CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-MAY-01

Opio del pueblo o vid verdadera P6

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Al margen de su tremendo simbolismo,  la vid es una planta formada por ramas nudosas,  flexibles, largas,  cortas,  gruesas,  delgadas,  que no se enredan entre ellas inamistosamente  por sus características, sino se limitan a dar fruto en la medida en que cada una lo puede hacer. Tienen ‘unidad en la variedad’, como deberían hacerlo las denominaciones cristianas, que son ramas de una vid a la que llamamos iglesia. Yo plagiaría a Carlos Marx para gritar: “Cristianos de todas las denominaciones, uníos”.

 

Originaria de Asia, según acuciosos investigadores se han encargado de demostrarlo, la vid existía desde antes del diluvio, probablemente en el mismo Edén; y,  sin duda,  supervivió después de la aparición del arco iris; dígalo, si no, el viejo Noé, quien improvisó la primera destilería y fue víctima de su propio invento

 

El vino, producto de la vid, es un símbolo del Espíritu Santo. En la Biblia se usa como complemento alimenticio y su consumo moderado resulta conveniente en algunos casos, pero su abuso produce consecuencias fatales. Jesús mismo lo comparó con su propia sangre, lo cual es obvio: si Él es la vid, su sangre es el vino. Esa sangre es, precisamente, la savia que circula por todas las ramas adheridas a la Vid Eterna.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, página 186-187)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment