CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Darío Silva Silva Tag

VI-NOV-03

Cuando Marx y Freud se abrazaron | El Gueto Dorado

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Otro judío, también germánico, el vienés Viktor Frankl, no tuvo gueto dorado durante la guerra, sino un horrible campo de concentración nazi.  Allí, en la soledad y el dolor, redescubrió sus raíces espirituales y pudo afirmar que el hombre es ‘un espíritu rodeado de capas sicosomáticas’, y propone que se pase de la idea dicótoma a la tricótoma, lo cual lo sintoniza con san Pablo.

 

Que Dios mismo, el Dios de paz, los santifique por completo, y conserve todo su ser-espíritu, alma y cuerpo- irreprochable para la venida de Nuestro Señor Jesucristo

1Tesalonicenses 5:23

 

En el campo cristiano ha bajado de volumen la discusión entre tricótomos y dicótomos, ya que estos últimos reconocen en la parte inmaterial del hombre dos componentes: alma y espíritu.

 

Esta discusión alrededor de Marcuse, el inmigrante que conmocionó a los Estados Unidos, no es caprichosa ni traída de los cabellos.  Con el arribo de la élite alemana a las universidades y los medios de comunicación norteamericanos,  el llamado ‘cinturón bíblico’ dejo de ser cinturón de castidad para el buen gringo.  Muy atrás quedaron los bucólicos tiempos  que la Casita de la Pradera y los Ingalls quisieron perpetuar en la TV con la capilla del pueblo endomingada por una feligresía de punto en pie y un pastor de cuello y estola dirigiendo la acción de gracias al Creador por la abundancia de la tierra y la inocencia de los niños.

 

Y así llegó la posmodernidad con todos sus estragos: la descomposición de la familia, la libertad sexual, la prohibición de la enseñanza religiosa en las escuelas, Elvis Presley, los Beatles, los hippies, la muerte de Dios…Las iglesias, en tanto, sometidas a presiones delirantes, tomaron  uno de dos caminos: un fundamentalismo hirsuto, en contravía con el pensamiento de actualidad; o un liberalismo desbordado que trajo la incontrolable permisividad que hizo de sus creyentes caricaturas de cristianos, lejos de la santidad predicada por Wesley.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, páginas 150-151)

Read More
VI-NOV-02

Cuando Marx y Freud se abrazaron | El Gueto Dorado

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La deserción de los afroamericanos hacia el Islam no fue masiva porque el Espíritu Santo sopló sobre Martin Luther King, el buen bautista que reactivó el poder de Dios en los corazones atribulados; su martirio fue el inicio de una sociedad más justa e igualitaria. Sería deplorable que ahora, bajo pretexto de protección nacional, Estados Unidos cambiara sus leyes migratorias, especialmente para el caso de los latinoamericanos. Está bien que se controle la inmigración ilegal, pero hay mucha gente talentosa y honesta que puede enriquecer a la propia nación que le abre sus puertas.

 

Durante la II Guerra Mundial, lúcidos cerebros europeos vinieron a engrosar la evolución intelectual, científica y tecnológica de los Estados Unidos. La puerta se abrió de par en par incluso para quienes podían socavar, con líneas de pensamiento adversas, la estructura misma de la nación.  Por ejemplo, Herbert Marcuse, un judío que montó su propio ‘gueto dorado’ en Harvad, como bien lo expresará Alberto Lleras Camargo, y que fuera eficaz  colaborador de los servicios de inteligencia.

 

Nacido en el seno de la más alta burguesía berlinesa, era un hebreo germanizado, fenómeno común y corriente durante la época imperial. Su amigo entrañable Miguel Siguán lo define como refinado en sus gustos y modales, con estampa de gran señor, de una simpatía contagiosa. Se dice que hablaba un alemán delicioso y un inglés machacón y que, en las discusiones a las que era tan dado, solía estallar en súbitas cóleras.  Dueño de una mente sincrética, había asimilado las grandes corrientes europeas de su adolescencia, juventud y comienzo de la madurez: arte abstracto, cine expresionista, teatro social, arquitectura integral. Uno de sus materiales predilectos de trabajo fue el marxismo, al que le descubrió raíces hegelianas. ¡Hasta verdad será!.

 

El importó unos temas revolucionarios de meditación que, a la larga, erosionaron la unidad del pensamiento norteamericano, sólidamente guiado por el evangelio y la democracia. Fue Marcuse el gran culpable de la rebelión de los estudiantes y el caso de su discípula amada Ángela Davis no es el único de estadounidenses que abrazaron el marxismo. Su logro capital fue fraternizar a Marx con Freud, armando así el centauro sobre el cual ha cabalgado la sociedad humana a lo largo del siglo XX.

 

Su teoría del hombre unidimensional es materialista cien por ciento: según ella el ser humano como unidad física en sí mismo produce de sus propios materiales todo cuanto es: el cuerpo, la psiquis, la mente, los sentimientos y eso que algunos llaman la conciencia. Por fortuna hubo otros inmigrantes, también germanos: Bultmann, Barth, Tillich; ellos  pusieron un muro de contención para impedir que desertaran muchos valores intelectuales y científicos hacia el ateísmo. El caso del siquiatra David Allen es notable: formado médicamente  por Fromm y teológicamente por Tillich, abrazó la fe cristiana como la única que puede dar respuesta a la angustia existencial.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, páginas 148-150)

Read More
VI-NOV-01

Cuando Marx y Freud se abrazaron | Destino Manifiesto

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Pero hay algo más: esta nación fue llamada justamente por Jean-Jacques Servan- Shreibr ‘la potencia generosa’, debido a su Plan Marshall que patrocinó la recuperación de Europa y el Japón; pero igual tratamiento no recibieron otros países sumidos en la peor de las guerras, que es la pobreza. América Latina, por ejemplo, nunca fue protegida desde el norte, no hubo chequeras suculentas que ayudaran a su desarrollo, el Tío Sam no fue visionario para impulsar a sus vecinos hacia la prosperidad. Y de esta manera, por omisión flagrante, se permitió la peste de una injusticia social insoportable, y esta trajo, como lógica consecuencia, la irrupción de rebeldes armados que, finalmente, desembocaron en el terrorismo.  Así están las cosas.

 

Sin embargo, si se despierta el espíritu cristiano de la nación americana, si se reexamina el tema de su  ‘destino manifiesto’, es de esperarse que se produzca un vuelco para que las tensas relaciones norte – sur entren en una etapa de distensión hacia un futuro promisorio.  América Latina es el continente de la esperanza, como cabalmente se le ha llamado. Nadie en el siglo XXI lo podrá desconocer, o echar a un lado. Aquí se gesta el futuro mismo de la humanidad. Y, por eso, los cristianos de uno y otro lado del Río Grande, frontera de fronteras, hemos de orar unidos al Dios común para que sea la luz del Evangelio la que ilumine la nueva y necesaria cooperación.

 

La solución no es simplemente disparar. Mientras el gobierno hace lo suyo, la iglesia deberá tomar su lugar en la guerra, con un ejército que marche triunfante de rodillas, pero capaz de poner su fe en acción. Jean Francoise Revel planteó una tercera línea de pensamiento cuando hizo el doble rechazo ‘Ni Marx ni Jesús’. Era una visión europea de la pugna ideológica planteada por el comunismo a la sociedad cristiana occidental. Estados Unidos, manteniendo en una mano la antorcha de la libertad y en la otra la cruz, trazó la disyuntiva rotunda: ‘O Cristo o Marx’. El asunto se dirimió, como siempre ha ocurrido, a favor del Nazareno, cuando el muro de Berlín se vino a tierra sin que se usaran catapultas.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, páginas 147-148)

Read More
VI-OCT-04

Cuando Marx y Freud se abrazaron | Destino Manifiesto

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El pueblo de Israel ha tenido un destino manifiesto: por su intermedio Dios nos dio su Palabra, y de su ADN se formó en cuanto Hombre nuestro Divino Redentor. Pues bien, el que mucho ha recibido, mucho deberá dar. Israel fue algunas veces irresponsable en el uso del capital espiritual que Dios depositara en sus manos, y ha sufrido consecuencias catastróficas porque hay una causalidad ineludible en toda humana acción.

 

El caso de los Estados Unidos de América es similar. Los padres misioneros que declararon con decisión, al arribar a las playas del Atlántico Norte: “Esta tierra es para Cristo”, se ataron con los dichos de su boca, como dijo Salomón. Aquella frase simple y rotunda fue la cláusula penal de un contrato con Dios: si se cumple, viene la bendición; si se transgrede sobreviene la maldición. Estados Unidos, al igual que Israel, ha pasado alternativamente por el círculo vicioso: obediencia-bendición-desobediencia-reprensión-arrepentimiento-bendición. Pero hay algo que Dios pondrá en la cuenta de esta nación: siempre ha regresado a sus raíces como el propio Israel.

 

El instrumento de la última amonestación divina ha sido el terrorismo. Por largos años, los Estados Unidos fueron indiferentes a este fenómeno, porque no los había afectado en forma directa. La suerte del mundo sería otra si el Tío Sam hubiera declarado la guerra al terrorismo cuando éste provocó tantos estragos a tanta gente en tantos lugares. La filosofía pragmática que ha guiado al norteamericano tiene enormes ventajas pero, a veces, acarrea adversidades. El encogerse de hombros y decir: ‘No es mi problema’, siempre ha terminado por volver su propio problema lo que era problema de los demás. Dos casos recientes en el tiempo lo demuestran: Pearl Harbor, obligó a Roosewelt a meterse a fondo en la II Guerra Mundial e inclinar la balanza para ganarla a favor de la democracia y contra el terrorismo totalitario de estado; Twin Towers ha obligado a George Bush a enfrentar con decisión al nuevo terrorismo en sus variadas formas.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, páginas 146-147)

Read More
VI-OCT-03

Cuando Marx y Freud se abrazaron

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Hemos descubierto al enemigo; somos nosotros mismos

Pogo

 

El tercer milenio de la era cristiana se ha iniciado frente a un panorama complejo, de pronóstico reservado, como un crucigrama lleno de casillas en blanco y preguntas capciosas.  Pero, analizados los acontecimientos con la simple lógica que el cristianismo nos ha enseñado durante dos mil años, podemos extraer lecciones claras y valiosas:

 

La medición del tiempo es imprecisa en los calendarios ideados por el hombre para tasar su propia temporalidad. Los acontecimientos son gotas insignificantes en el gran océano de la eternidad. El tiempo es relativo a la velocidad; el futuro se hace presente y cruza al pasado raudamente porque el hombre posmoderno vive de prisa. Hoy todo es rápido: el ya casi se transforma en el ahora y el ahora en el ya fue en una intemporalidad incomprensible y angustiosa.

 

El 11 de septiembre del año 2001 ha sido marcado con fuego como un hito en el humano caminar hacia la muerte, ese puerto final donde no hay fechas, ni calendarios, ni milenios, ni instantes, ni minutos, ni eras, ni siglos, ni semanas.  Solo la edad de Dios que es la eternidad.  Destinado a  vivir en ella, el hombre solo tiene dos opciones voluntarias en la disyuntiva dramática de su interminable porvenir que es el eterno presente: o está con Dios para siempre, o separado de Dios por siempre.

 

Es en este punto focal donde las cosas que ocurren adquieren contenido y significación.  Por eso existe la profecía, el oficio de indagar en la Mente Divina los signos de los tiempos y darlos a conocer a quienes pueden beneficiarse con el diagnóstico de las señales cifradas que el Sí Mismo nos envía desde más allá del Cosmos para ayudarnos en nuestra debilidad e ignorancia.

 

Varios profetas advirtieron que pasaría lo que ha pasado, pero no les prestaron atención.  Las gentes posmodernas como en los tiempos de Jeremías, se procuran profetas que les digan lo que quieren oír y no lo que Dios les manda a decir. Por eso, aquel fiel siervo del Señor vio transformadas sus profecías en lamentaciones. Como hoy David Wilkerson y Billy Graham.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, páginas 145-146)

Read More
VI-OCT-02

La Conexión Misteriosa | Símbolos y Médiums

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Stephan Mallarmé fue el gran mentor de los simbolistas, y es fácilmente detectable su similitud con las actuales técnicas de la Nueva Era.  En su Tratado del Verbo, leemos:

 

La A es negra, la E blanca, la I roja, la U verde y la O azul.  La A corresponde al órgano y expresa la monotonía, la duda y la sencillez.  La E expresa lo que las arpas, esto es, la serenidad.  La I hace el oficio de trompeta y produce el sentimiento de la gloria y la ovación.  La O es el violín y nos impresiona con la plegaria y la pasión.  La U es la flauta y da el resultado de la ingenuidad y la sonrisa.

 

Mallarmé dijo que los artistas son antenas que reciben mensajes del más allá y los transmiten en símbolos humanos.  Dicho en términos ocultistas, el simbolismo poético era (¿o es?)  una mediumnidad, idea tomada de la mitología griega que llamó musas a los espíritus guías de los artistas.  Los simbolistas fueron muy excéntricos: su antecesor Edgar Allan Poe, especialista de cuentos terroríficos con almas en pena y posesiones demoníacas, murió de delirium tremens y su cadáver, lamentablemente, fue hallado junto al basurero de Nueva York; otro de sus precursores, el marqués de Sade, dio origen a la palabra que define una penosa aberración: sadismo. Algunos de estos artistas eran homosexuales e hicieron vida en común. En una ocasión Paul Verlaine disparó sobre el llamado ‘niño terrible’ Arthur Rimbaud. Los apodados ‘poetas malditos’ eran, por lo general, opiómanos, que hoy llamaríamos drogadictos; y su gran estrella, Charles Baudelaire, escribió Las Flores del Mal,  libro en el cual figura un poema de título escandaloso: Oración a Satán.  Fue el propio Baudelaire quien dijo que la mayor argucia del diablo es convencernos de que no existe.

 

Este contacto artístico con el reino de tinieblas fue palpable en militantes de otros movimientos de vanguardia.  Por ejemplo, gran agitación produjo José Carducci con su Himno a Satanás, de un naturalismo panteísta contra las disciplinas religiosas; y a Héctor Berlioz, emblema del pentagrama impresionista, especialmente por su Sinfonía Fantástica, un sector de la crítica lo llamó abiertamente ‘el músico del diablo’.  Preocupa, por lo tanto, (no hay para que disimularlo)  un cierto tipo de iluminados que se infiltran en grupos cristianos a transmitir mensajes que provienen del más allá.  Pero, ¿de cuál sector del más allá?

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 164-165)

Read More
VI-OCT-01

La Conexión Misteriosa | Contextualización

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Durante dos mil años de actualista vigencia el cristianismo ha demostrado su capacidad para contextualizarse culturalmente, sin renunciar a su esencialismo. Jesús realizó su trabajo dentro del contexto cultural de su tiempo, pero sus enseñanzas permanecen inalterables a través de la historia y en todas las culturas. ¿Qué hizo  Pablo? Contextualizar el mensaje cristiano dentro del marco cultural grecolatino. Ahora bien, la contextualización no debe consistir en que la cultura «inficione» a la iglesia, sino en que ésta utilice los elementos de cada época y sociedad para orientar la historia.

 

Lamentablemente, las modas han logrado afectar a la iglesia; los grandes movimientos de vanguardia que se iniciaron en el último cuarto del siglo XIX la afectaron profundamente, sin percatarse.  El 1886 es un año clave: durante él nacen los dos más grandes teólogos modernos, Karl Barth y Paul Tillich; y, simultáneamente, Jean Moreas publica en Le Figaro de París el Manifiesto Simbolista, punto de partida de toda la ebullición artística mundial hasta la frontera de la postmodernidad.

 

No fueron los teólogos liberales, como podría pensarse a la ligera, quienes causaron la lesión más grande a la Iglesia, sino algunos fundamentalistas proclives al manifestacionismo. No en balde el despertar de los carismas, hace ya un siglo, coincidió con el auge de las ciencias psíquicas, que originaron, a su vez, la decadencia artística.

 

REALISMO FANTÁSTICO

En Latinoamérica, concretamente, toda la cultura está impregnada del realismo mágico, el célebre movimiento literario que produjo la explosión de las décadas de los sesenta y setenta, con Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Julio Cortázar y demás brillantes novelistas de la región. La Iglesia Evangélica no ha sido ajena a esta influencia, ya que su acción poco pragmática y, más bien, contemplativa, ha tenido incursiones al mundo de la fantasía.

 

Entre los escatólogos hubo quienes dieron sermones sobre una plataforma espacial de dimensiones insospechadas que servía de contenedor a la Jerusalén que Juan vio descender del cielo, y describieron sus calles de oro, su mar de cristal, sus puertas de piedras preciosas y demás detalles pertinentes, en narraciones como para Premio Nobel. No pocas manifestaciones sobrenaturalistas de corte profético hacen recordar a los surrealistas, antecesores del realismo mágico, y aún a los simbolistas, inmediato antecedente del surrealismo.  Hay que llegar al fondo de este asunto, si queremos contextualizar al cristianismo en la formativa y compleja cultura posmoderna latinoamericana.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 162-164)

Read More
VI-SEP-04

La Conexión Misteriosa

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Este no es un libro de crítica literaria ni artística, pero debe ocuparse de esos temas para completar su marco teórico.  Cerrar ojos y oídos a las expresiones culturales que la circundan, ha hecho de la Iglesia Evangélica un jugador de fútbol en permanente off-side, con un récord de goles anulados. Además, su ignorancia del smog medioambiental, hace que lo respire y se intoxique con él sin darse cuenta. Quienes no nacimos dentro de la nube de gracia sino llegamos a ella desde afuera, percibimos cosas que pasan inadvertidas a los evangélicos nativos; y es nuestra obligación compartir tales observaciones, con la humilde esperanza de que haya buena voluntad en quienes las reciben. Gran parte de los fenómenos que hoy afronta la iglesia cristiana procede de una incomprensión sobre las relaciones entre el cristianismo y la cultura.

 

* El sobrenaturalismo, en el cual forman mayoritariamente gentes supersticiosas, menosprecia lo cultural.

* El  naturalismo, integrado sobre todo por materialistas, lo sobrevalora.

 

Valdría la pena, colocar las cosas en su sitio adecuado. Veamos:

 

* El cristianismo no es cultural. Pretender que la fe hace parte de la cultura es una negación de la trascendencia divina sobre el acontecer humano.

* El cristianismo no es anticultural. Sostener que la fe contradice a la cultura, debe atacarla o menospreciarla, es invalidar la eficacia del cristianismo para encauzar la sociedad.

* El cristianismo no es transcultural. Transculturización es mestizaje.  O sincretismo, si se prefiere esta palabra. Es lo que ha hecho el catolicismo romano al introducir ornamentos, liturgias y creencias paganos en su sistema. Es el camino que empiezan a tomar algunos grupos derivados de la Reforma.

* El cristianismo no es acultural. Predicar la indiferencia de la fe frente a la cultura es invalidar la responsabilidad cristiana para producir cambios sociales.

 

Es indispensable hacer una lectura cristiana de la realidad pagana, como la Teología moderna lo propuso hace ya medio siglo.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 161-162)

Read More
VI-SEP-03

Apocalipticismo y Esperanza | El Ahora

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El dogma cristiano es la Segunda Venida del Señor, y no el cuándo de tal evento. Por tanto, deberíamos vivir cada día como si el Señor viniera hoy mismo, pero trabajar como si tardara mucho aún en venir. No sintamos enfermiza compulsión por el final de la escatología -lo que podría llamarse ‘las cosas últimas de las últimas cosas’- sino construyamos cada día escatológicamente, sin pasar por alto que el judeo-cristianismo es el único grupo humano que tiene escrita la historia de su pasado y escrita ya, también, la historia de su futuro.

 

El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras jamás pasarán. 

Mateo 24:35.

 

Espectáculo lamentable protagonizan, en el muy normal comienzo del tercer milenio, los profetas de desastres que, durante la segunda mitad del siglo XX, gastaron tiempo y energías en vaticinios aterradores que finalmente no se cumplieron sobre rapto, anticristo, marca de la bestia y gran tribulación. Ahora, ¿de qué predicarán? Aprovechando sus experiencias, podrían hacerlo con la misma temática, pero bajo una óptica distinta. Los errores de buena fe son fácilmente corregibles, y de ellos, con sincera humildad, todos aprendemos lecciones excelentes, a través de un adecuado actualismo profético. Ningún ahora es permanente, pero lo permanente es una sucesión de ahoras.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 159-160)

Read More
VI-SEP-02

Apocalipticismo y Esperanza | Señales y Advertencias

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Este razonamiento no elimina el factor profético de la escatología, sino lo mira como culminación de un proceso ininterrumpidamente actualista que se halla en marcha y  nunca se detiene.  En esta óptica, la profecía es diaria.  Más aún, continúa.  Cada átomo de tiempo aquí y ahora contiene un elemento escatológico. ¿Profecía actualista?. La escatología cristiana no es sólo un estudio del futuro, sino algo que viene del pasado, pues se gesta en la cruz misma del calvario, florece en la resurrección y atraviesa las edades  -milenio a milenio, siglo a siglo, año a año, mes a mes, día a día; aún más, hora a hora, minuto a minuto y segundo a segundo- construyendo el futuro.  Como quien dice, construyéndose a sí misma.  Actualismo futurizador.

 

Lástima que los grandes textos escatológicos, y comenzando por Apocalipsis, hayan sido manoseados por neófitos que literalizan lo simbólico, simbolizan lo literal, vuelven histórico lo virtual o virtual lo histórico;  refunden y confunden lo judío con lo cristiano y lo cristiano con lo gentil, originando un caos de imprecisiones, que siempre son desmentidas por el rigor divino dentro de la historia, pero sirven a un propósito satánico de confusión.

 

En todo caso, hay que procurar un equilibrio que no elimine el sano y profundo examen de tales textos a la luz de las señales dadas por Jesucristo para el tiempo final, y para el tiempo más allá del tiempo, cuando habrá, sin dudas, nuevos cielos y nueva tierra.  Pero convendría examinar también, y sobre todo, las advertencias:

 

Tengan cuidado de que nadie los engañe.

Mateo 24:4.

Pero en cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre.  Mateo 24:36.

Por lo tanto, manténganse despiertos, porque no saben qué día vendrá su Señor.

Mateo 24:42.

El día en que el siervo menos lo espere y a la hora menos pensada el Señor volverá.

Mateo 24:50.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 158-159)

Read More