CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

El Reto de Dios Tag

vision_integral_020

El Gran Espíritu

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La escuela histórico-cultural, representada por sabios como Lang, Ratzel, Frobenius y Schmidt, ha encontrado en pueblos actuales de cultura rudimentaria la realidad del monoteísmo. Los pigmeos de África, los semang de Malaca, los andamaneses de las islas del Golfo de Bengala y los aruntas de Australia, profesan la fe monoteísta. Madagascar conoció el monoteísmo en sus primeros habitantes. Los kamilaroi llaman Baiamé al Dios Supremo. Los bosquimanos creen en un Creador de todas las cosas, cuyo nombre es Cana. Los bantúes adoran a un Padre Universal al que nominan Okuku. Además, pueblos no genuinamente monoteístas reconocen la existencia de un Ser Supremo. Los esquimales hablan de Torngarsuk. Los «pieles rojas» adoran a Manitu, el Gran Espíritu. Otras tribus de Norteamérica denominan a Dios como el Dueño de la Vida, Nuestro Padre el Cielo, el Gran Misterio, etc. Los sioux le han dado el nombre de Wakonda, es decir, Fuente de la Vida. En Latinoamérica los indígenas eran, en general, henoteístas, pero con fuerte énfasis en un Dios Universal. Lo que llamamos vitalismo espiritual es innato en los hombres de todas las razas, épocas y culturas. ‘Semen religionis’, que diría Agustín.

 

Después del diluvio, a través de Sem, el hijo mayor de Noé y cabeza del clan de los semitas, se conservó la creencia monoteísta hasta Abraham, el ‘padre de la fe’, quien recibió de Dios un encargo específico: abandonar su tierra y su parentela e ir a Canaán. Allí se convertiría en el tronco del pueblo a través del cual vino la revelación de Dios al hombre en su Palabra escrita, la Biblia, y su Palabra humanada, Jesucristo. Los descendientes de Abraham son de dos clases: árabes y hebreos según la carne, por Ismael e Isaac, hijos genéticos del patriarca; y cristianos, según la fe, por los méritos de Jesús de Nazaret, de la simiente de Jacob, nieto del mismo personaje.

 

Tales descendientes mantienen vivo el monoteísmo a través de las tres grandes religiones abrahámicas: judaísmo, islam y cristianismo, todas esencialistas. Pero, por supuesto, yo no puedo sostener el mismo tipo de relación con un politeísta que con un agnóstico; ni con un agnóstico que con un monoteísta; ni dentro del monoteísmo ha de ser igual mi contacto con un musulmán que con un judío. Surge cierto gradualismo natural en estas empatías espirituales. Hay quienes creen, por supuesto, que el monoteísmo puede unificarse, pero ello no pasará de ser una quimera mientras los judíos persistan en negar la mesianidad de Jesucristo, y los musulmanes lo veneren solo como a un profeta más. Si no se reconoce que Él es Dios y Hombre -dos naturalezas en una sola persona- toda aproximación resultará infructuosa. Este misterio no es negociable para un cristiano genuino.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 140-141)

Read More
vision_integral_019

Monoteismo

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La creencia en un Dios único, llamada monoteísmo, retorna al campo de la ciencia con tal fuerza, que hay quienes consideran anticientífico ponerla en tela de juicio. Sólidas investigaciones han demostrado que, contrariamente a lo dicho por la sociología, la humanidad no fue primero politeísta para desembocar en el monoteísmo. Por el contrario, el monoteísmo existió desde los orígenes, pero cedió paso al politeísmo -como la Biblia lo expresa- debido a la falsa doctrina conocida como idolatría, traída a la tierra por los ángeles caídos. Mencionados en el Génesis y la epístola de Judas Tadeo, estos demonios -últimamente llamados por la Nueva Era extraterrestres- y quienes de una u otra forma, entraron en comercio con ellos, posibilitaron la civilización cainita esquematizada en Génesis 4:17-22; en tan cortos versículos hallamos urbanismo, poligamia, asociaciones, ganadería, música, industria y poesía. Tales seres originaron también las creencias de las mitologías antiguas en hazañas sobrehumanas, semidioses, gigantes, magia, adivinación, astrología, curanderismo y perversiones sexuales, maldades que provocaron el castigo del diluvio.

 

Perteneciente al clan piadoso de Set, la familia monoteísta de Noé fue salvada de aquella destrucción. Descendientes de dos de sus hijos, Jafet y Cam, retornaron a las falsas doctrinas antediluvianas y desarrollaron, a partir de ellas, las religiones politeístas que, saliendo de Mesopotamia, en la dispersión de Babel, fueron adaptándose a diversas culturas antiguas: los acadios y sumerios idearon matrimonios de dioses y diosas y linajes divinos. Los persas inventaron el dualismo en divinidades rivales: una de la luz y otra de las tinieblas. Fenicios y griegos desatinaron gravemente: los unos, por los crueles sacrificios humanos a los dioses; los otros, por atribuirles a los suyos todos los vicios y crímenes propios de los hombres. Los egipcios divinizaron a animales y plantas. Como lo demuestra el ya mencionado investigador Izquierdo Gallo, C.M.F.:

 

La etnología moderna ha descubierto el monoteísmo como constitutivo de la religión más primitiva.

 

El Tetragrámaton Inefable –YHWH, que se descifra como YO SOY- ha sido reencontrado en la escritura criptográfica del inconsciente colectivo como fundamento de la memoria ancestral. Vitalismo primitivo.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 138-140)

Read More
vision_integral_018

El Eterno “Quien Sabe”

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

En definitiva, el ateísmo científico está de capa caída; hoy lo in es creer, de alguna manera, en «algún algo». Al inicio del anunciado primer siglo totalmente inespiritual de la historia humana, se percibe en general -aún entre evolucionistas sobrevivientes- un vitalismo espiritual que colige o, al menos, intuye un «Alguien Gestor» de la creación y, por lo tanto, anterior y superior a ella, es decir, eternamente trascendente y trascendentemente eterno. El Ser en Sí, dijo Tillich. Desde luego, estas nomenclaturas chocan con la visión ancestral de una imagen divina antropomorfa; ese ídolo somatizado, con órganos de los sentidos, se llama Baal, Osiris, Zeus, Júpiter, Viracocha, o cualquier otra cosa. Ha habido, también, iconos divinos copiados de modelos políticos convencionales, según épocas históricas. Por ejemplo:

 

* Monarquía. Dios es un Rey, cuya corte son los ángeles, sus señores feudales el clero, y los creyentes, simples vasallos.
* Fascismo. Dios es un dictador implacable y tiránico, a quien obedecemos porque no hay más remedio, ya que sus represalias son terribles. El clero es la Gestapo.
* Democracia. Dios es un Presidente elegido por el pueblo y, por lo tanto, sus decisiones están siempre sometidas a referendo. El clero es el parlamento.

 

Pero el Dios verdadero, Padre del Salvador y Padre nuestro, es el Espíritu que habita en luz inaccesible, a quien cada lenguaje llama a su manera: el hebreo Yaveh, el árabe Alá, el inglés God, el español Dios, pero no puede definirse con palabras, salvo si nos atrevemos a llamarlo el Gran Quién sabe. Lo que de Él sabemos, nos ha sido revelado de tres maneras:

 

* Objetivamente en la naturaleza, Su Palabra creada.
* Sistemáticamente en la Biblia, Su Palabra escrita.
* Vitalmente en Jesucristo, Su Palabra humanada.

 

Pero tal conocimiento es necesariamente parcial porque:
Lo secreto le pertenece al Señor nuestro Dios, pero lo revelado nos pertenece a nosotros y a nuestros hijos para siempre, para que obedezcamos todas las palabras de esta ley. Deuteronomio 29:29

 

La ciencia misma es revelación de Dios al hombre y, por eso, la iglesia evangélica no puede seguir clausurada a posibilidades teológicas actualistas, acordes con la expansión del pensamiento humano. No es ilegítimo, ni ilógico, por ejemplo, suponer que el big bang haya sido la operación primaria del Logos:

 

Y dijo Dios: ¡Que exista la luz!
Y la luz llegó a existir.
Génesis 1:3.

 

Cosa distinta es el vano esfuerzo de quienes pretenden descifrar lo sobrenatural por medios naturales, pues nadie puede resolver los problemas del cálculo infinitesimal a base de las cuatro operaciones de la aritmética.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 137-138)

Read More
vision_integral_017

Creacionismo, Diseño Int, Bioteísmo

  |   Visión Integral   |   No comment

Por contraste con la anticuada educación regional dogmáticamente darwiniana, el movimiento creacionista cuenta hoy con centenares de científicos que avalan los relatos bíblicos como realidades, o soportes de ellas, y no simples leyendas. Después de Einstein y Von Brown -confesos creyentes en Dios-, el astrónomo Trinh Thuan, el bioquímico Larry Butler, el físico Tomas G. Barnes, el mecánico aeroespacial e ingeniero nuclear Edward Blick, el maestro de ciencias naturales John N. Moore, el decodificador del ADN Francis S. Collins, entre muchísimos sabios del cruce milenial, han concluido en la existencia de un Creador y de una creación ex nihilo, es decir, de la nada, lo cual derriba de un golpe las falsas cosmogonías, ya sean mitológicas, religiosas, filosóficas o científicas. El cosmos no es una remodelación de materiales preexistentes ni una modificación gradual de procesos naturales, sino modificación gradual de procesos naturales, bajo el perfecto diseño y la cabal ejecución de un Creador. El esquemático primer versículo de la Biblia:

 

Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra. Génesis 1:1.refuta, de un solo plumazo contundente, las siguientes teorías:

 

* Ateísmo (Dios no existe). El texto comienza, precisamente, con el propio Dios.
* Panteísmo (La creación es Dios). El texto muestra claramente que Dios existió antes de la creación.
* Politeísmo (Hay varios dioses). El texto asevera que el universo fue creado por un solo Dios.
* Evolucionismo, (Transformación de insumos cósmicos preexistentes). El texto afirma que Dios creó todo lo que existe.

 

Según el creacionismo, ni dioses ni fuerzas naturales originaron el cosmos a raíz de una materia prima anterior. El Dr. Henry Morris ha escrito:

 

Los sucesos prehistóricos no se hallan sujetos a experimentación científica y, por lo tanto, no se puede decir científicamente lo que ocurrió hace millones de años. La ciencia, como tal, no puede decir nada sobre los orígenes. La ciencia, como tal, se limita al estudio de los fenómenos y procesos físicos como existen en el momento presente.

 

No me detendré a examinar los distintos puntos de vista de quienes armonizan la revelación de Dios en la Biblia con su revelación en la naturaleza. Prefiero concentrarme en el compendio de Timothy Munyon, transcrito por Stanley Horton en su Teología Sistemática.

 

En resumen, los principios básicos en los cuales están de acuerdo los defensores de todos los puntos de vista son los siguientes:
La generación espontánea de la vida a partir de la falta de vida es imposible. Los que tratan de crear vida en un tubo de ensayo “marcan las cartas” de manera poco honrada a su favor.
Las variaciones genéticas parecen tener límites; no se presentan en todas direcciones, y las mutaciones son casi siempre dañinas.
La mejor explicación de la diferenciación entre especies tiene que ver con el aislamiento ecológico y no con unos procesos macroevolutivos.
El registro fósil contiene vacíos entre las formas principales de organismos vivos; vacíos que no son capaces de producir ningún tipo de eslabones perdidos (los cuales deberían estar presentes por miles, si la evolución fuese cierta).
La mejor manera de explicar la homología (las similaridades observadas en los organismos vivos) se halla en función de un diseño inteligente, y del uso intencionalmente repetido de modelos; no en unos supuestos antepasados comunes. Pag.235

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 134-137

Read More
vision_integral_016

El Gran “Yo Soy” en América

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

No puedo declararme evolucionista, porque nadie me ha enseñado la prueba reina: algún eslabón perdido de alguna especie a alguna otra. Personalmente me produce escalofríos la sola suposición de que mi existencia haya trasegado por millones de años en una cadena ascendente piedra – alga – pez – anfibio – reptil – cuadrumano – hombre – dios. Reencarnación y evolución tienen más en común de lo que se ha advertido hasta el momento. La evolución pretende ser perfeccionamiento biológico; la reencarnación, perfeccionamiento espiritual. Pero, ¿cómo podría darse esto sin aquello? Y es lamentable que en el ámbito educativo latinoamericano se enseñen por igual reencarnación y evolución como si fueran leyes indiscutibles.

 

Charles Darwin quiso sustentar su insustentable teoría a base de imprecisiones: El afirmó, por ejemplo, que los yaganes de la Tierra del Fuego carecían de toda idea religiosa; pero el sacerdote católico Mariano Izquiero Gallo, en su Mitología Americana, reveló cómo estas tribus, no solo tenían desarrollado un sistema espiritual completo, sino que – ¡asómbrense ustedes!- eran monoteístas. (1) Y a propósito, Latinoamérica -con su acción de efecto retardado- no se informó aún de que el fracaso del materialismo y el evolucionismo, incapaces de demostrar con evidencias las suposiciones que dieron por verdades, ha situado la ciencia de la post-modernidad ante hechos contundentes. Nadie pudo mostrarnos el eslabón perdido, porque ni es eslabón ni está perdido: sencillamente no existe. Ciencia es evidencia, no conjetura. A este respecto J. H. Jauncey, en su polémica con el evolucionismo, dice:

 

Cuando una teoría científica se cristaliza en ley, tal como la de la relatividad, habla por sí misma. Es con frecuencia asunto de consternación para los estudiantes en esta rama del saber, que después de cien años de investigaciones biológicas, la evolución es todavía una teoría y no una ley.(2)

 

En defensa de la evolución es pueril argumentar, como se ha hecho, que la palabra orangután, en malayo, significa «el hombre que vive en el árbol», pues que los indios tunebos creían que el oso fue un intento fallido del dios Cira por crear al hombre. Y ¿dónde está el eslabón perdido espiritual? ¿En qué momento el antropoide alzó las garras y gruñó: Abba Padre?

 

(1) Mariano Izquierdo Gallo. C.M.F. Mitología Americana. Editorial Guadarrama, Madrid. 1956. Pág. 25.

 

(2) J.H. Jauncey, La ciencia retorna a Dios, versión española por Ana María Swenson, Editorial Mundo Hispano, 1981, p.51.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 133-134)

Read More
015

María Auténtica (Parte 2)

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La Enorme Minoría

 

María Auténtica (Parte 2)

 

La María Madre Universal. Entra luego el doctor Llano Escobar a un tema bastante espinoso: la maternidad –para muchos insostenible- de María sobre todos los creyentes.

 

La santísima virgen María, madre de todo buen católico, defensora de la fe en su Hijo Jesucristo a través de la milenaria historia de la iglesia.

 

La María inauténtica. Para redondear su llamativa y novedosa línea de argumentación, Llano no vacila en afirmar:

 

Queda una cuarta maría –así, en minúscula- que desfigura a la verdadera y que ha dado origen a un marianismo que tiende a separar la devoción mariana de la Historia de Salvación, convirtiéndola en un culto autónomo y autosuficiente o, como dice el mariólogo Laurentin, en otra religión.

 

No es asunto de poca monta este decisivo comentario del autor que nos ocupa, a quien debiéramos prestar desprevenida atención:

 

La figura de María se recata en un segundo plano, como a la sombra de Jesús.  El Espíritu Santo es quien le asigna ese puesto discreto en la vida de Cristo y en la vida de la Iglesia.  Los autores del Nuevo Testamento se ocupan en destacar la figura de Jesucristo.  Las primeras comunidades cristianas durante todo el siglo I no le rinden culto a nadie fuera de Jesucristo…

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, páginas 129-130)

Read More
003

La Enorme Minoría

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

INFRUCTUOSIDAD

Sorprende que, con tan auspiciosos antecedentes, las iglesias cristianas no católicas sigan siendo una enorme minoría en estos países.  Por ejemplo, en Argentina el número de evangélicos es apenas el doble del de judíos y casi igual al de no religiosos.  En Bolivia son superados por la suma de no religiosos y adeptos de religiones tribales indígenas.  En Cuba los católicos son el 26% y los llamados ‘criptocristianos’ no superan el 10%.  Los no religiosos triplican a los evangélicos en Chile, y en Ecuador es prácticamente igual el número de protestantes y de irreligiosos.  En México los no religiosos triplican a todos los evangélicos. Panamá, curiosamente, tiene una iglesia evangélica casi igual en número de miembros a los fieles del Islam.  (más…)

Read More

La Enorme Minoría

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

BELICISMO & SOLUCIONISMO

En las postrimerías del siglo XIX, al estallar la Guerra de los Mil Días, que enfrentó a la insurgencia liberal contra el gobierno conservador, el pánico se extendió entre las filas evangélicas, los colegios y las iglesias fueron cerrados, y pasado el conflicto, en 1904, el general Rafael Uribe Uribe, comandante del ejército rebelde y simpatizante del socialismo,  matriculó a una de sus hijas en el Colegio Americano, ejemplo seguido por otras altas personalidades del país.  Notable fue la intervención de don José Norwood a raíz de la batalla de Palonegro, la más sangrienta del conflicto civil. (más…)

Read More