CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

El Reto de Dios Tag

La gran farsa | Liberación

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La liberación de opresiones demoníacas, ejercida por Jesús, fue delegada por El a los creyentes, pero es lamentable que algunas personas hayan hecho de ella una enfermiza confrontación con el Hades, que reafirma ahincadamente la realidad de las tinieblas, en vez de prender la luz para que desaparezcan.  Los conceptos de guerra espiritual son sencillos y no requieren métodos especiales.  Y es claro que, si Satanás fuera el gran culpable de todo lo que nos ocurre, Jesucristo sobraría.  No necesitamos redentor si no hemos pecado voluntariamente.  Eso, en forma indirecta, convierte a Satanás en un redentor: será suficiente que él sea castigado por todo lo que nos hace.

Una persona que ha mezclado profecías bíblicas con predicciones ocultistas es la antigua periodista de la Casa Blanca Ruth Montgomery, médium espiritista de gran popularidad.  Ella, y otros del mismo oficio, dicen ser canales de espíritus guías.  Esta gente ya no habla de espiritismo, sino de canalización.  La nomenclatura no importa, el oficio sigue siendo el mismo.  Es verdad bíblica que los muertos no pueden entrar en contacto con el mundo natural, y que, en las manifestaciones espiritistas ocurre, simplemente, que demonios actores hacen el papel de los difuntos invocados.  Todo canalizador o médium es una antena paradiabólica que capta la señal del infierno y la transmite a los hombres.  Satanás posee una inmensa red televisora, con imagen y video, grabación, trucaje y postproducción.

Cuando alguien recibe mensajes del más allá, si no es reconocido profeta de Dios, es un canal del diablo.  Latinoamérica está atiborrada de canalizadores, casi a la par con Estados Unidos, donde se habla de más de quinientos.  Sin tomar en cuenta otros consultores síquicos que todavía usan métodos adivinatorios tan anticuados como el globo de cristal y el tarot, al que algunos llaman ‘la biblia del diablo’.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 210-211)

Read More

La gran farsa | Adivinación

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El Cristianismo ubica dentro de esta definición, aparte de la astrología, toda una variada gama de supercherías religiosas, muy populares en nuestro hemisferio tales como globo de cristal, tabla ouija, quiromancia, cartomancia, cristalografía, oniromancia, sicometría, clarividencia, clariaudiencia, oftalomancia, vara y péndulo radiestésicos, numerología y cábala, lectura del tabaco, taza de café, té o chocolate, etc., manejadas directamente por demonios a quienes los augures obedecen como autómatas síquicos.  Los adivinos son los títeres, los demonios son los titiriteros.  En ocasiones se trata de fenómenos de sugestión o telepatía, y, en no pocas, hábiles deducciones lógicas de datos previamente conocidos.  La Biblia dice claramente que la profecía es inspirada por el Espíritu Santo, y la adivinación, por Satanás.

La más picante sátira contra las formas adivinatorias se encuentra en un delicioso cuento de Oscar Wilde: El crimen de lord Arthur Savile. Un quiromántico lee la mano del noble caballero y le augura que está predestinado a cometer un asesinato.  Fijada ya la fecha de su matrimonio con la bella Sibila Merton, el joven lord se afana por cumplir la predicción lo más pronto posible.  Trata de matar a dos ancianos parientes suyos: el primero, con una píldora venenosa; el segundo, por medio de un reloj explosivo.  Fracasados tales intentos, pasea, pensativo, a lo largo del Támesis, cerca de la medianoche.  De repente, ¡vaya milagro! se le da la ocasión propicia para sellar el macabro vaticinio: ve a un hombre apoyado en la baranda de un puente; lo agarra por los pies y lo arroja al río.  Al día siguiente, los diarios registran como suicidio el ahogamiento del famoso quiromántico.  Lord Arthur, radiante, se casa con Sibila.  Y colorín colorado… (Adivino, adivínate tu propia suerte).

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 209-210)

Read More

La gran farsa | Mentalismo

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

No se sientan para nada aludidas las damas que ejercen ministerios correctos; pero el auge de cierto estilo de profecía feminista, dada por mujeres solas, sin marido ni pastor, ha contribuido a la atomización de los creyentes en células rebeldes a toda autoridad.  Lo que comenzó con Mary Baker-Eddy y la Ciencia Cristiana, ha llegado hasta Latinoamérica en señoras como la venezolana Connie Méndez, promotora de la mal llamada Metafísica.  Es claro que un creyente sincero y esmerado desarrollará en su conducta Amor, Alegría, Paz, Paciencia, Amabilidad, Bondad, Fidelidad, Humildad y Dominio Propio, todo lo cual es optimismo puro y auténtica actitud mental positiva. Sin embargo tales cosas son fruto del Espíritu Santo, y no llegan mediante cursillos de control mental, sino por la gracia de Dios, en una estrecha comunión con Cristo.

La sicología, como parte de la medicina, tiene límites que Dios pone a toda ciencia; y, por eso, la Biblia diferencia claramente lo síquico de lo espiritual.   Quienes pretenden trabajar lo espiritual por medios síquicos, a menudo no entran en contacto con Dios, sino con los demonios, que tienen su teatro favorito de operaciones en la psiquis del hombre; pero el Espíritu Santo trabaja en nuestro espíritu para que éste controle nuestra alma y nuestro cuerpo.  El hombre no es sólo animal –de anima, alma en latín- sino espiritual; y, por eso, a diferencia del perro, el elefante y el mono, puede comunicarse personalmente con Dios, porque:

 

Dios es Espíritu, y quienes lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad.

Juan 4:25.

 

En esta tierra de tan variadas locuras alguien ha sentenciado que el burro, cuando rebuzna, hace un acto de adoración a Dios. ¡Qué burrada!. Si le preguntamos al burro si cree en Dios, guardará silencio.  Si se lo preguntamos al ateo, sin duda rebuznará.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 208-209)

Read More

La gran farsa

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Si algo caracteriza al cristianismo es la invariabilidad de su doctrina.  A través de dos mil años se han mantenido inalterables los principios enseñados por Jesús y los apóstoles.  Han cambiado los métodos –el progreso es dinámica actualista– pero los fundamentos unificadores de nuestra fe siguen vigentes y, si alguien los traiciona de algún modo, pasa de inmediato a la categoría de hereje.  Es difícil sustentar hoy la idea difundida entre evangélicos y que proviene desde los tiempos de Pedro Valdo (siglo XIII) de que la Iglesia Católica Romana es la Gran Ramera de Apocalipsis; pues, aun cuando en su seno hay vertientes aproximativas a la Nueva Era, esta última llena más cabalmente los requisitos para tal definición.  Hoy comprendemos mejor que la Gran Ramera no es un grupo específico, sino, más bien, un movimiento sibilino que trata de interpenetrar todos los grupos.

Es tristemente obvio que congregaciones ultraliberales han eliminado en sus púlpitos toda referencia a temas ‘desagradables’ como el cruento sudor de Getsemaní, la hora de tinieblas, o el infierno; así lo hace, por ejemplo, la llamada Iglesia Unitaria, que ya inaugura labores en nuestro Continente.  Es necesario alertar a quienes mantienen la comunión de la sana doctrina para que no se permitan a sí mismos ciertas licencias esnobistas que representan riesgos, pues de la propia entraña de la iglesia cristiana han surgido sectas.

 

Aunque salieron de entre nosotros, en realidad no eran de los nuestros; si lo hubieran sido, se habrían quedado con nosotros.  Su salida sirvió para comprobar que ninguno de ellos era de los nuestros.

1 Juan 2:19.

Este inicio de siglo y milenio parece traer un incremento de tales agrupaciones, fenómeno que los creyentes debemos rechazar unidos bajo un instinto de conservación espiritual.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 207-208)

Read More

Satanás se viste de verde | Charlatanería

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Fue la astrología la primera religión idolátrica después del Diluvio, cuando sumerios y acadios adoraron a los astros como dioses y encadenaron el destino humano a un ilógico fatalismo regido por los movimientos del zodiaco.  Modernamente se ha mezclado la influencia de estos signos con la de los planetas de nuestro sistema solar, ya inspeccionados por sondas espaciales, que han ofrecido sobre ellos datos decepcionantes. Los astrónomos en general consideran a los horóscopos, o cartas astrales, charlatanería supersticiosa para consumo de cerebros cándidos.  La vida del hombre es determinada por la voluntad soberana de Dios y no por insensibles materias espaciales.

Cierto que el sol y la luna, astros no pertenecientes al zodiaco, influyen en algunos aspectos físicos, así como el agua moja.  Pero los siclos de las plantas, las mareas y la menstruación femenina no marcan propiamente el destino de las personas.  Por lo demás, desde la era caldea, cuando esta superchería fue institucionalizada, los calendarios han cambiado constante y caprichosamente.  El conteo del tiempo difiere, por ejemplo, entre chinos, judíos y cristianos; y, claro está, en los últimos, varía de orientales a occidentales.  Todo lo anterior sin tomar en cuenta los cambios horarios estacionales en las zonas templadas, ni los años bisiestos, que aumentan un mes a cada siglo.  En muchos colegios y escuelas se inicia a los alumnos en el conocimiento de la bóveda celeste con pretextos astronómicos, lo cual sería plausible si no se utilizara, como se está haciendo, para llevar a los niños, sutilmente, hacia la astrología.  Astronomía es ciencia; astrología es superstición.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 204-205)

Read More

Satanás se viste de verde P5

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

HORÓSCOPOS

Finalmente, Koch entra a la condena de la forma vulgar de astrología, el horóscopo solar y el pronóstico astrológico, y examina las graves consecuencias síquicas que se derivan de esclavizarse a las cartas astrales. Y, por cierto, a lo largo y ancho de Latinoamérica se pavonea Walter Mercado, sumo sacerdote de los oráculos, de aspecto y atuendo andróginos, con una corte de seguidores e imitadores más o menos pintorescos.  Creer que las estrellas dominan la vida humana es desconocer por igual la soberanía de Dios y el libre albedrío del hombre. ¿Qué dice Isaías?

 

¡Los muchos consejos te han fatigado! Que se presenten tus astrólogos, los que observan las estrellas, los que hacen predicciones mes a mes, ¡que te salven de lo que viene sobre ti! ¡Míralos! Son como la paja, y el fuego los consumirá.  Ni a sí mismos pueden salvarse del poder de las llamas.  Aquí no hay brasas para calentarse, ni fuego para sentarse ante él.  Esos son para ti los hechiceros con quienes te has ejercitado, y con los que has negociado desde tu juventud.  Cada uno sigue en su error; no habrá quien pueda salvarte.

Isaías 47:13-15.

La mejor prueba de la falsedad de este sistema es la disparidad física y sicológica, como las diferencias de ciclos y ritmos, de los nacidos bajo un mismo signo, que el libro de Génesis  ilustra bien en el caso de los gemelos de Isaac y Rebeca.

 

Los niños crecieron.  Esaú era un hombre de campo y se convirtió en un excelente cazador, mientras que Jacob era un hombre tranquilo que prefería quedarse en el campamento. Génesis 25:27-28.

 

¿Cómo explican los astrólogos las divergencias sicológicas y existenciales de dos personas nacidas en un mismo parto, a una misma hora, bajo el mismo signo y con el mismo planeta regente? La propia mitología, de donde provienen los horóscopos, deja a éstos muy mal parados: la constelación de Géminis debe su nombre a los gemelos Cástor y Pólux, los dioscuros, ídolos lacedemonios adorados en las ciudades dorias, hijos de Zeus encarnado en un cisne,  y Leda, esposa de Tíndaro.  Pese a ser ellos mismos los patronos de un signo zodiacal, la leyenda los describe muy distintos entre sí: Cástor es un guerrero; Pólux, un deportista que combate con el cesto de pugilato.  Sus aventuras, relatadas en la epopeya de Los Argonautas, los muestran opuestos en carácter y habilidades.  Cástor muere y va al Hades; Pólux es llevado al cielo sin conocer muerte.  Finalmente, su padre decide que los dos se alternen para pasar un día sí y otro no en compañía de los dioses.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 202-204)

Read More

Satanás se viste de verde P4

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

ASTROLOGÍA

Llama poderosamente la atención el análisis que sobre este tema ha realizado el doctor Kurt E. Koch, quien hace una distinción entre la astrología propiamente dicha y el horóscopo solar o astrología pronóstica.

En el año 1952 Dorotea Hosh escribía para la Hoja Parroquial de la Iglesia Reformada de Suiza, que realmente el hombre y el Cosmos están unidos el uno al otro, y que las ‘fuerzas cósmicas’ no pueden ser negadas, aunque sean desmitologizadas.  En otras palabras, que la lucha contra la superstición moderna debe llevarse por otro plano que por el de negar la existencia de estas fuerzas.

 

No son, pues, los astros los que ejercen influencias sobre las vidas humanas, sino aquellos seres que san Pablo describe precisamente en una escritura que ha sido mal interpretada por algunos:

 

Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales.

Efesios 6:12.

 

La conclusión de Koch es terminante y encuadra sin dificultades en los parámetros de la sana creencia cristiana.

No se crea que se trata aquí de establecer una comparación entre la idea paulina con las supuestas fuerzas cósmicas de la Astrología.  Lo que intentamos decir es que el pensamiento bíblico aporta argumentos más importantes al terreno de la Astrología y los hechos innegables que cualquier otra idea racionalista del siglo de las luces (XVIII).

 

No cabe ninguna duda de que, vistas las cosas bíblicamente, Jesucristo ha tenido una estrecha relación con aquellos seres espirituales espaciales; en primer lugar, por ser, precisamente,  el Creador de los mismos,

 

Porque por medio de él fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, poderes, principados o autoridades: todo ha sido creado por medio de él y para él.

Colosenses 1:16

 

Y, sin discusión,  algunos de aquellos tronos, poderes, principados y autoridades se opusieron a Dios, haciendo necesaria una batalla cósmica –verdadera guerra de las galaxias- que culminó en gloriosa victoria.

 

Desarmó a los poderes y a las potestades, y por medio de Cristo los humilló en público, al exhibirlos en su desfile triunfal. Colosenses 2:15.

 

Por eso, el mencionado investigador desarrolla su impactante razonamiento en forma redonda y esencialista:

Desde el punto de vista de la doctrina novotestamentaria, sabemos que existen potencias y fuerzas cósmicas.  El individuo está incluido en el macrocosmos como un microcosmos.  Es decir: encerrado como naturaleza individual en el gran ritmo cósmico.  Pero también sabemos con toda seguridad que como cristianos no estamos sujetos a este ejército celeste.  Así pues no vamos a la negación de estas potencias, pero sí a la destronización de ellas por medio de Cristo.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 200-202)

Read More

Satanás se viste de verde P3

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

NUTRICIÓN

En cuanto a la alimentación, en concordancia con religiones orientales, se predica el vegetarianismo, dieta que tiene mucho que ver con la reencarnación.  No se debe comer carne animal porque, para hacerlo, es necesario quitar una vida, lo cual interrumpe bruscamente el karma.  Pero las Sagradas Escrituras no prohíben consumir carne animal, sino más bien lo recomiendan.
Todo lo que se mueve y tiene vida, al igual que las verduras, les servirá de alimento.  Yo les doy todo esto.  Pero no deberán comer carne con su vida, es decir, con su sangre. Génesis 9:3-4
 

He allí una dieta balanceada, a base de carne y vegetales.  La única veda bíblica vigente es sobre consumir la sangre de los animales.  Pedro tuvo una singular experiencia, debido a que la ley de Moisés prohibía algunas especies para el consumo humano.  Hallándose en Jope, mientras oraba en la azotea, sintió hambre y tuvo un éxtasis:

Vio el cielo abierto y algo parecido a una gran sábana que, suspendida por las cuatro puntas, descendía hacia la tierra.  En ella había toda clase de cuadrúpedos, como también reptiles y aves.  –Levántate, Pedro; mata y come –le dijo una voz.

-¡De ninguna manera, Señor, -replicó Pedro-.  Jamás he comido nada impuro o inmundo.  Por segunda vez le insistió la voz: -Lo que Dios ha purificado, tú no lo llames impuro.  Esto sucedió tres veces, y enseguida la sábana fue recogida al cielo.  Hechos 10:11-16.

 

Esta visión es interpretada fundamentalmente como una orden de compartir el Evangelio a  los gentiles; pero nadie puede desconocer el profundo significado que entraña, también, sobre las prohibiciones alimenticias.  Pablo, por su parte, hace esta tremenda admonición:

 

Prohíben el matrimonio y no permiten comer ciertos alimentos que Dios ha creado para que los creyentes, conocedores de la verdad, los coman con acción de gracias.  Todo lo que Dios ha creado es bueno, y nada es despreciable si se recibe con acción de gracias, porque la Palabra de Dios y la Oración lo santifican.

1 Timoteo 4:3-5.

 

Es ingenua la pretensión de quienes afirman que Jesús de Nazaret era vegetariano.  Ella se cae por la base, puesto que el Señor comió la Pascua Judía, cuyo plato fuerte es cordero; y, además, después de su resurrección, preparó un desayuno a la orilla del lago y lo compartió con sus amigos pescadores.

 

CORPOLATRÍA

La adoración de la naturaleza propia de este sistema se complementa con el culto del cuerpo humano.  Por todo el Continente, no sólo en los reinados de belleza y en los gimnasios fisicoculturistas sino en la publicidad,  los periódicos y revistas, el cine y la televisión, se observa un creciente afán por la belleza corporal, tanto femenina como masculina.  Estar en forma es la gran consigna.  Eres dios, eres diosa, somos dioses.  ¡Satanás tiene toda la razón!.  Hay que lucir tan estilizados como los bronces de Fidias, como los mármoles del Partenón.

 

Nadie puede criticar, sino estimular, el cuidado del cuerpo, pues que la Biblia misma lo llama ‘templo del Espíritu Santo’; pero una cosa es adorar al Dios que mora en el templo, y otra bien distinta, adorar el templo.  La cultura física se está convirtiendo en un modo grosero de humanismo, como en la antigua Grecia, y en el período neo-clásico; sólo que hoy se adora directamente a estatuas de carne y hueso.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 198-200)

Read More

Satanás se viste de verde P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

ECOLOGÍA

 

Satanás vestido de verde recorre el mundo con el estandarte de la nueva diosa: Ecología, a quien es necesario adorar, como antiguamente a Flora y Fauna se les rendía culto devoto.  Hoy resulta que es más importante un árbol que un hombre, y Brigitte Bardot se conmueve de las focas árticas, y no de los niños que mueren de hambre y frío bajo los puentes de nuestras ciudades.  Madres pordioseras paren en las alcantarillas, y la gata de ojos fosforescentes lo hace en sofisticada clínica felina de la city londinense.  Los ritos de los antiguos druidas renacen a la sombra de las encinas sagradas, y en los parques zoológicos, los darwinistas miman a sus antepasados; pero todavía no encuentran el eslabón perdido, y, mientras no lo muestren, seguirán parados sobre el deleznable terreno de la suposición.  El cristiano, entre tanto, puede gritar a pulmón lleno: mi Padre no es un orangután, mi Padre es Dios.

 

La corriente naturalista se ha extendido hasta la política, la medicina y la alimentación.  Tres causas maravillosas.  Los partidos verdes constituyen hoy el refugio de antiguos revoltosos, que han cambiado el color de la sangre por el de la clorofila; ante el fracaso de sus viejas utopías, plantean ahora una retroalimentación sociológica en la comunidad tribal.  Debido a su pródigo ambiente natural, Latinoamérica es escenario adecuado para esta ecología panteísta.

 

MEDICINA

 

La medicina es una ciencia aprobada por Dios.  Jesús dijo que los enfermos, y no los sanos, necesitan médico.  Uno de los Evangelios y Hechos de los Apóstoles son libros escritos por un médico: Lucas.  Todas las ramas de la medicina son válidas –incluidas la homeopatía y la acupuntura-, siempre y cuando permanezcan en el ámbito científico, pero se vuelven fraudulentas cuando incursionan en el campo del ocultismo; entonces pasan a ser medicina religiosa,  es decir, magia y hechicería.  Hoy por hoy, se observa a muchos curanderos enfundados en blusas de doctores, que trabajan con horóscopos, hierbas, péndulos y varas radiestésicos, quiromancia y otras manifestaciones sospechosas.  Sin olvidar que, en las zonas rurales, el chamanismo disfruta de enorme popularidad y aceptación.

 

El Libro de Enoc, muy llevado y traído a través de todo el continente en este inicio milenial, no entró a formar parte del cánon judeo-cristiano del Antiguo Testamento, porque pudo comprobarse que su texto genuino había sido objeto de interpolaciones, para justificar doctrinas satánicas.  Pero hay algunas cosas que la Biblia avala sobre tal libro, especialmente en la Epístola de Judas Tadeo.  Es Enoc quien dice que los ángeles caídos -últimamente identificados por algunos como extraterrestres– enseñaron a los primeros hombres, entre muchas artes, las propiedades curativas y letales de las plantas.  Con razón las brujas son expertas en baños, unciones y bebedizos vegetales.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 197-198)

Read More

Satanás se viste de verde

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

A riesgo de que ecólogos bien intencionados –y son legión en Latinoamérica- se disgusten conmigo, debo decir que en la actualidad se está utilizando hábilmente la dramática devastación de la naturaleza por el hombre, para llamar a éste a una relación profunda con aquella.  Todo cristiano debe defender el entorno que Dios nos regaló en su infinita misericordia, pues es un crimen de lesa humanidad destruir los recursos naturales.  Oramos y actuamos por la recuperación de los ríos y los bosques, como administradores y no destructores de la creación material de Dios, que evidencia ante nuestros ojos asombrados Su Poder y Majestad y que, también recibirá redención.

 

La creación aguarda con ansiedad la revelación de los hijos de Dios, porque fue sometida a la frustración.  Esto no sucedió por su propia voluntad, sino por la del que así lo dispuso.  Pero queda la firme esperanza de que la creación misma ha de ser liberada de la corrupción que la esclaviza, para así alcanzar la gloriosa libertad de los hijos de Dios.  Sabemos que toda la creación gime a una, como si tuviera dolores de parto.

Romanos 8:19-21.

 

No puede desconocerse que, con el pretexto ecológico, se está llevando al hombre hacia un panteísmo científico.  La adoración de la naturaleza es una forma rudimentaria de la idolatría, porque cree que aquella es Dios, que la criatura es el mismo Creador. Baruch de Spinoza fue expulsado de las sinagogas holandesas bajo cargos de herejía por predicar tal error.

 

PANTEÍSMO

 

El nuevo panteísmo, de rápido crecimiento en Latinoamérica, pretende que el Cosmos es un cuerpo infinito del cual Dios es el Espíritu; por lo tanto, todas las cosas, y nosotros mismos, formamos parte de la divinidad.  Pero Dios es una Persona, un Individuo independiente de su propia creación.  El libro que usted tiene ahora mismo en sus manos es mi creación, pero no es mi persona, no es yo mismo.  Cuando Pablo fue invitado a disertar en el Areópago de Atenas ante epicúreos y estoicos –las dos filosofías extremas de su tiempo-, al plantear la naturaleza divina, expresó

 

El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él es Señor del cielo y de la tierra.  No vive en templos construidos por hombres, ni se deja servir por manos humanas, como si necesitara de algo.  Por el contrario, él es quien da a todos la vida, el aliento y todas las cosas. 

Hechos 17:24-25.

 

Aquí está clara la suprema autonomía e independencia de Dios.  Ahora, en cuanto a su Omnipresencia, el apóstol manifestó:

Esto lo hizo Dios para que todos lo busquen y, aunque sea a tientas, lo encuentren.  En verdad, él no está lejos de ninguno de nosotros, puesto que en él vivimos, nos movemos y existimos.

Hechos 17:27-28 a.

 

En ningún lugar la Biblia dice que somos parte de Dios, átomos o moléculas de Dios, como el neo-panteísmo lo pretende; sino sus criaturas, pero que moramos en El.  Y, por supuesto, el habitante no es la casa.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 195-197)

Read More