CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-AGO-01

Los tesoros perdidos | El hijo perdido p2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

A medida que se acerca a la casa familiar, el panorama se le aclara: a la distancia puede ver a un hombre  que, con las manos como  quitasol, otea el horizonte desde una vuelta del camino.  Aprehensivo, piensa: Es algún delator de mi padre que espera mi regreso para ir a informárselo a fin de que me cierre la puerta en las narices.

 

Cuando está cerca lo suficiente para identificar mejor las cosas, queda sumido en la más profunda perplejidad: No lo puede creer, el vigilante del camino es su propio padre quien, al reconocerlo, se lanza sobre él corriendo, lo abraza, le da un beso en la mejilla y le dice: -Hijo mío, desde que te fuiste, todos los días he salido a este camino esperando que volvieras a mí.

 

De inmediato se desencadena una secuencia formidable: el buen Padre viste a su hijo con un traje de gala, le entrega el anillo de oro, contrata la mejor orquesta del lugar y organiza un gran baile para celebrar el regreso del perdido al seno del hogar.

 

En medio de tan edificante historia, hay alguien que protesta, alguien que no está de acuerdo, alguien que se considera a sí mismo tan bueno  que no puede tolerar a quien regresa sin recibir reclamos por su conducta desordenada.  Hay que tener mucho cuidado con este sujeto, es el santurrón.

 

Mientras tanto, el hijo mayor estaba en el campo.  Al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música del baile. Entonces llamó a uno de los siervos y le preguntó qué pasaba.  ‘Ha llegado tu hermano – le responde -, y tu papá ha matado el ternero más gordo porque ha recobrado a su hijo sano y salvo’.  Indignado,  el hermano mayor se negó a entrar.  Así que su padre salió a suplicarle que lo hiciera.  Pero él le contestó: ‘Fíjate cuántos años te he servido sin desobedecer jamás tus órdenes, y ni un cabrito me has dado para celebrar una fiesta con mis amigos!  ¡Pero ahora que llega ese hijo tuyo, que ha despilfarrado tu fortuna con prostitutas, y tú mandas matar en su honor el ternero más gordo!’

Lucas 15:25-30

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, página 174-175)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment