CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Odres Colectivos (Parte 2)

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Los Odres Viejos

 

Odres Colectivos  (Parte 2)

 

LA RELIGION.  El cristianismo contiene elementos religiosos pero no es propiamente una religión, sino un ‘life style’, una manera de ser y de vivir, una conducta.  La religión es la iniciativa del hombre para buscar a Dios; el cristianismo es la iniciativa de Dios al hacerse Hombre para encontrar al hombre.  Santiago amonesta a los que ‘se creen religiosos’ pero no controlan la lengua ni practican la justicia social; y advierte que la verdadera religión se centra en la conducta.  De ahí que Jesucristo diseñara la Casa sobre la Roca en su  categórica conclusión del Sermón del Monte:

 

Por tanto, todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la casa.  Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa; con todo, la casa no se derrumbó porque estaba cimentada sobre la roca.  Pero todo el que me oye estas palabras y no las pone en práctica es como un hombre insensato que construyó su casa sobre la arena.  Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa, y ésta se derrumbó, y grande fue su ruina.  Mateo 7: 24-27

 

Los templos de hoy están atestados de gente religiosa.  Si se permite una redundancia algo ramplona, puede decirse que los ministros religiosos son muy religiosos y sus oficios religiosos son realmente religiosos.  Se ha llegado al abuso de crear una religión de la religión, una religión religiosa que no acerca al hombre a Dios sino coloca talanqueras para dificultarle el acceso a la Santa Presencia.

 

Otros, por reacción a ese religionismo exagerado, han tomado muy en serio la personalización de la fe y ya prescinden  de los pastores y los templos, que son para ellos obstáculos.  Olvidan que el cristianismo es esencialmente gregario, no individualista, porque el Cuerpo del Salvador integra a los salvados como órganos de Sí Mismo.  Esa es la razón por la cual ningún cristiano tiene autonomía para cercenarse de ese cuerpo y pretender seguir recibiendo su sangre vivificadora.
(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, página 119-120)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment