CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-ABR-03

La Obediencia | La Obediencia como Mandamiento

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Obediencia en la iglesia.  Algunas personas se imaginan que, cuando uno es la autoridad en un lugar, debe eludir los temas relativos a la obediencia.  Esa es una soberana equivocación.  Si algo ha caracterizado al liderazgo espiritual bíblico -es decir, judeo-cristiano-, es que siempre hizo respetar su autoridad.  La Biblia dice

 

Acuérdense de sus dirigentes, que les comunicaron la palabra de Dios. Consideren cuál fue el resultado de su estilo de vida, e imiten su fe.

( Hebreos 13:7).

 

Observemos: Hay aquí exigencias difíciles para los dirigentes de una iglesia.  ¿Cuál es su estilo de vida?  Si la mía es indigna, no tengo ningún derecho a reclamar que mis ovejas me obedezcan.  Pero si no se encuentra en mi conducta algo contrario a la moral, a los principios y valores que inspiran el pastorado, mis ovejas podrán obedecerme.  Por otra parte, si no soy una persona de fe, las ovejas no tienen por qué imitarme.  Es un asunto muy serio.  Tanto, que merecería todo un libro.  Por eso, he instrumentado en mi iglesia esta consigna:

 

El Señor es mi pastor,

el pastor no es mi Señor.

 

Ciertamente un pastor en la tierra no puede enseñorearse de las ovejas, pero la Biblia desea que las ovejas respeten al pastor que Dios ha puesto sobre ellas.

 

Obedezcan a sus dirigentes y sométanse a ellos, pues cuidan de ustedes como quienes tienen que rendir cuentas. Obedézcanlos a fin de que ellos cumplan su tarea con alegría y sin quejarse, pues el quejarse no les trae ningún provecho. ( Hebreos 13:17).

 

Son multitud las personas que en la iglesia desobedecen hasta en mínimos detalles lo que ordenan los dirigentes.  Y toda forma de desobediencia, por minúscula que sea, es honrar y servir al Enemigo de Dios.  Esto no significa que haya creyentes clones, o simples robots.  Como ya se ha dicho, podemos disentir, pero con el debido respeto.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 247-248)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment