CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-AGO-03

Los tesoros perdidos | El hijo perdido p4

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Los tesoros perdidos deben ser recuperados: el arca, nuestra alianza con Cristo; la Biblia, el libro de Dios; esa oveja que clama en soledad que alguien la rescate: la moneda extraviada en las basuras; el hijo arrepentido.  Es porque hemos olvidado lo simple, lo elemental, lo sencillo, lo esencialista del cristianismo que nos han sobrevenido tantas desventuras.  Si la voz siempre actual de Jesucristo resuena en nuestros corazones, si entendemos el profundo mensaje de rescate a los pecadores que El nos entregó desde hace dos mil años, podremos zurcir el manto de la pérdida tranquilidad. Dios tiene tesoros escondidos para nosotros:

 

“Te daré los tesoros de las tinieblas, y las riquezas guardadas en lugares secretos, para que sepas que yo soy el Señor”

Isaías 45:3

¿Cuál es ese tesoro? ¿En qué consiste? ¿Cómo encontrarlo? El apóstol Pablo nos ayuda en nuestra nebulosa intelectual para entender el misterio:

Porque Dios, que ordenó que la luz resplandeciera en las tinieblas, hizo brillar su luz en nuestro corazón para que conociéramos la gloria de Dios que resplandece en el rostro de Cristo.

“Pero tenemos este tesoro en vasijas de barro para que se vea que tan sublime poder viene de Dios y no de nosotros.”

2 Corintios 4: 6-7

¡Tesoro en vasijas de barro!  Una expresión simbólica para mostrarnos algo real: somos vasos formados del polvo de la tierra, pero en nosotros reside el Espíritu Santo.  Es imperfecto el continente pero perfecto el contenido.  Los tesoros más preciados se han preservado siempre en ollas de barro.  Ollas de barro guardaron el documento por medio del cual Jeremías compraba una tierra donde ya no había tierra para vender.  Ollas de barro guardaron los manuscritos de Qumram.  Ollas de barro son cajas fuertes en las cuales se conservan los secretos más preciosos desde la antigüedad.

Aprendamos a ser ollas de barro donde puedan conservarse sin pérdida los tesoros de Dios para el hombre: el arca   del pacto, el libro sagrado, la oveja, la moneda y el hijo.  Que nunca más tales tesoros se extravíen, que por nuestra culpa  jamás Dios vea perdidos  sus tesoros.  Las torres gemelas son irrecuperables, pero la gracia de Dios es imperdible.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, página 176-177)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment