CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Las Llaves del Poder Tag

VI-NOV-02

La obediencia |Bendiciones de la obediencia P4

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Bendición de la canasta familiar.

Las promesas transmitidas por Moisés son realmente minuciosas.

 

 

Benditas Serán tu canasta y tu mesa de amasar.”

Deuteronomio 28: 5.

 

No dice: Cuando haya escasez, tu provisión bajará. No dice: La carestía te tocará. En toda época y, con mayor razón, en la escasés, benditas serán tu canasta y tu mesa de amasar. Significa que no te faltará el mercado y también significa que lo que hagas en casa, recibirá bendición. Tú mesa de amasar. La llave de la obediencia abre la canasta familiar y llena la despensa.

 

“Bendiciones del hogar y el camino.”

Deuteronomio 28: 5.

Siendo benditos en nuestro hogar, al emprender un viaje, el Señor nos dice: Bendito cuando salgas de este lugar donde te encuentres. Al llegar al lugar donde vas serás bien recibido también. El Señor bendecirá el camino por donde vayas y abrirá puertas de oro y bronce a tu paso. Solo que esas puertas se franquean con la llave de dos vueltas: oyendo y cumpliendo. El cristiano tiene la característica de que, cuando llega a su hogar, los seres queridos se congratulan: Siquiera viniste, hombre. ¡Qué alegría verte! Tu buen humor, tu conversión edificante, tu calor humano nos embellece la vida. Y cuando sales de tu hogar para tomar el camino, los obstáculos serán allanados y tu viaje será grato.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 261-262)

Read More
VI-NOV-01

La obediencia |Bendiciones de la obediencia P3

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Bendición de la descendencia.  Las bendiciones de Dios para los obedientes, se extienden de generación en generación.

Bendito será el fruto de tu vientre.”

Deuteronomio 28: 4a.

 

Hay personas que no han entendido bien las Sagradas Escrituras.  Bendito el fruto de tu vientre ¿cómo? Si obedecieres.  Las bendiciones son hereditarias, el Señor bendice a Abraham y lo hace de generación en generación por toda su descendencia. Casi cuatro mil años después de esa promesa, usted ve la descendencia de Abraham: 37 millones de judíos, casi 300 millones de árabes y tres mil millones de cristianos. Hay aquí una genética espiritual que funciona en nuestros hijos, porque la obediencia bendice la descendencia.

 

Bendición de frutos y animales.   La prosperidad agropecuaria está claramente descrita en la Palabra de Dios.

 

Tus cosechas, las crías de tu ganado, los terneritos de tus manadas y los corderitos de tus rebaños.”

Deuteronomio 28: 4a.

 

 

Benditos, dice. La gente se preocupa razonablemente con las plantaciones y los ganados, pero su éxito no consiste solamente en el esfuerzo humano, sino fundamentalmente la bendición agrícola y zoológica llega sobre las propiedades campesinas de quien obedezca la voz del Señor.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 260-261)

Read More
VI-OCT-06

La obediencia |Bendiciones de la obediencia P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Bendición rural. Frente al colosal progreso urbano, el campo sigue siendo importantísimo.

 

“Y bendito en el campo”.

Deuteronomio. 28: 3b.

 

Cuando comenzó el auge industrial, las ideas de Marx y de Engels impulsaron el fin de las sociedades pastoriles para entrar a las industrializadas urbanas. Los campos se desmantelaron, y todos los países que llegaron a progresar a través de la industria se quedaron sin agricultura y sin ganadería, con la evidente excepción de los Estados Unidos de América, que no sólo progresaron en lo propiamente industrial, sino industrializaron el campo. Por eso, tienen la agricultura y la ganadería más desarrollada del mundo, lo que hoy se conoce como Agropoder. Los futurólogos afirman que en los próximos 300 años, gobernará la tierra los que tengan los alimentos; y a pesar de que en los Estados Unidos solamente el 10% de la población está dedicado al campo, se cultiva, en primer lugar, para que cada norteamericano coma dos veces -son 300 millones los habitantes-; luego para almacenar la reserva estratégica de guerra, y, por último, para la exportación. Pero hay algo censurable: Lo que les sobra no lo dan para los pobres, sino lo lanzan al mar. Sin duda, el Señor tomará cuenta de tan cínico abuso. Con todo, el principio por el cual fueron prosperados, nació de los protestantes que llegaron a las playas del Atlántico norte, después de una travesía penosa, y lo primero que hicieron fue arrodillarse y proclamar: Esta tierra es para Cristo. Y, según algunas tradiciones, procedieron a leer esta Escritura en la cual se promete: Bendito tú en el campo. Se dice que en el próximo siglo, el mundo necesitará enormes despensas campesinas. Allí es donde Colombia tiene su oportunidad más grande, si el Señor nos da la paz que tanto anhelamos. Podemos ser una potencia en el siglo XXI, si le pedimos a Dios que ésto se cumpla. Pero, para poderlo hacer, es necesario comprometernos nosotros mismos a cumplir lo que el Señor nos exige.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 259-260)

Read More
VI-OCT-05

La obediencia |Bendiciones de la obediencia P1

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Hemos recibido ejemplos explícitos de los terribles efectos que produce la desobediencia.  Ahora, quienes quieran  recibir bendición, ya tienen la fórmula: Oír y cumplir, darle la doble vuelta a la llave. Vendrán sobre ti todas estas bendiciones.  Muchos cristianos viven corriendo, supuestamente tras las bendiciones para caerles encima y tomarlas por viva fuerza, si se dejan.  La Biblia no dice eso, sino que las bendiciones vienen sobre nosotros.  Aprendamos a leer las Escrituras.

 

¿Qué más dice? Y te acompañarán.  La Palabra de Dios afirma que las bendiciones vienen a nuestro lado, acompañándonos, no que vamos detrás de ellas para tratar de alcanzarlas.  Las bendiciones de la obediencia están enumeradas en este capítulo de Deuteronomio. Tú las recibirás si oyes, y cumples la llave de dos vueltas, que se llama obediencia.  Enumeremos tales bendiciones.

 

Bendición urbana.  En gran parte la sociología, y últimamente la ecología, creen que la ciudad es una maldición, algo malsano.  La Biblia por el contrario bendice las ciudades.

 

Bendito serás en la ciudad, y bendito en el campo.

Deuteronomio. 28: 3a.

 

Hay más gente citadina que gente campesina al borde del tercer milenio; la mayor parte de la humanidad se hacina en las megápolis.  El más grande auge humano se da precisamente en las ciudades, y el fenómeno tiende a crecer.  Quienes maldicen la ciudad cometen un grave error, pues hay una bendición urbana en la Palabra de Dios. Cuando Jeremías está despidiendo al pueblo que irá cautivo a Babilonia, una ciudad muy corrompida, cuna de la religión satánica, meca de la idolatría, capital de la rapiña, del sexo desordenado, de toda la corrupción humana, recomienda encarecidamente: Bendigan la ciudad a la cual son transportados.  No tenemos ni para qué hablar de lo que sucedió en Sodoma; y sin embargo, la Biblia dice que Lot todos los días oraba por esa ciudad.  El rey Salomón, el más sabio de los antiguos, nos llama la atención sobre una cosa que nunca debemos olvidar los cristianos: Por la bendición de los justos, la ciudad es engrandecida.  Hacemos lo contrario,  hablamos mal de nuestras ciudades.  ¡Qué ciudad tan mala! ¡Qué huecos en las calles!  Que los basureros, que las zonas de miseria, que los niños debajo de los puentes… No bendecimos la ciudad donde habitamos.  Ojalá aprendiéramos a utilizar la doble vuelta de la llave de  obediencia para bendecir a las ciudades, pues así las sacaríamos de su maldición y las engrandeceríamos delante de Dios.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 257-259)

Read More
VI-OCT-04

La obediencia | Los estragos de la desobediencia P5

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Saúl contra Samuel. Hagamos una composición histórica de lugar.  Con el fin de que los enemigos de Israel desaparecieran, y el pueblo pudiera prosperar en la Tierra Santa de modo que tomara la franja de territorio en manos ajenas, el Espíritu Santo le ordena al rey Saúl por intermedio de Samuel: Mata a todos los amalecitas, no dejes vivo ninguno, y mata todo el ganado, los bueyes, los asnos, las vacas y las ovejas de los amalecitas.  No dejes ni una pezuña para usted.  Pero Saúl, tan parecido a nosotros, interpretó a su acomodo las órdenes de Dios, y ¿qué le sucedió? Del campamento enemigo, mató a muchos hombres y destruyó gran parte del ganado, pero se reservó cosillas: Dejó vivos a varios de los de Amalec, reservó algunos corderos, bueyes, y vacas con el pretexto de que le sirvieran para elevar sacrificios al Señor.  Parece una cosa lógica ¿verdad?  Pero ¿qué opina al respecto el profeta Samuel?

 

-Y entonces, ¿qué significan esos balidos de oveja que me parece oír? -le reclamó Samuel-. ¿Y cómo es que oigo mugidos de vaca?  -Son las que nuestras tropas trajeron del país de Amalec -respondió Saúl-. Dejaron con vida a las mejores ovejas y vacas para ofrecerlas al Señor tu Dios, pero todo lo demás lo destruimos. 

1 Samuel 15:14-15.

Hasta aquí se obedeció la orden de Dios parcialmente.  Saúl se reservó algunas cosas para dárselas al propio Dios que le dio la orden de acabar con todas.  Interpretar las órdenes de Dios es de lo más grave que un creyente puede hacer.

 

Samuel respondió: ¿Qué le agrada más al Señor: Que se le ofrezcan holocaustos y sacrificios, o que se obedezca lo que él dice? El obedecer vale más que el sacrificio, y el prestar atención, más que la grasa de carneros. La rebeldía es tan grave como la adivinación.

Vers. 22-23 a.

 

Si eres desobediente es como si consultas el tarot,  lees el horóscopo, usas los cuarzos y cosas así, desobedeces las instrucciones de Dios. Y por este pecado, Saúl fue cortado del pueblo.  En la batalla final intentó suicidarse arrojándose sobre su espada tan torpemente que quedó medio vivo y, cuando se desangraba lentamente, un joven amalecita fue quien lo remató, uno de los sobrevivientes del ejército enemigo, lo cual nos ofrece una gran lección: El que complace al enemigo será víctima del él.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 255-257)

Read More
VI-AGO-01

La obediencia

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El libro de Deuteronomio se atribuye a Moisés, quien, antes de ir a la presencia de Dios, decidió colocar por escrito alguna serie de recomendaciones a sus connacionales, recordándoles cómo Dios los bendeciría si ellos permanecían en obediencia. La parte final del tratado, su colofón, no es de Moisés sino, al parecer de alguno de sus colaboradores, probablemente Josué, quien relata los últimos días del gran legislador hebreo. De este testamento espiritual extractaremos algunas lecciones valiosas.

     

Si realmente escuchas al Señor tu Dios, y cumples fielmente todos estos mandamientos que hoy te ordeno, el Señor tu Dios te pondrá por encima de todas las naciones de la tierra.  Si obedeces al Señor tu Dios, todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te acompañarán siempre.

Deuteronomio 28:1-2.

 

Tendremos ahora la llave de la obediencia. El tema es impopular. Todos, dicen las Sagradas Escrituras, somos rebeldes por naturaleza. Dicho de manera elemental, en palabras sencillas: La rebelión es el pecado original y, por eso, todos nacemos con la inclinación a ser rebeldes.  El trabajo de Jesucristo consiste, a través del Espíritu Santo, en llevarnos otra vez a la obediencia, al plan original de Dios. Esta llave abre puertas de bendición sobre la vida humana, pero es una llave de dos vueltas: La primera, escuchar a Dios; la segunda, cumplir fielmente sus mandamientos. Oír la Palabra y llevarla a la conducta. La llave de doble vuelta es, pues, la obediencia. Todo el arte de la vida exitosa depende de esas dos acciones: Escuchar y practicar, pues ciertamente la obediencia es una ciencia.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 239-240)

Read More
VI-MAY-03

La Obediencia | Los Estragos de la Desobediencia P4

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Uza contra el Arca de Dios. Esta historia es patética. Recordemos: En el Antiguo Testamento eran sagradas las cosas, en el Nuevo Testamento son sagradas las personas. El Arca sagrada ha estado en tierra de filisteos, y David la rescata y la trae a Jerusalén para colocarla en el monte santo. Los coatitas -es decir, los hijos de Coat-, tenían exclusivamente el encargo de transportarla. Eran instruidos desde pequeños, para ser los portadores del Arca santa y cumplían unas normas muy estrictas y precisas que no podían infringir por ningún motivo. Miremos lo que pasa aquí con el coatita Uza:

 

Colocaron el arca de Dios en una carreta nueva y se la llevaron de la casa de Abinadab, que estaba situada en una colina. Uza y Ajío, hijos de Abinadab, guiaban la carreta nueva que llevaba el arca de Dios. Ajío iba delante del arca, mientras David y todo el pueblo de Israel danzaban ante el Señor con gran entusiasmo y cantaban al son de arpas, liras, panderetas, sistros y címbalos. Al llegar a la parcela de Nacón, los bueyes tropezaron; pero Uza extendiendo las manos sostuvo el arca de Dios. Con todo, la ira del Señor se encendió contra Uza por su atrevimiento y lo hirió de muerte ahí mismo, de modo que Uza cayó fulminado junto al arca. (2 Samuel 6:3-7).

 

Uno primeramente se cuestiona: ¿Cómo puede morir trágicamente un muchacho sólo por la preocupación de que el arca no caiga al suelo, y se llene de lodo, de pasto, o de polvo?.  Las cosas son menos sencillas que eso.  Las órdenes de Dios no se pueden interpretar, hay que cumplirlas tal cual él las da, al pie de la letra, como se dice en los textos literarios: Sic, así como está escrito.  He aquí las minuciosas instrucciones de Dios sobre este tema.

 

Cuando Aarón y sus hijos hayan terminado de cubrir el santuario y todos sus accesorios, los israelitas podrán ponerse en marcha.  Entonces vendrán los coatitas para transportar el santuario, pero sin tocarlo para que no mueran.  También transportarán los objetos que están en la Tienda de reunión  (Números 4:15).

 

Uza y sus hermanos cometieron un error garrafal. Debiendo cargar en sus propios hombros el arca, la colocaron sobre un carro tirado por bueyes. El sagrado utensilio debía ser llevado por hombres y no por animales. La regla decía: No la tocarás. El arca estaba dotada de argollas de metal para introducir en ellas unas varas que permitían el transporte a hombros. Estaba absolutamente prohibido tocar el arca, y ahora, además que la llevan sobre los lomos de unos bueyes, el  preocupado y obediente Uza, al ver cómo el arca se balancea al ritmo de los animales, siente temor normal de que se caiga a tierra y, automáticamente, la sostiene con su mano. De inmediato es fulminado por la ira de Dios, quien había dicho no toquen mi arca porque morirán. Uza lo sabía, no podía alegar que no lo instruyeron desde pequeño en casa de su padre sobre la manera de manipular las cosas sagradas. Estos detalles nos ayudan a entender el celo de Dios por la autoridad, a despecho de quienes se alarman por lo que le pasó al hijo de Coat, el joven Uza. En este caso, a Dios no le preocupaba que el arca fuera sobre los lomos de unos animales, tampoco si caía a tierra, si se enlodaba, o si se llenaba de pasto o de polvo.  Dios podría pasar esos detalles por alto. Lo que Dios no podía tolerar era que tocara la santidad de su arca la mano pecadora de un desobediente.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 253-255)

Read More
VI-MAY-02

La Obediencia | Los Estragos de la Desobediencia P3

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Nadab y Abiú contra Aarón.  Aquí hablaremos de actividades litúrgicas y religiosas, y de la participación de sacerdotes y levitas en ellas.

       

Pero Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario y, poniendo en ellos fuego e incienso, ofrecieron ante el Señor un fuego que no tenían por qué ofrecer, pues él no se lo había mandado.  Entonces salió de la presencia del Señor un fuego que los consumió, y murieron ante él.  Moisés le dijo a Aarón: De esto hablaba el Señor cuando dijo: Entre los que se acercan a mí, manifestaré mi santidad, y ante todo el pueblo manifestaré mi gloria. Y Aarón guardó silencio.

 (Levítico 10:1-3).

 

Aarón entiende perfectamente lo que ha pasado con sus hijos y no hace reclamos a Dios.  No dijo, por ejemplo: Señor, eso fue simplemente una ligereza de los muchachos.  ¿Por qué callar? El es el Sumo Sacerdote, y sus hijos se hallan autorizados para subir al altar y ministrar las cosas sagradas.  Pero aquí lo hacen a espaldas de su padre, sin estar autorizados a prender el fuego, pues el único que podía hacer tal cosa era Aarón.  Hoy en día, en no pocas iglesias, no todos los colaboradores se someten a la autoridad del líder.  A veces, aún las ovejas cometen ligerezas al estilo de Nadab y Abiú, que pueden traer consecuencias fatales sobre sus vidas.  En grupos caseros de oración, y, sobre todo, en ejercicio de dones espirituales, hay personas no autorizadas que, a espaldas de su pastor, prenden el fuego extraño.  Esta es una forma de rebelión más común de lo que uno se imagina, y quienes la practican suelen preguntarse: ¿Por qué Dios no me bendice? ¿Por qué no llegan las promesas bíblicas a mi vida, mi familia, mis finanzas?  Porque es necesario oír y cumplir la Palabra del Señor, y nunca un desobediente recibirá bendición del cielo.  No es asunto de poca monta entregarse a imponer manos, profetizar y, en general, realizar actividades espirituales, sin autorización para ello.  Es peligroso acercarse al fuego espiritual sin estar bajo autoridad, porque su llama consume a los rebeldes.  El fuego extraño siempre causa daño.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 252-253)

Read More
VI-MAY-01

La Obediencia | Los Estragos de la Desobediencia P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Cam contra Noé. Ya pasó el Diluvio.  Los hombres cultivan otra vez los campos.  Se está recreando la especie humana sobre este planeta.

 

Noé se dedicó a cultivar la tierra, y plantó una viña.  Un día, bebió vino y se embriagó, quedándose desnudo dentro de su carpa.  Cam, el padre de Canaán, vio a su padre desnudo y fue a contárselo a sus hermanos,

 que estaban afuera. 

(Génesis 9:20-22).

 

Cam no se conforma con burlarse de su padre, sino comunica a sus hermanos el lamentable estado del patriarca para que ellos participen de su rebelión.  Pero, qué diferencia de conducta se observa entre la suya y la de Sem y Jafet.

 

Entonces Sem y Jafet tomaron un manto, se lo echaron sobre los hombros, y caminando hacia atrás cubrieron la desnudez de su padre.  Como miraban en dirección opuesta, no lo vieron desnudo.

(Vers. 23).

 

Reverencia, respeto: Sí, es cierto, nuestro padre se ha emborrachado, pero nosotros no lo infamaremos por eso.  Al fin y al cabo, él es nuestra autoridad.

 

Cuando Noé despertó de su borrachera y se enteró de lo que su hijo menor le había hecho, declaró:

¡Maldito sea Canaán! Será de sus dos hermanos el más bajo de sus esclavos.

(Vers. 24-25).

 

Dios había bendecido a Noé y a sus tres hijos, y el patriarca no podía revocar la bendición de Cam.  Por eso, le maldice su descendencia.  Sin entrar en muchos detalles, la historia nos enseña por los desarrollos inmediatos que la simiente de Cam surgió bajo maldición, hasta el punto de que Canaán es el antepasado de Nimrod, el primer rebelde espiritual después del Diluvio, constructor de la Torre de Babel, quien se endiosa a sí mismo, e inicia la religión babilónica, culto satánico por excelencia.  Por su parte los hijos de Canaán -los cananeos- fundaron una religión de error en su tierra.  Aprendamos un principio elemental, que Watch Man Nee enseñó hace décadas: Nadie tiene autoridad para juzgar a su autoridad. ¿Las autoridades cometen errores? Sí, pero el que está bajo autoridad no tiene ningún derecho a infamarlas.  En otras palabras, Cam no podía juzgar a su padre, aunque éste hubiera pecado.  Noé tenía quién lo juzgara, sobre él reposaba la autoridad suprema de Dios.  Hay que ser muy cuidadosos para no asemejarnos a este joven inconsciente que trajo maldición sobre su propia descendencia de generación en generación, ya que la desobediencia corrompe la conciencia.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 250-252)

Read More
VI-ABR-04

La Obediencia | Los Estragos de la Desobediencia P1

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Satanás ya se encuentra instalado en la tierra.  Juan lo identifica con la serpiente antigua que rondaba por el Edén.  Aquí comienza la erosión de la desobediencia.

 

Adán y Eva contra Dios. Dios coloca a la especie humana en el Edén para que viva a plenitud, sin ningún problema.  El hombre no fue diseñado para sufrir, ni para enfermarse, ni para cansarse.  El proyecto original era otro: Dios entrega al ser humano todos los bienes de la tierra pero le pone una condición.

 

Pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer.

El día que de él comas, ciertamente morirás. 

(Génesis 2:17).

 

Requisito Único. Son libres, son felices, tienen una relación con Dios, no van a morir, ni siquiera a envejecer.  Pero la condición es: No me desobedezcan, los pruebo con el conocimiento del bien y del mal.  Captamos cómo lo que la Nueva Era ofrece hoy a la gente es ser como Dios, por medio del conocimiento.  Tal doctrina no es ni tan nueva, ni tan era.  Sólo era la era que no era.  ¿Cuál es el desenlace trágico de este asunto?

 

La serpiente era más astuta que todos los animales del campo que Dios el Señor había hecho, así que le preguntó a la mujer: -¿Es verdad que Dios les dijo que no comieran de ningún árbol del jardín? -Podemos comer del fruto de todos los árboles -respondió la mujer-. Pero, en cuanto al fruto del árbol que está en medio del jardín, Dios nos ha dicho: No coman de ese árbol, ni lo toquen; de lo contrario, morirán. Pero la serpiente le dijo a la mujer: -¡No es cierto, no van a morir! Dios sabe muy bien que, cuando coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y llegarán a ser como Dios, conocedores del bien y del mal. 

(Génesis 3:1-5).

 

Hoy lo que anda vendiendo por ahí la Nueva Era es precisamente ese embuste.  El hombre es dios, a través del conocimiento seremos divinos. La Biblia muestra cómo el origen del pecado humano es querer ser como Dios.  ¡Qué diferencia radical!  La Biblia dice: Hay que creer.  La Nueva Era dice: Hay que conocer.  Pero como lo analizamos al exponer la llave de la fe, para nosotros no es importante conocer, nos basta creer.  Si Dios lo dice, yo lo creo, aún contra toda evidencia de mi mente.  Por lo tanto, la desobediencia es el pecado.  Lean bien: No he escrito: La desobediencia es pecado, ni la desobediencia es un pecado, sino la desobediencia es el pecado.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 248-250)

Read More