CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-ABR-01

La obediencia | Bendiciones de la obediencia P6

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La bendición del trabajo.  En Latinoamérica nos hemos habituado al enriquecimiento fácil, y eso nos ha llevado al enriquecimiento ilícito. Las Sagradas

Escrituras  hablan muy claro sobre los bienes materiales.

 

El Señor bendecirá tus graneros, y todo el trabajo de tus manos. El Señor tu Dios te bendecirá en la tierra que te ha dado. El Señor te establecerá como su pueblo santo, conforme a su juramento, si cumples sus mandamientos y andas en sus caminos.

 

Deuteronomio 28: 8-9

 

Mira la reiteración: Si cumples, si andas en sus caminos. Es una incomprensión para los cristianos de Latinoamérica por qué la patria en que les ha tocado vivir se halla en tan malas condiciones. Era también una incomprensión para los israelitas por qué  estaba en tan malas condiciones Canaán. Canaán era Latinoamérica, pero ellos la transformaron, la convirtieron en la tierra que fluye leche y miel, mediante la promesa de Dios. Latinoamérica es nuestro Canaán, la tierra que Dios nos ha entregado. Él nos bendecirá en esta Canaán, si nosotros manejamos bien la llave de la obediencia. Y veremos grandes cosas en Latinoamérica, si comenzamos hoy mismo. No es ningún descubrimiento decir que en Latinoamérica  hay pobreza y violencia. ¿Por qué? Porque hay idolatría. Donde quiera que hay idolatría, habrá pobreza y violencia. Tales cosas van siempre juntas. Debemos trabajar para cambiar esas costumbres porque nosotros somos el pueblo santo apartado del Señor. Una nación dentro de la nación, un país dentro del país, un reino dentro del reino. Nos corresponde afectar la sociedad para que cambie. Oír y aplicar hará que Latinoamérica se convierta en la tierra que fluye leche y miel.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 263-264)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment