CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-MAY-04

La triple clave de Tomás P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Tomando como brújula la ley de la relatividad universal del doctor Einstein, el Tomás de hoy está varado en el epicentro de una encrucijada, rodeado de vendedores ambulantes de abalorios religiosos. Ante sus ojos cubiertos de cataratas, se han desdibujado los perfiles nítidos: el bien y el mal, la virtud y el pecado, la veracidad  y el engaño, el varón y la mujer, el cielo y el infierno, Dios y Satanás. Cada Tomás individual, a partir de sí mismo, busca su propio camino de ida y regreso, en  un  taoísmo  generalizado. Antonio Machado sigue canturreando su tonadilla:

 

“Caminante, son tus huellas

el camino y nada más;

caminante, no hay camino,

se hace camino al andar.

 

Al andar se hace camino

Y, al volver la vista atrás,

se vuelve a mirar la senda

que nunca se ha de pisar.

 

Caminante, no hay camino

sino estelas en la mar”.

 

(Por Dios, Tomás-Antonio: sí hay camino; y, por cierto, tu compatriota Teresa de Jesús lo llamó ‘Camino de Perfección’)

 

Siete mil millones de soledades ‘tomasinas’ deambulan sobre el planeta, a tientas y a ciegas, buscando cada una su camino particular. Nada es nada ni algo es algo.  Todo es algo y algo es todo. ¿Todo es todo? Hace algunos milenios, Judá, pueblo de dura cerviz, vivió una coyuntura similar a la del mundo actual, y Dios le envió al  profeta  Jeremías a amonestarlo de su parte: «Así dice el Señor: “Deténganse en los caminos y miren; pregunten por los senderos antiguos. Pregunten por el buen camino, y no se aparten de él.  Así hallarán el descanso anhelado.  Pero ellos dijeron: No lo seguiremos. (Jeremías 6:16).

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, página 190-192)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment