CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-SEP-01

Los tesoros perdidos | El tesoro de Salomón

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Una vieja leyenda africana habla sobre las minas del rey Salomón, un tesoro que él habría compartido con la reina de Sabá. Ignoran sus acuciosos buscadores que el propio y espléndido rey no necesitaba tales minas, habiendo recibido desde  joven la llave del arca que guarda el tesoro perdido del hombre: la sabiduría.

“Si la buscas como a la plata, como a un tesoro escondido, entonces comprenderás el temor del Señor y hallarás el conocimiento de Dios”

Proverbios 2: 4-5

En la búsqueda de esta llave maravillosa se han tomado dos opciones: unos creen que pueden hallarla a través de la pobreza material; otros quieren comprarla con la riqueza económica.  Ambos puntos de vista son exagerados y contradicen, por lo tanto, la genuina orientación cristiana. Y aquí tenemos un claro factor divisorio entre Estados Unidos y América Latina: al sur del Río Grande y hasta la Tierra del Fuego, la teología de la miseria ha adoctrinado a las masas en la resignación; al norte, por el contrario, la teología de la prosperidad ha centrado la vida cristiana en el dinero.

El drástico contraste que puede observarse entre una y otra región del Nuevo Mundo en cuanto a los bienes materiales, ha generado cierto antiyanquismo que subyace en el inconciente colectivo como un fermento de la cólera popular. No cabe duda alguna de que la economía depende de la religión. En la aplicación de los principios económicos contenidos en la Biblia reposa la economía más sólida del mundo; en su desconocimiento y contradicción la miseria de sus vecinos.

Algunos piensan que ha sido la opulencia unida a la indiferencia el detonante de situaciones difíciles entre amerindios y anglosajones, no mejorada, sino agravada, por la acción de misiones norteamericanas que no siempre supieron acercarse adecuadamente a la realidad latinoamericana. Hoy las cosas empiezan a cambiar: los misioneros llegados en los últimos tiempos se han preparado mejor para sus tareas, como lo hicieran en África los europeos, de los cuales hay dos ejemplos maravillosos: David Livingston y Albert Schwaitzer. Hoy existe una mejor cooperación interiglesias a los dos lados de la gran frontera, y es de esperarse que ella conduzca a la recuperación de la unidad cristiana que es también un tesoro perdido.

Las durísimas lecciones del 11 de septiembre deben asimilarse con buen ánimo y llevarse a la práctica con decisión. Hay varios tesoros perdidos por la iglesia cristiana del siglo XXI, a cuya recuperación deben dirigirse nuestros esfuerzos, ojalá con idéntico celo al que despliegan en las aguas del Atlántico los buscadores de los galeones españoles náufragos y los tesoros del pirata Morgan en las islas caribeñas.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, páginas 164-165)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment