CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

El Reto de Dios Tag

VI-ENE-03

La quimera del ángel | Deificación P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

Lleno de celos por el estado de felicidad del hombre, Satanás se acerca, sinuoso, a la madre Eva y le vende su idea, a través del primer anuncio comercial de la historia humana:

 

Pero la serpiente le dijo a la mujer: -¡No es cierto, no van a morir!  Dios sabe muy bien que, cuando coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y llegarán a ser como Dios, conocedores del bien y del mal.

Génesis 3:4-5.

 

Serán como Dios.  De una u otra manera, el ser humano ha creído la promesa mentirosa de Satanás, y para cumplir ese imposible sueño de su deificación, resolvió matar a Dios.  Finalmente, los filósofos ahogaron a Dios en tinta, y los astrónomos le dieron el Cosmos por sepulcro.  Pero las cosas se complicaron más sin Dios.  Detrás de la materia en transformación constante, la mente del hombre se llenó de nuevas preguntas.  Para tratar de descifrarlas lógicamente, prescindiendo de Dios, fue necesario crear la religión de la ciencia –Cienciología-, llena de dogmas sobre las causas de los efectos.  En nuestra centuria, los discípulos de Einstein, el sabio por antonomasia, prestaron oídos sordos a la poderosa fe del gran relativista judío y recobraron vigencia las palabras de San Pablo:
Timoteo, ¡cuida bien lo que se te ha confiado! Evita las discusiones profanas e inútiles, y los argumentos de la falsa ciencia.

1 Timoteo 6:20.

 

La falsa ciencia, pues, envió brigadas de excavadores al universo, pero éstos regresaron con las cajas destempladas: no habían podido encontrar por ninguna parte los restos mortales de Dios.  Sólo un Gran Quiensabe.  Es indudable que el siglo XXI será espiritual.  Pero, ¿de qué manera? ¿con qué orientación? ¿de parte de Dios o de parte del diablo?  Por lo pronto, con la expansión de los sistemas mencionados, Satanás parece ganar terreno.  Hoy es incontenible la proliferación de actividades que abren las ventanas sensoriales del hombre hacia el realismo mágico, estrechamente emparentado con las mitologías.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 186)

Read More
VI-ENE-02

La quimera del ángel | Deificación

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

Esta descabellada pretensión hunde su raigambre en el huerto del Edén.  Satanás no cambia; sólo cambian sus  métodos, adaptables a las novedades del progreso.  La hechicería y la parapsicología tienen mucho en común, aunque ahora los amuletos no son patas de conejo sino cuarzos.  Conviene, sin embargo, analizar las causas de este fenómeno masivo.

 

El punto clave es instaurar la divinidad humana.  ¿De dónde proviene la idea de que el hombre es, o puede ser dios?  Vamos a la Biblia.  Antes de formar a Adán del polvo de la tierra, Dios creó los ángeles en el mundo sobrenatural.  El mayor de ellos,  comúnmente llamado Satanás, organizó una rebelión contra el Creador. ¿Por qué? El más grande de los profetas lo relata:

 

Tu majestad ha sido arrojada al sepulcro, junto con el sonido de tus arpas. ¡Duermes entre gusanos, y te cubren las lombrices! ¡Cómo has caído del cielo, lucero de la mañana! Tú, que sometías a las naciones, has caído por tierra.  Decías en tu corazón: Subiré hasta los cielos. ¡Levantaré mi trono por encima de las estrellas de Dios! Gobernaré desde el extremo norte, en el monte de los dioses.  Subiré a la cresta de las más altas nubes, seré semejante al Altísimo.

Isaías 14:11-14.

 

Ser semejante al Altísimo, la quimera del ángel rebelde.  Expulsado del cielo, el sedicioso viene a la tierra, un planeta creado para el hombre, donde éste vive en plenitud, atento a la advertencia divina:

 

Pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer. El día que de él comas, ciertamente morirás.

Génesis 2:17.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 185)

Read More
VI-ENE-01

La quimera del ángel

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

Es muy difícil definir el movimiento que ha surgido últimamente en el mundo bajo el nombre general de Nueva Era, la más grande invasión padecida por Latinoamérica desde la conquista española.  Los diversos grupos que integran este engaño no poseen, en apariencia, una declaración de fe, una doctrina coherente, un cuerpo de dogmas ni una liturgia que lo identifique.  Sus adeptos se congregan de variadas formas: en una librería metafísica, en una logia masónica, alrededor de un maestro más o menos gnóstico o de un médico naturista,  en seminarios de percepción y desarrollo personal, o charlas sobre extraterrestres, en algunos templos, etc.  Sin embargo –así como el Cristianismo posee denominaciones que, en medio de su variedad, mantienen la sana doctrina- cuando se profundiza en las raíces de la Nueva Era, puede hallarse un cordón umbilical que une todos sus fetos: la divinización del hombre. Megatendencias 2000, libro de amplia circulación, afirma que en la Nueva Era, a diferencia del Dios judeocristiano que se representa muy por encima de la humanidad, hay un fuerte sentimiento de que la humanidad participa de lo divino.

 

Este movimiento extiende sus tentáculos estrangulantes por todo el planeta a distintas actividades: sicológica, comunicación masiva, motivación para el éxito, relaciones interpersonales, literatura y arte, ecología, política, modas, fisicoculturismo, negocios y hasta la propia iglesia cristiana.  Puede decirse que es una subcultura in y que uno corre el riesgo de parecer anticuado si no ingresa a ella.

 

No se trata de algo desmembrado, sino de todo un sistema, al cual muchos se vinculan insensatamente, por el afán de estar en la onda, o mejor dicho on line.  Su anarquía es sólo superficial y hace parte del juego.  Satanás no quiere que lo hieran en su talón de Aquiles.

 

La psíquica Jean Houston, apodada ‘la profeta de lo posible’, declaró en reciente entrevista que

pronto se verá el surgimiento de una nueva religión mundial, un nuevo sistema espiritual.

 

Esto nos sitúa frente a una escalofriante realidad: la dictadura mundial del Anticristo, profetizada por Apocalipsis, que no será solo política sino, sobre todo, espiritual. Parece ser éste el esfuerzo último de Satanás por apoderarse de la tierra, encadenando las mentes por medio de sutiles seducciones, para que no resistan a su enviado, cuando éste surja como la aparente solución de todos los problemas humanos.  En la cuidadosa preparación del terreno, se ha pregonado con insistencia que el Cristianismo, regido por el signo Piscis durante dos mil años, cederá paso a una nueva religión ecuménica, con un Cristo más moderno y actual que el humilde carpintero de Nazaret, y que se hallará bajo la protección de Acuario.  Pero la Nueva Era, ni es era, ni es nueva, como lo veremos.  Oramos al Señor porque, al final, la gente entienda que lo que se ha presentado como el gran boom espiritual del nuevo milenio, era la era que no era.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 183-184)

Read More
VI-DIC-04

El fin de una era | Lógica & milagros

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

Para no anquilosarse en el segundo milenio, hay que entender el paso que de la edad moderna a la postmoderna se está dando de un tipo de cultura a otro, y, discernidas las diferencias, dar énfasis a lo correcto y desechar lo inconveniente dentro del contexto postmoderno.  Rechazar totalmente el cambio es tan absurdo como aceptarlo por completo.  El cristianismo ha tenido siempre flexibilidad en la cultura e inflexibilidad en la ortodoxia.  Eso lo ha mantenido en pie por dos milenios.  Actualismo futurizante.  En este orden de ideas, hay esfuerzos -no todos lógicos- por conciliar la ciencia y la fe.  El investigador español Eugenio Danyans ha intentado interpretaciones científicas a los hechos de Dios: Jonás y el gran pez, el día largo de Josué, los poderes del arca de la alianza, el carro de fuego de Elías, los seres vivientes de Ezequiel, los hijos de Dios como posibles cosmonautas, y otros fenómenos, son confrontados por este autor con datos científicos y tecnológicos no conflictivos con la sana doctrina.  Por el contrario, él se apresura a declarar:

 

Soy cristiano convencido, profeso la llamada religión evangélica; en el seno de la iglesia a la cual pertenezco como miembro comulgante ejerzo el ministerio de la predicación, por lo que, conciente de la responsabilidad espiritual que pesa sobre mí, deseo que en todo momento prevalezcan los principios sagrados e inamovibles de la fe cristiana, sustentando siempre la ortodoxia más rigurosa en cuanto a doctrina se refiere.

 

Hoy en día, quienes consideraron simple mito la formación de Eva de un costado de Adán, ¿qué piensan de la clonación? ¿No pudo el Dios eterno proveerle un duplicado clónico a Adán? Si la reproducción humana in vitro es posible, ¿no pudo el Absolutamente Otro gestar la vida humana de su Hijo en el útero de una virgen?. Si una puerta tiene, según la ciencia lo revela, tres cuartas partes de vacío y sólo una cuarta parte de sólido, ¿no pudo Jesús resucitado cruzar una aunque estuviera cerrada?  Si un do de pecho de Caruso rompió vidrios, ¿no podía una multitud gritar al unísono y derribar un muro? Si una pequeña cantidad de masa produce una enorme cantidad de energía -como Einstein lo demostró- ¿es inexplicable la multiplicación de los peces y los panes?  Sí, tal como Freud lo dilucidó, existe la somatización -convertir en enfermedad una dolencia síquica- ¿a qué extrañarse de que  Jesús, para restaurar a un  paralítico,  primero le perdone sus pecados -sanidad interior- y, como consecuencia, le ordene tomar sobre los hombros su propia camilla e ir a casa -sanidad física-?. Si es posible, como algunos aventuran ya, reanimar un dinosaurio a partir del ADN, ¿cuál dificultad tendría el Todopoderoso para resucitar a los muertos?  Ahí está la triada esencialista: vitalismo, actualismo, solucionismo.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 181-182)

Read More
VI-DIC-03

El fin de una era | Transición

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

 

Nos hallamos en un mundo en transición y, por lo tanto, muertos ya todos los teólogos modernos, experimentamos un vacío en la conducción del pensamiento cristiano.  La Iglesia Evangélica tiene estómago de rumiante, con panza, redecilla, libro y cuajar, lento para engullir, regurgitar y digerir.  Al inicio de un nuevo milenio, permanece estática, con la mano sobre el arado y la vista puesta atrás, meditando sobre la forma de reeditar los anacrónicos métodos importados por los misioneros, sin percatarse de cómo las cosas cambian constantemente a su alrededor.  Lo único que no cambia es Dios, el Inmutable que maneja todas las mutaciones y quiere futurizarnos continuamente a través de ellas. Muchos se preguntan si el mensaje de Jesús no ha perdido, acaso, vigencia y relevancia en esta sociedad completamente secularizada.  Es necesario dar un salto audaz de la iglesia preterizada a la iglesia futurizante. Pero ya hay esbozos, líneas, trazos en ese sentido.  Llama la atención lo que ha planteado el profesor Antonio Cruz, doctor en Ciencias Biológicas y pastor cristiano, en su obra Postmodernidad:

 

De ahí que hoy en los albores del siglo XXI, los seres humanos continúen necesitando a Dios a pesar de todas las apariencias.  Como escribe González-Carvajal ‘tal vez sea necesario ahondar un poco bajo la superficie, pero al final descubriremos que también el hombre actual tiene sed de Dios y languidece lejos de sus fuentes’ porque en realidad, las grandes preguntas de la condición humana siguen ahí sin que nadie aporte soluciones satisfactorias.

 

La cruz permanece recortada en el horizonte de la historia como el eterno interrogante que todo hombre debe responder sin evasivas.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 180-181)

Read More
VI-JUL-04

El fin de una era | A la penúltima moda

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Latinoamérica fue evangelizada por un fundamentalismo extremo -a veces hirsuto-en contravía con el pensamiento moderno.  Casi la única tangencial referencia al modernismo teológico fue el apretado resumen del Dr. James W. McClendon. ¿Qué ocurrió con los grandes pensadores cristianos del siglo XX?

 

* Reinhold Niebuhr: Pocos especialistas tuvieron el coraje de soportar a esta especie de antiteólogo que hizo sangrar proféticamente el orgullo y los prejuicios de los evangélicos.

* William Temple: Algunos, a regañadientes, aceptaron su conjunción del Dios-presente-en-los-acontecimientos con el Dios-guiador de las mentes proféticas.

* Emil Brunner: Contados estudiosos profundizaron en su idea de que, en teología, la fe es útil para todo, y la razón debe subordinarse a ella.

* W. T. Conner: Pocos y lúcidos comprendieron su afirmación de que es bueno eludir por igual el sobrenaturalismo supersticioso y el naturalismo sicológico.

* Austin Farrer: Casi nadie se afilió junto a él para aceptar la nueva filosofía analítica como un método de trabajo, sin abandonar la fe cristiana.

* E. J. Cornell: alcanzó un poco más de difusión por haber revestido al fundamentalismo de un aire de actualista novedad.

* Rudolph Bultmann: ha sido, en general, rechazado por su propuesta de desmitologización; y, por supuesto, hay cosas que deben ser desmitologizadas, pero no todas, porque no todo lo milagroso en la Biblia tiene carácter de mito.

* Paul Tillich: Algunos de sus planteamientos básicos se han difundido, más por su propia fuerza gravitacional, que por un serio estudio del gran teólogo existencialista que descubrió en la Cruz de Cristo el ancla de la angustia humana.

* Karl Barth: Ha corrido mejor suerte, como es lógico, debido a su trasfondo presbiteriano y a su acierto de modernización sin afectar la estructura de la ortodoxia.

 

Si es verdad que todos los mencionados, y varios más, vieron rápidamente rectificados muchos de sus puntos de vista, obligaron al fundamentalismo raizal a no pocas revisiones; y así, éste y aquellos dieron aportes inapreciables hacia la meta de una teología integral, que hoy empieza a perfilarse. Deplorablemente, los evangélicos latinoamericanos, en su generalidad, se quedaron en textos simples, de evangelismo  elemental, y, no pocas veces, de vulgarización dogmática, sin abrir ventanas para los nuevos aires refrescantes. Y eso muestra al Evangelio en el contexto latinoamericano como un sistema religioso demodé –preterizado-, incapaz de enfrentar la postmodernidad, o bien, rindiéndose a ella impúdicamente, en una futurización irreflexiva de minúsculos grupos.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 178-180)

Read More
VI-JUL-03

El fin de una era | Teología sin Dios

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El fin del modernismo y comienzo del postmodernismo ocurre, propiamente, en los 60s. Los atolondrados gestores de Woodstock proclamaron la clausura del cristianismo -era de Piscis, o de los pescadores- y el inicio de la Nueva Era, que es la del signo Acuario. Durante los 60s lo eclesiástico pierde valor como técnica de salvación por sus fríos rituales y falta de vivencia. La teología se desdiviniza para humanizar a Dios. Emergen los curas y pastores comunistas. Alfons Auer proclama: El hombre se halla siempre en camino hacia un todo: el todo de sí mismo y el todo del mundo, único lugar donde puede conquistar su propia plenitud.

 

Falsedad doctrinaria: la plenitud del hombre sólo se conquista en el cielo. Pero el cielo no importa en los 60s. Importa la tierra. Es más, en la tierra están el cielo y el infierno. Lo subjetivo sobra, hay que ir a lo objetivo: ciencia y técnica. Sociología, biología, sicología, economía, planificación, estadística. Todo se materializa. Si amor es sexo, sexo es amor; y el amor de todos por todos se traduce en sexo de todos con todos. Promiscuidad. Simone de Beauvoir diseña la reconstrucción de Sodoma. La nueva forma de ateísmo -autonomismo humanista- predica: el hombre es Dios. Encaramado al púlpito existencialista, el pontífice Sartre dogmatiza: -El infierno son los otros. La libertad, como una ramera deslenguada, se desgañita a los cuatro vientos: -Haz lo que te dé la gana. La juventud lo toma en serio: No me cortaré el pelo, no me bañaré, ni cambiaré mis ropas. Tampoco, mucho menos, trabajaré. Soy lo que se me antoja. I am hippie.

 

La tecnocracia, profesión de moda, codifica desdichas: marginalidad, enfermedades masivas, mortalidad infantil, miseria, hambre y drogadicción. Los beduinos hacen la santa alianza de la OPEP contra los perros judíos y cristianos. Sobre Vietnam se estrenan las armas químicas, el gran invento después de Openheimer. El pop art emerge de los basureros y las letrinas. Pawlles y Bergier certifican el retorno de los brujos. Marxismo y freudismo se hermanan, se confabulan. A través de las rejas de su gueto dorado en Harvard, Marcusse observa la rebelión de los estudiantes que han oído la voz de su antiprofeta hebreo proclamar: -Necesidad de ser libre, de gozar, de que el trabajo no sea una sujeción ni una alienación.  La liberación de la conciencia está en marcha: se llama LSD. El nadaísmo declara que Charles Manson es el mesías; su apellido quiere decir ‘hijo del hombre’.  La cruz se llama silla eléctrica. Como endemoniados gesarenos, los Beatles declaran ante una masa de lisérgicos y homosexuales que chilla su infernal aprobación: -¡Somos más populares que Jesucristo!.  Pero el apocalipsis aún no comienza. Alguien sigue siendo Jesucristo Superestrella.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 176-178)

Read More
VI-JUL-02

El fin de una era | Fundamentalismo

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Como respuesta a la modernización, surge el Fundamentalismo, que no es en sí censurable, pues, mirado objetivamente, sus orígenes lo muestran como un movimiento esencialista. Fue muy ilustre y nutrido el grupo de teólogos británicos, canadienses y estadounidenses que, en los dos primeros decenios del siglo XX, concretó los Cinco Fundamentos que dieron nombre a esta corriente, a saber:

 

* La inerrancia literal de la Biblia

* El nacimiento virginal de Cristo

* La expiación por su sacrificio en la cruz

* Su resurrección física real y su ascensión al cielo

* Su Segunda Venida visible y corporal en el último tiempo

 

¿Quién no está de acuerdo básicamente con este pentágono doctrinario?.  Fueron los desarrollos posteriores del fundamentalismo los que lo hicieron, en muchos casos, preterizante e inflexible al vertiginoso cambio de su centuria. Se formaron, por otra parte, innumerables fundamentalismos denominacionales, repelentes entre sí, y hubo –y sigue habiendo- quienes confunden deplorablemente fundamentalismo con legalismo. Ya llegada la postmodernidad, ha surgido el neo-fundamentalismo, menos sectario y radical que su antecesor.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 176)

Read More
VI-JUL-01

El fin de una era | Los años de plástico

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La mitad del siglo XX marca una transición. En los años 50s aun la vida de la calle en las ciudades latinoamericanas tenía cierta dignidad. No había drogadictos ni homosexuales exhibiendo cinismo por ahí, escaseaban los mendigos, y las prostitutas de esquina permanecían rígidamente acuarteladas en especies de distritos rojos bien definidos.

 

Los adolescentes nadábamos sobre la cresta de la ‘nueva ola’. Fuimos una generación transitiva, producto de la postguerra. Cruzamos como en salto de garrocha, del bolero al rock an roll, del pistón a la turbina, del cliché al offset. Atestiguamos el nacimiento de las computadoras, el sonido estereofónico y el cinemascopio a colores que exhibía las exhuberancias de Marilyn Monroe y Brigitte Bardot. Se declaró la guerra fría, con la excepción caliente de Corea. Soldados colombianos fueron a morir a las antípodas por ideales ajenos. Los estantes de las librerías se colmaron de nombres novedosos: Camus, Sartre, Hemingway, Miller, escritores de bolígrafo, otra invención coetánea. El sombrero dejó de usarse para que no estorbara al radio transistor sobre la oreja.

 

Fue un decenio tejido con fibras sintéticas. Todo se volvió de plástico, desde las muñecas hasta los automóviles.  La voluptuosidad pasó la raya: piernas femeninas forradas de nylon, gafas oscuras montadas sobre pestañas postizas. Los bellos cuerpos se enturbaron en vestiduras mórbidas. El blue jean vino para inquietar a los legalistas, porque:

 

La mujer no se pondrá ropa de hombre, ni el hombre se pondrá ropa de mujer (Deuteronomio 22:5).

 

Yo no me convertiría en aquel tiempo, pues llegó a decirse desde púlpitos que las mujeres que llevaran esa prenda no subirían con el Señor en el arrebatamiento de la Iglesia. ¿Y qué de las que se hallen bajo la ducha?, podría pensarse. Ciclismo y fútbol se convirtieron en catalizadores de la emoción colectiva, y Efraín Forero y Alfredo Distéfano en sus símbolos. La colombiana Luz Marina Zuluaga fue, por todo un año, la mujer más bella del mundo. La televisión –mula concebida por el burro cine y la yegua radio- tuvo su parto retardado en la región.

 

La luna perdió el encanto como novia de los poetas por la competencia de sus ilegítimos hermanos, los satélites artificiales. Arriba, el hombre, apoyado en Eistein como palanca, ensayaba la conquista del espacio. Abajo, en Nueva York, Billy Graham actualizaba la evangelización en el Madison Square Garden, ante una muchedumbre jubilosa que vitoreaba a Jesucristo. ¡El espectáculo de la fe! Los sobrevivientes de los hornos crematorios volvían de la diáspora a Tierra Santa, para reconstruir su patria con las uñas, como siempre. La voz del profeta sonaba asombrosamente actual, dos mil seiscientos años después de pronunciada.

 

Y todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella. En aquel día convertiré a Jerusalén en una roca inconmovible para todos los pueblos. Los que intenten moverla quedarán despedazados.

Zacarías 12:3

 

Ministros protestantes, guiados por el Espíritu Santo, se entrevistan con Juan XXIII, y su diálogo inspira el Concilio Vaticano II. En la Unión Soviética, Nikita Kruschev intenta la primera glasnotz, llamada coexistencia pacífica. En los Estados Unidos, Kennedy esboza su sonrisa fascinante sobre las tarimas electorales.  Aparentemente los años 50s fueron el Monte Ararat, donde las cosas comenzarían de nuevo después del Diluvio.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 174-175)

Read More
VI-JUN-04

El fin de una era

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El concepto últimamente entendido por modernismo trasciende a las convenciones históricas: Edad Antigua, desde la escritura hasta la caída de Roma; Edad Media hasta la caída de Constantinopla; Edad Moderna hasta la Revolución Francesa, y Edad Contemporánea hasta nuestros días. También al modernismo artístico: pictórico, poético, arquitectónico, etc. Se refiere, más bien, al movimiento de reforma del cristianismo que quiso encauzarlo en las corrientes científicas y sociales del siglo XIX. Dentro de la Iglesia Romana, este modernismo fue condenado por Pío X en su decreto Lamentabili y su encíclica Pascendi.

 

 

En el seno de la Iglesia Evangélica, esta corriente tomó su máxima expresión en la llamada Teología Liberal, cuyos maestros y promotores fueron duramente criticados y, a veces, rechazados, sin tomar en cuenta que, en todas las épocas, los pensadores cristianos han trabajado con los elementos de la cultura coetánea. Orígenes, Basilio,  Agustín, Tomás, Buenaventura, Lutero, Calvino, Pascal, Hegel, Otto, etc. exploraron nuevos terrenos para entender mejor las verdades eternas. Solamente los escolásticos de la decadencia son culpables de que la teología se haya momificado, fenómeno especialmente agudo en Latinoamérica, donde el nihilismo y el narcisismo propios de la postmodernidad se extienden como plagas egipcias sobre la inanidad religiosa.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 173-174)

Read More