CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-JUL-04

Los tesoros perdidos | El hijo perdido

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Las traducciones antiguas de la Biblia decían ‘hijo pródigo’.  Nunca pude entender el significado que se le ha pretendido acomodar a esa expresión.  Pródigo es un vocablo inadecuado, me parece, para indicar lo que Jesús quiso transmitirnos en esta clásica enseñanza.  Eso no es relevante, sin embargo.  Lo que importa entender aquí son algunas cosas bien simples que Jesús nos indica.

 

Un rebelde juvenil – como hay muchos hoy en día – decide irse de la casa paterna, sin que existan razones valederas para tal decisión.  El padre,  muy comprensivo, no lucha por convencer a ese hijo, no esgrime argumentos razonables para retenerlo, no suplica, no negocia, no transa.  Se limita a entregar al rebelde la herencia que le corresponde.  El joven se lanza a la gran vida, o lo que él supone que es la gran vida: toma una suite en el hotel de cinco estrellas, contrata las prostitutas a domicilio, los músicos del estilo subliminal, los vendedores de droga y alcohol, y cree haber hallado la felicidad hasta cuando las tarjetas de crédito son bloqueadas, los cheques del banco devueltos, los bienes embargados….

 

La situación llega a ser tan difícil que aquel joven  termina como cuidador de cerdos en una cochera.  Una noche, a altas horas, en ese silencio insoportable que nos obliga a oírnos a nosotros mismos, él adquiere un nivel de conciencia para pensar: -Qué tonto soy, en mi casa hasta los sirvientes viven mejor que yo.  Decide, entonces hacer su metanoia (palabra griega para arrepentimiento, que significa cambio de dirección), se levanta y va hacia su padre para pedirle perdón y rogarle que lo reciba como un sirviente.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, página 173-174)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment