CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-JUN-02-01

La quimera del ángel | Cavernícolas espirituales

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La educación de las nuevas generaciones en este continente, bajo pretexto de libertad, está contaminada de tales ideas y prácticas: profecía síquica, cadenas mentales, meditación trascendental, yoga, tabla ouija, subliminal, ciencia ficción, hipnotismo, etc.  En los deberes escolares de los niños es muy común que se les imponga construir su propia carta astral.  Hoy un pequeño que acabe de llegar a la edad de la responsabilidad, o uso de razón, mira por encima del hombro a los viejitos anticuados que todavía creen en el nacimiento virginal de Cristo, la expiación por su sangre, su resurrección, o la autoridad de la Biblia como Palabra de Dios.  Esas son supercherías de unos primitivos pescadores del Lago de Galilea hace ya dos mil años, pertenecen a la edad de las cavernas de la evolución espiritual.

 

La sofrología, la nutrición naturalista, algunos juegos de hatari, ciertos aerobics, no pocas formas de seudo-medicina; sicotrónica, pirámides a escala, cristalografía, aroma terapia, cromoterapia, la nueva alquimia científica, en suma, son instrumentos de transmutación de la energía para liberar el potencial del hombre.  Alberto Magno y Paracelso, viejos hechiceros, se sentirían hoy a sus anchas.  Y es que la verdadera caverna espiritual,  los cuentos más viejos y reforzados son, precisamente, los de la Nueva Era, provenientes de clanes postdiluvianos que se desviaron del monoteísmo original hacia la idolatría.

 

Cuando el pueblo de Israel se dirigía hacia Canaán, Dios lo advirtió sobre las costumbres religiosas de los pueblos que moraban en la tierra prometida:

 

Cuando entres en la tierra que te da el Señor tu Dios, no imites las costumbres abominables de esas naciones.  Nadie entre los tuyos deberá sacrificar a su hija o hijo en el fuego, ni practicar adivinación, brujería o hechicería; ni hacer conjuros, servir de médium espiritista o consultar a los muertos.  Cualquiera que practique estas costumbres se hará abominable al Señor, y por causa de ellas el Señor tu Dios expulsará de tu presencia a esas naciones.

Deuteronomio 18:9-12.

 

Son precisamente esas abominaciones las que ahora se enseñan; y, aun cuando todavía hay sacrificios humanos en algunos cultos satánicos, la forma sofisticada y actual de sacrificar los hijos a los demonios es el aborto.  Moloc, el ídolo abominable de los sidonios,  recibe así cumplida adoración.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 187-188)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment