CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

DE TÚ CASA

VI-2017-05-03

El Rompecabezas de las Sectas | La Iglesia Local

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Es muy triste reconocer que la Iglesia Local tuvo su origen en una rebelión espiritual contra el piadoso pastor chino Watchman Nee, cuyos libros siguen siendo bestsellers y el propio autor justamente admirado entre evangélicos.  El Pequeño Rebaño de Nee surgió por el deseo explicable de crear una iglesia autóctona que respondiera a las necesidades de la sociedad amarilla y se emancipara de la cultura misionera norteamericana.

Andando el tiempo, un inescrupuloso individuo llamado Witness Lee, tomó algunas ideas de su antiguo pastor y, trasladado a Norteamérica, fundó la secta conocida como Iglesia Local, a base de retorcidas interpretaciones de la Biblia y de las prédicas del pastor Nee.  Aparte de promover la utopía de una sola congregación por cada ciudad, la Iglesia Local ha mezclado elementos del cristianismo con prácticas orientales, como el mantra, para anular y masificar a sus adeptos.

 

La descripción de estos movimientos espirituales solo tiene por objeto alertar a los lectores sobre el subterráneo mover de ideas perturbadoras que en cualquier momento pueden salir a flote y sorprender tanto a los ingenuos como a cristianos desavisados, sobre todo aquellos que se dejan llevar fácilmente por las novedades.  Insistir sobre la ortodoxia cristiana – lo que hemos creído todos en todo lugar y en todo tiempo – es un ejercicio protector en coyunturas tan difíciles como las actuales.

 

Así ya no seremos niños, zarandeados por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de enseñanza y por la astucia y los artificios de quienes emplean artimañas engañosas.

Efesios 4:14

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, páginas 140-141)

Read More
VI-2017-05-02

El Rompecabezas de las Sectas | Oriente en Occidente

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

MEDITACIÓN TRASCENDENTAL. Su fundador es el Maharishi Mahesh Yogi, que traduce ‘gran sabio practicante del yoga’. Angustiado de ser en la India uno del montón (allí abundan fakires, yogis, gurúes y swamis), emigró a Occidente para usufructuarse de la curiosidad por lo exótico propia de sus habitantes. Fundó en Londres una técnica sicológica y terapéutica de desarrollo de la personalidad, alejada de cualquier concepto de religiosidad’. Pero el yoga es exactamente, gimnasia religiosa, por medio de la cual se abren las ventanas de la siquis hacia el mundo extrasensorial donde los demonios trabajan a sus anchas.

La descripción esquemática de estos movimientos espirituales no pretenden decir la última palabra sobre ellos. Hay libros que tratan el tema en profundidad; éste no lo hace, se limita a esbozar el fenómeno en medio de los flujos y reflujos de la marea espiritual que se perciben en la hora presente. El autor se ha limitado a resumir aquellas sectas que contienen el mayor número de elementos característicos del nuevo tipo de oferta que llega desde las tinieblas a la mente y el corazón del hombre aterrorizado y decepcionado de las religiones clásicas. No debe olvidarse que Estados Unidos en su diversidad incontrolable ha vivido catástrofes derivadas del fanatismo religioso que no se pueden esconder: las cacerías de brujas en Salén por los puritanos pretendía servirle a Dios matando a mujeres no siempre endemoniadas sino, más bien, esquizofrénicas.

El guyanismo es una tendencia que no desaparece totalmente. Deriva del seudopastor Jim Jones, quien ordenó el suicidio de sus adeptos en Guyana, después de haber mostrado comportamientos obscenos. No solo sostenía relaciones sexuales con mujeres, sino se esforzaba por buscar parejas masculinas que no mostraran las más mínimas tendencias homosexuales.
El mansonismo tampoco murió con su fundador el líder hippie Charles Manson, de prácticas satánicas. Este hombre, junto con sus seguidores, cometió asesinatos rituales, entre ellos, el de la actriz Sharon Tate, esposa del director Roman Polanski.

Este movimiento supervive en colonias de delincuentes juveniles en varios países. Hoy la opinión pública se conmueve con el caso del llamado clan Trevi-Andrade, en cuyo seno, al parecer, sucedieron cosas que son objeto de investigación judicial. Y, en medio de todo ello, se detectan grupos cristianoides, manejados propiamente por lobos con pieles de ovejas.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, páginas 138-140)

Read More
VI-2017-05-01

El Rompecabezas de las Sectas | Oriente en Occidente

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

TAOÍSMO. Con algunas similitudes a la fronda hinduista, ostenta cierta originalidad que facilita la sincresis. Tao significa camino y su doctrina predica que cada hombre debe buscarse él propio, valiéndose de sus medios particulares de percepción y conocimiento. Existen tantos taos como personas, tantas religiones como creyentes.

HARE KHRISNA. Grupo fundado por Swami Prabhupada, que no se diferencia mayormente de las otras sectas hinduistas. Sus miembros lucen trajes de color azafrán, cabezas rapadas pero con una simpática coleta, son vegetarianos y venden velitas de incienso en las esquinas de las ciudades. Como todos los hinduistas son indolentes ante la angustia ajena, porque no pueden interferir el karma.

MISIÓN DE LA LUZ DIVINA. Dirigida por el famoso Maharaha Ji, un hombrecillo más ancho que alto, pues mide apenas 1.32 metros de altura y pesa más de 90 kilos. Es un alcohólico empedernido y sufre frecuentes depresiones. Su revista ‘Y es divino’ publicó estas palabras asombrosas:

Queridos hijos de Dios, ¿por qué lloráis? ¿No habéis aprendido la lección que vuestro Maestro os enseñó? El Maestro perfecto no muere nunca. Maharaha Ji está aquí, entre vosotros. Reconocedle, obedecedle, adoradle.

NUEVA ACRÓPOLIS. Se promueve como una escuela de filosofía clásica que enseña varios sistemas: indio, tibetano, egipcio, griego, precolombino, etc. Sus cursos se basan, sobre todo, en temas paranormales. No se le conocen prácticas delictivas, pero sus erudiciones conducen claramente al esoterismo, el ateísmo o el agnosticismo, según el caso.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, páginas 138)

Read More
VI-2017-04-04

Apocalipticismo y Esperanza | Una Escatología Planetaria

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Todo el planeta Tierra, en el plan divino, está sometido a una predestinación del regreso, a un volver a ser lo que Dios quiso que fuera, y que se frustró con la caída. Después de la catástrofe edénica, el proto-evangelio ya nos anuncia una escatología que, a través del Dios Humanado, trae a la tierra las claves que aseguran la plena restauración del propósito divino para el hombre. Tales claves -las llaves del Reino- han de descifrarse, y así viene ocurriendo desde hace veinte siglos, actualistamente, en la medida de cada necesidad coyuntural que el Espíritu Santo administra dentro del devenir humano. La escatología no se refiere con exclusividad a sucesos de una época futura más o menos determinada o determinable, sino es continuo devenir, como el conocimiento humano de Dios. Conozcamos al Señor; vayamos tras su conocimiento. Oseas 6:3.

 

Podría decirse que Dios es para nosotros, por ahora, el Gran Quiensabe. Desde el principio, el Yo Soy el que Soy gradualiza su revelación a la criatura hecha a Su Imagen y conforme a Su Semejanza, queriendo que éstas se restablezcan plenamente en aquella. Y, en ese permanente ejercicio de Su Voluntad, Él se refleja ante nosotros en el Yo Soy Siendo que nos permite intuir al Yo Soy el Seré.  El Inmutable parece cambiar ante nuestra humana y deficiente percepción de su naturaleza.

 

Ahora vemos de manera indirecta y velada, como en un espejo; pero entonces veremos cara a cara.  Ahora conozco de manera imperfecta, pero entonces conoceré tal y como soy conocido. 1 Corintios 13:12.

 

De esta manera, la teología de la esperanza se reduce a un cotidiano acontecer, en el cual yo soy el creyente que yo fui, pero lo estoy siendo por lo que llegaré a ser finalmente en Cristo. Ahora bien, hay un edificio formado por esos yo soys que somos los creyentes, las piedras vivas descritas, precisamente, por Pedro.

 

También ustedes son como piedras vivas, con las cuales se está edificando una casa espiritual. 1 Pedro 2:5a.

 

Tal casa, la Iglesia, es un ella es, que es un ella siendo, hacia un ella será, escatológicamente hablando. Y, por acción de la Iglesia, en último término, la gente que habita este planeta sería una humanidad que fue, pasando por una humanidad que estaría siendo hacia la meta de una humanidad que debe ser. Pero, separada de Dios como se encuentra, apenas se asemeja a algo así como el ‘homínido’ de Theilard, quien pensó que si el hombre quiere alcanzarse a sí mismo, deberá penetrarse del valor beatificante y de la esperanza eterna de la Santa Evolución.

 

En tales términos, venimos a ser una caricatura de hombre, es decir un ser que fue lo que no debió ser, un ser no siendo lo que debe ser, o un ser siendo lo que no debe ser. Igualmente, toda la naturaleza, afectada por la caída del hombre, ha perdido su primigenia identidad y su verdadero propósito, que deberán ser restaurados junto con la restauración del hombre mismo.

 

La creación misma ha de ser liberada de la corrupción que la esclaviza, para así alcanzar la gloriosa libertad de los hijos de Dios. Romanos 8:21.

 

La naturaleza también está incluída en el plan escatológico, pues la naturaleza es con el hombre porque la naturaleza es para el hombre. Ahí tenemos la ecología cristiana.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 156-158)

Read More
VI-2017-04-03

Apocalipticismo y Esperanza | Escatología Individual y Eclesiástica

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

UNA ESCATOLOGÍA INDIVIDUAL

Cada creyente, en un plano personal, debe vivir escatológicamente, esto es, guiado por la esperanza bienaventurada.  Agradecido de lo que Dios ya hizo en su pasado, será nutrido por lo que espera que Dios haga en su futuro.  Solo de esta manera puede asegurar un presente feliz y próspero. Actualismo. Si se limita a vivir una fe del recuerdo (la obra consumada de Cristo para él como persona) puede perder y, en efecto, a menudo pierde las enormes posibilidades que nacieron de ese hecho cumplido. La escatología personal me lleva al cielo, último peldaño de mi ascendente esperanza; pero, así mismo, me conduce por los escalones precedentes, progresivamente, en mi vida aquí y ahora.  De esta manera, la fe del porvenir alimenta la fe del hoy. Soy el que soy porque Soy el que fui, pero soy el que soy siendo, en tránsito a el que seré, pues

 

Queridos hermanos, ahora somos hijos de Dios, pero todavía no se ha manifestado lo que habremos de ser. Sabemos, sin embargo, que cuando Cristo venga seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es. 1 Juan 3:2.

Ser semejante a Cristo, meta suprema del hombre.

 

UNA ESCATOLOGÍA ECLESIÁSTICA

La Iglesia Cristiana, por su parte, debe moverse dentro de una dinámica escatológica, entendiendo que el hecho ya cumplido e irreversible de la Redención, es solo un punto de partida para el establecimiento del Reino de Dios. Si tiene claro esto, toda su acción actualista se moverá a través de la revelación progresiva, en la circunstancia de cada día (o de cada era) con el impulso inicial siempre activo, pero puesta la mira en el poder ser, o en el llegar a ser, dentro de las infinitas posibilidades que Dios le brinda a través de la esperanza. El cuerpo de Cristo como un embrión (pasado), creciendo como un feto (presente), para parir un hombre (futuro).

 

De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una humanidad perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo. Efesios 4:13.

 

Podría decirse que la Iglesia es una sinfonía inconclusa, que se inicia con la clave de sol de Pentecostés y, a través de largos y variados movimientos actualistas, espera el regreso del Maestro con su batuta para orquestar el gran final: Su marcha nupcial como Novia del Cordero.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 154-156)

Read More
VI-2017-04-02

Apocalipticismo y Esperanza

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La visión escatológica en boga no es esperanzadora sino catastrófica, como ha solido serlo en tiempos terminales, y más ahora, es obvio, por tratarse de un cruce de siglos y milenios, coincidencia ideal para mentalidades agoreras, que olvidan el carácter esencialmente optimista de la escatología cristiana. No debe pasarse por alto que las mitologías indígenas abundan en vaticinios escatológicos, especialmente la maya, a través de su libro sagrado, el Popol Vuh, y que tales leyendas han influido, tal vez inconscientemente, en la interpretación bíblica de no pocos maestros evangélicos. Durante decenios  nuestra comunidad cristiana ha reemplazado el gozo de la esperanza bienaventurada por un temor enfermizo a las señales del tiempo final, todo ello auspiciado por videntes de endeble formación bíblica.  Convendría rescatar los aspectos positivos de la Teología de la Esperanza  para poner en orden la actual barahúnda doctrinaria sobre las últimas cosas.  Intentemos el esencialismo.

 

No existe un tema que merezca más atención de los estudiosos bíblicos como la Escatología, precisamente cuando nos hallamos al inicio del siglo XXI y el tercer milenio de la era cristiana, y muchos se apresuran a pronosticar el nacimiento de una ‘nueva era’, que, para ellos, no solo será postmoderna, sino postcristiana.  Como quien dice, el reinado mismo del anticristo.

 

Deplorablemente la iglesia que podríamos llamar organizada -ese cuerpo homogéneo de ortodoxia que trasciende a los tiempos- descuidó casi por completo la doctrina de las últimas cosas, permitiendo así que ésta cayera en manos de iluminados y charlatanes, forjadores de sectas marginales y, en general, miembros de lo que hemos llamado ‘religión informal’, que es como el cinturón de miseria de la religión.  Y, por supuesto, la ignorancia y el emocionalismo propios de tales gentes, mezclados a veces de ingenuidad o de astucia, han formado un colosal embrollo interpretativo sobre materia tan delicada, llegando, en no pocos casos, a movimientos de histeria que concluyeron en suicidios masivos, o en definitivo desencanto de los adeptos de tales especulaciones. Con todo, la doctrina escatológica debería ser parte sustancial del discipulado cristiano

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 153-154)

Read More
VI-2017-04-01

El Pulpo Colosal | Utopías

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Pero la esperanza cristiana ha sido abandonada en manos de sectarios, fanáticos y lunáticos apocalípticos, sin ningún recurso práctico para los problemas humanos. Desconocen el solucionismo. Y, por eso, sus seguidores viven expuestos al resurgir de las utopías, una de las tendencias más perniciosas del quijotismo humano y que solo son caricaturas del Reino de Dios.  Evoquemos las principales:

* Utopía: Diseñada por el humanista Tomás Moro, amigo de Erasmo, tiene orientación cristiana, pero con tolerancia a toda creencia en Dios, lo cual la hace universaloide.  Su remoto antecedente está en la filosofía griega.

* La República: Diseñada por Platón como una meritocracia formada por protectores o gobernantes, auxiliares o guerreros, trabajadores, agricultores o artesanos, y, finalmente, esclavos.

* Abadía de Théleme: Su autor es el satírico renacentista francés Rabelais, quien despreciaba la vida monacal y las doctrinas escolásticas.  Descrita en Gargantúa, es un enorme castillo hexagonal convertido en abadía, donde una aristocracia del conocimiento dedica su tiempo al placer y la comodidad.

* Cristianápolis: Ideada por el erudito, reformador social y predicador luterano Johan Valentin Andrea.  Se trata de una isla donde una comunidad de trabajadores vive en igualdad, renuncia a las riquezas y participa en todos los asuntos cívicos y religiosos.  Los delitos contra Dios son más severamente castigados que los otros.

* Armonía: Diseñada por Charles Fourier, mantiene el concepto de propiedad privada, pero la producción es estrictamente cooperativa y regulada según la necesidad individual.

* Icaria: En esta utopía de Etianne Cabet todo es reglamentado por la ley, desde la religión hasta el menú familiar.

* Pala: Debida a la imaginación de Aldous Huxley, pretende una monarquía constitucional, en la cual la calidad de rajá es hereditaria.  Busca la fusión de la ciencia y la religión.

* Shangri-la: Teocracia gobernada, según James Hilton, por un Gran Lama.  Se trata de un cura francés llamado Perrault, quien llega al Tibet a organizar un monasterio cristiano.  Es una simbiosis de Biblia e Hinduismo.

* Oneida: Nacida del movimiento perfeccionista, fundado por John Humphrey Noyes, aboga por la erradicación total e inmediata del pecado.  Comenzó en la Escuela Bíblica para Adultos, de Putney, Virginia, como una ‘comunidad de afectos’, pero destruyó rápidamente el principio de la monogamia.

 

La descripción de estas utopías solo tiene por objeto alertar a los cristianos sobre movimientos similares detectables hoy en el mundo.  Mirada objetivamente, la Nueva Era es una utopía.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 151-152)

Read More
VI-2017-03-30

El Pulpo Colosal | Inautenticidad

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Los latinoamericanos somos inauténticos; y, podría decirse, bastante esnobistas. Padecemos arribismo social y camuflaje cultural. Luis María Mora lo percibió así en la primera mitad del siglo XX:

No somos aún civilizados y ya queremos ser decadentes; estamos al pie del monte, y ya sentimos los vértigos de la cumbre.

En Colombia, por ejemplo, queremos convencernos de que el coloso García Márquez es el escritor nacional por antonomasia; pero Macondo no es Colombia, Macondo es el Caribe. Colombia, además del litoral, son los paisas con Carrasquilla, los cundiboyacenses con Caballero Calderón, la selva y el Llano con José Eustasio Rivera. En Venezuela, Arturo Uslar-Pietri no es Rómulo Gallegos, pues algo va de Caracas al Llano. En México, Alfonso Reyes y Juan Rulfo tienen perspectivas distintas, como en Argentina el europeizante Aleph de Jorge Luis Borges se distancia del pampero Martín Fierro, de José Hernández. Tampoco el vallenato es nuestro ritmo por antonomasia; sino, dependiendo la región, puede serlo el bambuco, el torbellino, la guabina, el pasillo, el sanjuanero, la cumbia. Así en México, el son de Veracruz difiere de la canción yucateca, lo mismo que del corrido ranchero de Jalisco.

Es fácil observar cómo León De Greiff no escribió rimas castellanas, sino runas vikingas, y Gabriela Mistral, baladas provenzales. En ese orden de ideas, el mexicano Octavio Paz es un escritor indoitaliano; el nicaragüense Rubén Darío, un poeta persa; el uruguayo José Enrique Rodó, un pensador griego; el argentino Astor Piazzola, un músico francés; el peruano Hugo Alegre, un pintor holandés; y así sucesivamente.

De forma similar, muchos de nuestros criollos predicadores se esfuerzan por parecerse a las estrellas del televangelismo y las megaiglesias norteamericanas: el look, el vestuario, la decoración escénica, el back projection y el histrionismo son mera imitación de los modelos estereotipados y hollywodenses del norte. Latinoamérica es, apenas, un proyecto, dentro del cual, algunos comentaristas regionales posan de originalidad: según tradición oral, el escritor y político Armando Solano quiso definir las cosas cuando habló de ‘nuestra América india, mulata, mestiza y tropical’. Y el peruano Víctor Raúl Haya de la Torre, creador del Apra, (Alianza Popular Revolucionaria Americana) adoptó una palabra afortunada: Amerindia, para referirse al que algunos han llamado, acertadamente, el continente de la esperanza.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 149-151)

Read More
VI-2017-03-23

¿Quién es Jesús para Jesús?

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El erudito judío Jacob Neusner, en su libro ‘Un rabino habla con Jesús’, se muestra sinceramente conmovido con las enseñanzas del Sermón del Monte, en general todo lo que el evangelio transmite lo impacta positivamente, pero se aparta de Jesús radicalmente por sus afirmaciones sobre sí mismo. Al respecto afirma:

 

“Jesús da un paso importante en la dirección equivocada al transferir el

énfasis del ‘nosotros’ como comunidad judía a un ‘Yo’. El desacuerdo se

da en la persona de Jesús, y nunca en sus enseñanzas… Al fin el maestro Jesús

exige algo que solo Dios exige”.

 

Aunque Neusner —como muchos judíos— no lo acepte, el humilde Carpintero que nació en el pesebre, bajo el calor de animales domésticos, en un estado de indefensión y de pobreza, es el gran “Yo Soy el que Soy” de los hebreos, “el Dios no conocido” de los griegos, el Gran Quién Sabe. Solo que voluntariamente se ha despojado a sí mismo (kenosis) al descender hasta el agujero negro donde se halla el hombre caído para levantarlo, con la palanca de la cruz, en la dinámica de la redención.

 

En tales condiciones, a nadie debe extrañarle el absoluto desparpajo con que Él mismo se autocalifica, mejor dicho, se identifica como YHWH.

 

¿Quién es Jesús para Jesús?

—Lo que Jesús es: simplemente Dios.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, página 149)

Read More
VI-2017-03-16

¿Quién es Jesús para Jesús?

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Durante la Edad Media, los místicos buscaron lo que se llamaba el sumum bonum, es decir, el bien supremo, que para ellos era, precisamente, ver a Dios. Sabían que la ‘visión beatífica’ estaba reservada exclusivamente para los limpios de corazón, según el propio Jesús lo había enseñado en las Bienaventuranzas (Mateo 5:8). Para citar un caso notable, Francisco de Asís se alejó del mundo y sus fascinaciones para limpiar los ojos interiores y poder ver a Dios en su corazón, ya que físicamente le era imposible hacerlo.

 

En Jesucristo nadie ve a Dios COMO un hombre, sino EN un hombre, porque ese Hombre, nacido de una mujer, exhibe un carácter moral, unos atributos y unas obras que solo pueden calificarse de divinos. Esa es la clave. Por eso, con toda autoridad, dialoga con los fariseos sobre temas ordinarios en forma extraordinaria:

«Abraham, el padre de ustedes, se regocijó al pensar que vería mi día; y lo vio y se alegró. —Ni a los cincuenta años llegas —le dijeron los judíos—, ¿y has visto a Abraham? —Ciertamente les aseguro que, antes que Abraham naciera, ¡yo soy!». (Juan 8:56-58)

 

Aquí la respuesta de Jesús es estremecedora: —Bien, muchachos, ciertamente —esto es verdad— les aseguro —no les sugiero— que ANTES de que Abraham naciera, YO SOY. No  dice: “Yo era”, en pretérito, para retrotraerse al tiempo de Abraham; sino “Yo Soy”, en un eterno presente.

 

La Biblia  identifica el nombre de Dios con el llamado ‘tetragrámaton’, representado por las letras YHWH, que es impronunciable. Generalmente se lo nombra bajo dos aproximaciones fonéticas: la clásica Yavéh y la  variante no muy ortodoxa y, más bien, acomodaticia, Jehová; pero que, en todo caso, significa “Yo Soy”.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Código Jesús, páginas 147-148)

Read More