CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-ABR-04

La Obediencia | Los Estragos de la Desobediencia P1

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Satanás ya se encuentra instalado en la tierra.  Juan lo identifica con la serpiente antigua que rondaba por el Edén.  Aquí comienza la erosión de la desobediencia.

 

Adán y Eva contra Dios. Dios coloca a la especie humana en el Edén para que viva a plenitud, sin ningún problema.  El hombre no fue diseñado para sufrir, ni para enfermarse, ni para cansarse.  El proyecto original era otro: Dios entrega al ser humano todos los bienes de la tierra pero le pone una condición.

 

Pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer.

El día que de él comas, ciertamente morirás. 

(Génesis 2:17).

 

Requisito Único. Son libres, son felices, tienen una relación con Dios, no van a morir, ni siquiera a envejecer.  Pero la condición es: No me desobedezcan, los pruebo con el conocimiento del bien y del mal.  Captamos cómo lo que la Nueva Era ofrece hoy a la gente es ser como Dios, por medio del conocimiento.  Tal doctrina no es ni tan nueva, ni tan era.  Sólo era la era que no era.  ¿Cuál es el desenlace trágico de este asunto?

 

La serpiente era más astuta que todos los animales del campo que Dios el Señor había hecho, así que le preguntó a la mujer: -¿Es verdad que Dios les dijo que no comieran de ningún árbol del jardín? -Podemos comer del fruto de todos los árboles -respondió la mujer-. Pero, en cuanto al fruto del árbol que está en medio del jardín, Dios nos ha dicho: No coman de ese árbol, ni lo toquen; de lo contrario, morirán. Pero la serpiente le dijo a la mujer: -¡No es cierto, no van a morir! Dios sabe muy bien que, cuando coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y llegarán a ser como Dios, conocedores del bien y del mal. 

(Génesis 3:1-5).

 

Hoy lo que anda vendiendo por ahí la Nueva Era es precisamente ese embuste.  El hombre es dios, a través del conocimiento seremos divinos. La Biblia muestra cómo el origen del pecado humano es querer ser como Dios.  ¡Qué diferencia radical!  La Biblia dice: Hay que creer.  La Nueva Era dice: Hay que conocer.  Pero como lo analizamos al exponer la llave de la fe, para nosotros no es importante conocer, nos basta creer.  Si Dios lo dice, yo lo creo, aún contra toda evidencia de mi mente.  Por lo tanto, la desobediencia es el pecado.  Lean bien: No he escrito: La desobediencia es pecado, ni la desobediencia es un pecado, sino la desobediencia es el pecado.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 248-250)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment