CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

Los tesoros perdidos | Diálogo Norte-Sur

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Para los Estados Unidos el tesoro perdido ha sido América Latina.  Es prioritario reconstruir la confianza de los habitantes del sur del Río Grande – frontera geográfica, étnica, cultural, económica y espiritual – en los prósperos vecinos del norte cuyos ojos azules miraron sin interés durante mucho tiempo a una región que podía ser su amiga y aliada, ayudarlos, custodiarlos.  No es tarde aún para que se aprovechen las actuales circunstancias históricas en un reexamen que conduzca al panamericanismo bien entendido: no la imposición, ni la ley del más fuerte, sino lo que ha hecho grande a la superpotencia: la igualdad de oportunidades que no es cosa distinta a la imparcialidad cristiana:

“En esta nueva naturaleza no hay griego ni judío, circunciso ni incircunciso, culto ni inculto, esclavo ni libre, sino que Cristo es todo y está en todos.”

Colosenses 3:11

Si se ha logrado dentro de las fronteras ¿por qué no intentarlo fuera de ellas?   ¿No es más seguro para la vida interior garantizar la vida exterior? Los latinoamericanos, hastiados de diversos terrorismos, miran hoy con ojos de esperanza a quien puede salvarlos de ese yugo.  ¿No podría intentarse alguna alianza, algún plan, una suerte de liga interamericana que, a través de cooperación creativa, diera un nuevo impulso pacífico a pueblos tradicionalmente sometidos al abandono y la desesperanza?

Si no se aprovecha el momento actual, cuando las masas están desencantadas de sus fracasados libertadores violentos, las cosas podrán llegar a un punto muerto donde ya ningún esfuerzo fructifique.  La Iglesia  Cristiana Evangélica, por sus conexiones norte –  sur fortalecidas con el  elemento español, puede ser el motor de esa iniciativa.  Para lograrla, deberá recibir el nuevo vino de la revelación espiritual y lanzarse a la reconquista de los tesoros perdidos.  Es hora de decir como en tiempos de Salomón: ‘Manos a la obra’.

Sin embargo, uno se cuestiona sobre si los Estados Unidos tendrán, en el campo evangélico, algún interlocutor válido dentro del ámbito latinoamericano.  Cuando se observa el panorama continental cargado de densos nubarrones, causa inquietud la escasa presencia del liderazgo cristiano frente a los problemas, en tanto  las jerarquías católicas romanas, y aún el clero raso de esa iglesia, son muy dinámicos e influyentes. En general, la actitud pareciera ser un encogerse de hombros y exclamar: Que protesten otros, no los protestantes.

Hay también cierta sumisa reverencia de yesman hacia los hermanos mayores del norte, con quienes no se discute, ni siquiera se dialoga; a quienes solo se les obedece.  El primer diálogo norte – sur que podría dar buenos resultados es entre las iglesias; en ese organismo da vasos comunicantes que es el Cuerpo de Cristo podemos darnos mutuamente oxígeno y plasma para ser más saludables.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, página 177-179)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment