CR - Colombia
CR - España
CR - Panamá
CR - USA

 

Visión Integral Tag

La luz de la bondad | La bondad divina P3

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La bondad de Cristo: Creo que es como llover sobre mojado hablar de la bondad de Jesucristo; pues él es, en realidad,  la bondad misma hecha hombre, la bondad encarnada.  Todo lo que él dijo y todo lo que hizo durante su tránsito terrenal, se reduce a ejercer la bondad. Por bondad se hizo hombre; por bondad, perdonó a las prostitutas; por bondad impidió que la adúltera fuera apedreada; por bondad puso a andar al paralítico; por bondad hizo ver al ciego; por bondad multiplicó los peces y los panes; por bondad calmó la tempestad, por bondad, ¿qué más hizo? Liberar a los endemoniados y…

 

Abreviemos diciendo que todo lo que hizo, lo hizo por bondad. Su sacrificio en la cruz es el acto de bondad más extraordinario que se conoce. Él hizo todo su trabajo redentor por bondad, resolviendo la ecuación: amor + bondad = misericordia. Cuando lo maltrataban sobre la cumbre del Calvario, de su lengua  exhausta brotó una breve imprecación:

 

Padre —dijo Jesús—, perdónalos, porque no saben lo que hacen.

Lucas 23.34

 

Cristo es misericordioso por su bondad y es bondadoso por su amor. Así de simple es el asunto. ¿”Perdónalos”? ¡Es increíble! Imagínate lo que le hemos hecho todos sin excepción a Jesucristo: Lo declaramos culpable siendo inocente, lo sentamos en el banquillo de los acusados con testigos falsos y calumnias, lo coronamos de espinas, le vendamos los ojos, le arrancamos la barba, lo escupimos, lo abofeteamos, lo golpeamos, lo condenamos a muerte. Y ahora está él en el madero como un nudo informe de cartílagos y nervios sangrantes; y, sin embargo, en sus labios amoratados y agonizantes hay fuerza todavía para decir: “Padre, perdónales”. Y si eso no es la bondad, ¿cómo tenemos que llamar a tal acción? En su más grande acto de bondad, Jesucristo se encarga de todas nuestras culpas. Mira el beneficio de su infinita bondad:

 

Y en unión con Cristo Jesús, Dios nos resucitó y nos hizo sentar con él en las regiones celestiales,  para mostrar en los tiempos venideros la incomparable riqueza de su gracia, que por su bondad derramó sobre nosotros en Cristo Jesús.

 

Efesios 2:6-7.

 

Dice la Biblia: “con él” y “en él”, pues por  la bondad de Cristo  nosotros fuimos perdonados. Del corazón del Padre al corazón del Hijo viene la bondad hasta nosotros. Pero, ¿cómo la obtenemos? Es lo sigue ahora.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Fruto Eterno, página 173-174)

Read More

Los hijos de Abraham | Jesús y el escriba

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Durante un viaje a Israel, la guía turística que estaba al frente de mi grupo, una judía inteligente y espiritual, aprovechó cierto día el receso del almuerzo para decirme: Hace aproximadamente dos mil años, tal vez cerca de este lugar donde tú y yo nos hallamos hoy, un escriba de mi Ley se enfrentó a tu Jesús y le preguntó qué debía hacer para heredar la vida eterna.  Tu Jesús no le dijo: -Cumplir los minuciosos reglamentos de la Ley, sino le respondió con otra pregunta: – ¿Qué lees en la Ley? Entonces mi escriba dijo a tu Jesús, citando las Sagradas Escrituras: ‘Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente y con todas tus fuerzas, y a tu prójimo como a ti mismo’.  Cuando mi escriba bajó las comillas, tu Jesús le dijo: – Bien has dicho.  Haz eso y vivirás eternamente.  Entonces, pastor, por el amor de Dios, si tu Jesús y mi escriba, si mi Ley y tu Evangelio están de acuerdo, ¿qué es lo que los judíos y los cristianos discutimos?

 

Recuerdo haber abrazado a aquella judía con toda la fuerza de que era capaz mi cristiano corazón. Hay muchas cosas discutidas y discutibles entre judíos y cristianos, incluso entre cristianos y judeo-cristianos, es decir, mesiánicos; pero no se trata de dirimir diferencias, sino de afianzar coincidencias.  Sin duda el patrimonio común del Antiguo Testamento, que es la Biblia judía, ofrece un marco teórico invaluable; pero, más que nada, conviene enfatizar la fe en el Dios de Abraham.  Nunca olvidemos, frente a islámicos y judíos, que hay textos comunes a las tres religiones, así como un cuerpo general de creencias que, por más que a muchos fastidie, es asombrosamente similar.  La esposa de Moisés era hija de un sacerdote madianita, Jetro, quien aconsejó a su yerno en decisiones claves con gran sabiduría.  ¿Lo desechó acaso Moisés? (Éxodo 18:1-12).

 

Por otra parte, mentes lúcidas como David Stern, líder del movimiento judeo-cristiano moderno, ha llamado la atención sobre hechos simples: el cristianismo es de origen judío, el antisemitismo no es cristiano, el rechazar o ser negligentes en evangelizar a los judíos es, en sí mismo, un hecho profundamente antisemita.

 

Es cierto que los reformadores pioneros, especialmente Lutero y Calvino, eran en cierta medida antisemitas, pues traían incorporados rezagos de su antigua herencia espiritual, el catolicismo romano; pero es cierto, igualmente, que la Reforma Protestante surgió como reacción contra usos y prácticas de la iglesia romana, incluidas las persecuciones a los judíos.  Y, aun cuando en algunos lugares esporádicamente se hayan presentado brotes adversos a los hijos de Jacob entre seguidores de Cristo Jesús, las notas predominantes han sido simpatía y cooperación con ese pueblo de parte de las distintas denominaciones evangélicas.

 

Esto último se hace explícito en los Estados Unidos de América, donde el judaísmo en sus diversas expresiones tiene garantizadas libertades totales; ello facilita que muchos talentos hebreos enriquezcan el tesoro cultural y económico.  No hay un lugar en este planeta donde se den condiciones más favorables para que los hijos de Abraham – cristianos, musulmanes y judíos – puedan mantener un diálogo constructivo en medio de sus diferencias.

 

Lo ocurrido el 11 de septiembre de 2001 no fue un ataque del Islam contra los ‘perros’ judíos y cristianos, sino el acto vesánico de un terrorista que se equivoca, como tantos, al querer realizar un trabajo para Dios con los métodos del diablo.   Ismael e Isaac oficiaron juntos, unidos, el funeral del padre Abraham y no hay noticia de que entre los dos se dieran confrontaciones, salvo las burlas infantiles del agareno a su hermano.  A base de terrorismo, Saulo de Tarso no logró retener a los primeros cristianos en el seno de la religión judía; Tocado por el rayo celestial, cuando abrió su ser a la acción del Espíritu Santo, pudo convencer a tantos, que nosotros mismos somos cosecha de su siembra.

 

Saulo el fanático se transformó en Pablo el radical.  Nunca olvidemos que radical es el que muere por sus ideas, fanático el que mata por las suyas.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, página 192-194)

Read More

Los hijos de Abraham | Tradiciones y Costumbres P2

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Conservadores: Son una expresión de modernismo, para quitarles rigidez a las tradiciones y adaptarlas a las sociedades occidentales.  Utilizan el idioma hebreo en sus servicios y procuran conciliar el judaísmo ortodoxo con el reformado.

 

Reconstruccionismo: Movimiento fundado por el rabino Mordecai Kaplan en los Estados Unidos. No cree en la vida después de la muerte ni en la necesidad de una salvación eterna.  Los reconstruccionistas no tienen una filosofía bíblica, sino consideran al judaísmo como una civilización religiosa en evolución.  La cultura, la historia, el lenguaje y los ideales son los pilares de la vida judía.  La religión solo es una parte, y no la fundamental, de su razón de ser.  Para Kaplan la sinagoga debe ser un centro de todas las expresiones artísticas, culturales, sociales y políticas del pueblo judío.

 

Humanismo-secularismo: buena parte de los judíos actuales son agnósticos.  Si acaso creen en la existencia de dios, sostiene que es imposible llegar a conocerlo.  Sus visitas a la sinagoga se circunscriben a eventos sociales, como matrimonios, nacimientos o muertes.  Son especialmente celosos de que sus descendientes se casen con judíos.  Cultural, ética y socialmente son judíos, pero no lo son en lo religioso.  Se parecen a muchos de sus vecinos católicos y protestantes que solo son cristianos nominales.

 

Sionismo: escasamente existen judíos, religiosos o no, que no se interesen por el aspecto político de su cultura y el mantenimiento de Israel como estado.  Israel es su hogar, el eje de su cultura, una herencia que están dispuestos a defender hasta la muerte.

 

La ideología del llamado sionismo fue diseñada por el congreso celebrado en Basilea, Suiza, en 1897, bajo el patrocinio intelectual del abogado y periodista Teodoro Herzl, quien, preocupado por el proceso Dreyffus y los pogromos de la Rusia zarista, hizo patente la necesidad de que los judíos regresaran a su patria física, en la cual pudieran refugiarse, a causa de las persecuciones.

 

Autor de El Estado Judío, Herzl se anticipó varios decenios al holocausto provocado por los nazis en el siglo XX, y su visión, quizás profética, hizo posible el actual estado de Israel, donde conviven judíos de todas las tendencias. Grandes cantidades de ellos son, precisamente, latinoamericanos.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, página 191-192)

Read More

Los hijos de Abraham | Tradiciones y Costumbres P1

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Las diferencias entre los dos grupos se derivan de condiciones de cultura y medio ambiente.  Tienen tradiciones, leyes, costumbres, sinagogas e instituciones separadas, aunque sin lugar a dudas pertenecen por igual al pueblo de Israel, como bien lo señala Roberto O. Passo[1]

Otros grupos judíos identificables son los siguientes:

Falashas: De raza negra, originarios de Etiopía, se consideran descendientes de Salomón y la reina de Sabá.

Yemenitas: Antiquísimo grupo ubicado en el sur de la península arábiga, de tez oscura y dialecto judeo – árabe.

Samaritanos: Oran en arameo, habitan la región central de Palestina y conservan en el monte Gerisim el lugar de adoración de sus antepasados.

Prosélitos: Gentiles convertidos al judaísmo, que provienen de distintas razas y naciones, incluidos japoneses, chinos y tailandeses.  los judíos mantienen su homogeneidad no propiamente por razones religiosas, pues muchos de ellos son agnósticos, ateos, ocultistas, etc.

Para los fines de un acercamiento adecuado a los judíos, conviene conocer las clasificaciones principales del judaísmo actual, a saber:

Jasidismo: Movimiento que busca una forma de vida dominada por la Torah, la ley talmúdica y las enseñanzas de Baal Shem Tov, rabino polaco del siglo xviii.  son espontáneos y entusiastas, no se oponen a la tradición aunque surgieron como reacción al intelectualismo judío de la época.  Son un fenómeno carismático dentro del judaísmo.

Ortodoxos: Se basan en la Torah, consideran la ley oral que presenta el Talmud su autoridad total y definitiva en materia de fe y moralidad.  Su piedra fundamental son los ‘Trece artículos de fe’, de Maimónides, rabino y profundo pensador español, cuyos dogmas afianzan la creencia en Dios, su unidad, su carácter espiritual y su calidad de Primero y Último.  Para los ortodoxos, al igual  que para los jasidim, es fundamental el consumo de alimentos  kosher, es decir, preparados ritualmente.  Su fuerza esencial radica en la relación personal de cada hombre con Dios, la espera del Mesías y la resurrección de los muertos.

Reformados: Durante el siglo XIX, en la rápida liberalización de Occidente, la educación y los negocios se veían estorbados por las tradiciones, y los judíos alemanes iniciaron una asimilación a la sociedad gentil.  Con el fin de detener esa perniciosa tendencia, surgió el judaísmo reformado, cuyos miembros practican sus creencias sin necesidad de comunidades ni templos.  Para ellos la Biblia y el Talmud son libros producidos por hombres y no tienen autoridad total sobre sus vidas.  Sus principios generales son: Dios es el centro del judaísmo y gobierna al mundo a través de la ley y el amor.  El hombre, creado a imagen de Dios, es su colaborador, tiene libertad moral y espíritu inmortal.  La Torah es una revelación de Dios a través del esfuerzo humano, pero debe adaptarse, dentro del prototipo judío, a las necesidades de época y país.

[1] Roberto O. Passo Al Judío primeramente Editorial Hami 1990

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, página 190-191)

Read More

Los hijos de Abraham | El Judaísmo

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Al dividirse la nación en dos reinos, Israel y Judá, la denominación de esta última, judíos, terminó por cubrir a todos los israelitas que permanecieron fieles a su fe y etnia, negándose a mezclarse con los vecinos.  Desde entonces el término judíos ha designado a un grupo humano homogéneo y específico.  Perseguidos, encarcelados, deportados, víctimas de genocidios e intolerancias indescriptibles, le han aportado a la humanidad muchos de sus más grandes genios en todas las actividades.  En la época de Jesús de Nazaret convivían en Judea diversos partidos religiosos y políticos.

Fariseos: la secta de mayor influencia, era doctrinariamente ortodoxa, pero tan celosa de guardar la ley de Moisés en sus particulares interpretaciones, que sus miembros llegar a ser estrictos en apariencia, pero realmente hipócritas, orgullosos y autoconfiados.  Jesús tuvo fuertes enfrentamientos con ellos.

Saduseos: aristócratas, casi todos pertenecientes a la casta sacerdotal, profundamente materialistas, negaban la resurrección, los galardones y recompensas eternos y la existencia de los ángeles.

Escribas: copistas profesionales de la Ley, estaban investidos de autoridad respecto a las Escrituras y ejercían funciones docentes.  Eran, en esencia, de doctrina farisea.

Esenios: grupo de misántropos y célibes, de excéntricas costumbres, que esperaban el reino de Dios, en contacto con la naturaleza.  Repudiaban agresivamente a la sociedad de su tiempo y tenían su campo de acción en las cuevas de Qumram.

Publicanos: eran los recaudadores de impuestos para Roma, la potencia extranjera que sojuzgaba a su país, motivo por el cual la población, en términos generales, los odiaba.

Herodianos: partido político que deriva su nombre de Herodes el Grande, tetrarca de Galilea, marioneta del imperio romano, quien propiciaba la colaboración pacífica con los invasores.

Zelotes: partido político nacionalista, enemigo cerval de Roma, auspiciaba la resistencia judía a las autoridades imperiales, incluso por medio de las armas.  Al parecer, uno de los apóstoles de Jesús, de nombre Simón, perteneció al zelotismo.

En la actualidad, el nativo de Israel recibe el nombre de sabra, que es el de un fruto de higo de tuna, para significar que el judío es áspero por fuera pero dulce por dentro.  Después de la diáspora (dispersión) instigada por los romanos (año 70 d. C.), los judíos terminaron por bifurcarse en dos grandes agrupaciones.

Azquenazitas: asentados en Alemania, Polonia y Rusia, donde fueron llamados de tal modo por Azkenaz, hijo de Gomer y nieto de Jafet, cuyos descendientes poblaron esa zona geográfica.  Este grupo habla yidish, una mezcla de hebreo y alemán.  Casi todos tienen tez blanca, ojos claros y cabello rubio o castaño.

Sefarditas: este otro conglomerado se afincó principalmente en la península ibérica de donde se derivó su gentilicio, pues es casi unánimemente aceptado que el término Sefar (o Sefarad), que aparece en Abdías 1:20 define esa área del mundo.  Son de tez, ojos y cabellos oscuros, y hablan latino, español antiguo con algo de hebreo.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, página 188-190)

Read More

Los hijos de Abraham | Contextualización e Integración

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La liberación de opresiones demoníacas, ejercida por Jesús, fue delegada por El a los creyentes, pero es lamentable que algunas personas hayan hecho de ella una enfermiza confrontación con el Hades, que reafirma ahincadamente la realidad de las tinieblas, en vez de prender la luz para que desaparezcan.  Los conceptos de guerra espiritual son sencillos y no requieren métodos especiales.  Y es claro que, si Satanás fuera el gran culpable de todo lo que nos ocurre, Jesucristo sobraría.  No necesitamos redentor si no hemos pecado voluntariamente.  Eso, en forma indirecta, convierte a Satanás en un redentor: será suficiente que él sea castigado por todo lo que nos hace.

Una persona que ha mezclado profecías bíblicas con predicciones ocultistas es la antigua periodista de la Casa Blanca Ruth Montgomery, médium espiritista de gran popularidad.  Ella, y otros del mismo oficio, dicen ser canales de espíritus guías.  Esta gente ya no habla de espiritismo, sino de canalización.  La nomenclatura no importa, el oficio sigue siendo el mismo.  Es verdad bíblica que los muertos no pueden entrar en contacto con el mundo natural, y que, en las manifestaciones espiritistas ocurre, simplemente, que demonios actores hacen el papel de los difuntos invocados.  Todo canalizador o médium es una antena paradiabólica que capta la señal del infierno y la transmite a los hombres.  Satanás posee una inmensa red televisora, con imagen y video, grabación, trucaje y postproducción.

Cuando alguien recibe mensajes del más allá, si no es reconocido profeta de Dios, es un canal del diablo.  Latinoamérica está atiborrada de canalizadores, casi a la par con Estados Unidos, donde se habla de más de quinientos.  Sin tomar en cuenta otros consultores síquicos que todavía usan métodos adivinatorios tan anticuados como el globo de cristal y el tarot, al que algunos llaman ‘la biblia del diablo’.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Eterno Presente, página 187-188)

Read More

La gran farsa | Liberación

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

La liberación de opresiones demoníacas, ejercida por Jesús, fue delegada por El a los creyentes, pero es lamentable que algunas personas hayan hecho de ella una enfermiza confrontación con el Hades, que reafirma ahincadamente la realidad de las tinieblas, en vez de prender la luz para que desaparezcan.  Los conceptos de guerra espiritual son sencillos y no requieren métodos especiales.  Y es claro que, si Satanás fuera el gran culpable de todo lo que nos ocurre, Jesucristo sobraría.  No necesitamos redentor si no hemos pecado voluntariamente.  Eso, en forma indirecta, convierte a Satanás en un redentor: será suficiente que él sea castigado por todo lo que nos hace.

Una persona que ha mezclado profecías bíblicas con predicciones ocultistas es la antigua periodista de la Casa Blanca Ruth Montgomery, médium espiritista de gran popularidad.  Ella, y otros del mismo oficio, dicen ser canales de espíritus guías.  Esta gente ya no habla de espiritismo, sino de canalización.  La nomenclatura no importa, el oficio sigue siendo el mismo.  Es verdad bíblica que los muertos no pueden entrar en contacto con el mundo natural, y que, en las manifestaciones espiritistas ocurre, simplemente, que demonios actores hacen el papel de los difuntos invocados.  Todo canalizador o médium es una antena paradiabólica que capta la señal del infierno y la transmite a los hombres.  Satanás posee una inmensa red televisora, con imagen y video, grabación, trucaje y postproducción.

Cuando alguien recibe mensajes del más allá, si no es reconocido profeta de Dios, es un canal del diablo.  Latinoamérica está atiborrada de canalizadores, casi a la par con Estados Unidos, donde se habla de más de quinientos.  Sin tomar en cuenta otros consultores síquicos que todavía usan métodos adivinatorios tan anticuados como el globo de cristal y el tarot, al que algunos llaman ‘la biblia del diablo’.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 210-211)

Read More

La gran farsa | Adivinación

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

El Cristianismo ubica dentro de esta definición, aparte de la astrología, toda una variada gama de supercherías religiosas, muy populares en nuestro hemisferio tales como globo de cristal, tabla ouija, quiromancia, cartomancia, cristalografía, oniromancia, sicometría, clarividencia, clariaudiencia, oftalomancia, vara y péndulo radiestésicos, numerología y cábala, lectura del tabaco, taza de café, té o chocolate, etc., manejadas directamente por demonios a quienes los augures obedecen como autómatas síquicos.  Los adivinos son los títeres, los demonios son los titiriteros.  En ocasiones se trata de fenómenos de sugestión o telepatía, y, en no pocas, hábiles deducciones lógicas de datos previamente conocidos.  La Biblia dice claramente que la profecía es inspirada por el Espíritu Santo, y la adivinación, por Satanás.

La más picante sátira contra las formas adivinatorias se encuentra en un delicioso cuento de Oscar Wilde: El crimen de lord Arthur Savile. Un quiromántico lee la mano del noble caballero y le augura que está predestinado a cometer un asesinato.  Fijada ya la fecha de su matrimonio con la bella Sibila Merton, el joven lord se afana por cumplir la predicción lo más pronto posible.  Trata de matar a dos ancianos parientes suyos: el primero, con una píldora venenosa; el segundo, por medio de un reloj explosivo.  Fracasados tales intentos, pasea, pensativo, a lo largo del Támesis, cerca de la medianoche.  De repente, ¡vaya milagro! se le da la ocasión propicia para sellar el macabro vaticinio: ve a un hombre apoyado en la baranda de un puente; lo agarra por los pies y lo arroja al río.  Al día siguiente, los diarios registran como suicidio el ahogamiento del famoso quiromántico.  Lord Arthur, radiante, se casa con Sibila.  Y colorín colorado… (Adivino, adivínate tu propia suerte).

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 209-210)

Read More

La gran farsa | Mentalismo

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

No se sientan para nada aludidas las damas que ejercen ministerios correctos; pero el auge de cierto estilo de profecía feminista, dada por mujeres solas, sin marido ni pastor, ha contribuido a la atomización de los creyentes en células rebeldes a toda autoridad.  Lo que comenzó con Mary Baker-Eddy y la Ciencia Cristiana, ha llegado hasta Latinoamérica en señoras como la venezolana Connie Méndez, promotora de la mal llamada Metafísica.  Es claro que un creyente sincero y esmerado desarrollará en su conducta Amor, Alegría, Paz, Paciencia, Amabilidad, Bondad, Fidelidad, Humildad y Dominio Propio, todo lo cual es optimismo puro y auténtica actitud mental positiva. Sin embargo tales cosas son fruto del Espíritu Santo, y no llegan mediante cursillos de control mental, sino por la gracia de Dios, en una estrecha comunión con Cristo.

La sicología, como parte de la medicina, tiene límites que Dios pone a toda ciencia; y, por eso, la Biblia diferencia claramente lo síquico de lo espiritual.   Quienes pretenden trabajar lo espiritual por medios síquicos, a menudo no entran en contacto con Dios, sino con los demonios, que tienen su teatro favorito de operaciones en la psiquis del hombre; pero el Espíritu Santo trabaja en nuestro espíritu para que éste controle nuestra alma y nuestro cuerpo.  El hombre no es sólo animal –de anima, alma en latín- sino espiritual; y, por eso, a diferencia del perro, el elefante y el mono, puede comunicarse personalmente con Dios, porque:

 

Dios es Espíritu, y quienes lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad.

Juan 4:25.

 

En esta tierra de tan variadas locuras alguien ha sentenciado que el burro, cuando rebuzna, hace un acto de adoración a Dios. ¡Qué burrada!. Si le preguntamos al burro si cree en Dios, guardará silencio.  Si se lo preguntamos al ateo, sin duda rebuznará.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 208-209)

Read More

La gran farsa

  |   Darío Silva-Silva, Visión Integral   |   No comment

Si algo caracteriza al cristianismo es la invariabilidad de su doctrina.  A través de dos mil años se han mantenido inalterables los principios enseñados por Jesús y los apóstoles.  Han cambiado los métodos –el progreso es dinámica actualista– pero los fundamentos unificadores de nuestra fe siguen vigentes y, si alguien los traiciona de algún modo, pasa de inmediato a la categoría de hereje.  Es difícil sustentar hoy la idea difundida entre evangélicos y que proviene desde los tiempos de Pedro Valdo (siglo XIII) de que la Iglesia Católica Romana es la Gran Ramera de Apocalipsis; pues, aun cuando en su seno hay vertientes aproximativas a la Nueva Era, esta última llena más cabalmente los requisitos para tal definición.  Hoy comprendemos mejor que la Gran Ramera no es un grupo específico, sino, más bien, un movimiento sibilino que trata de interpenetrar todos los grupos.

Es tristemente obvio que congregaciones ultraliberales han eliminado en sus púlpitos toda referencia a temas ‘desagradables’ como el cruento sudor de Getsemaní, la hora de tinieblas, o el infierno; así lo hace, por ejemplo, la llamada Iglesia Unitaria, que ya inaugura labores en nuestro Continente.  Es necesario alertar a quienes mantienen la comunión de la sana doctrina para que no se permitan a sí mismos ciertas licencias esnobistas que representan riesgos, pues de la propia entraña de la iglesia cristiana han surgido sectas.

 

Aunque salieron de entre nosotros, en realidad no eran de los nuestros; si lo hubieran sido, se habrían quedado con nosotros.  Su salida sirvió para comprobar que ninguno de ellos era de los nuestros.

1 Juan 2:19.

Este inicio de siglo y milenio parece traer un incremento de tales agrupaciones, fenómeno que los creyentes debemos rechazar unidos bajo un instinto de conservación espiritual.

 

(Darío Silva-Silva. Extractado del libro El Reto de Dios, página 207-208)

Read More