CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-JUN-03-01

La quimera del ángel | Reencarnación

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El llamado espiritualismo engloba organizaciones tales como la Sociedad Teosófica, la Fraternidad Rosacruz, el Gnosticismo, el Hinduismo en sus variadas ramas, incluido el Budismo, la Meditación Trascendental, el Pensamiento Alpha, la Fraternidad Blanca, el Método de Control Mental, la Dianética y la Cienciología, eso que ahora llaman Metafísica, en ofensiva vulgarización de una rama de la Filosofía, etc.   Todos ellos crecen y se ramifican, a veces entrecruzándose, en vastos sectores de la sociedad continental.  Su fundamento es la transmigración, esto es, la creencia en una cadena de vidas sucesivas para el perfeccionamiento del ego antes de su divinización, la cual ha sido lograda por hombres como Jesús y Buda, mediante denodados esfuerzos en una cadena de reencarnaciones.

 

Todas las doctrinas esotéricas provienen de los demonios, quienes instruyen desde el mundo sobrenatural a sus agentes humanos, llamados mediums, sobre lo que han de enseñar a los hombres.  Los incautos, y también los curiosos, caen cual moscas en telaraña urdida por una lógica aparente.  Todo luce tan razonable que no es difícil rendirse.  Además, según la idea central, el adepto recibe una dotación de poder que le permite ser un triunfador en todas sus empresas.  Una vez iniciado en los misterios, el neófito queda cautivo de una mafia sobrenatural, de la cual pasa a ser una ficha, un títere, un robot.  Literalmente Satanás le abre un diskette en el computador del infierno.  Su prontuario queda escrito con fuego, y su mente es encadenada a los propósitos de la iniquidad; entra a formar parte, casi siempre sin saberlo, del ejército de las tinieblas.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 188-189)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment