CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Las Llaves del Poder Tag

VI-ABR-04

El acuerdo

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

San Lucas no era judío, sino griego, de profesión médico; además, escritor e historiador; y, al parecer, se hizo cristiano a través del ministerio del apóstol San Pablo, a quien acompañó en todas sus aventuras.  Por eso en Hechos de los Apóstoles él nos comenta con pelos y señales la odisea paulina. En su evangelio Lucas registra estas palabras de Jesús.

 

 

“El que no está de mi parte, está contra mí; y el que conmigo no recoge, esparce”.

Lucas 11:23.

 

 

En este episodio viene Jesús de Nazaret hablando sobre liberación de opresiones satánicas.  Es bien interesante que Nuestro Señor siempre asocia la acción de los demonios sobre la gente a las contiendas, las divisiones y los pleitos.  En otras palabras, si no tuviéramos contiendas, divisiones y pleitos, los demonios no podrían actuar.  Es sencillo, pero es verdad.  La verdad siempre es sencilla.  La razón es elemental; Dios es factor de unidad y Satanás es factor de división.  Dios une, Satanás divide.  Y para enseñarnos a vivir unidos según su propósito, el Espíritu Santo quiere que trabajemos la llave del acuerdo.  Significa que uno de los dos creyentes es la cerradura y el otro es la llave.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 269-270)

Read More
VI-ABR-03

La obediencia | Bendiciones de la obediencia P8

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La bendición del prestigio.  Seamos precisos en el lenguaje: Prestigio no significa popularidad. Realmente somos muy impopulares los cristianos, pero tenemos prestigio. Son cosas diferentes. Por eso decimos: La bendición del prestigio, no la bendición de la popularidad.

 

“Todas las naciones de la tierra te respetarán al reconocerte como el pueblo del señor.”

Deuteronomio 28: 10

 

Te respetarán. Aunque no somos populares, se oye decir a la gente: Es mejor no meterse con los cristianos porque eso es un problema. Ellos tienen algo raro y especial. La gente comenta. Yo lo he oído muchas veces.

 

Bendición de la preeminencia.  Preeminencia significa importancia. Dios hace de cada uno de sus hijos una persona sobresaliente.

 

“El Señor te pondrá a la cabeza, nunca en la cola. Siempre estarás en la cima,  nunca en el fondo, con tal de que prestes atención a los mandamientos del Señor tu Dios  que hoy te mando, y los obedezcas con cuidado”.  Deuteronomio 28: 13

 

Hay muchos cristianos que se consideran cola y viven como si fueran tal; pero son cabeza, sólo que no se han dado cuenta.  No tienen identidad.  Oír y cumplir, los dos giros, las dos vueltas de la llave de la obediencia. Algunas personas confunden orgullo con autoestima, que son conceptos bien diferenciados.  Qué fastidioso es el hermanito, con carita de yo no fui y olor a santidad,  que tira la cabeza a un lado y dice: Yo soy tan humilde, que me siento orgulloso de lo humilde que soy.  Sólo es un grandísimo farsante, un hipócrita.  Pablo afirma que los que afectan humildad no son humildes.  La virtud de la humildad no consiste en menospreciarse a sí mismo, sino en no considerarse uno más de lo que es.  Que nadie tenga de si más alto concepto que el que debe tener, escribe a los romanos.  Pero no dice que lo tenga más bajo.  Te pondrá a la cabeza y no a la cola; estarás en la cima y no en el fondo.  ¿Qué dijo Dios sobre su pueblo? A mis ojos fuiste de alta estima, fuiste honorable y yo te amé. ¿Cuánto vales para el Padre? ¿En qué precio te tiene tasado o valorado? Piénsalo: El pagó por tu vida toda la sangre de su Hijo.  Vales para Dios toda la sangre de Jesús. ¿Y por qué no recibimos las bendiciones? Porque no cumplimos las condiciones.  Un día el Dios eterno, por amor a ti y a mi, se hizo hombre.  Se convirtió en criatura siendo el criador y se humillo hasta ser tratado como un criminal y morir en la cruz. ¿Por qué lo hizo? ¿Para qué lo hizo? El apóstol se lo aclaró a los filipenses en forma magistral.

       

“La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús, quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse.  Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos.  Y al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz! Por eso Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre que está sobre todo nombre, para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre”.

 Filipenses 2:5-11.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 265-268)

Read More
VI-ABR-02

La obediencia | Bendiciones de la obediencia P7

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Bendición de la abundancia.  Es necesario entender que la economía depende de la espiritualidad.

 

El Señor te concederá abundancia de bienes: multiplicará tus hijos, tu ganado y tus cosechas en la tierra que a tus antepasados juró que te daría. El Señor abrirá los cielos, su generoso tesoro, para derramar a su debido tiempo la lluvia sobre la tierra y para bendecir todo el trabajo de tus manos. Tú les prestarás a muchas naciones, pero no tomarás prestado de nadie.

Deuteronomio 28: 11-12.

 

Es fácil observar en el panorama mundial cómo los países cuyas leyes han sido extraídas de la Biblia son los más prósperos. Por contraste, los países donde se cree, por ejemplo, en la reencarnación, son miserables. Allí a nadie se le ocurre decir: Voy a trabajar duro ahora para descansar en la próxima vida; sino, por el contrario, descansaré mucho ahora, porque en mi próxima reencarnación me va a tocar trabajar arduamente. Eso empobrece la sociedad, hace que la gente no trabaje. En tales lugares, es un  espectáculo deprimente ver a los niños muriendo de hambre entre montones de basura, roídos por enormes ratas, debajo de las ubres de las vacas sagradas. Yo no quiero eso para mí Latinoamérica, sino aquello que ha engrandecido a las potencias de la tierra, a saber: Los principios y valores de la civilización cristiana. ¿Y por qué dice la Biblia que Abraham era riquísimo? Porque era obediente, porque descubrió que la abundancia proviene de la obediencia. Y no se trata de apegarnos a los bienes materiales. No es posible servir a dos señores: A Dios y a las riquezas. Pablo enseña que no debemos colocar la confianza en las riquezas, sino en el Dios que da las riquezas.

“El dinero no es bueno ni malo, sino neutro. Bueno o malo es el corazón del hombre, según utilice el dinero para bien o para mal.”

 

Billy Graham, quien acaba de ser escogido por Time como uno de los cien personajes más influyentes del siglo XX, dijo esta cosa sensata: El dinero es muy bueno como esclavo, pero muy malo como amo. Usted escoge si se esclaviza del dinero o si se vale del dinero. Pero no existe en las Sagradas Escrituras ninguna condena a poseer bienes materiales. Esa es una argucia del diablo para empobrecer a los cristianos. Ejemplar es el contentamiento de que habló San Pablo: He aprendido a contentarme cualquiera sea mi situación, sé tener abundancia y sé pasar necesidad. En todo y por todo estoy acostumbrado, así  para pasar hambre como para estar lleno. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

 

Está claro pues,  que tendrás abundancia si oyes y cumples la Palabra de Dios en cuanto a la economía. Ahora bien, usted le da vueltas y vueltas al tema y no encuentra ninguna otra fórmula a través de la cual Dios le abra la puerta de la abundancia, si no es el diezmo. Diezmar o no diezmar es su dilema, pero no es mi problema. Mi tema es enseñarle para que usted sea prosperado, si lo quiere aprender.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 265-266)

Read More
VI-ABR-01

La obediencia | Bendiciones de la obediencia P6

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La bendición del trabajo.  En Latinoamérica nos hemos habituado al enriquecimiento fácil, y eso nos ha llevado al enriquecimiento ilícito. Las Sagradas

Escrituras  hablan muy claro sobre los bienes materiales.

 

El Señor bendecirá tus graneros, y todo el trabajo de tus manos. El Señor tu Dios te bendecirá en la tierra que te ha dado. El Señor te establecerá como su pueblo santo, conforme a su juramento, si cumples sus mandamientos y andas en sus caminos.

 

Deuteronomio 28: 8-9

 

Mira la reiteración: Si cumples, si andas en sus caminos. Es una incomprensión para los cristianos de Latinoamérica por qué la patria en que les ha tocado vivir se halla en tan malas condiciones. Era también una incomprensión para los israelitas por qué  estaba en tan malas condiciones Canaán. Canaán era Latinoamérica, pero ellos la transformaron, la convirtieron en la tierra que fluye leche y miel, mediante la promesa de Dios. Latinoamérica es nuestro Canaán, la tierra que Dios nos ha entregado. Él nos bendecirá en esta Canaán, si nosotros manejamos bien la llave de la obediencia. Y veremos grandes cosas en Latinoamérica, si comenzamos hoy mismo. No es ningún descubrimiento decir que en Latinoamérica  hay pobreza y violencia. ¿Por qué? Porque hay idolatría. Donde quiera que hay idolatría, habrá pobreza y violencia. Tales cosas van siempre juntas. Debemos trabajar para cambiar esas costumbres porque nosotros somos el pueblo santo apartado del Señor. Una nación dentro de la nación, un país dentro del país, un reino dentro del reino. Nos corresponde afectar la sociedad para que cambie. Oír y aplicar hará que Latinoamérica se convierta en la tierra que fluye leche y miel.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 263-264)

Read More
VI-MAR-04

La obediencia | Bendiciones de la obediencia P5

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Bendición de la victoria. Nadie quiere ser derrotado y en esta vida abundan los adversarios. Sin embargo,

 

“El Señor te concederá la victoria sobre tus enemigos. Avanzarán contra ti en perfecta formación, pero huirán en desbandada.”

 

Deuteronomio 28: 7

 

Hay quienes salen a la batalla personalmente, enfrentándose directamente. ¿En qué consiste esta bendición? No en que tú derrotas a los enemigos, sino que Dios los derrota por ti. El mismo se encarga de ellos, pues lo que dice de nosotros nuestro Dios es una cosa tierna y sencilla: Que somos su especial tesoro. Su amor es tan grande, a pesar de todo, incondicionalmente, sin importar lo que seamos, él nos dice: Son la niña de mis ojos. Dice también: En mis manos los tengo esculpidos, nunca me olvido de ustedes. ¿Qué ocurre cuando un padre humano ve que a su hijo lo golpean? Ese niño no tendrá que defenderse, pues el mismo papá se encargará del agresor. Nunca olvides que Dios es papá, y si le lesionan a uno de sus pequeñitos, reacciona como tal. El mismo se apersona del asunto,  no tienes que hacerlo tú. ¿Por qué  no sientes protección de tus enemigos?  Porque no has hecho los dos movimientos para abrir tu llave de la obediencia: Escuchar y practicar.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, página 262-263)

Read More
VI-NOV-02

La obediencia |Bendiciones de la obediencia P4

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Bendición de la canasta familiar.

Las promesas transmitidas por Moisés son realmente minuciosas.

 

 

Benditas Serán tu canasta y tu mesa de amasar.”

Deuteronomio 28: 5.

 

No dice: Cuando haya escasez, tu provisión bajará. No dice: La carestía te tocará. En toda época y, con mayor razón, en la escasés, benditas serán tu canasta y tu mesa de amasar. Significa que no te faltará el mercado y también significa que lo que hagas en casa, recibirá bendición. Tú mesa de amasar. La llave de la obediencia abre la canasta familiar y llena la despensa.

 

“Bendiciones del hogar y el camino.”

Deuteronomio 28: 5.

Siendo benditos en nuestro hogar, al emprender un viaje, el Señor nos dice: Bendito cuando salgas de este lugar donde te encuentres. Al llegar al lugar donde vas serás bien recibido también. El Señor bendecirá el camino por donde vayas y abrirá puertas de oro y bronce a tu paso. Solo que esas puertas se franquean con la llave de dos vueltas: oyendo y cumpliendo. El cristiano tiene la característica de que, cuando llega a su hogar, los seres queridos se congratulan: Siquiera viniste, hombre. ¡Qué alegría verte! Tu buen humor, tu conversión edificante, tu calor humano nos embellece la vida. Y cuando sales de tu hogar para tomar el camino, los obstáculos serán allanados y tu viaje será grato.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 261-262)

Read More
VI-NOV-01

La obediencia |Bendiciones de la obediencia P3

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Bendición de la descendencia.  Las bendiciones de Dios para los obedientes, se extienden de generación en generación.

Bendito será el fruto de tu vientre.”

Deuteronomio 28: 4a.

 

Hay personas que no han entendido bien las Sagradas Escrituras.  Bendito el fruto de tu vientre ¿cómo? Si obedecieres.  Las bendiciones son hereditarias, el Señor bendice a Abraham y lo hace de generación en generación por toda su descendencia. Casi cuatro mil años después de esa promesa, usted ve la descendencia de Abraham: 37 millones de judíos, casi 300 millones de árabes y tres mil millones de cristianos. Hay aquí una genética espiritual que funciona en nuestros hijos, porque la obediencia bendice la descendencia.

 

Bendición de frutos y animales.   La prosperidad agropecuaria está claramente descrita en la Palabra de Dios.

 

Tus cosechas, las crías de tu ganado, los terneritos de tus manadas y los corderitos de tus rebaños.”

Deuteronomio 28: 4a.

 

 

Benditos, dice. La gente se preocupa razonablemente con las plantaciones y los ganados, pero su éxito no consiste solamente en el esfuerzo humano, sino fundamentalmente la bendición agrícola y zoológica llega sobre las propiedades campesinas de quien obedezca la voz del Señor.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 260-261)

Read More
VI-OCT-06

La obediencia |Bendiciones de la obediencia P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Bendición rural. Frente al colosal progreso urbano, el campo sigue siendo importantísimo.

 

“Y bendito en el campo”.

Deuteronomio. 28: 3b.

 

Cuando comenzó el auge industrial, las ideas de Marx y de Engels impulsaron el fin de las sociedades pastoriles para entrar a las industrializadas urbanas. Los campos se desmantelaron, y todos los países que llegaron a progresar a través de la industria se quedaron sin agricultura y sin ganadería, con la evidente excepción de los Estados Unidos de América, que no sólo progresaron en lo propiamente industrial, sino industrializaron el campo. Por eso, tienen la agricultura y la ganadería más desarrollada del mundo, lo que hoy se conoce como Agropoder. Los futurólogos afirman que en los próximos 300 años, gobernará la tierra los que tengan los alimentos; y a pesar de que en los Estados Unidos solamente el 10% de la población está dedicado al campo, se cultiva, en primer lugar, para que cada norteamericano coma dos veces -son 300 millones los habitantes-; luego para almacenar la reserva estratégica de guerra, y, por último, para la exportación. Pero hay algo censurable: Lo que les sobra no lo dan para los pobres, sino lo lanzan al mar. Sin duda, el Señor tomará cuenta de tan cínico abuso. Con todo, el principio por el cual fueron prosperados, nació de los protestantes que llegaron a las playas del Atlántico norte, después de una travesía penosa, y lo primero que hicieron fue arrodillarse y proclamar: Esta tierra es para Cristo. Y, según algunas tradiciones, procedieron a leer esta Escritura en la cual se promete: Bendito tú en el campo. Se dice que en el próximo siglo, el mundo necesitará enormes despensas campesinas. Allí es donde Colombia tiene su oportunidad más grande, si el Señor nos da la paz que tanto anhelamos. Podemos ser una potencia en el siglo XXI, si le pedimos a Dios que ésto se cumpla. Pero, para poderlo hacer, es necesario comprometernos nosotros mismos a cumplir lo que el Señor nos exige.

 

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 259-260)

Read More
VI-OCT-05

La obediencia |Bendiciones de la obediencia P1

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Hemos recibido ejemplos explícitos de los terribles efectos que produce la desobediencia.  Ahora, quienes quieran  recibir bendición, ya tienen la fórmula: Oír y cumplir, darle la doble vuelta a la llave. Vendrán sobre ti todas estas bendiciones.  Muchos cristianos viven corriendo, supuestamente tras las bendiciones para caerles encima y tomarlas por viva fuerza, si se dejan.  La Biblia no dice eso, sino que las bendiciones vienen sobre nosotros.  Aprendamos a leer las Escrituras.

 

¿Qué más dice? Y te acompañarán.  La Palabra de Dios afirma que las bendiciones vienen a nuestro lado, acompañándonos, no que vamos detrás de ellas para tratar de alcanzarlas.  Las bendiciones de la obediencia están enumeradas en este capítulo de Deuteronomio. Tú las recibirás si oyes, y cumples la llave de dos vueltas, que se llama obediencia.  Enumeremos tales bendiciones.

 

Bendición urbana.  En gran parte la sociología, y últimamente la ecología, creen que la ciudad es una maldición, algo malsano.  La Biblia por el contrario bendice las ciudades.

 

Bendito serás en la ciudad, y bendito en el campo.

Deuteronomio. 28: 3a.

 

Hay más gente citadina que gente campesina al borde del tercer milenio; la mayor parte de la humanidad se hacina en las megápolis.  El más grande auge humano se da precisamente en las ciudades, y el fenómeno tiende a crecer.  Quienes maldicen la ciudad cometen un grave error, pues hay una bendición urbana en la Palabra de Dios. Cuando Jeremías está despidiendo al pueblo que irá cautivo a Babilonia, una ciudad muy corrompida, cuna de la religión satánica, meca de la idolatría, capital de la rapiña, del sexo desordenado, de toda la corrupción humana, recomienda encarecidamente: Bendigan la ciudad a la cual son transportados.  No tenemos ni para qué hablar de lo que sucedió en Sodoma; y sin embargo, la Biblia dice que Lot todos los días oraba por esa ciudad.  El rey Salomón, el más sabio de los antiguos, nos llama la atención sobre una cosa que nunca debemos olvidar los cristianos: Por la bendición de los justos, la ciudad es engrandecida.  Hacemos lo contrario,  hablamos mal de nuestras ciudades.  ¡Qué ciudad tan mala! ¡Qué huecos en las calles!  Que los basureros, que las zonas de miseria, que los niños debajo de los puentes… No bendecimos la ciudad donde habitamos.  Ojalá aprendiéramos a utilizar la doble vuelta de la llave de  obediencia para bendecir a las ciudades, pues así las sacaríamos de su maldición y las engrandeceríamos delante de Dios.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 257-259)

Read More
VI-OCT-04

La obediencia | Los estragos de la desobediencia P5

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Saúl contra Samuel. Hagamos una composición histórica de lugar.  Con el fin de que los enemigos de Israel desaparecieran, y el pueblo pudiera prosperar en la Tierra Santa de modo que tomara la franja de territorio en manos ajenas, el Espíritu Santo le ordena al rey Saúl por intermedio de Samuel: Mata a todos los amalecitas, no dejes vivo ninguno, y mata todo el ganado, los bueyes, los asnos, las vacas y las ovejas de los amalecitas.  No dejes ni una pezuña para usted.  Pero Saúl, tan parecido a nosotros, interpretó a su acomodo las órdenes de Dios, y ¿qué le sucedió? Del campamento enemigo, mató a muchos hombres y destruyó gran parte del ganado, pero se reservó cosillas: Dejó vivos a varios de los de Amalec, reservó algunos corderos, bueyes, y vacas con el pretexto de que le sirvieran para elevar sacrificios al Señor.  Parece una cosa lógica ¿verdad?  Pero ¿qué opina al respecto el profeta Samuel?

 

-Y entonces, ¿qué significan esos balidos de oveja que me parece oír? -le reclamó Samuel-. ¿Y cómo es que oigo mugidos de vaca?  -Son las que nuestras tropas trajeron del país de Amalec -respondió Saúl-. Dejaron con vida a las mejores ovejas y vacas para ofrecerlas al Señor tu Dios, pero todo lo demás lo destruimos. 

1 Samuel 15:14-15.

Hasta aquí se obedeció la orden de Dios parcialmente.  Saúl se reservó algunas cosas para dárselas al propio Dios que le dio la orden de acabar con todas.  Interpretar las órdenes de Dios es de lo más grave que un creyente puede hacer.

 

Samuel respondió: ¿Qué le agrada más al Señor: Que se le ofrezcan holocaustos y sacrificios, o que se obedezca lo que él dice? El obedecer vale más que el sacrificio, y el prestar atención, más que la grasa de carneros. La rebeldía es tan grave como la adivinación.

Vers. 22-23 a.

 

Si eres desobediente es como si consultas el tarot,  lees el horóscopo, usas los cuarzos y cosas así, desobedeces las instrucciones de Dios. Y por este pecado, Saúl fue cortado del pueblo.  En la batalla final intentó suicidarse arrojándose sobre su espada tan torpemente que quedó medio vivo y, cuando se desangraba lentamente, un joven amalecita fue quien lo remató, uno de los sobrevivientes del ejército enemigo, lo cual nos ofrece una gran lección: El que complace al enemigo será víctima del él.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 255-257)

Read More