CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

Los hijos de Abraham | Tradiciones y Costumbres P1

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Las diferencias entre los dos grupos se derivan de condiciones de cultura y medio ambiente.  Tienen tradiciones, leyes, costumbres, sinagogas e instituciones separadas, aunque sin lugar a dudas pertenecen por igual al pueblo de Israel, como bien lo señala Roberto O. Passo[1]

Otros grupos judíos identificables son los siguientes:

Falashas: De raza negra, originarios de Etiopía, se consideran descendientes de Salomón y la reina de Sabá.

Yemenitas: Antiquísimo grupo ubicado en el sur de la península arábiga, de tez oscura y dialecto judeo – árabe.

Samaritanos: Oran en arameo, habitan la región central de Palestina y conservan en el monte Gerisim el lugar de adoración de sus antepasados.

Prosélitos: Gentiles convertidos al judaísmo, que provienen de distintas razas y naciones, incluidos japoneses, chinos y tailandeses.  los judíos mantienen su homogeneidad no propiamente por razones religiosas, pues muchos de ellos son agnósticos, ateos, ocultistas, etc.

Para los fines de un acercamiento adecuado a los judíos, conviene conocer las clasificaciones principales del judaísmo actual, a saber:

Jasidismo: Movimiento que busca una forma de vida dominada por la Torah, la ley talmúdica y las enseñanzas de Baal Shem Tov, rabino polaco del siglo xviii.  son espontáneos y entusiastas, no se oponen a la tradición aunque surgieron como reacción al intelectualismo judío de la época.  Son un fenómeno carismático dentro del judaísmo.

Ortodoxos: Se basan en la Torah, consideran la ley oral que presenta el Talmud su autoridad total y definitiva en materia de fe y moralidad.  Su piedra fundamental son los ‘Trece artículos de fe’, de Maimónides, rabino y profundo pensador español, cuyos dogmas afianzan la creencia en Dios, su unidad, su carácter espiritual y su calidad de Primero y Último.  Para los ortodoxos, al igual  que para los jasidim, es fundamental el consumo de alimentos  kosher, es decir, preparados ritualmente.  Su fuerza esencial radica en la relación personal de cada hombre con Dios, la espera del Mesías y la resurrección de los muertos.

Reformados: Durante el siglo XIX, en la rápida liberalización de Occidente, la educación y los negocios se veían estorbados por las tradiciones, y los judíos alemanes iniciaron una asimilación a la sociedad gentil.  Con el fin de detener esa perniciosa tendencia, surgió el judaísmo reformado, cuyos miembros practican sus creencias sin necesidad de comunidades ni templos.  Para ellos la Biblia y el Talmud son libros producidos por hombres y no tienen autoridad total sobre sus vidas.  Sus principios generales son: Dios es el centro del judaísmo y gobierna al mundo a través de la ley y el amor.  El hombre, creado a imagen de Dios, es su colaborador, tiene libertad moral y espíritu inmortal.  La Torah es una revelación de Dios a través del esfuerzo humano, pero debe adaptarse, dentro del prototipo judío, a las necesidades de época y país.

[1] Roberto O. Passo Al Judío primeramente Editorial Hami 1990

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, página 190-191)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment