CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Blog

VI-NOV-04

Satanás se viste de verde

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

A riesgo de que ecólogos bien intencionados –y son legión en Latinoamérica- se disgusten conmigo, debo decir que en la actualidad se está utilizando hábilmente la dramática devastación de la naturaleza por el hombre, para llamar a éste a una relación profunda con aquella.  Todo cristiano debe defender el entorno que Dios nos regaló en su infinita misericordia, pues es un crimen de lesa humanidad destruir los recursos naturales.  Oramos y actuamos por la recuperación de los ríos y los bosques, como administradores y no destructores de la creación material de Dios, que evidencia ante nuestros ojos asombrados Su Poder y Majestad y que, también recibirá redención.

 

La creación aguarda con ansiedad la revelación de los hijos de Dios, porque fue sometida a la frustración.  Esto no sucedió por su propia voluntad, sino por la del que así lo dispuso.  Pero queda la firme esperanza de que la creación misma ha de ser liberada de la corrupción que la esclaviza, para así alcanzar la gloriosa libertad de los hijos de Dios.  Sabemos que toda la creación gime a una, como si tuviera dolores de parto.

Romanos 8:19-21.

 

No puede desconocerse que, con el pretexto ecológico, se está llevando al hombre hacia un panteísmo científico.  La adoración de la naturaleza es una forma rudimentaria de la idolatría, porque cree que aquella es Dios, que la criatura es el mismo Creador. Baruch de Spinoza fue expulsado de las sinagogas holandesas bajo cargos de herejía por predicar tal error.

 

PANTEÍSMO

 

El nuevo panteísmo, de rápido crecimiento en Latinoamérica, pretende que el Cosmos es un cuerpo infinito del cual Dios es el Espíritu; por lo tanto, todas las cosas, y nosotros mismos, formamos parte de la divinidad.  Pero Dios es una Persona, un Individuo independiente de su propia creación.  El libro que usted tiene ahora mismo en sus manos es mi creación, pero no es mi persona, no es yo mismo.  Cuando Pablo fue invitado a disertar en el Areópago de Atenas ante epicúreos y estoicos –las dos filosofías extremas de su tiempo-, al plantear la naturaleza divina, expresó

 

El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él es Señor del cielo y de la tierra.  No vive en templos construidos por hombres, ni se deja servir por manos humanas, como si necesitara de algo.  Por el contrario, él es quien da a todos la vida, el aliento y todas las cosas. 

Hechos 17:24-25.

 

Aquí está clara la suprema autonomía e independencia de Dios.  Ahora, en cuanto a su Omnipresencia, el apóstol manifestó:

Esto lo hizo Dios para que todos lo busquen y, aunque sea a tientas, lo encuentren.  En verdad, él no está lejos de ninguno de nosotros, puesto que en él vivimos, nos movemos y existimos.

Hechos 17:27-28 a.

 

En ningún lugar la Biblia dice que somos parte de Dios, átomos o moléculas de Dios, como el neo-panteísmo lo pretende; sino sus criaturas, pero que moramos en El.  Y, por supuesto, el habitante no es la casa.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 195-197)

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Facebook

AUTHOR - Casa Roca

No Comments

Post A Comment