Sin duda a que El considera que el tema es importante.  La mitad de las parábolas de Jesús tratan sobre el dinero.  Judas vendió a Jesús por dinero.  El temible 666, la marca de la Bestia, es una clave para poder comprar y vender, tiene una relación exacta y directa con el dinero. ¿Quién puede soslayar esa realidad?  De comprender la importancia que en las Sagradas Escrituras tiene el trato del dinero, depende nuestra vida material.  Las dos sociedades más ricas de la tierra son, precisamente, las que practican los principios económicos de las Sagradas Escrituras: Los gringos y los judíos. Dios creó las riquezas y las ha reglamentado.  El nos enseña y nos ordena la forma correcta de usarlas.  Y una de las claves más importantes que nos da es la que hoy vamos a analizar: la llave de la generosidad.

  

 (Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 289-291)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment