CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

La luz de la bondad | El fruto de la bondad

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La bondad de Dios Padre, manifestada en Dios Hijo a través de Dios Espíritu Santo se refleja en todas las áreas de la vida humana. Es, por lo menos, lo  que se supone que deben hacer los creyentes. Si no practicas bondad, no muestras fruto cristiano; si muestras maldad, eres un árbol malo, no el árbol bueno que Jesucristo quiere que seas. Vamos ahora a mencionar algunas áreas en las cuales el fruto debe ser evidente.

Bondad en el templo: En la historia religiosa de Israel hay un momento solemnísimo: Salomón ha construido el edificio más lujoso y monumental para honrar el nombre del Señor, el famoso templo de Jerusalén,  y ahora eleva una oración consagratoria, la cual contiene varios elementos dignos de minucioso análisis. He aquí uno de ellos:

Ahora, Dios mío, te ruego que tus ojos se mantengan abiertos, y atentos tus oídos a las oraciones que se eleven en este lugar.

Levántate, SEÑOR y Dios; ven a descansar, tú y tu arca poderosa. SEÑOR y Dios, ¡que tus sacerdotes se revistan de salvación! ¡Que tus fieles se regocijen en tu bondad!

SEÑOR y Dios, no le des la espalda a tu *ungido. ¡Recuerda tu fiel amor hacia David, tu siervo!»

2 Crónicas 6:40-42

En ese  lugar reservado para Dios, el templo, los siervos deben estar revestidos,  no de vestimentas físicas, sino “de salvación”; lo cual indica que, ante Dios, es más importante el ornamento interior que el  exterior; y los fieles, por su parte, los miembros de  la congregación, deben regocijarse en la bondad de Dios. Si, en su bondad.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Fruto Eterno, página 175-176)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment