CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Las Llaves del Poder Tag

VI-OCT-04

El acuerdo | Frutos del acuerdo p3

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Pedro y Juan. La iglesia ha comenzado en Jerusalén y sigue la norma establecida por Jesucristo al enviar a la gente a sanar enfermos, a resucitar muertos, a calmar tempestades, a expulsar demonios, siempre lo hace en parejas, de dos en dos.  Jamás alguien hizo una cosa sólo, va siempre acompañado con alguien con quien se encuentra en unidad.  Uno que le sirviera de cerradura para meter la llave del acuerdo.

 

Un día subían Pedro y Juan al templo a las tres de la tarde, que es la hora de la oración.

Hechos 3:1

Pedro y Juan no iban separados.

   

Junto a la puerta llamada Hermosa había un hombre lisiado de nacimiento, al que todos los días dejaban allí para que pidiera limosna a los que entraban en el templo.  Cuando éste vio que Pedro y Juan estaban por entrar, les pidió limosna.  Pedro con Juan, mirándolo fijamente le dijo: -¡Míranos! 

Vers. 2-4.

 

Los dos apóstoles están de acuerdo, el paralítico ve a dos, no ve a uno solo.  Pedro y Juan, coordinan esta llave.  Míranos: Es plural.  Juan es la cerradura, yo tengo la llave.  Estamos de acuerdo, vamos a movilizar esa puerta del milagro en el cielo a través de la llave del acuerdo.  ¿Qué pasó?

      

El hombre fijó en ellos la mirada, esperando recibir algo. -No tengo plata ni oro -declaró Pedro-, pero lo que tengo te doy.  En el nombre de Jesucristo de Nazaret, ¡levántate y anda! Y tomándolo por la mano derecha, lo levantó. Al instante los pies y los tobillos del hombre cobraron fuerza.  Vers. 5-7.

 

Sabemos la historia: Aquél hombre incluso danzó en el templo adorando el nombre del Señor. En desacuerdo no se consigue nada sobrenatural. Es imposible.  Por eso dijo Jesús: El que no es conmigo, contra mí es. El que conmigo no recoge, desparrama.  Y aquí observamos como el acuerdo produce sanidad.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 276-277)

Read More
VI-OCT-03

El acuerdo | Frutos del acuerdo p2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Elías y Eliseo. Al profeta Elías le ha llegado la hora de buscar un sucesor por instrucciones directas del Espíritu Santo, y ha encontrado a Eliseo. Ya andan juntos por  todas partes.  Estos dos hombres nos enseñan el principio que estamos exponiendo: la llave del acuerdo.

 

Al cruzar, Elías le preguntó a Eliseo: -¿Qué quieres que haga por ti antes de que me separen de tu lado? -Te pido que sea yo el heredero de tu espíritu por partida doble -respondió Eliseo. -Has pedido algo difícil -le dijo Elías-, pero si logras verme cuando me separen de tu lado, te será concedido; de lo contrario, no me verás.  Iban caminando y conversando cuando, de pronto, los separó un carro de fuego con caballos de fuego, y Elías subió al cielo en medio de un torbellino.

2 Reyes 2: 9-11.

 

Los locos de la Nueva Era dirían: A Elías se lo llevó un ovni. Pero observemos: Eliseo conoce bien el secreto de la unidad. El era boyero de profesión, y su trabajo, entonces era guiar los bueyes. Sabía perfectamente que los animales deben tener la misma altura y andar al mismo ritmo para que funcione bien la yunta.  Si los bueyes no están de acuerdo cuando aran, es imposible que ese trabajo se cumpla a cabalidad. El conoce el principio de la unidad: Yunta de bueyes. ¿Qué quiere decir cónyuge? El que lleva conmigo el yugo.  Por eso los esposos tienen que ir como los bueyes, uncidos por la frente, al mismo ritmo para poder arar. Eso explica lo que viene a continuación.

 

Luego recogió el manto que se le había caído a Elías y, regresando a la orilla del Jordán, golpeó el agua con el manto y exclamó: ¿Dónde está el Señor, el Dios de Elías? En cuanto golpeó el agua, el río se partió en dos, y Eliseo cruzó.

Vers. 13-14.

 

Se cumplió la petición de Eliseo: el espíritu de Elías reposa sobre él ¿Por qué? Porque abrió la llave de la unidad.  El estuvo al pie del profeta todo el tiempo.  A partir de este momento, al heredar el manto de Elías, el espíritu de este, ¿qué hace Eliseo? Sana las aguas insalubres, multiplica el aceite de la viuda, resucita un niño, hace grandes prodigios y milagros, hasta hacer flotar un hacha que se ha hundido en el río. Definitivamente el sirviente del profeta será profeta. Principio de unidad esto se llama.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 274-276)

Read More
VI-OCT-02-01

El acuerdo | Frutos del acuerdo p1

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Por contraste con los ejemplos anteriores, vemos cómo algunas personas sabias en las Sagradas Escrituras han utilizado correctamente la llave del acuerdo.

 

Rut y Noemí. Esta señora había enviudado y tenía dos hijos solteros. Debido a una gran hambre en la tierra de Judea, ella huyó a Moab, un país vecino donde sus hijos se casaron con nativos.  Pasó el tiempo y, por avatares del destino, también sus nueras fueron viudas, al morir los hijos de Noemí

 

Una vez más alzaron la voz, deshechas en llanto.  Luego Orfa se despidió de su suegra con un beso, pero Rut se aferró a ella. -Mira -dijo Noemí-, tu cuñada se vuelve a su pueblo y a sus dioses.  Vuélvete con ella. 

Rut 1:14-15.

 

Rut utilizaba la llave del acuerdo.  Al quedar sola sobre la tierra, entiende que su único pariente, es su única autoridad: Su suegra.

 

Pero Rut respondió: -¡No insistas en que te abandone o en que me separe de tí!  Porque iré adonde tú vayas, y viviré donde tu vivas. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios.

Vers. 16.

 

Es ejemplar el carácter de esta mujer, una viuda joven y además, bonita, según la Biblia.

 

Moriré donde tú mueras, y allí seré sepultada. ¡Qué me castigue el Señor con toda severidad si me separa de ti algo que no sea la muerte! Al ver Noemí que Rut estaba tan decidida a acompañarla, no le insistió más.  Vers. 17-18.

 

Rut abre la llave del acuerdo y, ¿qué sucede?  Regresa a Judá, donde la situación ha cambiado.  Ahora el hambre está sobre Moaf, la prosperidad otra vez en la Tierra Santa.  Esta mujer, siguiendo la costumbre de la ley de Moisés, recogía espigas en el campo de un hombre muy rico, llamado Booz, gran empresario de Judea en aquella época.  La ley de Moisés decía: Una viuda tiene derecho a entrar por los sembrados recogiendo todo lo que necesite para su sustento, norma de Dios para protección de las mujeres viudas.   Para concluir esta telenovela, Booz se enamora de Rut y, como no hay otro pariente que la redima, termina casándose con la moabita joven y bella.  Y colorín colorado este cuento no ha acabado, porque Rut y Booz son los padres de Obed, y Obed es el padre de Isaí, que es el padre del rey David.  Mira cuánta bendición sobre Rut y su descendencia, cuando ella entendió el principio del acuerdo, y utilizó esta llave maravillosa.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 273-274)

Read More
VI-OCT-01

El acuerdo | Los estragos del desacuerdo p2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Esaú y Jacob. Conocemos el famoso episodio del plato de lentejas.  Ya Jacob se ha apoderado de la primogenitura y, de paso, le ha robado la bendición a su hermano mayor. ¿Ahora en qué estamos? En que Esaú busca a Jacob para quitarle la vida. Jacob hubo de huir de Canaán a Mesopotamia.

 

A partir de ese momento, Esaú guardó un profundo rencor hacia su hermano por causa de la bendición que le había dado su padre, y pensaba: Ya falta poco para que hagamos duelo por mi padre; después de eso, mataré a mi hermano Jacob.

Génesis 27:41.

 

Dos seres humanos que nacieron juntos del mismo vientre, a la misma hora y, como diría Walter Mercado, bajo el mismo signo zodiacal, no pudieron ponerse de acuerdo, a despecho de la más optimista predicción astrológica.  Es una historia compleja dentro de la cual, Esaú formó un pueblo, los edomitas, por Edom, que quiere decir: De vello rojo; Jacob formó otro pueblo que es Israel, y los libros históricos de la Biblia están llenos de relatos de sangre y destrucción entre estas dos etnias por el desacuerdo de Esaú y Jacob.  Cuando Israel regresaba de Egipto para entrar otra vez en la Tierra Prometida, mandó Moisés a decir al rey de Edom, gobernante de los descendientes de Esaú: Soy Israel, tu hermano, que vengo de las pesadas cadenas de Egipto, porque el Señor me va a recuperar la tierra.  Déjame pasar por tu país hacia el mío. ¿Qué le contestó el rey de Edom? No pasarás por mi tierra.  Le promete Moisés: Todo lo que comamos en el camino, y todo el daño que causemos, lo restituiremos. Ante la negativa de Edom, Israel tuvo que hacer un gran rodeo para llegar a Canaán otra vez,  quinientos años después de los hombres llamados Esaú y Jacob ¿por qué razón? Por el desacuerdo. Porque un desacuerdo presenta genera división hacia el futuro.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 271-273)

Read More
VI-SEP-04

El acuerdo | Los estragos del desacuerdo p1

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Caín y Abel. Los dos iníciales hermanos que existen sobre la tierra son los protagonistas del primer inicial desacuerdo.  La primera contienda, comenzó en la primera familia con los primeros hermanos.  Allí ya se cumplía lo que dijo Dostoievski en su novela Los Hermanos Karamazov: «Los hermanos son semilleros de discordias».  Satanás divide el primer hogar que hay sobre la tierra y trae inmediatamente luto sobre los primeros padres. La única familia de duelo sobre la tierra, es la única familia que existe. ¿Por qué? Por el desacuerdo.  Caín y Abel, a pesar de ser hermanos, no estaban de acuerdo sino en desacuerdo, y ellos nos dan esa maldita herencia.  Satanás inaugura el primer sepulcro en el primer cementerio.  El emperador de la muerte gana su primera batalla. El desacuerdo produce muerte.

 

Agar y Sara.  Conocemos bien esta historia: Sara no podía tener hijos, Abraham era muy viejo y ella ya no menstruaba. Aunque Dios les había prometido descendencia, ellos se desalentaron en la demora y, por consejo de Sara, el viejo entró en la tienda de su esclava egipcia Agar, a cumplir esa penosa obligación. Y de allí nació el joven Ismael.  Este creció, fue destetado, y circuncidado y, poco tiempo después nació Isaac, según la promesa.

 

Pero Sara se dio cuenta de que el hijo que Agar la egipcia le había dado a Abraham se burlaba de su hijo Isaac.  Por eso le dijo a Abraham: -¡Echa de aquí a esa esclava y a su hijo¡ El hijo de esa esclava jamás tendrá parte en la herencia con mi hijo Isaac. Este asunto angustió mucho a Abraham porque se trataba de su propio hijo.  Pero Dios le dijo a Abraham: No te angusties por el muchacho ni por la esclava.  Hazle caso a Sara, porque tu descendencia se establecerá por medio de Isaac.  Pero también del hijo de la esclava haré una gran nación, porque es hijo tuyo. 

Génesis 21:9-13.

 

Los pueblos que salieron de los lomos de Abraham han vivido 4.000 años de desacuerdo.  Estas dos señoras, doña Sara y doña Agar, no se pusieron de acuerdo respecto de sus hijos, padres de palestinos y judíos.  Desdichadamente ellas tuvieron una relación muy traumática, y por eso, sus dos hijos crecieron separados: Isaac como tronco de los hebreos, Ismael como padre de los árabes.  ¿Qué habría pasado si estos dos pueblos hubieran sido uno sólo? ¿Cómo sería esta humanidad si los hijos de Abraham hubieran estado unidos desde el principio?.  La pelea de dos ilustres matronas hace cuatro milenios, trajo guerras, contiendas y divisiones que siguen hoy todavía en la Tierra Santa.  Cuatro mil años de consecuencias. Indudablemente, el desacuerdo origina guerras.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 270-271)

Read More
VI-ABR-04

El acuerdo

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

San Lucas no era judío, sino griego, de profesión médico; además, escritor e historiador; y, al parecer, se hizo cristiano a través del ministerio del apóstol San Pablo, a quien acompañó en todas sus aventuras.  Por eso en Hechos de los Apóstoles él nos comenta con pelos y señales la odisea paulina. En su evangelio Lucas registra estas palabras de Jesús.

 

 

“El que no está de mi parte, está contra mí; y el que conmigo no recoge, esparce”.

Lucas 11:23.

 

 

En este episodio viene Jesús de Nazaret hablando sobre liberación de opresiones satánicas.  Es bien interesante que Nuestro Señor siempre asocia la acción de los demonios sobre la gente a las contiendas, las divisiones y los pleitos.  En otras palabras, si no tuviéramos contiendas, divisiones y pleitos, los demonios no podrían actuar.  Es sencillo, pero es verdad.  La verdad siempre es sencilla.  La razón es elemental; Dios es factor de unidad y Satanás es factor de división.  Dios une, Satanás divide.  Y para enseñarnos a vivir unidos según su propósito, el Espíritu Santo quiere que trabajemos la llave del acuerdo.  Significa que uno de los dos creyentes es la cerradura y el otro es la llave.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 269-270)

Read More
VI-ABR-03

La obediencia | Bendiciones de la obediencia P8

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La bendición del prestigio.  Seamos precisos en el lenguaje: Prestigio no significa popularidad. Realmente somos muy impopulares los cristianos, pero tenemos prestigio. Son cosas diferentes. Por eso decimos: La bendición del prestigio, no la bendición de la popularidad.

 

“Todas las naciones de la tierra te respetarán al reconocerte como el pueblo del señor.”

Deuteronomio 28: 10

 

Te respetarán. Aunque no somos populares, se oye decir a la gente: Es mejor no meterse con los cristianos porque eso es un problema. Ellos tienen algo raro y especial. La gente comenta. Yo lo he oído muchas veces.

 

Bendición de la preeminencia.  Preeminencia significa importancia. Dios hace de cada uno de sus hijos una persona sobresaliente.

 

“El Señor te pondrá a la cabeza, nunca en la cola. Siempre estarás en la cima,  nunca en el fondo, con tal de que prestes atención a los mandamientos del Señor tu Dios  que hoy te mando, y los obedezcas con cuidado”.  Deuteronomio 28: 13

 

Hay muchos cristianos que se consideran cola y viven como si fueran tal; pero son cabeza, sólo que no se han dado cuenta.  No tienen identidad.  Oír y cumplir, los dos giros, las dos vueltas de la llave de la obediencia. Algunas personas confunden orgullo con autoestima, que son conceptos bien diferenciados.  Qué fastidioso es el hermanito, con carita de yo no fui y olor a santidad,  que tira la cabeza a un lado y dice: Yo soy tan humilde, que me siento orgulloso de lo humilde que soy.  Sólo es un grandísimo farsante, un hipócrita.  Pablo afirma que los que afectan humildad no son humildes.  La virtud de la humildad no consiste en menospreciarse a sí mismo, sino en no considerarse uno más de lo que es.  Que nadie tenga de si más alto concepto que el que debe tener, escribe a los romanos.  Pero no dice que lo tenga más bajo.  Te pondrá a la cabeza y no a la cola; estarás en la cima y no en el fondo.  ¿Qué dijo Dios sobre su pueblo? A mis ojos fuiste de alta estima, fuiste honorable y yo te amé. ¿Cuánto vales para el Padre? ¿En qué precio te tiene tasado o valorado? Piénsalo: El pagó por tu vida toda la sangre de su Hijo.  Vales para Dios toda la sangre de Jesús. ¿Y por qué no recibimos las bendiciones? Porque no cumplimos las condiciones.  Un día el Dios eterno, por amor a ti y a mi, se hizo hombre.  Se convirtió en criatura siendo el criador y se humillo hasta ser tratado como un criminal y morir en la cruz. ¿Por qué lo hizo? ¿Para qué lo hizo? El apóstol se lo aclaró a los filipenses en forma magistral.

       

“La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús, quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse.  Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos.  Y al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz! Por eso Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre que está sobre todo nombre, para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre”.

 Filipenses 2:5-11.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 265-268)

Read More
VI-ABR-02

La obediencia | Bendiciones de la obediencia P7

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Bendición de la abundancia.  Es necesario entender que la economía depende de la espiritualidad.

 

El Señor te concederá abundancia de bienes: multiplicará tus hijos, tu ganado y tus cosechas en la tierra que a tus antepasados juró que te daría. El Señor abrirá los cielos, su generoso tesoro, para derramar a su debido tiempo la lluvia sobre la tierra y para bendecir todo el trabajo de tus manos. Tú les prestarás a muchas naciones, pero no tomarás prestado de nadie.

Deuteronomio 28: 11-12.

 

Es fácil observar en el panorama mundial cómo los países cuyas leyes han sido extraídas de la Biblia son los más prósperos. Por contraste, los países donde se cree, por ejemplo, en la reencarnación, son miserables. Allí a nadie se le ocurre decir: Voy a trabajar duro ahora para descansar en la próxima vida; sino, por el contrario, descansaré mucho ahora, porque en mi próxima reencarnación me va a tocar trabajar arduamente. Eso empobrece la sociedad, hace que la gente no trabaje. En tales lugares, es un  espectáculo deprimente ver a los niños muriendo de hambre entre montones de basura, roídos por enormes ratas, debajo de las ubres de las vacas sagradas. Yo no quiero eso para mí Latinoamérica, sino aquello que ha engrandecido a las potencias de la tierra, a saber: Los principios y valores de la civilización cristiana. ¿Y por qué dice la Biblia que Abraham era riquísimo? Porque era obediente, porque descubrió que la abundancia proviene de la obediencia. Y no se trata de apegarnos a los bienes materiales. No es posible servir a dos señores: A Dios y a las riquezas. Pablo enseña que no debemos colocar la confianza en las riquezas, sino en el Dios que da las riquezas.

“El dinero no es bueno ni malo, sino neutro. Bueno o malo es el corazón del hombre, según utilice el dinero para bien o para mal.”

 

Billy Graham, quien acaba de ser escogido por Time como uno de los cien personajes más influyentes del siglo XX, dijo esta cosa sensata: El dinero es muy bueno como esclavo, pero muy malo como amo. Usted escoge si se esclaviza del dinero o si se vale del dinero. Pero no existe en las Sagradas Escrituras ninguna condena a poseer bienes materiales. Esa es una argucia del diablo para empobrecer a los cristianos. Ejemplar es el contentamiento de que habló San Pablo: He aprendido a contentarme cualquiera sea mi situación, sé tener abundancia y sé pasar necesidad. En todo y por todo estoy acostumbrado, así  para pasar hambre como para estar lleno. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

 

Está claro pues,  que tendrás abundancia si oyes y cumples la Palabra de Dios en cuanto a la economía. Ahora bien, usted le da vueltas y vueltas al tema y no encuentra ninguna otra fórmula a través de la cual Dios le abra la puerta de la abundancia, si no es el diezmo. Diezmar o no diezmar es su dilema, pero no es mi problema. Mi tema es enseñarle para que usted sea prosperado, si lo quiere aprender.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 265-266)

Read More
VI-ABR-01

La obediencia | Bendiciones de la obediencia P6

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La bendición del trabajo.  En Latinoamérica nos hemos habituado al enriquecimiento fácil, y eso nos ha llevado al enriquecimiento ilícito. Las Sagradas

Escrituras  hablan muy claro sobre los bienes materiales.

 

El Señor bendecirá tus graneros, y todo el trabajo de tus manos. El Señor tu Dios te bendecirá en la tierra que te ha dado. El Señor te establecerá como su pueblo santo, conforme a su juramento, si cumples sus mandamientos y andas en sus caminos.

 

Deuteronomio 28: 8-9

 

Mira la reiteración: Si cumples, si andas en sus caminos. Es una incomprensión para los cristianos de Latinoamérica por qué la patria en que les ha tocado vivir se halla en tan malas condiciones. Era también una incomprensión para los israelitas por qué  estaba en tan malas condiciones Canaán. Canaán era Latinoamérica, pero ellos la transformaron, la convirtieron en la tierra que fluye leche y miel, mediante la promesa de Dios. Latinoamérica es nuestro Canaán, la tierra que Dios nos ha entregado. Él nos bendecirá en esta Canaán, si nosotros manejamos bien la llave de la obediencia. Y veremos grandes cosas en Latinoamérica, si comenzamos hoy mismo. No es ningún descubrimiento decir que en Latinoamérica  hay pobreza y violencia. ¿Por qué? Porque hay idolatría. Donde quiera que hay idolatría, habrá pobreza y violencia. Tales cosas van siempre juntas. Debemos trabajar para cambiar esas costumbres porque nosotros somos el pueblo santo apartado del Señor. Una nación dentro de la nación, un país dentro del país, un reino dentro del reino. Nos corresponde afectar la sociedad para que cambie. Oír y aplicar hará que Latinoamérica se convierta en la tierra que fluye leche y miel.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 263-264)

Read More
VI-MAR-04

La obediencia | Bendiciones de la obediencia P5

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Bendición de la victoria. Nadie quiere ser derrotado y en esta vida abundan los adversarios. Sin embargo,

 

“El Señor te concederá la victoria sobre tus enemigos. Avanzarán contra ti en perfecta formación, pero huirán en desbandada.”

 

Deuteronomio 28: 7

 

Hay quienes salen a la batalla personalmente, enfrentándose directamente. ¿En qué consiste esta bendición? No en que tú derrotas a los enemigos, sino que Dios los derrota por ti. El mismo se encarga de ellos, pues lo que dice de nosotros nuestro Dios es una cosa tierna y sencilla: Que somos su especial tesoro. Su amor es tan grande, a pesar de todo, incondicionalmente, sin importar lo que seamos, él nos dice: Son la niña de mis ojos. Dice también: En mis manos los tengo esculpidos, nunca me olvido de ustedes. ¿Qué ocurre cuando un padre humano ve que a su hijo lo golpean? Ese niño no tendrá que defenderse, pues el mismo papá se encargará del agresor. Nunca olvides que Dios es papá, y si le lesionan a uno de sus pequeñitos, reacciona como tal. El mismo se apersona del asunto,  no tienes que hacerlo tú. ¿Por qué  no sientes protección de tus enemigos?  Porque no has hecho los dos movimientos para abrir tu llave de la obediencia: Escuchar y practicar.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 262-263)

Read More