CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

El Reto de Dios Tag

VI-JUL-02

La quimera del ángel | Resurrección

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Algunos pretenden confundir los conceptos de reencarnación y resurrección pero,  en otra ocasión, los saduceos le plantearon a Jesús un interrogante drástico:

 

Ese mismo día los saduceos, que decían que no hay resurrección, se le acercaron y le plantearon un problema: -Maestro, Moisés nos enseñó que si un hombre muere sin tener hijos, el hermano de ese hombre tiene que casarse con la viuda para que su hermano tenga descendencia.  Pues bien, había entre nosotros siete hermanos. El primero se casó y murió y, como no tuvo hijos, dejó la esposa a su hermano.  Lo mismo les pasó al segundo y al tercer hermano, y así hasta llegar al séptimo.  Por último, murió la mujer.  Ahora bien, en la resurrección, ¿de cuál de los siete será esposa esta mujer, ya que todos estuvieron casados con ella?  Jesús les contestó: -Ustedes andan equivocados porque desconocen las Escrituras y el poder de Dios.  En la resurrección, las personas no se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles que están en el cielo.

Mateo 22:23-30.

 

Por cierto, si resurrección equivaliera a reencarnación, la respuesta del Maestro había sido bien distinta. Para colmo, la gente que nos ocupa sostiene que Jesús de Nazaret fue un espíritu muy evolucionado, que recibió al Cristo (la conciencia cósmica) cuando ya estaba listo para divinizarse, proceso por el cual tendremos que pasar todos.  Pero la Biblia no deja resquicios por donde pueda entrar una creencia semejante:

 

Si así fuera, Cristo habría tenido que sufrir muchas veces desde la creación del mundo.  Al contrario, ahora, al final de los tiempos, se ha presentado una sola vez y para siempre a fin de acabar con el pecado mediante el sacrificio de sí mismo.  Y así como está establecido que los seres humanos mueran una sola vez, y después venga el Juicio.

Hebreos 9:26-27.

 

El mismo Jesús de Nazaret es el Cristo, el Logos, Dios Encarnado, el Hijo, la Segunda Persona de la Trinidad, Rey de Reyes y Señor de Señores.  No reencarnó, ni predicó la reencarnación, porque la reencarnación no existe.  Si existiera, cada uno sería su propio salvador personal, y la expiación del Cordero de Dios pasaría a ser completamente inútil.  El misterio de la encarnación divina consiste, precisamente,  en que Dios  tiene que hacerse hombre porque el hombre no puede hacerse Dios

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 192-194)

Read More
VI-JUL-01

La quimera del ángel | El nuevo nacimiento

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Un gran engaño de quienes sustentan tales creencias es afirmar que la Biblia confirma la reencarnación, y que aún Jesucristo predicó de ella porque la había experimentado.  Analicemos algunos pasajes, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, para encontrar la falsedad de tales afirmaciones.  El libro de Job es muy terminante:  Si a un árbol se le derriba, queda al menos la esperanza de que retoñe y de que no se marchiten sus renuevos.  Tal vez sus raíces envejezcan en la tierra y su tronco muera en su terreno, pero al sentir el agua, florecerá; echará ramas como árbol recién plantado.  El hombre, en cambio, muere y pierde su fuerza; exhala el último suspiro y deja de existir.  Y así como del mar desaparece el agua, y los ríos se agotan y se secan, así los mortales, cuando se acuestan, no se vuelven a levantar.  Mientras exista el cielo, no se levantarán los mortales ni se despertarán de su sueño. Job 14:7-12.

 

Antes de la resurrección de los muertos, cuando habrá nuevo cielo, ellos están impedidos de manifestarse en la carne. Si sus hijos reciben honores, él no lo sabe; si se les humilla, él no se da cuenta. Job 14:21

 

El rey Salomón, a quien muchos reencarnacionistas citan con frecuencia fuera de contexto, liquida el tema con estas palabras: ¿Por quién, decidirse? Entre todos los vivos hay esperanza, pues vale más perro vivo que león muerto.  Porque los vivos saben que han de morir, pero los muertos no saben nada ni esperan nada, pues su memoria cae en el olvido.  Sus amores, odios y pasiones llegan a su fin, y nunca más vuelven a tener parte en nada de lo que se hace en esta vida. Eclesiastés 9:.4-6

 

Es un truco muy común y burdo extraer textos aislados para justificar afirmaciones arbitrarias.   La gente seria toma en cuenta todas las concordancias y armonizaciones de un tema bíblico para sacar la conclusión correcta; y, por supuesto, se cuida de leer el pasaje completo en cada oportunidad, para evitar confusiones.  Entre los rosacruces se cita una frase de Jesús como si reafirmara la reencarnación: De veras te aseguro que quien no nazca de nuevo no verá el Reino de Dios. Juan 3:3.

 

¿Se fijan? Jesús habla de reencarnación.  No hay duda. ¿Para qué seguir leyendo? Y, por mala fe redomada, se omite la continuidad del texto del Evangelio; éste, inmediatamente después, expresa:

¿Cómo puede uno nacer de nuevo siendo ya viejo? –Preguntó Nicodemo-. ¿Acaso puede entrar por segunda vez en el vientre de su madre y volver a nacer?. Juan 3:4

 

Esta es, sin dudas, una pregunta directa sobre la reencarnación.   Pero continuemos leyendo este episodio tan esclarecedor sobre la materia que nos ocupa: Yo te aseguro que quien no nazca del agua y del Espíritu, no puede entrar en el Reino de Dios –respondió Jesús-. Lo que nace del cuerpo es cuerpo, lo que nace del Espíritu, es espíritu. Juan 3:5-6.

 

La respuesta del Maestro es terminante: no se trata de entrar por segunda vez en el vientre de la madre para volver a nacer físicamente;  el nuevo nacimiento es ahora mismo, en nuestro propio espíritu, por el Espíritu de Dios.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 190-192)

Read More
VI-JUN-04-01

La quimera del ángel | Karma & Arrepentimiento

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La creencia en la reencarnación proviene de la India,  donde fue predicada desde antiguo por los arios; allí algunas sectas creen, inclusive, que se puede renacer en un árbol o en un animal.  De ahí las vacas sagradas, que deambulan por las calles de las ciudades en medio de general reverencia, mientras la gente muere de hambre bajo sus ubres.  En Occidente la reencarnación ha sufrido cierto maquillaje para adaptarse a mentalidades menos primitivas, y ya se cree que es posible reencarnar en extraterrestres,  lo cual resulta muy sugestivo.

 

Desde un punto de vista científico, es poco serio hablar de cosas como ‘si un lugar te parece familiar, significa que estuviste allí en una vida pasada’, o bien: ‘si sientes predilección por el fado es porque fuiste portugués anteriormente’. Es bien sabido que el inconsciente almacena toda clase de experiencias: lecturas, conversaciones, imágenes televisivas, fotografías, partituras, lienzos, sustos, alegrías,  transmisiones radiales, todo lo que los sentidos captan; y que, bajo ciertos estímulos, se forman impresiones nostálgicas muy fuertes. Por otra parte, hoy es verdad científica que cada  archivo genético individual tiene almacenada la memoria de los antepasados.

 

Pese a que personas educadas, como la actriz Shirley McLaine, las defiendan, la mejor prueba de que tales religiones provienen de las tinieblas es el estado de indigencia en que se debaten las sociedades que las practican.  El cristianismo, en cambio, es positivo y busca la plenitud del hombre, no sólo en el cielo, sino también en la tierra.

 

Por lo demás, los reencarnacionistas no han podido explicar cómo uno, siendo parte de Dios en Dios, se tenga que desprender de Dios para degradarse en la carne; y, a través de una naturaleza pecaminosa -¿puede acaso Dios pecar?-, hacer méritos para volver a ser parte de Dios en Dios.  El círculo del bobo: ser perfecto y volverse imperfecto para volver, lentamente, a perfeccionarse.  Tal doctrina inutiliza el arrepentimiento, pues su ley de causa y efecto hace milimétricos el premio y el castigo, y forma una cadena interminable de penalizaciones: tú matas, otro te mata, un tercero matará al que te mató, y así sucesivamente.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 189-190)

Read More
VI-JUN-03-01

La quimera del ángel | Reencarnación

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El llamado espiritualismo engloba organizaciones tales como la Sociedad Teosófica, la Fraternidad Rosacruz, el Gnosticismo, el Hinduismo en sus variadas ramas, incluido el Budismo, la Meditación Trascendental, el Pensamiento Alpha, la Fraternidad Blanca, el Método de Control Mental, la Dianética y la Cienciología, eso que ahora llaman Metafísica, en ofensiva vulgarización de una rama de la Filosofía, etc.   Todos ellos crecen y se ramifican, a veces entrecruzándose, en vastos sectores de la sociedad continental.  Su fundamento es la transmigración, esto es, la creencia en una cadena de vidas sucesivas para el perfeccionamiento del ego antes de su divinización, la cual ha sido lograda por hombres como Jesús y Buda, mediante denodados esfuerzos en una cadena de reencarnaciones.

 

Todas las doctrinas esotéricas provienen de los demonios, quienes instruyen desde el mundo sobrenatural a sus agentes humanos, llamados mediums, sobre lo que han de enseñar a los hombres.  Los incautos, y también los curiosos, caen cual moscas en telaraña urdida por una lógica aparente.  Todo luce tan razonable que no es difícil rendirse.  Además, según la idea central, el adepto recibe una dotación de poder que le permite ser un triunfador en todas sus empresas.  Una vez iniciado en los misterios, el neófito queda cautivo de una mafia sobrenatural, de la cual pasa a ser una ficha, un títere, un robot.  Literalmente Satanás le abre un diskette en el computador del infierno.  Su prontuario queda escrito con fuego, y su mente es encadenada a los propósitos de la iniquidad; entra a formar parte, casi siempre sin saberlo, del ejército de las tinieblas.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 188-189)

Read More
VI-JUN-02-01

La quimera del ángel | Cavernícolas espirituales

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La educación de las nuevas generaciones en este continente, bajo pretexto de libertad, está contaminada de tales ideas y prácticas: profecía síquica, cadenas mentales, meditación trascendental, yoga, tabla ouija, subliminal, ciencia ficción, hipnotismo, etc.  En los deberes escolares de los niños es muy común que se les imponga construir su propia carta astral.  Hoy un pequeño que acabe de llegar a la edad de la responsabilidad, o uso de razón, mira por encima del hombro a los viejitos anticuados que todavía creen en el nacimiento virginal de Cristo, la expiación por su sangre, su resurrección, o la autoridad de la Biblia como Palabra de Dios.  Esas son supercherías de unos primitivos pescadores del Lago de Galilea hace ya dos mil años, pertenecen a la edad de las cavernas de la evolución espiritual.

 

La sofrología, la nutrición naturalista, algunos juegos de hatari, ciertos aerobics, no pocas formas de seudo-medicina; sicotrónica, pirámides a escala, cristalografía, aroma terapia, cromoterapia, la nueva alquimia científica, en suma, son instrumentos de transmutación de la energía para liberar el potencial del hombre.  Alberto Magno y Paracelso, viejos hechiceros, se sentirían hoy a sus anchas.  Y es que la verdadera caverna espiritual,  los cuentos más viejos y reforzados son, precisamente, los de la Nueva Era, provenientes de clanes postdiluvianos que se desviaron del monoteísmo original hacia la idolatría.

 

Cuando el pueblo de Israel se dirigía hacia Canaán, Dios lo advirtió sobre las costumbres religiosas de los pueblos que moraban en la tierra prometida:

 

Cuando entres en la tierra que te da el Señor tu Dios, no imites las costumbres abominables de esas naciones.  Nadie entre los tuyos deberá sacrificar a su hija o hijo en el fuego, ni practicar adivinación, brujería o hechicería; ni hacer conjuros, servir de médium espiritista o consultar a los muertos.  Cualquiera que practique estas costumbres se hará abominable al Señor, y por causa de ellas el Señor tu Dios expulsará de tu presencia a esas naciones.

Deuteronomio 18:9-12.

 

Son precisamente esas abominaciones las que ahora se enseñan; y, aun cuando todavía hay sacrificios humanos en algunos cultos satánicos, la forma sofisticada y actual de sacrificar los hijos a los demonios es el aborto.  Moloc, el ídolo abominable de los sidonios,  recibe así cumplida adoración.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 187-188)

Read More
VI-ENE-03

La quimera del ángel | Deificación P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

Lleno de celos por el estado de felicidad del hombre, Satanás se acerca, sinuoso, a la madre Eva y le vende su idea, a través del primer anuncio comercial de la historia humana:

 

Pero la serpiente le dijo a la mujer: -¡No es cierto, no van a morir!  Dios sabe muy bien que, cuando coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y llegarán a ser como Dios, conocedores del bien y del mal.

Génesis 3:4-5.

 

Serán como Dios.  De una u otra manera, el ser humano ha creído la promesa mentirosa de Satanás, y para cumplir ese imposible sueño de su deificación, resolvió matar a Dios.  Finalmente, los filósofos ahogaron a Dios en tinta, y los astrónomos le dieron el Cosmos por sepulcro.  Pero las cosas se complicaron más sin Dios.  Detrás de la materia en transformación constante, la mente del hombre se llenó de nuevas preguntas.  Para tratar de descifrarlas lógicamente, prescindiendo de Dios, fue necesario crear la religión de la ciencia –Cienciología-, llena de dogmas sobre las causas de los efectos.  En nuestra centuria, los discípulos de Einstein, el sabio por antonomasia, prestaron oídos sordos a la poderosa fe del gran relativista judío y recobraron vigencia las palabras de San Pablo:
Timoteo, ¡cuida bien lo que se te ha confiado! Evita las discusiones profanas e inútiles, y los argumentos de la falsa ciencia.

1 Timoteo 6:20.

 

La falsa ciencia, pues, envió brigadas de excavadores al universo, pero éstos regresaron con las cajas destempladas: no habían podido encontrar por ninguna parte los restos mortales de Dios.  Sólo un Gran Quiensabe.  Es indudable que el siglo XXI será espiritual.  Pero, ¿de qué manera? ¿con qué orientación? ¿de parte de Dios o de parte del diablo?  Por lo pronto, con la expansión de los sistemas mencionados, Satanás parece ganar terreno.  Hoy es incontenible la proliferación de actividades que abren las ventanas sensoriales del hombre hacia el realismo mágico, estrechamente emparentado con las mitologías.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 186)

Read More
VI-ENE-02

La quimera del ángel | Deificación

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

Esta descabellada pretensión hunde su raigambre en el huerto del Edén.  Satanás no cambia; sólo cambian sus  métodos, adaptables a las novedades del progreso.  La hechicería y la parapsicología tienen mucho en común, aunque ahora los amuletos no son patas de conejo sino cuarzos.  Conviene, sin embargo, analizar las causas de este fenómeno masivo.

 

El punto clave es instaurar la divinidad humana.  ¿De dónde proviene la idea de que el hombre es, o puede ser dios?  Vamos a la Biblia.  Antes de formar a Adán del polvo de la tierra, Dios creó los ángeles en el mundo sobrenatural.  El mayor de ellos,  comúnmente llamado Satanás, organizó una rebelión contra el Creador. ¿Por qué? El más grande de los profetas lo relata:

 

Tu majestad ha sido arrojada al sepulcro, junto con el sonido de tus arpas. ¡Duermes entre gusanos, y te cubren las lombrices! ¡Cómo has caído del cielo, lucero de la mañana! Tú, que sometías a las naciones, has caído por tierra.  Decías en tu corazón: Subiré hasta los cielos. ¡Levantaré mi trono por encima de las estrellas de Dios! Gobernaré desde el extremo norte, en el monte de los dioses.  Subiré a la cresta de las más altas nubes, seré semejante al Altísimo.

Isaías 14:11-14.

 

Ser semejante al Altísimo, la quimera del ángel rebelde.  Expulsado del cielo, el sedicioso viene a la tierra, un planeta creado para el hombre, donde éste vive en plenitud, atento a la advertencia divina:

 

Pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer. El día que de él comas, ciertamente morirás.

Génesis 2:17.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 185)

Read More
VI-ENE-01

La quimera del ángel

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

Es muy difícil definir el movimiento que ha surgido últimamente en el mundo bajo el nombre general de Nueva Era, la más grande invasión padecida por Latinoamérica desde la conquista española.  Los diversos grupos que integran este engaño no poseen, en apariencia, una declaración de fe, una doctrina coherente, un cuerpo de dogmas ni una liturgia que lo identifique.  Sus adeptos se congregan de variadas formas: en una librería metafísica, en una logia masónica, alrededor de un maestro más o menos gnóstico o de un médico naturista,  en seminarios de percepción y desarrollo personal, o charlas sobre extraterrestres, en algunos templos, etc.  Sin embargo –así como el Cristianismo posee denominaciones que, en medio de su variedad, mantienen la sana doctrina- cuando se profundiza en las raíces de la Nueva Era, puede hallarse un cordón umbilical que une todos sus fetos: la divinización del hombre. Megatendencias 2000, libro de amplia circulación, afirma que en la Nueva Era, a diferencia del Dios judeocristiano que se representa muy por encima de la humanidad, hay un fuerte sentimiento de que la humanidad participa de lo divino.

 

Este movimiento extiende sus tentáculos estrangulantes por todo el planeta a distintas actividades: sicológica, comunicación masiva, motivación para el éxito, relaciones interpersonales, literatura y arte, ecología, política, modas, fisicoculturismo, negocios y hasta la propia iglesia cristiana.  Puede decirse que es una subcultura in y que uno corre el riesgo de parecer anticuado si no ingresa a ella.

 

No se trata de algo desmembrado, sino de todo un sistema, al cual muchos se vinculan insensatamente, por el afán de estar en la onda, o mejor dicho on line.  Su anarquía es sólo superficial y hace parte del juego.  Satanás no quiere que lo hieran en su talón de Aquiles.

 

La psíquica Jean Houston, apodada ‘la profeta de lo posible’, declaró en reciente entrevista que

pronto se verá el surgimiento de una nueva religión mundial, un nuevo sistema espiritual.

 

Esto nos sitúa frente a una escalofriante realidad: la dictadura mundial del Anticristo, profetizada por Apocalipsis, que no será solo política sino, sobre todo, espiritual. Parece ser éste el esfuerzo último de Satanás por apoderarse de la tierra, encadenando las mentes por medio de sutiles seducciones, para que no resistan a su enviado, cuando éste surja como la aparente solución de todos los problemas humanos.  En la cuidadosa preparación del terreno, se ha pregonado con insistencia que el Cristianismo, regido por el signo Piscis durante dos mil años, cederá paso a una nueva religión ecuménica, con un Cristo más moderno y actual que el humilde carpintero de Nazaret, y que se hallará bajo la protección de Acuario.  Pero la Nueva Era, ni es era, ni es nueva, como lo veremos.  Oramos al Señor porque, al final, la gente entienda que lo que se ha presentado como el gran boom espiritual del nuevo milenio, era la era que no era.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 183-184)

Read More
VI-DIC-04

El fin de una era | Lógica & milagros

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

Para no anquilosarse en el segundo milenio, hay que entender el paso que de la edad moderna a la postmoderna se está dando de un tipo de cultura a otro, y, discernidas las diferencias, dar énfasis a lo correcto y desechar lo inconveniente dentro del contexto postmoderno.  Rechazar totalmente el cambio es tan absurdo como aceptarlo por completo.  El cristianismo ha tenido siempre flexibilidad en la cultura e inflexibilidad en la ortodoxia.  Eso lo ha mantenido en pie por dos milenios.  Actualismo futurizante.  En este orden de ideas, hay esfuerzos -no todos lógicos- por conciliar la ciencia y la fe.  El investigador español Eugenio Danyans ha intentado interpretaciones científicas a los hechos de Dios: Jonás y el gran pez, el día largo de Josué, los poderes del arca de la alianza, el carro de fuego de Elías, los seres vivientes de Ezequiel, los hijos de Dios como posibles cosmonautas, y otros fenómenos, son confrontados por este autor con datos científicos y tecnológicos no conflictivos con la sana doctrina.  Por el contrario, él se apresura a declarar:

 

Soy cristiano convencido, profeso la llamada religión evangélica; en el seno de la iglesia a la cual pertenezco como miembro comulgante ejerzo el ministerio de la predicación, por lo que, conciente de la responsabilidad espiritual que pesa sobre mí, deseo que en todo momento prevalezcan los principios sagrados e inamovibles de la fe cristiana, sustentando siempre la ortodoxia más rigurosa en cuanto a doctrina se refiere.

 

Hoy en día, quienes consideraron simple mito la formación de Eva de un costado de Adán, ¿qué piensan de la clonación? ¿No pudo el Dios eterno proveerle un duplicado clónico a Adán? Si la reproducción humana in vitro es posible, ¿no pudo el Absolutamente Otro gestar la vida humana de su Hijo en el útero de una virgen?. Si una puerta tiene, según la ciencia lo revela, tres cuartas partes de vacío y sólo una cuarta parte de sólido, ¿no pudo Jesús resucitado cruzar una aunque estuviera cerrada?  Si un do de pecho de Caruso rompió vidrios, ¿no podía una multitud gritar al unísono y derribar un muro? Si una pequeña cantidad de masa produce una enorme cantidad de energía -como Einstein lo demostró- ¿es inexplicable la multiplicación de los peces y los panes?  Sí, tal como Freud lo dilucidó, existe la somatización -convertir en enfermedad una dolencia síquica- ¿a qué extrañarse de que  Jesús, para restaurar a un  paralítico,  primero le perdone sus pecados -sanidad interior- y, como consecuencia, le ordene tomar sobre los hombros su propia camilla e ir a casa -sanidad física-?. Si es posible, como algunos aventuran ya, reanimar un dinosaurio a partir del ADN, ¿cuál dificultad tendría el Todopoderoso para resucitar a los muertos?  Ahí está la triada esencialista: vitalismo, actualismo, solucionismo.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 181-182)

Read More
VI-DIC-03

El fin de una era | Transición

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

Nos hallamos en un mundo en transición y, por lo tanto, muertos ya todos los teólogos modernos, experimentamos un vacío en la conducción del pensamiento cristiano.  La Iglesia Evangélica tiene estómago de rumiante, con panza, redecilla, libro y cuajar, lento para engullir, regurgitar y digerir.  Al inicio de un nuevo milenio, permanece estática, con la mano sobre el arado y la vista puesta atrás, meditando sobre la forma de reeditar los anacrónicos métodos importados por los misioneros, sin percatarse de cómo las cosas cambian constantemente a su alrededor.  Lo único que no cambia es Dios, el Inmutable que maneja todas las mutaciones y quiere futurizarnos continuamente a través de ellas. Muchos se preguntan si el mensaje de Jesús no ha perdido, acaso, vigencia y relevancia en esta sociedad completamente secularizada.  Es necesario dar un salto audaz de la iglesia preterizada a la iglesia futurizante. Pero ya hay esbozos, líneas, trazos en ese sentido.  Llama la atención lo que ha planteado el profesor Antonio Cruz, doctor en Ciencias Biológicas y pastor cristiano, en su obra Postmodernidad:

 

De ahí que hoy en los albores del siglo XXI, los seres humanos continúen necesitando a Dios a pesar de todas las apariencias.  Como escribe González-Carvajal ‘tal vez sea necesario ahondar un poco bajo la superficie, pero al final descubriremos que también el hombre actual tiene sed de Dios y languidece lejos de sus fuentes’ porque en realidad, las grandes preguntas de la condición humana siguen ahí sin que nadie aporte soluciones satisfactorias.

 

La cruz permanece recortada en el horizonte de la historia como el eterno interrogante que todo hombre debe responder sin evasivas.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 180-181)

Read More