CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

El Reto de Dios Tag

VI-JUL-04

El fin de una era | A la penúltima moda

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Latinoamérica fue evangelizada por un fundamentalismo extremo -a veces hirsuto-en contravía con el pensamiento moderno.  Casi la única tangencial referencia al modernismo teológico fue el apretado resumen del Dr. James W. McClendon. ¿Qué ocurrió con los grandes pensadores cristianos del siglo XX?

 

* Reinhold Niebuhr: Pocos especialistas tuvieron el coraje de soportar a esta especie de antiteólogo que hizo sangrar proféticamente el orgullo y los prejuicios de los evangélicos.

* William Temple: Algunos, a regañadientes, aceptaron su conjunción del Dios-presente-en-los-acontecimientos con el Dios-guiador de las mentes proféticas.

* Emil Brunner: Contados estudiosos profundizaron en su idea de que, en teología, la fe es útil para todo, y la razón debe subordinarse a ella.

* W. T. Conner: Pocos y lúcidos comprendieron su afirmación de que es bueno eludir por igual el sobrenaturalismo supersticioso y el naturalismo sicológico.

* Austin Farrer: Casi nadie se afilió junto a él para aceptar la nueva filosofía analítica como un método de trabajo, sin abandonar la fe cristiana.

* E. J. Cornell: alcanzó un poco más de difusión por haber revestido al fundamentalismo de un aire de actualista novedad.

* Rudolph Bultmann: ha sido, en general, rechazado por su propuesta de desmitologización; y, por supuesto, hay cosas que deben ser desmitologizadas, pero no todas, porque no todo lo milagroso en la Biblia tiene carácter de mito.

* Paul Tillich: Algunos de sus planteamientos básicos se han difundido, más por su propia fuerza gravitacional, que por un serio estudio del gran teólogo existencialista que descubrió en la Cruz de Cristo el ancla de la angustia humana.

* Karl Barth: Ha corrido mejor suerte, como es lógico, debido a su trasfondo presbiteriano y a su acierto de modernización sin afectar la estructura de la ortodoxia.

 

Si es verdad que todos los mencionados, y varios más, vieron rápidamente rectificados muchos de sus puntos de vista, obligaron al fundamentalismo raizal a no pocas revisiones; y así, éste y aquellos dieron aportes inapreciables hacia la meta de una teología integral, que hoy empieza a perfilarse. Deplorablemente, los evangélicos latinoamericanos, en su generalidad, se quedaron en textos simples, de evangelismo  elemental, y, no pocas veces, de vulgarización dogmática, sin abrir ventanas para los nuevos aires refrescantes. Y eso muestra al Evangelio en el contexto latinoamericano como un sistema religioso demodé –preterizado-, incapaz de enfrentar la postmodernidad, o bien, rindiéndose a ella impúdicamente, en una futurización irreflexiva de minúsculos grupos.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 178-180)

Read More
VI-JUL-03

El fin de una era | Teología sin Dios

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El fin del modernismo y comienzo del postmodernismo ocurre, propiamente, en los 60s. Los atolondrados gestores de Woodstock proclamaron la clausura del cristianismo -era de Piscis, o de los pescadores- y el inicio de la Nueva Era, que es la del signo Acuario. Durante los 60s lo eclesiástico pierde valor como técnica de salvación por sus fríos rituales y falta de vivencia. La teología se desdiviniza para humanizar a Dios. Emergen los curas y pastores comunistas. Alfons Auer proclama: El hombre se halla siempre en camino hacia un todo: el todo de sí mismo y el todo del mundo, único lugar donde puede conquistar su propia plenitud.

 

Falsedad doctrinaria: la plenitud del hombre sólo se conquista en el cielo. Pero el cielo no importa en los 60s. Importa la tierra. Es más, en la tierra están el cielo y el infierno. Lo subjetivo sobra, hay que ir a lo objetivo: ciencia y técnica. Sociología, biología, sicología, economía, planificación, estadística. Todo se materializa. Si amor es sexo, sexo es amor; y el amor de todos por todos se traduce en sexo de todos con todos. Promiscuidad. Simone de Beauvoir diseña la reconstrucción de Sodoma. La nueva forma de ateísmo -autonomismo humanista- predica: el hombre es Dios. Encaramado al púlpito existencialista, el pontífice Sartre dogmatiza: -El infierno son los otros. La libertad, como una ramera deslenguada, se desgañita a los cuatro vientos: -Haz lo que te dé la gana. La juventud lo toma en serio: No me cortaré el pelo, no me bañaré, ni cambiaré mis ropas. Tampoco, mucho menos, trabajaré. Soy lo que se me antoja. I am hippie.

 

La tecnocracia, profesión de moda, codifica desdichas: marginalidad, enfermedades masivas, mortalidad infantil, miseria, hambre y drogadicción. Los beduinos hacen la santa alianza de la OPEP contra los perros judíos y cristianos. Sobre Vietnam se estrenan las armas químicas, el gran invento después de Openheimer. El pop art emerge de los basureros y las letrinas. Pawlles y Bergier certifican el retorno de los brujos. Marxismo y freudismo se hermanan, se confabulan. A través de las rejas de su gueto dorado en Harvard, Marcusse observa la rebelión de los estudiantes que han oído la voz de su antiprofeta hebreo proclamar: -Necesidad de ser libre, de gozar, de que el trabajo no sea una sujeción ni una alienación.  La liberación de la conciencia está en marcha: se llama LSD. El nadaísmo declara que Charles Manson es el mesías; su apellido quiere decir ‘hijo del hombre’.  La cruz se llama silla eléctrica. Como endemoniados gesarenos, los Beatles declaran ante una masa de lisérgicos y homosexuales que chilla su infernal aprobación: -¡Somos más populares que Jesucristo!.  Pero el apocalipsis aún no comienza. Alguien sigue siendo Jesucristo Superestrella.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 176-178)

Read More
VI-JUL-02

El fin de una era | Fundamentalismo

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Como respuesta a la modernización, surge el Fundamentalismo, que no es en sí censurable, pues, mirado objetivamente, sus orígenes lo muestran como un movimiento esencialista. Fue muy ilustre y nutrido el grupo de teólogos británicos, canadienses y estadounidenses que, en los dos primeros decenios del siglo XX, concretó los Cinco Fundamentos que dieron nombre a esta corriente, a saber:

 

* La inerrancia literal de la Biblia

* El nacimiento virginal de Cristo

* La expiación por su sacrificio en la cruz

* Su resurrección física real y su ascensión al cielo

* Su Segunda Venida visible y corporal en el último tiempo

 

¿Quién no está de acuerdo básicamente con este pentágono doctrinario?.  Fueron los desarrollos posteriores del fundamentalismo los que lo hicieron, en muchos casos, preterizante e inflexible al vertiginoso cambio de su centuria. Se formaron, por otra parte, innumerables fundamentalismos denominacionales, repelentes entre sí, y hubo –y sigue habiendo- quienes confunden deplorablemente fundamentalismo con legalismo. Ya llegada la postmodernidad, ha surgido el neo-fundamentalismo, menos sectario y radical que su antecesor.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 176)

Read More
VI-JUL-01

El fin de una era | Los años de plástico

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La mitad del siglo XX marca una transición. En los años 50s aun la vida de la calle en las ciudades latinoamericanas tenía cierta dignidad. No había drogadictos ni homosexuales exhibiendo cinismo por ahí, escaseaban los mendigos, y las prostitutas de esquina permanecían rígidamente acuarteladas en especies de distritos rojos bien definidos.

 

Los adolescentes nadábamos sobre la cresta de la ‘nueva ola’. Fuimos una generación transitiva, producto de la postguerra. Cruzamos como en salto de garrocha, del bolero al rock an roll, del pistón a la turbina, del cliché al offset. Atestiguamos el nacimiento de las computadoras, el sonido estereofónico y el cinemascopio a colores que exhibía las exhuberancias de Marilyn Monroe y Brigitte Bardot. Se declaró la guerra fría, con la excepción caliente de Corea. Soldados colombianos fueron a morir a las antípodas por ideales ajenos. Los estantes de las librerías se colmaron de nombres novedosos: Camus, Sartre, Hemingway, Miller, escritores de bolígrafo, otra invención coetánea. El sombrero dejó de usarse para que no estorbara al radio transistor sobre la oreja.

 

Fue un decenio tejido con fibras sintéticas. Todo se volvió de plástico, desde las muñecas hasta los automóviles.  La voluptuosidad pasó la raya: piernas femeninas forradas de nylon, gafas oscuras montadas sobre pestañas postizas. Los bellos cuerpos se enturbaron en vestiduras mórbidas. El blue jean vino para inquietar a los legalistas, porque:

 

La mujer no se pondrá ropa de hombre, ni el hombre se pondrá ropa de mujer (Deuteronomio 22:5).

 

Yo no me convertiría en aquel tiempo, pues llegó a decirse desde púlpitos que las mujeres que llevaran esa prenda no subirían con el Señor en el arrebatamiento de la Iglesia. ¿Y qué de las que se hallen bajo la ducha?, podría pensarse. Ciclismo y fútbol se convirtieron en catalizadores de la emoción colectiva, y Efraín Forero y Alfredo Distéfano en sus símbolos. La colombiana Luz Marina Zuluaga fue, por todo un año, la mujer más bella del mundo. La televisión –mula concebida por el burro cine y la yegua radio- tuvo su parto retardado en la región.

 

La luna perdió el encanto como novia de los poetas por la competencia de sus ilegítimos hermanos, los satélites artificiales. Arriba, el hombre, apoyado en Eistein como palanca, ensayaba la conquista del espacio. Abajo, en Nueva York, Billy Graham actualizaba la evangelización en el Madison Square Garden, ante una muchedumbre jubilosa que vitoreaba a Jesucristo. ¡El espectáculo de la fe! Los sobrevivientes de los hornos crematorios volvían de la diáspora a Tierra Santa, para reconstruir su patria con las uñas, como siempre. La voz del profeta sonaba asombrosamente actual, dos mil seiscientos años después de pronunciada.

 

Y todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella. En aquel día convertiré a Jerusalén en una roca inconmovible para todos los pueblos. Los que intenten moverla quedarán despedazados.

Zacarías 12:3

 

Ministros protestantes, guiados por el Espíritu Santo, se entrevistan con Juan XXIII, y su diálogo inspira el Concilio Vaticano II. En la Unión Soviética, Nikita Kruschev intenta la primera glasnotz, llamada coexistencia pacífica. En los Estados Unidos, Kennedy esboza su sonrisa fascinante sobre las tarimas electorales.  Aparentemente los años 50s fueron el Monte Ararat, donde las cosas comenzarían de nuevo después del Diluvio.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 174-175)

Read More
VI-JUN-04

El fin de una era

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El concepto últimamente entendido por modernismo trasciende a las convenciones históricas: Edad Antigua, desde la escritura hasta la caída de Roma; Edad Media hasta la caída de Constantinopla; Edad Moderna hasta la Revolución Francesa, y Edad Contemporánea hasta nuestros días. También al modernismo artístico: pictórico, poético, arquitectónico, etc. Se refiere, más bien, al movimiento de reforma del cristianismo que quiso encauzarlo en las corrientes científicas y sociales del siglo XIX. Dentro de la Iglesia Romana, este modernismo fue condenado por Pío X en su decreto Lamentabili y su encíclica Pascendi.

 

 

En el seno de la Iglesia Evangélica, esta corriente tomó su máxima expresión en la llamada Teología Liberal, cuyos maestros y promotores fueron duramente criticados y, a veces, rechazados, sin tomar en cuenta que, en todas las épocas, los pensadores cristianos han trabajado con los elementos de la cultura coetánea. Orígenes, Basilio,  Agustín, Tomás, Buenaventura, Lutero, Calvino, Pascal, Hegel, Otto, etc. exploraron nuevos terrenos para entender mejor las verdades eternas. Solamente los escolásticos de la decadencia son culpables de que la teología se haya momificado, fenómeno especialmente agudo en Latinoamérica, donde el nihilismo y el narcisismo propios de la postmodernidad se extienden como plagas egipcias sobre la inanidad religiosa.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 173-174)

Read More
VI-MAR-02

La Conexión Misteriosa | Infiltración

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Atrás en el tiempo, los videntes bíblicos se hacían acompañar a menudo de tañedores de arpa y flauta, haciendo de sus mensajes verdaderas melopeas.

En fin, ¡que me traigan un músico!. Mientras el músico

 tañía el arpa, la mano del Señor vino sobre Eliseo.

2 Reyes 3:15

David usó su talento musical como medio de liberación de las opresiones satánicas que padecía Saúl.  Pero no olvidemos que la música hace huir a los demonios y, también, puede atraerlos, según el caso; por sí misma, o acompañada del verso, produce efectos para bien o para mal.  Roberto Schumann la llamó directamente ‘idioma del alma’.  La Consagración de la Primavera, de Igor Stravinsky, es mero panteísmo, al igual que la llamada new age music.  Las Vírgenes del Sol, del peruano Moisés Vivanco, es un himno idolátrico. El hebreo-yanqui Leonard Bernstein ha mezclado los salmos con música profana, y no en balde las cobras hindúes danzan al compás del flautista. El popular pasaje de Isaías que los cristianos en general entendemos como descriptivo de la rebelión angélica, dice bien a las claras a Satanás:

Tu majestad ha sido arrojada al sepulcro,

Junto con el sonido de tus arpas.

Isaías 14:11 a.

 

Por otra parte, el repertorio de Juan Sebastián Bach, el Mesías de Haendel y los Oratorios de Mendelsson, sólo pueden provenir del Espíritu Santo.  Las actividades artísticas son a menudo infiltradas por los demonios a través de sutiles medios, especialmente cuando las personas que las practican no colocan sus ministerios bajo una autoridad espiritual bien definida.  Volviendo al principio, encontramos que Camilo Mauclair, discípulo de Mallarmé, especuló sobre La Religión de la Música.  De hecho, Luis María Mora advierte: Los simbolistas han exagerado eso que algunos llaman la tendencia sinfónica.  La influencia de Ricardo Wagner en este punto es extraordinaria.

 

No debemos olvidar que Wagner fue el músico favorito de los nazis.  Se percibe, pues, una conexión misteriosa entre el arte y la profecía; no por capricho los profetas son poetas, así no siempre ocurra lo contrario, es decir, que los poetas sean profetas.  La poesía es un género religioso por excelencia y ello debería llevarnos a una reflexión profunda sobre los dones espirituales de inspiración, llaves que abren el mundo sobrenatural y, por lo tanto, requieren de quienes los ejercen una clara confirmación eclesiástica.  De lo contrario, personas dotadas de habilidades síquicas –-y, peor aún, parapsicológicas- pueden incurrir en fraudes peligrosos.  Hemos visto muchas vidas destruidas por una falsa orientación espiritual, supuestamente dada por el Espíritu Santo, y que sólo era obra de una mente afiebrada o un demonio de adivinación.  Si no afrontamos estos temas con humildad y franqueza, la iglesia latinoamericana puede ser víctima de catástrofes inenarrables.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 170-171)

Read More
VI-MAR-01

La Conexión Misteriosa | Poesía & Profecía

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El alma colectiva amerindia ha sido marcada por la poesía, un arte hoy algo anacrónico, propio para especialistas, como jugar ajedrez o armar el cubo de Rubik.  El modernismo con todos sus ismos afectó durante el siglo XX la orientación espiritual, pues los hispanos derivaron hacia él en sus formas más características. Una mirada rápida a ese panorama, nos permite sacar algunas conclusiones preliminares:

 

* Angustia existencial en el gran mestizo modernista Rubén Darío:

 

Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto;

Y el temor de haber sido y un futuro terror.

 

* Panteísmo y no sólo ecología, en el parnasiano José Eustasio Rivera:

Soy un grávido río y a la luz meridiana

Ruedo bajo los ámbitos reflejando el paisaje.

 

* Relativismo en el enorme decadentista León De Greiff:

 

Todo vale nada y el resto vale menos.

 

* Fatalismo en el inca melancólico César Vallejo

El suertero que grita: ¡La de a mil!,
Tiene un no se qué fondo de Dios

 

* Misticismo en la ancestral Teresa de Jesús laica llamada Gabriela Mistral:

 

Padre nuestro que estás en los cielos,

¿Por qué te has olvidado de mí?

 

* Ateísmo un poco capcioso en el surrealista Luis Vidales:

Yo soy aquél que poco ha visto.

Solamente en la rosa el silencio de Dios.

 

* Autonomismo humanista en el marxista romántico Pablo Neruda:

Si Dios está en mi verso, Dios soy yo.

 

* Vitalismo espiritual en el místico sin religión Amado Nervo:

Señor, Señor, Tú antes, Tú después, Tú en la inmensa

Hondura del vacío, y en la hondura interior.

 

Esos flujos y reflujos de la marea poética, son indicadores espirituales muy valiosos.  Hoy por hoy, la poesía se ha desvanecido como trabajo artístico; la nueva profesión del cantautor, propia de la postmodernidad, nos lleva de regreso al mester de juglaría, con Joan Manuel Serrat, Alberto Cortez, Facundo Cabral.  El cristianismo organizado sigue esa tendencia: Marcos Witt, Danny Berrios y Miguel Casina son rapsodas proféticos, nos traen remembranzas ancestrales del mester de clerecía y han bendecido enormemente a la iglesia latinoamericana.  Para facilitar la comprensión de este asunto precisemos:

 

Mester de juglaría. Oficio de los juglares castellanos de la Edad Media, quienes poetizaban tradiciones orales de gestas, en versos de construcción irregular y estilo lírico-narrativo.  Su obra maestra es el Cantar del Mio Cid.

 

Mester de clerecía. Esta escuela poética, cuya máxima figura es Gonzalo de Berceo, era ejercida por hombres cultos y se especializaba en leyendas devotas y tratados doctrinales cristianos.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 168-170)

Read More
VI-FEB-04

La Conexión Misteriosa | Un Cristo Irreal

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El profesor Luis López de Mesa nació en la zona tórrida pero parecía un pensador alemán.  El dijo que, en el siglo XX, toda la actividad humana giraba alrededor de cuatro judíos: Karl Marx, Albert Einstein, Sigmund Freud y…. Jesús de Nazaret.  Socialismo, relatividad, psicoanálisis, cristianismo. Tal vez sería necesario agregar un nombre: Franz Kafka, centauro de existencialismo y surrealismo. Nadie llamó al pasado un siglo marxista, einsteniano, freudiano ni, tampoco, cristiano; pero muchos lo llamaron el siglo kafkiano por ser una época laberíntica de monstruosas contradicciones.

 

Un juego de palabras con títulos de sus obras nos muestra que la influencia de Kafka ha sido enorme: El hombre, en El Proceso, se siente culpable solo de ser inocente. Pintura, teatro, poesía y cine sufrieron La Metamorfosis; y, curiosamente,  hasta la teología se volvió un poco kafkiana; dígalo, si no, la rama unitaria que cree y predica la bondad inherente del ser humano. La teosofía, por su parte, es El Escarabajo teológico. Este escritor disculpó su rechazo al cristianismo con el argumento de que mal pudiera un judío como él adorar al Dios que no permitió que su pueblo lo reconociera, con lo cual cumplió su personal afirmación de que el hombre sólo es libre para elegir su propia cadena.

 

Aun cuando tiene raíz freudiana, el surrealismo propiamente tomó autonomía como expresión artística y, en lo religioso, el Cristo de Dalí es su gran icono, pues en ese lienzo no luce el Cristo como es, sino como el pintor supone que debe ser: un Cristo irreal, suprarreal, o subreal.  Un crucifijo que distancia a Dios del hombre.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 167-168)

Read More
VI-FEB-03

La Conexión Misteriosa | Surrealismo & Profetismo

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Durante todo el siglo pasado, el cristianismo ha sufrido una epidemia de videntes. Los católicos pastorcillos de Fátima tienen equivalencias en grupos evangélicos, a través de profetas espontáneos y soñadores profesionales. Fue un espectáculo deprimente ver, vía satélite, al inteligente Cardenal Ratzinger develando el supuesto tercer secreto de la virgen María, en forma simultánea con el anuncio científico sobre la decodificación del genoma humano; las dos transmisiones, enfrentadas en las telepantallas, parecían la secuencia de una película de Luis Buñuel.

 

Los que calificaron dentro del cristianismo a las ciencias psíquicas como invención satánica son, paradójicamente, los más inclinados a practicarlas bajo una falsa caparazón de dones espirituales. Esta anormalidad ha entrometido el surrealismo en la iglesia, pues el movimiento así llamado se define a sí mismo como un espejo que refleja las cosas, no como son en la realidad, sino como son en los sueños. Eso, al menos, pensaba Apollinaire, que es el eslabón perdido entre los simbolistas y los surrealistas. Pero, ¿qué diría, por ejemplo Jeremías?

 

Yo estoy contra los profetas que cuentan sueños mentirosos, y que al contarlos hacen que mi pueblo se extravíe con sus mentiras y sus presunciones –afirma el Señor-.  Yo no los he enviado ni les he dado ninguna orden. Son del todo inútiles para este pueblo –afirma el Señor-.

Jeremías 23:32.

 

Bueno será aclarar en este punto que soy un convencido del actualismo de los carismas, que en mi iglesia se practican en forma muy activa y que, precisamente por eso, veo con preocupación las falsificaciones que de ellos se han hecho en los últimos decenios de una centuria marcada indeleblemente por un desbordado manifestacionismo.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 166-167)

Read More
VI-FEB-02

La Conexión Misteriosa | El Peligro Onírico

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Sin ninguna duda, los sueños son, en ocasiones especiales, medios de comunicación del Espíritu Santo; pero un examen de los soñadores bíblicos nos muestra a las claras que todos ellos –y empezando por el gran especialista José- soñaron en realidad muy pocas veces y para fines bien definidos en el propósito divino. Por lo general, los sueños son tubos de escape del inconsciente, a través de los cuales se manifiestan nuestros temores y frustraciones, deseos e ideales. Por otra parte, el hombre abriga lo que pudiéramos llamar sueños conscientes, los proyectos de desarrollo de cada empresa humana. Para discernirlos correctamente, es necesaria su clasificación así:

 

* El sueño del hombre para el hombre. Por autonomismo humanista, me forjo mi propio destino, organizo mi  agenda vital y marcho sobre los parámetros previamente trazados por mí mismo. El emperador Nabucodonosor.

 

* El sueño del hombre para Dios. Soy un creyente afanoso, quiero hacer algo para el Señor según mi propio criterio, y examino con autosuficiencia mis posibilidades de acción.  Algunos lo llaman visualización porque, una vez formado el propósito, me obsesiono mentalmente con él y exijo la colaboración divina para llevarlo a cabo. El rey Saúl.

 

* El sueño de Dios para el hombre. Es propiamente lo que conocemos como visión. El Espíritu Santo implanta en mi corazón lo que el Padre ha determinado que yo haga, y, en el nombre de Su Hijo, voy a la conquista de esa meta con seguridad, ya que la voluntad divina siempre se cumple. El apóstol San Pablo.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 165-166)

Read More