CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-DIC-03

Satanás se viste de verde P4

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

ASTROLOGÍA

Llama poderosamente la atención el análisis que sobre este tema ha realizado el doctor Kurt E. Koch, quien hace una distinción entre la astrología propiamente dicha y el horóscopo solar o astrología pronóstica.

En el año 1952 Dorotea Hosh escribía para la Hoja Parroquial de la Iglesia Reformada de Suiza, que realmente el hombre y el Cosmos están unidos el uno al otro, y que las ‘fuerzas cósmicas’ no pueden ser negadas, aunque sean desmitologizadas.  En otras palabras, que la lucha contra la superstición moderna debe llevarse por otro plano que por el de negar la existencia de estas fuerzas.

 

No son, pues, los astros los que ejercen influencias sobre las vidas humanas, sino aquellos seres que san Pablo describe precisamente en una escritura que ha sido mal interpretada por algunos:

 

Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales.

Efesios 6:12.

 

La conclusión de Koch es terminante y encuadra sin dificultades en los parámetros de la sana creencia cristiana.

No se crea que se trata aquí de establecer una comparación entre la idea paulina con las supuestas fuerzas cósmicas de la Astrología.  Lo que intentamos decir es que el pensamiento bíblico aporta argumentos más importantes al terreno de la Astrología y los hechos innegables que cualquier otra idea racionalista del siglo de las luces (XVIII).

 

No cabe ninguna duda de que, vistas las cosas bíblicamente, Jesucristo ha tenido una estrecha relación con aquellos seres espirituales espaciales; en primer lugar, por ser, precisamente,  el Creador de los mismos,

 

Porque por medio de él fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, poderes, principados o autoridades: todo ha sido creado por medio de él y para él.

Colosenses 1:16

 

Y, sin discusión,  algunos de aquellos tronos, poderes, principados y autoridades se opusieron a Dios, haciendo necesaria una batalla cósmica –verdadera guerra de las galaxias- que culminó en gloriosa victoria.

 

Desarmó a los poderes y a las potestades, y por medio de Cristo los humilló en público, al exhibirlos en su desfile triunfal. Colosenses 2:15.

 

Por eso, el mencionado investigador desarrolla su impactante razonamiento en forma redonda y esencialista:

Desde el punto de vista de la doctrina novotestamentaria, sabemos que existen potencias y fuerzas cósmicas.  El individuo está incluido en el macrocosmos como un microcosmos.  Es decir: encerrado como naturaleza individual en el gran ritmo cósmico.  Pero también sabemos con toda seguridad que como cristianos no estamos sujetos a este ejército celeste.  Así pues no vamos a la negación de estas potencias, pero sí a la destronización de ellas por medio de Cristo.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 200-202)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - caro

No Comments

Post A Comment