CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-AGO-04

Los tesoros perdidos | Parte 2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Un recuerdo recurrente de mi infancia se relaciona con un tesoro perdido. Nací en un ambiente marcadamente rural, de pintorescos paisajes y aldeas de pesebre navideño, donde los grupos humanos son íntimos y cerrados, las tradiciones se conservan genuinas, los relojes andan más despacio y las muchachas miran con ojos de otro siglo. Allí se asentaron desde antiguo familias venidas del Mediterráneo: españoles, algunos portugueses e italianos, y hasta un moro entrometido. Los pioneros, de los cuales quedan contadísimos descendientes, fueron remisos a la mezcla y mantuvieron fisonomías castizas.

No hay allí memoria de los amores clandestinos de algún fraile español disoluto y una princesa india atropellada; y, si hubo incursión de glóbulos precolombinos en el torrente sanguíneo, ellos fueron asimilados por el blanco hasta el punto de estar diluidos en la actualidad. El elemento camita es del todo desconocido, pese  a que en la época colonial algunos criollos poseyeron esclavos. Entre los inmigrantes que se constituyeron en patriarcas de la provincia surcolombiana hubo burócratas enviados por la Corona, honorables colonos en procura de oportunidades, honorables oportunistas, trotamundos fatigados, aventureros buscalavida e hidalgos calaveras a quienes sus familias quisieron tener lejos para evitarse dolores de cabeza. Y todos ellos, sin excepción, cruzaron el Atlántico con un solo propósito: buscar el tesoro perdido.

En la antigua casona de mis antepasados muchos perciben ruidos, observan figuras en movimiento, oyen voces, sienten presencias. Se dice que ello proviene de entierros hechos por varias personas en aquel fundo; que un cura sepultó en lugar desconocido un cáliz de oro recamado de piedras preciosas; que otro caballero, escondió en sitio no determinado cofres llenos de ‘morrocotas’ (nombre vulgar de las monedas de oro), en previsión de lo que pudiera pasar durante una de las tantas guerras civiles de mi país. Hay quienes dicen que, atrás en el tiempo, funcionó allí un convento de frailes españoles que ocultaron objetos  de oro tomados de los indios. Otros van a un pasado más remoto para decir que una comunidad indígena, a vísperas de ser diezmada por los conquistadores, puso allí a buen recaudo sus riquezas bajo tierra.

Las suposiciones son todas válidas e, incluso, pueden combinarse entre sí. Lo cierto del caso es que esa vieja casona ha sido escenario de curiosos relatos. Aseveran, por ejemplo, que se oyen por las noches rezos en latín y tintineo de campanillas, como si se celebrara misa, y que, de madrugada, se siente llegar al paso, una cabalgadura cuyo jinete desmonta en la pesebrera, y, después de desenjaezar la bestia y soltarla en el potrero de enfrente, sube a trancos las escaleras del balcón volado hacia la quebrada.

Yo vivía crédulamente convencido de tales infundios y me convertí a Jesucristo cuando más ocupado andaba en la búsqueda del tesoro familiar perdido, pero el Espíritu Santo me disuadió de continuar la estéril pesquisa al revelarme que el tesoro que el hombre busca desde tiempos inmemoriales se extravió en el huerto del Edén y, desde entonces permanece vacía la urna que lo guardaba: el corazón humano. El tesoro perdido tiene un nombre anticuado: Dios, y solo se recupera por medio de la cruz. Quien obtiene el Gran Tesoro, recibe gratuitamente todos los pequeños tesoros que lo afanan y angustian sin sentido

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, páginas 162-163)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment