CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Las Llaves del Poder Tag

VI-AGO-01

La obediencia

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El libro de Deuteronomio se atribuye a Moisés, quien, antes de ir a la presencia de Dios, decidió colocar por escrito alguna serie de recomendaciones a sus connacionales, recordándoles cómo Dios los bendeciría si ellos permanecían en obediencia. La parte final del tratado, su colofón, no es de Moisés sino, al parecer de alguno de sus colaboradores, probablemente Josué, quien relata los últimos días del gran legislador hebreo. De este testamento espiritual extractaremos algunas lecciones valiosas.

     

Si realmente escuchas al Señor tu Dios, y cumples fielmente todos estos mandamientos que hoy te ordeno, el Señor tu Dios te pondrá por encima de todas las naciones de la tierra.  Si obedeces al Señor tu Dios, todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te acompañarán siempre.

Deuteronomio 28:1-2.

 

Tendremos ahora la llave de la obediencia. El tema es impopular. Todos, dicen las Sagradas Escrituras, somos rebeldes por naturaleza. Dicho de manera elemental, en palabras sencillas: La rebelión es el pecado original y, por eso, todos nacemos con la inclinación a ser rebeldes.  El trabajo de Jesucristo consiste, a través del Espíritu Santo, en llevarnos otra vez a la obediencia, al plan original de Dios. Esta llave abre puertas de bendición sobre la vida humana, pero es una llave de dos vueltas: La primera, escuchar a Dios; la segunda, cumplir fielmente sus mandamientos. Oír la Palabra y llevarla a la conducta. La llave de doble vuelta es, pues, la obediencia. Todo el arte de la vida exitosa depende de esas dos acciones: Escuchar y practicar, pues ciertamente la obediencia es una ciencia.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 239-240)

Read More
VI-MAY-03

La Obediencia | Los Estragos de la Desobediencia P4

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Uza contra el Arca de Dios. Esta historia es patética. Recordemos: En el Antiguo Testamento eran sagradas las cosas, en el Nuevo Testamento son sagradas las personas. El Arca sagrada ha estado en tierra de filisteos, y David la rescata y la trae a Jerusalén para colocarla en el monte santo. Los coatitas -es decir, los hijos de Coat-, tenían exclusivamente el encargo de transportarla. Eran instruidos desde pequeños, para ser los portadores del Arca santa y cumplían unas normas muy estrictas y precisas que no podían infringir por ningún motivo. Miremos lo que pasa aquí con el coatita Uza:

 

Colocaron el arca de Dios en una carreta nueva y se la llevaron de la casa de Abinadab, que estaba situada en una colina. Uza y Ajío, hijos de Abinadab, guiaban la carreta nueva que llevaba el arca de Dios. Ajío iba delante del arca, mientras David y todo el pueblo de Israel danzaban ante el Señor con gran entusiasmo y cantaban al son de arpas, liras, panderetas, sistros y címbalos. Al llegar a la parcela de Nacón, los bueyes tropezaron; pero Uza extendiendo las manos sostuvo el arca de Dios. Con todo, la ira del Señor se encendió contra Uza por su atrevimiento y lo hirió de muerte ahí mismo, de modo que Uza cayó fulminado junto al arca. (2 Samuel 6:3-7).

 

Uno primeramente se cuestiona: ¿Cómo puede morir trágicamente un muchacho sólo por la preocupación de que el arca no caiga al suelo, y se llene de lodo, de pasto, o de polvo?.  Las cosas son menos sencillas que eso.  Las órdenes de Dios no se pueden interpretar, hay que cumplirlas tal cual él las da, al pie de la letra, como se dice en los textos literarios: Sic, así como está escrito.  He aquí las minuciosas instrucciones de Dios sobre este tema.

 

Cuando Aarón y sus hijos hayan terminado de cubrir el santuario y todos sus accesorios, los israelitas podrán ponerse en marcha.  Entonces vendrán los coatitas para transportar el santuario, pero sin tocarlo para que no mueran.  También transportarán los objetos que están en la Tienda de reunión  (Números 4:15).

 

Uza y sus hermanos cometieron un error garrafal. Debiendo cargar en sus propios hombros el arca, la colocaron sobre un carro tirado por bueyes. El sagrado utensilio debía ser llevado por hombres y no por animales. La regla decía: No la tocarás. El arca estaba dotada de argollas de metal para introducir en ellas unas varas que permitían el transporte a hombros. Estaba absolutamente prohibido tocar el arca, y ahora, además que la llevan sobre los lomos de unos bueyes, el  preocupado y obediente Uza, al ver cómo el arca se balancea al ritmo de los animales, siente temor normal de que se caiga a tierra y, automáticamente, la sostiene con su mano. De inmediato es fulminado por la ira de Dios, quien había dicho no toquen mi arca porque morirán. Uza lo sabía, no podía alegar que no lo instruyeron desde pequeño en casa de su padre sobre la manera de manipular las cosas sagradas. Estos detalles nos ayudan a entender el celo de Dios por la autoridad, a despecho de quienes se alarman por lo que le pasó al hijo de Coat, el joven Uza. En este caso, a Dios no le preocupaba que el arca fuera sobre los lomos de unos animales, tampoco si caía a tierra, si se enlodaba, o si se llenaba de pasto o de polvo.  Dios podría pasar esos detalles por alto. Lo que Dios no podía tolerar era que tocara la santidad de su arca la mano pecadora de un desobediente.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 253-255)

Read More
VI-MAY-02

La Obediencia | Los Estragos de la Desobediencia P3

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Nadab y Abiú contra Aarón.  Aquí hablaremos de actividades litúrgicas y religiosas, y de la participación de sacerdotes y levitas en ellas.

       

Pero Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario y, poniendo en ellos fuego e incienso, ofrecieron ante el Señor un fuego que no tenían por qué ofrecer, pues él no se lo había mandado.  Entonces salió de la presencia del Señor un fuego que los consumió, y murieron ante él.  Moisés le dijo a Aarón: De esto hablaba el Señor cuando dijo: Entre los que se acercan a mí, manifestaré mi santidad, y ante todo el pueblo manifestaré mi gloria. Y Aarón guardó silencio.

 (Levítico 10:1-3).

 

Aarón entiende perfectamente lo que ha pasado con sus hijos y no hace reclamos a Dios.  No dijo, por ejemplo: Señor, eso fue simplemente una ligereza de los muchachos.  ¿Por qué callar? El es el Sumo Sacerdote, y sus hijos se hallan autorizados para subir al altar y ministrar las cosas sagradas.  Pero aquí lo hacen a espaldas de su padre, sin estar autorizados a prender el fuego, pues el único que podía hacer tal cosa era Aarón.  Hoy en día, en no pocas iglesias, no todos los colaboradores se someten a la autoridad del líder.  A veces, aún las ovejas cometen ligerezas al estilo de Nadab y Abiú, que pueden traer consecuencias fatales sobre sus vidas.  En grupos caseros de oración, y, sobre todo, en ejercicio de dones espirituales, hay personas no autorizadas que, a espaldas de su pastor, prenden el fuego extraño.  Esta es una forma de rebelión más común de lo que uno se imagina, y quienes la practican suelen preguntarse: ¿Por qué Dios no me bendice? ¿Por qué no llegan las promesas bíblicas a mi vida, mi familia, mis finanzas?  Porque es necesario oír y cumplir la Palabra del Señor, y nunca un desobediente recibirá bendición del cielo.  No es asunto de poca monta entregarse a imponer manos, profetizar y, en general, realizar actividades espirituales, sin autorización para ello.  Es peligroso acercarse al fuego espiritual sin estar bajo autoridad, porque su llama consume a los rebeldes.  El fuego extraño siempre causa daño.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 252-253)

Read More
VI-MAY-01

La Obediencia | Los Estragos de la Desobediencia P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Cam contra Noé. Ya pasó el Diluvio.  Los hombres cultivan otra vez los campos.  Se está recreando la especie humana sobre este planeta.

 

Noé se dedicó a cultivar la tierra, y plantó una viña.  Un día, bebió vino y se embriagó, quedándose desnudo dentro de su carpa.  Cam, el padre de Canaán, vio a su padre desnudo y fue a contárselo a sus hermanos,

 que estaban afuera. 

(Génesis 9:20-22).

 

Cam no se conforma con burlarse de su padre, sino comunica a sus hermanos el lamentable estado del patriarca para que ellos participen de su rebelión.  Pero, qué diferencia de conducta se observa entre la suya y la de Sem y Jafet.

 

Entonces Sem y Jafet tomaron un manto, se lo echaron sobre los hombros, y caminando hacia atrás cubrieron la desnudez de su padre.  Como miraban en dirección opuesta, no lo vieron desnudo.

(Vers. 23).

 

Reverencia, respeto: Sí, es cierto, nuestro padre se ha emborrachado, pero nosotros no lo infamaremos por eso.  Al fin y al cabo, él es nuestra autoridad.

 

Cuando Noé despertó de su borrachera y se enteró de lo que su hijo menor le había hecho, declaró:

¡Maldito sea Canaán! Será de sus dos hermanos el más bajo de sus esclavos.

(Vers. 24-25).

 

Dios había bendecido a Noé y a sus tres hijos, y el patriarca no podía revocar la bendición de Cam.  Por eso, le maldice su descendencia.  Sin entrar en muchos detalles, la historia nos enseña por los desarrollos inmediatos que la simiente de Cam surgió bajo maldición, hasta el punto de que Canaán es el antepasado de Nimrod, el primer rebelde espiritual después del Diluvio, constructor de la Torre de Babel, quien se endiosa a sí mismo, e inicia la religión babilónica, culto satánico por excelencia.  Por su parte los hijos de Canaán -los cananeos- fundaron una religión de error en su tierra.  Aprendamos un principio elemental, que Watch Man Nee enseñó hace décadas: Nadie tiene autoridad para juzgar a su autoridad. ¿Las autoridades cometen errores? Sí, pero el que está bajo autoridad no tiene ningún derecho a infamarlas.  En otras palabras, Cam no podía juzgar a su padre, aunque éste hubiera pecado.  Noé tenía quién lo juzgara, sobre él reposaba la autoridad suprema de Dios.  Hay que ser muy cuidadosos para no asemejarnos a este joven inconsciente que trajo maldición sobre su propia descendencia de generación en generación, ya que la desobediencia corrompe la conciencia.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 250-252)

Read More
VI-ABR-04

La Obediencia | Los Estragos de la Desobediencia P1

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Satanás ya se encuentra instalado en la tierra.  Juan lo identifica con la serpiente antigua que rondaba por el Edén.  Aquí comienza la erosión de la desobediencia.

 

Adán y Eva contra Dios. Dios coloca a la especie humana en el Edén para que viva a plenitud, sin ningún problema.  El hombre no fue diseñado para sufrir, ni para enfermarse, ni para cansarse.  El proyecto original era otro: Dios entrega al ser humano todos los bienes de la tierra pero le pone una condición.

 

Pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer.

El día que de él comas, ciertamente morirás. 

(Génesis 2:17).

 

Requisito Único. Son libres, son felices, tienen una relación con Dios, no van a morir, ni siquiera a envejecer.  Pero la condición es: No me desobedezcan, los pruebo con el conocimiento del bien y del mal.  Captamos cómo lo que la Nueva Era ofrece hoy a la gente es ser como Dios, por medio del conocimiento.  Tal doctrina no es ni tan nueva, ni tan era.  Sólo era la era que no era.  ¿Cuál es el desenlace trágico de este asunto?

 

La serpiente era más astuta que todos los animales del campo que Dios el Señor había hecho, así que le preguntó a la mujer: -¿Es verdad que Dios les dijo que no comieran de ningún árbol del jardín? -Podemos comer del fruto de todos los árboles -respondió la mujer-. Pero, en cuanto al fruto del árbol que está en medio del jardín, Dios nos ha dicho: No coman de ese árbol, ni lo toquen; de lo contrario, morirán. Pero la serpiente le dijo a la mujer: -¡No es cierto, no van a morir! Dios sabe muy bien que, cuando coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y llegarán a ser como Dios, conocedores del bien y del mal. 

(Génesis 3:1-5).

 

Hoy lo que anda vendiendo por ahí la Nueva Era es precisamente ese embuste.  El hombre es dios, a través del conocimiento seremos divinos. La Biblia muestra cómo el origen del pecado humano es querer ser como Dios.  ¡Qué diferencia radical!  La Biblia dice: Hay que creer.  La Nueva Era dice: Hay que conocer.  Pero como lo analizamos al exponer la llave de la fe, para nosotros no es importante conocer, nos basta creer.  Si Dios lo dice, yo lo creo, aún contra toda evidencia de mi mente.  Por lo tanto, la desobediencia es el pecado.  Lean bien: No he escrito: La desobediencia es pecado, ni la desobediencia es un pecado, sino la desobediencia es el pecado.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 248-250)

Read More
VI-ABR-03

La Obediencia | La Obediencia como Mandamiento

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Obediencia en la iglesia.  Algunas personas se imaginan que, cuando uno es la autoridad en un lugar, debe eludir los temas relativos a la obediencia.  Esa es una soberana equivocación.  Si algo ha caracterizado al liderazgo espiritual bíblico -es decir, judeo-cristiano-, es que siempre hizo respetar su autoridad.  La Biblia dice

 

Acuérdense de sus dirigentes, que les comunicaron la palabra de Dios. Consideren cuál fue el resultado de su estilo de vida, e imiten su fe.

( Hebreos 13:7).

 

Observemos: Hay aquí exigencias difíciles para los dirigentes de una iglesia.  ¿Cuál es su estilo de vida?  Si la mía es indigna, no tengo ningún derecho a reclamar que mis ovejas me obedezcan.  Pero si no se encuentra en mi conducta algo contrario a la moral, a los principios y valores que inspiran el pastorado, mis ovejas podrán obedecerme.  Por otra parte, si no soy una persona de fe, las ovejas no tienen por qué imitarme.  Es un asunto muy serio.  Tanto, que merecería todo un libro.  Por eso, he instrumentado en mi iglesia esta consigna:

 

El Señor es mi pastor,

el pastor no es mi Señor.

 

Ciertamente un pastor en la tierra no puede enseñorearse de las ovejas, pero la Biblia desea que las ovejas respeten al pastor que Dios ha puesto sobre ellas.

 

Obedezcan a sus dirigentes y sométanse a ellos, pues cuidan de ustedes como quienes tienen que rendir cuentas. Obedézcanlos a fin de que ellos cumplan su tarea con alegría y sin quejarse, pues el quejarse no les trae ningún provecho. ( Hebreos 13:17).

 

Son multitud las personas que en la iglesia desobedecen hasta en mínimos detalles lo que ordenan los dirigentes.  Y toda forma de desobediencia, por minúscula que sea, es honrar y servir al Enemigo de Dios.  Esto no significa que haya creyentes clones, o simples robots.  Como ya se ha dicho, podemos disentir, pero con el debido respeto.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 247-248)

Read More
VI-DIC-04

La Obediencia Como Mandamiento

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Obediencia a los gobernantes. ¿Qué leímos al principio de este capítulo? Que vendrán las bendiciones si nosotros damos las dos vueltas a esta llave: Oír y guardar la Palabra de Dios.  Si no la oímos -o si solamente la oímos- y no la cumplimos, no habrá bendiciones sobre nuestra vida, porque toda bendición tiene una condición.

     

Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él.  Por lo tanto, todo el que se opone a la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido.  Los que así proceden recibirán castigo.

 (Romanos 13:1-2).

 

Una costumbre malsana es vivir criticando a los gobernantes.  Dios dice que debemos someternos a ellos.  Y esto no es cuestión de opiniones políticas, sino un mandamiento del Señor.  Pero, un momento.  ¿Podemos expresar criterios contrarios a lo que hacen los gobiernos? Terminantemente sí, pero con respeto. Otra pregunta clave: ¿Puede un cristiano desobedecer a las autoridades gubernamentales en la tierra?  Sí, bajo ciertas circunstancias. Si la autoridad gubernamental nos quiere obligar a hacer algo contrario a la voluntad de Dios, no solamente tenemos el derecho, sino la obligación de rebelarnos. ¿Cómo actuaron los apóstoles cuando el Imperio Romano, la gente del Sanedrín y las autoridades civiles en Jerusalén  los acosaron?

 

¡Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres! -respondieron Pedro y los demás apóstoles.

(Hechos 5:29).

 

Los encarcelaron, pero ellos no tenían alternativa. Una de dos: O le obedeces al Gobernante de arriba, o al gobernante de abajo.  Cuando el gobernante de abajo te quiere obligar a hacer algo contrario al Gobernante de arriba, debes rebelarte sin vacilaciones.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 246-247)

Read More
VI-DIC-03

La Obediencia Como Mandamiento

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Obediencia a los patronos.  Hay cristianos de orientación más bien socialista.  Un Socialismo democrático, es el sistema que ha influido en Europa. ¿O Suecia no es un país socialista? Sí. ¿Inglaterra no es un país socialista? También. ¿España no progresó en tres lustros de socialismo democrático?  Por supuesto. Hecha esta necesaria aclaración, ¿en qué consiste la obediencia a los patronos? Los trabajadores no prosperan porque no entienden la idea simple que Max Weber -luterano, por más señas- describió en su famoso libro La Ética Protestante, que merece ser revisado a fondo otra vez, como lo ha propuesto el profesor Salomón Kalmanovich. ¿Qué es lo que Weber dice exactamente? Que cada trabajador es un ministro de Dios, que allí donde tú laboras, le estás sirviendo a Dios. Y no sólo las profesiones liberales, o de carácter intelectual: Abogados, médicos, ingenieros, científicos o técnicos, sino aún los oficios más humildes, son un ministerio dado por Dios a cada hombre.  Ese es un gran aporte de la Reforma Protestante para extirpar el feudalismo e imponer la democracia.

 

Esclavos, obedezcan en todo a sus amos terrenales, no sólo cuando ellos los estén mirando, como si ustedes quisieran ganarse el favor humano, sino con integridad de corazón y por respeto al Señor. Hagan lo que hagan trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo.

(Colosenses 3: 22-23).

 

Un abogado que te preste una asesoría legal, no te asesora a ti, sino a Jesús. Un lustrabotas que arregle tus zapatos, se ocupa de los zapatos de Jesús. Una lavandera que lave mi ropa, no lavará la ropa sucia de Darío, está arreglando la ropa de Jesús. Ética del trabajo, desde la perspectiva cristiana. Pero, ¡cuidado! ¿Puedo llegar a mi oficina, o a mi taller, a donde tenga a algunos bajo mi autoridad, con un látigo en la mano a intentar sojuzgarlos o esclavizarlos? No, mil veces no. Todos somos iguales ante Dios, aunque haya que respetar a las autoridades delegadas. Midamos el equilibrio y el balance del cristiano.

 

Amos, proporcionen a sus esclavos lo que es justo y equitativo,

conscientes de que ustedes también tienen un Amo en el cielo.

(Colosenses 4:1).

 

En los tiempos de Pablo se decía siervos y esclavos, hoy decimos patronos y trabajadores.  El Patrón de los patronos está en el cielo y tomará cuenta de cómo ellos tratan a sus subalternos, pues un principio elemental enseña que el que ejerce autoridad debe someterse a ella.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 244-246)

Read More
VI-DIC-02

La Obediencia Como Mandamiento

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Obediencia a los padres.  En los últimos tiempos la sicología ha invertido algunos principios y valores, lo ha puesto todo patas arriba, ha autorizado a los pájaros a tirarles a las escopetas.  Sin embargo, la Palabra de Dios afirma:    

Hijos, obedezcan a sus padres en todo, porque esto agrada al Señor.

(Colosenses 3:20).

 

Un negocio redondo hace el buen hijo, porque éste es el único mandamiento con promesa: “Honra a tu padre y a tu madre para que tengas largos años sobre la tierra y todo lo que emprendas te salga bien”. Este mandamiento nos recuerda que Dios se identifica como Padre. ¿Qué quiere decir Abba? No quiere decir padre, escuetamente, sino más bien papito o daddy.  Dios se identifica con la paternidad. Y, por cierto, el Decálogo no contiene mandamiento alguno de los padres hacia los hijos. Danny Berríos, un querido amigo, me hace llorar cuando canta. No sé que me pasa con la unción de Danny.  Y él tiene una canción muy linda en la que le ora al Padre celestial por su hijo, y le dice:

 

Señor, yo quiero ser como tú,

porque él quiere ser como yo.

 

¿Cuál es el modelo de padre? Nadie razone: Yo soy el padre, o la madre, y me tienen que hacer reverencias y obedecerme en forma ciega. ¡No! La palabra es clara:

 

Padres, no exasperen a sus hijos, no sea que se desanimen.

(Vers. 21).

 

Todas las cosas deben hacerse con amor.  El que ejerce autoridad, hágalo con amabilidad y los hijos no olviden que el que honra al padre terrenal, honra al padre celestial.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 243-244)

Read More
VI-DIC-01

La Obediencia Como Mandamiento

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Obediencia entre cónyuges.  Dios es la Suprema Autoridad, pero tiene autoridades delegadas. Uno de los errores más graves que se cometen, aún dentro del ámbito cristiano, consiste en pensar que, como yo estoy sometido a la autoridad de Dios, puedo evadir a las autoridades delegadas por Él. Cuando usted desacata a la autoridad delegada, desobedece directamente a quien hizo la delegación. Pasar por alto las autoridades que Dios puso sobre usted, equivale a pasar por alto la autoridad misma de Dios.

 

Esposas, sométanse a sus esposos, como conviene en el Señor.

(Colosenses 3:18).

 

Esta es una cosa que casi nunca cumplen las señoras, para después preguntar: ¿Por qué no recibo las bendiciones de Dios? Pero, por supuesto, no podemos aceptar la común calumnia contra el cristianismo, y muy particularmente contra San Pablo, sobre supuesto machismo.  Porque, si uno sigue leyendo esta Epístola, encontrará el equilibrio y el balance de la fe cristiana.

 

Esposos, amen a sus esposas y no sean duros con ellas.

(Vers. 19).

 

Hay quien cree que vale sólo la parte que Dios le ordena a la mujer, e invalida la que le ordena al varón. Pero ¿es tan autoridad sobre el hombre como sobre la mujer el mismo Dios eterno?. Es un absurdo pretender que exista alguna forma de servidumbre o esclavitud en los hogares. No se encuentra una sola porción en la Palabra divina que le dé a una persona la potestad de humillar o sojuzgar a un semejante. Lo que la Biblia dice, desde el principio hasta el fin, es que no hay acepción de personas frente al Señor. La mujer es llamada ayuda idónea o adecuada, no esclava. Tiranías como: Aquí yo doy las órdenes y la mujer tiene que obedecer, son extrabíblicas. El Señor le dice a Abraham, ejemplo de creyente: En todo lo que te dijere tu mujer, oye su voz. La mujer no toma la decisión, la tiene que tomar el varón; pero la mujer con su intuición natural -si es muy espiritual, con su palabra de ciencia – detecta situaciones que al hombre le pasan inadvertidas. Lo que el hombre debe hacer es analizar  el dato aportado por la mujer y tomar la decisión.

 

Para las Sagradas Escrituras, el hombre y la mujer se tienen que complementar, someterse el uno al otro a las obligaciones de esta vida, respetando el natural reparto que Dios ha dado a cada uno de los sexos, sin interferencias. Pero no hay tal cosa como que el uno manda olímpicamente y el otro obedece con sumisión. Cónyuge significa el que comparte el yugo, como en las yuntas de bueyes. Los esposos se tienen que ayudar y su autoridad sobre los hijos es compartida.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro Las Llaves del Poder, páginas 241-243)

Read More